In­ver­tir, el ca­mino del cre­ci­mien­to

Negocios - - NEGOCIOS + OPINIÓN - Dan­te Si­ca* * Di­rec­tor de Abe­ceb, ex­se­cre­ta­rio de In­dus­tria, Co­mer­cio y Mi­ne­ría de la Na­ción

Po­ten­ciar la lle­ga­da de in­ver­sio­nes y man­te­ner el ni­vel ele­va­do du­ran­te un pe­río­do pro­lon­ga­do es una con­di­ción esen­cial pa­ra re­cu­pe­rar el cre­ci­mien­to sos­te­ni­do. Una de las con­se­cuen­cias más se­ve­ras que de­jó el pe­río­do de es­tan­ca­mien­to que su­frió la eco­no­mía en­tre 2012 y 2016 es que la ta­sa de in­ver­sión se ubi­có en ni­ve­les muy ba­jos.

El cre­ci­mien­to de 2017 tra­jo una bue­na noticia: la in­ver­sión se re­cu­pe­ró en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va y, lue­go de cua­tro años de ha­ber es­ta­do en un ni­vel de 20 por cien­to, lle­gó a 22,8 por cien­to.

Los pri­me­ros me­ses de 2018 mos­tra­ron una ten­den­cia po­si­ti­va, pe­ro eso po­dría de­mo­rar­se de­bi­do a las tur­bu­len­cias recientes. No obs­tan­te, sor­tea­das las ten­sio­nes, los ajus­tes en los fun­da­men­tals (dé­fi­cit fis­cal y ex­terno) po­drían ge­ne­rar me­jo­res con­di­cio­nes ma­cro­eco­nó­mi­cas pa­ra el cre­ci­mien­to y la in­ver­sión.

Es que un ti­po de cam­bio real más com­pe­ti­ti­vo es­ti­mu­la la in­ver­sión en bie­nes tran­sa­bles, les da pro­tec­ción na­tu­ral a los sec­to­res sen­si­bles y des­in­cen­ti­va la sa­li­da de re­cur­sos por tu­ris­mo y for­ma­ción de ac­ti­vos ex­ter­nos.

El pa­no­ra­ma to­ma me­jor co­lor a par­tir de la apro­ba­ción de la Ley de Fi­nan­cia­mien­to Pro­duc­ti­vo (co­no­ci­da co­mo la ley de mer­ca­do de ca­pi­ta­les) y de un acuer­do con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), que lle­va tran­qui­li­dad a los to­ma­do­res de de­ci­sión y ga­ran­ti­za la con­ti­nui­dad del rum­bo.

Una prue­ba de es­te nue­vo mar­co po­si­ti­vo es el éxi­to de la li­ci­ta­ción con­vo­ca­da por el Go­bierno pa­ra la cons­truc­ción, man­te­ni­mien­to y ope­ra­ción de seis co­rre­do­res via­les, con el mo­de­lo de par­ti­ci­pa­ción pú­bi­co pri­va­da (PPP), que man­tu­vo a to­dos los com­pe­ti­do­res en jue­go, quie­nes pre­sen­ta­ron sus ofer­tas eco­nó­mi­cas por 6.000 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra los próximos cua­tro años, lo que ra­ti­fi­ca su in­te­rés lue­go de las se­ma­nas agi­ta­das.

Pa­rá­me­tro

Pa­ra cre­cer de ma­ne­ra sos­te­ni­da, la ta­sa de in­ver­sión de­be­ría al­can­zar el 25 por cien­to del pro­duc­to in­terno bru­to (PIB).

Más allá de que te­ne­mos que apun­tar a la con­ver­gen­cia con las eco­no­mías desa­rro­lla­das, de­be­mos ha­cer­lo, an­tes que na­da, pa­ra ge­ne­rar em­pleo su­fi­cien­te y de ca­li­dad.

La eco­no­mía política de la Ar­gen­ti­na in­di­ca cla­ra­men­te que, pa­ra ase­gu­rar la go­ber­na­bi­li­dad, una con­di­ción in­dis­pen­sa­ble es la de ge­ne­rar em­pleo pa­ra quie­nes se in­cor­po­ran año a año a la fuer­za de tra­ba­jo.

Pro­mo­ver la lle­ga­da de in­ver­sio­nes im­pli­ca dar gran­des pa­sos. Nues­tro país de­be te­ner éxi­to en re­du­cir la in­fla­ción, re­com­po­ner el aho­rro y desa­rro­llar el sis­te­ma fi­nan­cie­ro.

