Un se­ñor ba­gel en Nue­va Cór­do­ba

Có­mo es el for­ma­to de un ne­go­cio que usó “crowd­fun­ding” pa­ra arran­car, se es­truc­tu­ró co­mo so­cie­dad de ac­cio­nes sim­pli­fi­ca­das y sue­ña con fran­qui­cias.

Negocios - - Negocios + Emprendedores - Da­nie­la Tkach Es­pe­cial

El ba­gel es un pan tí­pi­co de las pa­na­de­rías y pas­te­le­rías es­ta­dou­ni­den­ses, so­bre to­do neo­yor­qui­nas. Y aho­ra tam­bién aso­ma en Nue­va Cór­do­ba (el prin­ci­pal ba­rrio es­tu­dian­til de la ca­pi­tal pro­vin­cial) de la mano de tres ami­gos cor­do­be­ses –Iván Kru­pik, Ariel Mén­dez y Ariel Guit­man–, quie­nes ges­ta­ron Mr. Ba­gel.

La pro­pues­ta com­bi­na el sa­bor ca­rac­te­rís­ti­co de los ba­gel con sal­sas de tra­di­ción orien­tal, en­tre otras op­cio­nes, pa­ra ar­mar una es­pe­cie de sánd­wich di­fe­ren­te y he­cho a me­di­da.

Pa­ra sus fun­da­do­res, el va­lor agre­ga­do es­tá en la ori­gi­na­li­dad y ya pien­san re­pli­car el mo­de­lo me­dian­te fran­qui­cias. Es que los in­tere­sa­dos apa­re­cie­ron a po­co de abrir el lo­cal, pe­ro no hay fe­cha cier­ta pa­ra in­cur­sio­nar en ese pro­yec­to, ya que la prio­ri­dad ac­tual es aco­mo­dar­se a la de­man­da y con­so­li­dar el pro­duc­to.

De Eu­ro­pa a “la Doc­ta”. El ba­gel lle­gó a ciu­da­des co­mo Bos­ton y Nue­va York en el si­glo 20, traí­do de Eu­ro­pa por in­mi­gran­tes que de­ja­ban el vie­jo con­ti­nen­te tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Mr. Ba­gel abrió en Cór­do­ba me­ses atrás, lue­go de que Iván Kru­pik, uno de sus crea­do­res, par­ti­ci­pa­ra de un pro­gra­ma de li­de­raz­go co­mu­ni­ta­rio en la or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal Ola­mi pa­ra ge­ne­rar im­pac­to en la co­mu­ni­dad lo­cal.

El pro­yec­to con­tó con el men­to­reo de Isaías Gold­man y de nu­me­ro­sos in­te­gran­tes de la co­mu­ni­dad ju­día de Cór­do­ba, que apo­ya­ban un em­pren­di­mien­to co­mo es­te en la ciu­dad y co­la­bo­ra­ron con do­na­cio­nes en un crowd­fun­ding (fi­nan­cia­mien­to co­lec­ti­vo) cu­yos re­sul­ta­dos Ola­mi du­pli­có.

Tam­bién se in­vo­lu­cró el Es­tu­dio Con­ta­ble Guit­man y Asoc., que creó la so­cie­dad por ac­cio­nes sim­pli­fi­ca­da (SAS) que in­clu­ye a los tres fun­da­do­res. El pro­ce­so le­gal lle­vó ape­nas un mes y me­dio y tan­to ha­bi­li­ta­cio­nes co­mo em­plea­dos es­tu­vie­ron en re­gla des­de el pri­mer día.

Apren­der de los erro­res. “Nin­guno de no­so­tros ve­nía del ru­bro gas­tro­nó­mi­co y nos cen­tra­mos pri­me­ro en lo es­té­ti­co”, ex­pli­ca Guit­man. El re­sul­ta­do fue una co­ci­na que no se adap­ta a la de­man­da y que re­sul­tó muy di­fe­ren­te a la que pro­yec­ta­ban.

Los so­cios es­tán en bus­ca de un in­ver­sor o fon­dos se­mi­lla pa­ra con­se­guir los 350 mil pe­sos que ne­ce­si­tan pa­ra una in­fra­es­truc­tu­ra que les per­mi­ta am­pliar la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción.

El va­lor de pe­gar pri­me­ro. La ofer­ta es la pri­me­ra en su ti­po en Cór­do­ba. Los pro­duc­tos son fres­cos, de ela­bo­ra­ción y con­su­mo dia­rio, y no se uti­li­za car­ne, lo cual in­vi­ta a ve­ge­ta­ria­nos a con­su­mir.

Ade­más, el ba­gel se fa­bri­ca con in­gre­dien­tes ap­tos pa­ra la die­ta ve­ga­na, y más ade­lan­te sumarán op­cio­nes pa­ra ce­lía­cos. Mr. Ba­gel tam­bién tie­ne cer­ti­fi­ca­ción kos­her (ali­men­to per­mi­ti­do se­gún la Ha­la­já o Ley Ju­día). “Pue­den ve­nir a co­mer per­so­nas de cual­quier país del mun­do que co­men kos­her por pri­me­ra vez a Cór­do­ba y sen­tar­se en un bar a con­su­mir cual­quie­ra de las op­cio­nes que se ofre­cen en el lu­gar” ex­pli­ca Guit­man.

“Nues­tra pu­bli­ci­dad en Ins­ta­gram es­tá es­pe­cial­men­te di­ri­gi­da a tu­ris­tas ex­tran­je­ros, por­que ya co­no­cen el pro­duc­to y tie­nen la cos­tum­bre de de­jar re­views y recomendaciones en re­des so­cia­les y en si­tios co­mo Yelp o Tri­pAd­vi­sor”, agre­ga.

El otro la­do de ser “kos­her”. La cer­ti­fi­ca­ción pre­sen­ta desafíos que im­pac­tan en for­ma di­rec­ta en las ven­tas. Por ejem­plo, Mr. Ba­gel cie­rra sus puer­tas 17 días más que otros lo­ca­les del ru­bro, res­pe­tan­do fes­ti­vi­da­des y con­me­mo­ra­cio­nes en las que la Ha­la­já dic­ta­mi­na que no se de­be tra­ba­jar. Ese cos­to se sor­tea con un fuer­te con­su­mo de em­pre­sas con ofi­ci­nas en los al­re­de­do­res, con las que rea­li­za­ron alian­zas y con­ve­nios de des­cuen­tos y pro­mo­cio­nes.

Tam­bién con una clien­te­la fiel de jó­ve­nes que tra­ba­jan en es­pa­cios de co­wor­king, en su ma­yo­ría desa­rro­lla­do­res de soft­wa­re que tie­nen clien­tes del ex­tran­je­ro y ha­cen cor­tes en ho­ra­rios en los que ya no se con­si­gue co­mi­da tan fá­cil­men­te, y me­nos aún una op­ción sa­lu­da­ble.

(MR. BA­GEL)

De­man­da en al­za. Los crea­do­res de la pro­pues­ta bus­can ca­pi­tal pa­ra au­men­tar la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.