Re­ce­sión, co­rrup­ción y el re­di­se­ño del acuer­do con el FMI.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Da­niel Alon­so da­lon­so@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Es­ta­ban sen­ta­das en me­sas di­fe­ren­tes, en­si­mis­ma­das, has­ta que los acor­des de la or­ques­ta las arrin­co­na­ron en la pis­ta y to­dos los ojos fue­ron ha­cia ellas. Ya no hu­bo op­ción. Co­rrup­ción y re­ce­sión se res­pi­ran en la ca­ra y bai­lan un que­jo­so tan­go.

En­tre los plie­gues de las his­to­rias del país de los mal­ver­sa­dos, se es­tán aso­man­do, por vo­lun­tad obli­ga­da, nom­bres de em­pre­sa­rios y de ex­fun­cio­na­rios del kirch­ne­ris­mo en­la­za­dos en la pes­ti­len­te fer­men­ta­ción de la pa­tria coime­ra.

Ca­da bo­ca que se abre ba­jo la pá­ti­na del arre­pen­ti­mien­to es­cu­pe un nue­vo ca­pí­tu­lo de mi­llo­nes de bi­lle­tes en­tre­ga­dos a cam­bio de con­ce­sio­nes, li­ci­ta­cio­nes y so­bre­pre­cios en la obra pú­bli­ca, apor­tes de cam­pa­ña y has­ta re­tor­nos en los fon­dos por sub­si­dios.

La de­cla­ra­ción del em­pre­sa­rio Al­do Rog­gio co­rrió el ve­lo de una suer­te de es­ta­fa al cu­bo.

La pri­me­ra, con un sis­te­ma de sub­si­dios inequi­ta­ti­vos con el que el kirch­ne­ris­mo nar­co­ti­zó a los usua­rios de ser­vi­cios pú­bli­cos.

La se­gun­da, con el cre­cien­te gas­to in­efi­cien­te de esos re­cur­sos, que dis­pa­ró otras con­se­cuen­cias: ma­yor pre­sión im­po­si­ti­va, dé­fi­cit fiscal y emi­sión mo­ne­ta­ria (más in­fla­ción) pa­ra ta­par el hue­co, efec­tos que la eco­no­mía si­gue sin ter­mi­nar de di­ge­rir.

Y la ter­ce­ra, con el cir­cui­to de re­torno del cin­co por cien­to de los sub­si­dios en­tre­ga­dos a Me­tro­vías du­ran­te ocho años, que ter­mi­na­ba co­mo di­ne­ro en efec­ti­vo en las ma­nos del ex­se­cre­ta­rio de Trans­por­te, Ricardo Jai­me, se­gún con­tó el aho­ra ex­pre­si­den­te de la cen­te­na­ria Be­ni­to Rog­gio e Hi­jos.

El em­pre­sa­rio, co­mo otros pa­res que han de­cla­ra­do, se des­cri­bió co­mo una es­pe­cie de co­rrom­pi­do ba­jo pre­sión.

Pen­sa­mien­to, pa­la­bra, obra u omi­sión. En al­gún pun­to (o en va­rios) es­tu­vo. Co­mo lo es­tu­vie­ron las pie­zas de un me­ca­nis­mo ma­yor. Por­que pa­ra que to­do ha­ya ocu­rri­do sin pe­na y en cua­der­nos Glo­ria, hi­cie­ron fal­ta pro­ta­go­nis­tas de turno en va­rios es­tra­tos de los po­de­res po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y ju­di­cial.

Pe­ro mien­tras sa­cia­mos la le­gí­ti­ma mor­bo­si­dad de sa­ber qué se hi­zo con nues­tro di­ne­ro, la eco­no­mía atra­vie­sa una fa­se re­ce­si­va cu­yo fi­nal no es­tá cla­ro que sea a fin de año.

El ni­vel de ac­ti­vi­dad vol­vió a zo­na mí­ni­ma en mu­chas in­dus­trias en las que el em­pleo pier­de en mo­do go­teo. La in­fla­ción pe­gó otro cor­co­veo en ju­lio y las des­ven­tu­ras fi­nan­cie­ras si­guen sa­cu­dien­do las ta­sas de in­te­rés y el mer­ca­do cam­bia­rio.

El equi­po eco­nó­mi­co apli­có me­di­das que, se­ma­nas an­tes, ha­bía des­car­ta­do (re­ten­cio­nes so­je­ras y rein­te­gro a las ex­por­ta­cio­nes) y ade­lan­tó otras, co­mo la eli­mi­na­ción del fon­do so­je­ro, que les sa­ca bi­lle­tes a pro­vin­cias y mu­ni­ci­pios en ple­na caí­da de in­gre­sos fis­ca­les.

La fra­gi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca y la vo­la­ti­li­dad po­lí­ti­ca le­van­tan de­ma­sia­das du­das en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. No en vano vo­ló has­ta Nue­va York una mi­sión ofi­cial pa­ra in­ten­tar ex­pli­car lo que des­de afue­ra sue­le sim­pli­fi­car­se por las hue­llas de nues­tros an­te­ce­den­tes.

No es só­lo por el ries­go país de aho­ra, sino tam­bién por las ne­ce­si­da­des fu­tu­ras de fi­nan­cia­mien­to, más allá del acuer­do con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI).

Las dis­rup­cio­nes de es­te año obli­gan a nue­vas me­tas. “El ob­je­ti­vo cen­tral de es­te go­bierno si­gue sien­do evi­tar una gran cri­sis eco­nó­mi­ca”, re­co­no­ció una se­ma­na atrás el je­fe de Ga­bi­ne­te, Mar­cos Peña, en una en­tre­vis­ta con La Na­ción.

Se atra­vie­sa una fa­se com­pli­ca­da, en la que el hu­mor so­cial na­ve­ga en­tre el enojo por los re­cu­rren­tes fa­lli­dos eco­nó­mi­cos y la in­dig­na­ción por la gro­tes­ca den­si­dad de la co­rrup­ción sis­té­mi­ca, dos fe­nó­me­nos que, bai­len jun­tos o por se­pa­ra­do, han atra­ve­sa­do ge­ne­ra­cio­nes ar­gen­ti­nas, ale­ján­do­nos del desa­rro­llo.

LA FRA­GI­LI­DAD MA­CRO ECO­NÓ­MI­CA Y LA VO­LA­TI­LI­DAD PO­LÍ­TI­CA LE­VAN­TAN DE­MA­SIA­DAS DU­DAS EN LOS MER­CA­DOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.