Ma­riano Gri­mal­di, un he­re­de­ro de car­ne y hue­so.

MA­RIANO GRI­MAL­DI, DI­REC­TOR DE FRI­GO­RÍ­FI­CO RÍO SE­GUN­DO- LO­GROS SA

Negocios - - Página Delantera - Wal­ter Gian­no­ni wgian­no­ni@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Es el lí­der de un em­ble­má­ti­co fri­go­rí­fi­co cor­do­bés de per­fil ex­por­ta­dor que no des­cui­da el mer­ca­do in­terno. La opor­tu­ni­dad de la ga­na­de­ría y los pro­ble­mas del país pa­ra cre­cer más.

Con 46 años de edad, le to­ca li­de­rar el úni­co fri­go­rí­fi­co de per­fil ex­por­ta­dor que que­dó en pie en Cór­do­ba. La es­cue­la fa­mi­liar en el ne­go­cio y su pro­pio es­ti­lo per­so­nal lle­van a Ma­riano Gri­mal­di a es­tar en ca­si to­das las eta­pas del pro­ce­so de pro­duc­ción, com­pra de ha­cien­da y fae­na, en una plan­ta mo­de­lo pre­pa­ra­da pa­ra ga­nar más mer­ca­dos.

“En 1990 co­men­cé en Es­tan­cias del Sur, con 18 años. La fa­mi­lia siem­pre se de­di­có a los re­ma­tes fe­ria y es una de las con­sig­na­ta­rias más an­ti­guas de Cór­do­ba. En 1988 se dio la po­si­bi­li­dad de ad­qui­rir el por en­ton­ces fri­go­rí­fi­co Me­di­te­rrá­neo y se in­cor­po­ró a la ac­ti­vi­dad fri­go­rí­fi­ca. De­jé Abo­ga­cía en cuar­to año y ya es­ta­ba a full con es­to”, di­ce a La­Voz.

–¿O sea que la in­dus­tria fue un se­gun­do pa­so de la fa­mi­lia?

–Re­cuer­do que era un mo­men­to de mu­cha cri­sis, en­tre­gá­ba­mos ha­cien­da a fri­go­rí­fi­cos ex­por­ta­do­res y te­nía­mos pro­ble­mas de co­bran­za. En­ton­ces mi papá y mi tío con­si­de­ra­ron ne­ce­sa­rio in­te­grar el ne­go­cio y die­ron el sal­to.

–De co­mer­cia­li­zar a pro­du­cir es un cam­bio gran­de.

–Nos pa­sa­mos al ani­mal “des­ves­ti­do”, col­ga­do, y a ven­der la car­ne. En un pri­mer mo­men­to yo me de­di­qué a la ven­ta pa­ra el con­su­mo in­terno, me­dias re­ses en las car­ni- ce­rías. Des­pués el ne­go­cio se fue agran­dan­do. Siem­pre es­tu­ve en la pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción, no en lo fi­nan­cie­ro. Soy muy co­mer­cian­te por na­tu­ra­le­za. Es­toy to­do el día com­pran­do y ven­dien­do al­go, des­de que ama­nez­co has­ta que me voy a dor­mir.

–¿Có­mo se­ría en la prác­ti­ca?

–Es­toy com­pran­do un no­vi­llo, un ter­ne­ro pa­ra el feed­lot, una va­ca pa­ra in­dus­tria­li­zar y man­dar­la a Chi­na, o ven­dien­do car­ne en el mer­ca­do in­terno, los asa­dos, las pul­pas en ca­ja, o los en­víos a Chi­le, que es un mer­ca­do que atien­do ex­clu­si­va­men­te yo.

–¿Qué pa­só den­tro del fri­go­rí­fi­co cuan­do fal­tó su lí­der?

–Tra­ta­mos de in­te­grar bien la em­pre­sa, la pro­fe­sio­na­li­za­mos, es­tá di­vi­di­da en sec­to­res, no cam­bia­mos mu­cho la es­truc­tu­ra, pe­ro tra­ba­ja­mos en fa­mi­lia, con mis her­ma­nas. Te­ne­mos tam­bién un equi­po de co­mer­cio ex­te­rior des­de ha­ce más de 25 años.

–¿Us­ted eli­ge la tro­pa que va a fae­na, co­mo lo ha­cía su pa­dre?

