El dé­fi­cit ha­bi­ta­cio­nal es tam­bién un pro­ble­ma del mer­ca­do

Negocios - - En Profundidad + Negocios -

El dé­fi­cit ha­bi­ta­cio­nal en Ar­gen­ti­na sue­le tra­tar­se co­mo un pro­ble­ma de fal­ta de po­lí­ti­cas de vi­vien­da por par­te del Es­ta­do, sea na­cio­nal, pro­vin­cial o mu­ni­ci­pal.

Pe­ro el mer­ca­do de los in­mue­bles tam­bién es par­te de es­te pro­ble­ma. El cos­to de la cons­truc­ción, su­ma­do a fac­to­res pro­pios de Cór­do­ba, ha­cen que la vi­vien­da re­quie­ra in­ver­sio­nes que, pa­ra el desa­rro­llis­ta, sean más con­ve­nien­te apli­car a pro­duc­tos pre­mium que a la cla­se me­dia.

En es­to pe­ga de lleno la in­ver­sión com­ple­men­ta­ria en in­fra­es­truc­tu­ra, que ha­ce el desa­rro­llis­ta (en lu­gar del Es­ta­do) y que re­cae en el com­pra­dor. Una vi­vien­da de­be te­ner la mis­ma can­ti­dad de ener­gía eléc­tri­ca (2,5 ki­lo­va­tios por uni­dad) sea de lu­jo o nor­mal, pe­ro la in­ci­den­cia es ma­yor en una de mil dó­la­res el me­tro cua­dra­do que en una tres ve­ces más ca­ra.

“Es di­fí­cil que sea ne­go­cio la vi­vien­da pa­ra cla­se me­dia, si no es­tá acei­ta­do con un cré­di­to hi­po­te­ca­rio; lo di­fi­cul­ta la in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra que ter­mi­na pa­gan­do el usua­rio”, di­ce Pa­blo Ba­lián, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Em­pre­sa­rial de Desa­rro­llis­tas Ur­ba­nos (Ce­duc).

Dé­fi­cit

Se­gún un es­tu­dio del eco­no­mis­ta Gas­tón Utre­ra y la fi­lial Cór­do­ba de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de la Cons­truc­ción, 112.399 fa­mi­lias con in­gre­sos por de has­ta 10 mil pe­sos su­fren de dé­fi­cit ha­bi­ta­cio­nal.

En el seg­men­to de in­gre­sos de has­ta 20 mil pe­sos, eso afec­ta a 82.897 fa­mi­lias. En el de has­ta 28 mil pe­sos, pe­ga en 40.799 gru­pos y en el seg­men­to de 47 mil pe­sos in­ci­de en 22.926 fa­mi­lias.

“Los di­fe­ren­tes ni­ve­les del Es­ta­do no le die­ron prio­ri­dad a la vi­vien­da. Con las res­tric­cio­nes fis­ca­les ac­tua­les, el dé­fi­cit, que ya es gran­de, es pro­ba­ble que se si­ga in­cre­men­tan­do”, in­di­ca el tra­ba­jo.

Se­gún Utre­ra, el seg­men­to de más ba­jos in­gre­sos “no tie­ne otra chan­ce” que es­pe­rar una vi­vien­da del Es­ta­do.

Pe­ro el res­to pue­de com­prar una uni­dad a tra­vés del cré­di­to hi­po­te­ca­rio, con ma­yor o me­nor sub­si­dio se­gún el seg­men­to so­cial que se tra­te.

“Un es­que­ma de se­cu­ri­ti­za­ción de las hi­po­te­cas (ven­der el de­re­cho a co­bro de las cuo­tas a in­ver­so­res) fi­nan­cia­ría el cré­di­to pa­ra la vi­vien­da con fon­dos del mer­ca­do”, re­sal­ta el eco­no­mis­ta.

Por su par­te, Ba­lián agre­ga que, si se achi­ca el “cos­to Cór­do­ba”, los seg­men­tos me­dios ten­drían más chan­ces. “An­tes las in­ver­sio­nes de Aguas Cor­do­be­sas y de Eco­gas es­ta­ban con­di­cio­na­das por el con­trol ta­ri­fa­rio. Al trans­pa­ren­tar­se la ta­ri­fa, hay que ver qué pa­sa. Des­de Ce­duc abri­mos un signo de in­te­rro­ga­ción es­pe­ran­za­do, pa­ra que to­das es­tas in­ver­sio­nes com­ple­men­ta­rias em­pie­cen a ser me­no­res o nu­las y se pue­da ba­jar el pre­cio de ven­ta de una vi­vien­da”, ex­pli­ca.

(LA VOZ / AR­CHI­VO)

Fo­co. Con cré­di­tos aún en des­pe­gue, los desa­rro­llis­tas se con­cen­tran en pro­duc­tos pre­mium.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.