Otro pun­to pri­mor­dial es que el ti­po de cam­bio real no de­be ubi­car­se por de­ba­jo de su ni­vel de equi­li­brio, ya que la in­ver­sión tie­ne un gran com­po­nen­te im­por­ta­do y ade­más, en la eco­no­mía, los dó­la­res los apor­tan, en es­pe­cial, las ex­por­ta­cio­nes.

Las gran­des in­ver­sio­nes que se re­quie­ren apun­tan a es­ca­lar el mer­ca­do do­més­ti­co al­can­za­do por el Mer­co­sur y Amé­ri­ca la­ti­na, y pa­ra ello es cla­ve avan­zar en un pro­ce­so de aper­tu­ra.

La­zos

La apues­ta ofi­cial se tra­du­ce en mul­ti­pli­car los es­fuer­zos por au­men­tar los la­zos con el mun­do y el com­pro­mi­so de in­cor­po­rar­nos a los cir­cui­tos glo­ba­les de in­te­gra­ción, lue­go de va­rios años de ais­la­mien­to.

Así, re­sul­tan no­ta­bles los en­ten­di­mien­tos al­can­za­dos con la Unión Eu­ro­pea pa­ra arri­bar a un acuer­do que ya lle­va más de dos dé­ca­das de ne­go­cia­cio­nes.

Ese acuer­do de­be ser en­ten­di­do co­mo un hi­to es­tra­té­gi­co, ya que no só­lo es un con­ve­nio de co­mer­cio, sino que, en el cor­to pla­zo, la tras­cen­den­cia va a es­tar da­da por el avan­ce ins­ti­tu­cio­nal.

An­te el mun­do, un acuer­do con Eu­ro­pa es un se­llo de ca­li­dad que ga­ran­ti­za que Ar­gen­ti­na, jun­to con sus so­cios del Mer­co­sur, inau­gu­ran una eta­pa de ma­yor aper­tu­ra, y so­bre to­do, se com­pro­me­ten a hon­rar las re­glas de jue­go.

Sin em­bar­go, con la ma­cro no al­can­za. Ar­gen­ti­na en­fren­ta un desafío de enor­me tras­cen­den­cia: tie­ne que apun­ta­lar su pro­duc­ti­vi­dad pa­ra lo­grar un

catch-up con el res­to del mun­do y, pa­ra ello, es cru­cial re­ver­tir dé­ca­das de es­tan­ca­mien­to de la in­ver­sión pri­va­da.

Du­ran­te años he­mos es­ta­do al mar­gen del pro­ce­so de ro­bo­ti­za­ción y au­to­ma­ti­za­ción que atra­vie­sa el mun­do desa­rro­lla­do e in­clu­so bue­na par­te de los emer­gen­tes.

Ar­gen­ti­na re­pre­sen­ta só­lo el 0,7 por cien­to de la eco­no­mía glo­bal, pe­ro su sha­re en la de­man­da mun­dial de ro­bots pa­ra uso in­dus­trial se re­du­ce a tan só­lo 0,08 por cien­to.

De he­cho, una gran can­ti­dad de em­pre­sas ya es­tá tra­ba­jan­do e in­vir­tien­do en desa­rro­llar es­tra­te­gias pro efi­cien­cia pa­ra adap­tar­se a es­ta nue­va eta­pa, li­de­ran­do el pro­ce­so.

Las ga­nan­cias de com­pe­ti­ti­vi­dad no só­lo pro­vie­nen de la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía en la pro­duc­ción; son lí­neas de ac­ción in­te­gra­les que con­tem­plan el re­di­se­ño de la es­tra­te­gia de va­lor, el de­sa­rro­llo de pro­vee­do­res y una re­duc­ción de cos­tos que per­mi­ta dar sus­ten­ta­bi­li­dad a los ne­go­cios en un con­tex­to de ma­yor com­pe­ten­cia ex­ter­na.

La in­ver­sión es la úni­ca re­ce­ta de éxi­to pa­ra el cre­ci­mien­to y la ge­ne­ra­ción de em­pleo.

Es­ta­mos an­te una opor­tu­ni­dad, ya que, lue­go de los úl­ti­mos años de des­ca­la­bro eco­nó­mi­co, nues­tro país avan­za en un equi­li­brio ma­cro y en la im­ple­men­ta­ción de un pro­gra­ma de re­for­mas es­truc­tu­ral que per­mi­ti­rán me­jo­rar nues­tra com­pe­ti­ti­vi­dad sis­té­mi­ca y po­si­cio­nar­nos en el ra­dar de los ne­go­cios.

(ILUSTRACIÓNDEERICZAMPIERI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.