–Tra­to de ha­cer­lo por­que so­mos muy fuer­tes ha­cien­do eso. El va­lor agre­ga­do de la com­pa­ñía es la com­pra de ga­na­do. Te­ne­mos una com­pra fuer­te y per­so­na­li­za­da. A los re­ma­tes si­go yen­do, tra­to de es­tar por lo me­nos en tres se­ma­na­les. Hay clien­tes que aún los atien­do yo, que les gus­ta que va­ya a sus cam­pos, les apar­te los ani­ma­les, apa­re­ce el cho­ri­zo en la me­sa, ¿vio có­mo son los grin­gos? (ríe).

–Se ge­ne­ra una re­la­ción de con­fian­za, ima­gino.

–Has­ta por ahí me traen ca­ba­llos pa­ra que se los apar­te. Es muy lin­do, muy pin­to­res­co, muy fol­kló­ri­co, y me gus­ta. Me crié en los co­rra­les de una fe­ria apar­tan­do va­cas. A es­te ne­go­cio lo co­noz­co des­de el ter­ne­ro has­ta el pe­da­ci­to de car­ne que da­mos cor­ta­do pues­to en un res­tau­ran­te de Ale­ma­nia.

–Pe­ro, por ejem­plo, los ani­ma­les que van a fae­na ma­ña­na, ¿ya los vio?

–Sí, cla­ro, los ten­go mi­ra­dos por­que lle­gan por la tar­de a la plan­ta, los veo en los co­rra­les. Pe­ro una vez que arran­ca la fae­na me subo a la ca­mio­ne­ta pa­ra ir a al­gún re­ma­te. Tra­to de pe­gar­le una mi­ra­da ge­ne­ral a to­do el ne­go­cio.

–Pa­ra mí, que no sé na­da, ¿có­mo es un buen no­vi­llo?

–Jo­ven, cria­do en pra­de­ra, con bue­nos pas­tos, con una ter­mi­na­ción jus­ta, hoy no es­tá bien vis­ta la gra­sa de más. No más de tres años, unos 450 ki­lo­gra­mos, y de las ra­zas por ex­ce­len­cia: Aber­deen An­gus, He­re­ford, y aho­ra es­ta­mos con el desa­rro­llo de Li­man­gus, que es la com­bi­na­ción del An­gus con el Li­mou­sin. For­ma­mos una ca­ba­ña en Río Pri­me­ro.

LA EX­POR­TA­CIÓN DE CAR­NE ATRA­VIE­SA POR UN MO­MEN­TO CLA­VE LUE­GO DE AÑOS DE ES­TAR MAL. SOYMUY OP­TI­MIS­TA EN ESO.

LOS AR­GEN­TI­NOS SE­GUI­MOS CO­MIEN­DO 57 A 58 KI­LOS DE CAR­NE PRO­ME­DIO, LOQUEES UNA BAR­BA­RI­DAD. CON­VIE­NE LA HA­CIEN­DA.

–¿Qué ven­ta­jas con­si­gue?

–El An­gus y el Li­mou­sin, des­pués de cier­to ki­la­je, em­pie­zan a jun­tar de­ma­sia­da gra­sa y el desa­rro­llo de la ma­sa mus­cu­lar ter­mi­na en cier­to pun­to. En es­ta com­bi­na­ción, el pri­me­ro le da el apor­te de ter­ne­za y ca­li­dad, y el Li­mou­sin le da el vo­lu­men, el ren­di­mien­to. Es una ra­za sin­té­ti­ca, com­pré va­cas y to­ros pu­ros. En to­dos los con­cur­sos se des­ta­can la su­per­fi­cie del ojo de bi­fe, la ter­ne­za…

–¿Có­mo es­tá el mer­ca­do in­terno? ¿Se ven­de?

–Im­pre­sio­nan­te, los ar­gen­ti­nos nos se­gui­mos co­mien­do 57 a 58 ki­lo­gra­mos de car­ne pro­me­dio por año, que es una bar­ba­ri­dad. Ar­gen­ti­na es un país atí­pi­co, el de ma­yor de­man­da. Hoy so­mos la úni­ca plan­ta ex­por­ta­do­ra de Cór­do­ba y to­dos los sal­dos ex­por­ta­bles tra­ta­mos de ven­der­los en el mer­ca­do in­terno, in­clu­yen­do pul­pas que sa­len en ofer­tas en su­per­mer­ca­dos.

