El círcu­lo vi­cio­so de una de­bi­li­dad es­truc­tu­ral.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Da­niel Alon­so da­lon­so@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Al fren­te de la ba­se ar­gen­ti­na de JP Mor­gan, Fa­cun­do Gó­mez Mi­nu­jín tie­ne una ex­pe­rien­cia bi­fo­cal. Y no es por­que sus pa­dres sean una ar­tis­ta plás­ti­ca (Mar­ta Mi­nu­jín) y un eco­no­mis­ta (Juan Car­los Gó­mez Sa­bai­ni), sino por­que co­no­ce, de pri­me­ra mano, las mi­ra­das pro­pias y aje­nas que es­cru­tan los ava­ta­res de nues­tra eco­no­mía.

Aun­que desecha cual­quier hi­pó­te­sis de default, que es el peor an­te­ce­den­te an­te un in­ver­sor –del cual lle­gó a va­na­glo­riar­se la Ar­gen­ti­na–, ad­vier­te dos cen­tros de al­ta pre­sión para el es­trés que atra­vie­san las cuen­tas con al­ta de­pen­den­cia del fi­nan­cia­mien­to ex­terno: Bra­sil y Tur­quía.

El pri­me­ro, por la vo­la­ti­li­dad elec­to­ral y un cre­ci­mien­to me­nor que el es­pe­ra­do; el se­gun­do, por­que es­tá to­can­do con in­sis­ten­cia la puer­ta de una cri­sis que, para Gó­mez Mi­nu­jín, aso­ma co­mo inevi­ta­ble.

Eco­no­mis­tas con bue­na me­mo­ria no ol­vi­dan que, en fe­bre­ro de 2001, una fuer­te de­va­lua­ción de la li­ra tur­ca es­pan­tó a los in­ver­so­res que, en es­tam­pi­da, des­nu­da­ron a to­dos los mer­ca­dos emer­gen­tes. En­cor­se­ta­da aún en la con­ver­ti­bi­li­dad, la Ar­gen­ti­na se lle­vó la peor par­te.

Los con­tex­tos son di­fe­ren­tes, pe­ro las de­bi­li­da­des es­truc­tu­ra­les si­guen sien­do las mis­mas. La re­cien­te pro­yec­ción de la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca para Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (Cepal) ubi­ca a la ac­ti­vi­dad en la Ar­gen­ti­na co­mo la úni­ca –ex­cep­tuan­do a la caó­ti­ca Ve­ne­zue­la– que caerá es­te año en Su­da­mé­ri­ca.

El vien­to so­pla para to­dos: la di­fe­ren­cia es­tá en­tre economías que pu­die­ron cons­truir pa­re­des y las que to­da­vía son una tol­de­ría y tie­nen que pe­dir pla­ta para le­van­tar mu­ros a las apu­ra­das.

Den­tro de las car­pas, el frío se sien­te igual que afue­ra. La eco­no­mía ce­rró la pri­me­ra mi­tad del año (la me­nos peor) con el agro (por la se­quía), la in­dus­tria y el co­mer­cio des­plo­ma­dos.

En pro­me­dio, ju­nio mar­có una caí­da in­ter­anual de 6,7 por cien­to y has­ta ese mes se acu­mu­ló una ba­ja de 0,6 por cien­to. Na­da in­di­ca que va­ya­mos a sa­lir del ca­si­lle­ro rojo has­ta que ter­mi­ne el año y, qui­zá, un po­co más.

La cons­truc­ción, que es el sec­tor que pri­vi­le­gió el Go­bierno para su­pe­rar el es­tan­ca­mien­to, que­dó aho­ra atra­pa­da en las pá­gi­nas ne­gras de los cua­der­nos de la co­rrup­ción.

Las em­pre­sas li­ga­das a la obra pú­bli­ca se lla­ma­ron a si­len­cio, in­clu­so en Cór­do­ba, en me­dio del es­tu­por y con pa­ses de fac­tu­ra in­clui­dos, mien­tras los ban­cos re­vi­san sus car­te­ras, che­quean con sus ca­sas ma­tri­ces y de­fi­nen si si­guen o no pres­tán­do­les pla­ta a las com­pa­ñías con je­fes “arre­pen­ti­dos”.

El Go­bierno apu­ró una sa­li­da de emer­gen­cia: un fi­dei­co­mi­so para evi­tar que se ca­ye­ran obras por seis mil mi­llo­nes de pe­sos que ya fue­ron ad­ju­di­ca­das den­tro del es­que­ma de par­ti­ci­pa­ción pú­bli­co pri­va­da (PPP).

Mien­tras, se du­pli­can los es­fuer­zos en Es­ta­dos Uni­dos para per­sua­dir a los in­ver­so­res de las di­fe­ren­cias en­tre Ar­gen­ti­na y Tur­quía, de un gas­to pú­bli­co re­di­mi­do, de los dó­la­res que vol­ve­rá a ge­ne­rar el agro tras la se­quía y del cam­bio de épo­ca ener­gé­ti­ca con Va­ca Muer­ta.

Así y to­do, la ba­te­ría de ar­gu­men­tos siem­pre tro­pie­za con un cos­ta­do dé­bil de­ma­sia­do ex­pues­to, que de­ja sin le­tra a nues­tros me­jo­res lob­bis­tas.

Con la dis­cu­sión del Pre­su­pues­to 2019 en sus pri­me­ros es­car­ceos, to­da­vía fal­tan 7.500 mi­llo­nes de dó­la­res (hay quie­nes ha­blan de 10 mil mi­llo­nes) para ase­gu­rar las ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­mien­to del año que vie­ne.

Esa úl­ti­ma mi­lla aún apa­re­ce bo­rro­sa, tan­to co­mo la in­cóg­ni­ta so­bre qué ha­rá el ter­cio elec­to­ral ale­ja­do de los nú­cleos du­ros del kirch­ne­ris­mo y del ma­cris­mo. La ven­ta­ja se­rá para el pri­me­ro que se­pa leer qué en­tien­de ese ter­cio so­bre lo que se pone en jue­go en la pró­xi­ma elec­ción pre­si­den­cial.

SIN CON­TA­RA VE­NE­ZUE­LA, LA ECO­NO­MÍA AR­GEN­TI­NA ES LA ÚNI­CA DE SU­DA­MÉ­RI­CA QUE CAERÁ ES­TE AÑO, SE­GÚN LA CEPAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.