–Y con la ex­por­ta­ción, ¿cuál es la si­tua­ción?

–Atra­vie­sa por un mo­men­to cla­ve, de mu­chos cam­bios. Des­pués de años de es­tar to­tal­men­te re­pri­mi- da o con­di­cio­na­da, es­ta po­lí­ti­ca nos ha per­mi­ti­do ac­ce­der a mer­ca­dos. Años atrás te­nía­mos ce­ro com­pe­ti­ti­vi­dad. Jun­tá­ba­mos el ga­na­do más ca­ro, la mano de obra más cos­to­sa y el ti­po de cam­bio más ba­jo. Eso cam­bió.

–Pe­ro en es­te país al ti­po de cam­bio se lo co­me la in­fla­ción en un ra­to.

–Ya em­pe­za­ron a su­bir el ga­na­do, el fle­te, y la pa­ri­ta­ria es del 15 más el 15. En otros paí­ses, don­de es­ta­mos con mer­ca­de­ría, es­to no su­ce­de. En las pró­xi­mas se­ma­nas va­mos a ver dón­de que­da el pre­cio de la car­ne, que es­ta­ba con un va­lor to­tal­men­te desac­tua­li­za­do; se te­nía que ajus­tar aun an­tes de la úl­ti­ma de­va­lua­ción. El ga­na­do, por ejem­plo, subió 15 por cien­to.

–Sal­go co­rrien­do a com­prar el asa­do del “fin­de”…

–Tam­bién hay un as­pec­to no me­nor: el Go­bierno vie­ne im­pul­san­do un blan­queo en la ca­de­na de co­mer­cia­li­za­ción de la car­ne que lle­va­rá a for­ma­li­zar la ven­ta mi­no­ris­ta, con lo cual apa­re­ce­rán cos­tos tri­bu­ta­rios en el sec­tor in­for­mal que an­tes no exis­tían.

–Pe­ro el da­to es que el mer­ca­do no es­tá ma­no­sea­do, ¿así es?

–Aho­ra es ofer­ta y de­man­da pu­ra. Te­ne­mos to­das las ha­bi­li­ta­cio­nes pa­ra la ex­por­ta­ción, es al­go que desa­rro­lla­mos, cui­da­mos, y man­te­ne­mos la plan­ta des­de ese con­cep­to. Ar­gen­ti­na va a man­dar car­ne en­fria­da y con hue­so a Chi­na. Chi­na con­cen­tra gran par­te de la de­man­da, ya ven­de­mos ahí.

–Cual­quie­ra le di­ría: si ex­por­tan mu­cho, va a ser ca­ra la car­ne aquí aden­tro.

–Al con­tra­rio, se ge­ne­ra un enor­me vo­lu­men de sal­dos de ex­por­ta­ción. Se­gun­do, el no­vi­llo de 450 ki­los acá aden­tro no se con­su­me. En la car­ni­ce­ría to­dos quie­ren el pe­ce­ti­to chi­co, la cos­ti­lli­ta, co­sa con la que no es­toy tan de acuer­do, hay que mo­di­fi­car es­to. Pe­ro la ga­na­de­ría tie­ne un gran fu­tu­ro.

–¿Por qué tan­ta con­fian­za?

–Por los pre­cios in­ter­na­cio­na­les, por la vuel­ta de Ar­gen­ti­na a los mer­ca­dos, es­ta­mos a un pa­so de que­dar ha­bi­li­ta­dos pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, va­mos rá­pi­do pa­ra ade­lan­te. Hay que tra­ba­jar un po­qui­to en los stocks.

–Pe­ro ten­go en­ten­di­do que a us­te­des no les fue tan mal du­ran­te el go­bierno pa­sa­do.

–¡Nos fue muy mal! Tu­vi­mos que re­con­ver­tir to­da la ma­triz pa­ra con­ti­nuar. Te­ne­mos una plan­ta con­ce­bi­da pa­ra ex­por­ta­ción, pe­ro de­bi­mos re­con­ver­tir­la a un 80 por cien­to de con­su­mo, por­que de lo con­tra­rio no sub­sis­tía­mos. En Cór­do­ba ha­bía cin­co plan­tas ex­por­ta­do­ras y que­dó una so­la. Eso ha­bla de lo ma­lo que fue el ne­go­cio.

–¿Cuán­tos pues­tos de tra­ba­jo ge­ne­ra un no­vi­llo?

–Hay un tra­ba­jo so­bre eso, pe­ro lo que yo pue­do de­cir­le es que no­so­tros, en­tre pues­tos di­rec­tos e in­di­rec­tos, te­ne­mos más de tres mil per­so­nas gi­ran­do. Te­ne­mos 500 em­plea­dos, pe­ro hay que su­mar­les al herrero, al car­pin­te­ro, a los ca­mio­ne­ros, ve­te­ri­na­rios, hos­pe­da­jes, ho­te­les, co­me­do­res. Es muy lar­ga la ca­de­na.

–¿Los pro­duc­to­res se en­tu­sias- man cí­cli­ca­men­te con la ga­na­de­ría?

–En es­ta se­quía, a mu­chos los ha sal­va­do la ga­na­de­ría. Por eso no en­tien­do que al­gu­nos ha­yan le­van­ta­do las alam­bra­das.

–¿Pien­sa en más in­ver­sio­nes?

–Has­ta que no se re­cu­pe­re el cré­di­to, la Ar­gen­ti­na ten­drá pro­ble­mas. ¿Qué ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va pue­de desa­rro­llar­se a una ta­sa del cua­tro o cin­co por cien­to men­sual?

–Nin­gu­na.

–Y se ne­ce­si­ta con ur­gen­cia una re­for­ma en las con­di­cio­nes la­bo­ra­les. Pa­ra traer in­ver­sio­nes o pa­ra ha­cer cre­cer las que es­tán. La pre­sión sin­di­cal es enor­me. Con es­tas con­di­cio­nes yo no pue­do abrir nue­vos sec­to­res pro­duc­ti­vos. Es­ta­mos te­nien­do jui­cios la­bo­ra­les, re­cla­mos a las ART de los cua­les no me en­te­ro. Eso, ade­más del cos­to de las car­gas que le sa­ca al sa­la­rio una gran ta­ja­da.

–Pe­ro si us­ted tu­vie­ra más de­man­da por la aper­tu­ra de mer­ca­dos, ¿to­ma­ría gen­te?

–Ab­so­lu­ta­men­te no. Lo re­mar­co. Con es­te ré­gi­men la­bo­ral, im­po­si­ble. Ten­go pro­yec­tos que ne­ce­si­to ma­te­ria­li­zar, pe­ro no así. Por ejem­plo, pa­ra dar­le más es­ca­la al pro­ce­sa­mien­to de sub­pro­duc­tos que ya ha­ce­mos, acá pro­ce­sa­mos la san­gre, el hue­so, el cue­ro se sa­la. Po­dría ha­cer una plan­ta de ali­men­tos ba­lan­cea­dos o pro­du­cir ener­gía por bio­ma­sa, pe­ro pa­ra to­do eso se re­quie­ren cré­di­to y con­di­cio­nes.

–¿Por qué cre­ce tan len­ta­men­te la ven­ta de car­ne en­va­sa­da al va­cío?

–Es­ta­mos en 2018 y uno to­da­vía ve que lle­ga el ca­mión y un ope­ra­rio ba­ja la me­dia res en el hom­bro. Eso ya no de­be­ría exis­tir. To­do de­be­ría es­tar ter­mi­na­do, pues­to en una ca­ja, ro­tu­la­do. Se vie­ne, pe­ro no sé cuán­do. Se es­tá dis­cu­tien­do en la me­sa de ga­na­dos y car­nes.

–¿A us­ted tam­bién le gus­ta el asa­do bien sa­la­di­to?

–Sa­la­di­to y con un po­qui­to de gra­sa, no ma­gra. Pa­ra que sea sa­bro­sa y tier­na, de­be te­ner un buen gra­do de ter­mi­na­ción.

(NI­CO­LÁS BRA­VO)

En lo su­yo. Ma­riano Gri­mal­di en una de las cámaras del fri­go­rí­fi­co. Él mis­mo com­pra la ha­cien­da y se­lec­cio­na la tro­pa que va a fae­na, co­mo lo ha­cía su pa­dre, Juan Car­los.

Fa­mi­lia. Con su her­ma­na Ma­ría Sol, res­pon­sa­ble de co­mer­cio ex­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.