El trau­ma del aho­rris­ta

El pá­ni­co por el ex­plo­si­vo au­men­to del dó­lar pu­so ba­jo es­trés a in­ver­so­res de to­do ti­po y ta­ma­ño. Claves pa­ra pro­te­ger aho­rros.

Negocios - - Página Delantera - Pau­la Mar­tí­nez pmar­ti­nez@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El pá­ni­co fi­nan­cie­ro que se vi­vió en la úl­ti­ma se­ma­na de agos­to em­pe­zó a ba­jar en los úl­ti­mos días, aun­que na­die se ani­ma a ase­gu­rar que lo peor ya pa­só ni que las co­sas me­jo­ra­rán rá­pi­da­men­te.

Por eso, quien tie­ne di­ne­ro aho­rra­do, que en ge­ne­ral su­frió pér­di­das im­por­tan­tes es­te año, bus­ca al­ter­na­ti­vas pa­ra cu­brir­se en el fu­tu­ro y em­pe­zar a re­cu­pe­rar­se de la caí­da.

¿Con­vie­ne te­ner dó­la­res o apos­tar a la ta­sa en pe­sos? ¿Cuá­les son las op­cio­nes sen­ci­llas pa­ra aho­rrar en dó­la­res? ¿Qué ha­cer si ten­go ac­cio­nes y bo­nos que se des­plo­ma­ron? ¿Es mo­men­to de apro­ve­char al­gu­na opor­tu­ni­dad? Es­tas son al­gu­nas pre­gun­tas que se ha­cen los aho­rris­tas e in­ver­so­res sor­pren­di­dos con los so­bre­sal­tos de los úl­ti­mos cin­co me­ses.

Lo pri­me­ro a te­ner en cuen­ta es qué es­ce­na­rio se tra­za ca­da uno, en fun­ción de sus ex­pec­ta­ti­vas. De na­da sir­ve que los ase­so­res di­gan que la si­tua­ción más pro­ba­ble es de una mejora si el in­ver­sor cree que hay un ries­go de de­ba­cle. En es­te ca­so, el dó­lar bi­lle­te es lo úni­co que lo va a dejar tran­qui­lo, aun con el cos­to de com­prar ca­ro.

“No hay ra­zo­nes mo­ne­ta­rias pa­ra que el dó­lar si­ga su­bien­do, ya re­cu­pe­ró to­do el atra­so cam­bia­rio; el dé­fi­cit co­mer­cial se va a em­pe­zar a re­ver­tir y se en­ca­ró el tema del dé­fi­cit fis­cal. Si el mun­do no se com­pli­ca, con un gui­ño del Fon­do Mo­ne­ta­rio y el apo­yo in­ter­na­cio­nal, el pro­ble­ma fi­nan­cie­ro de­be­ría em­pe­zar a des­pe­jar­se”, opi­na Jo­sé Si­mo­ne­lla, pre­si­den­te del Con­se­jo Pro­fe­sio­nal de Cien­cias Económicas de Cór­do­ba.

Es una vi­sión com­par­ti­da por los ase­so­res del mer­ca­do bur­sá­til, quie­nes ven que la pér­di­da de con­fian­za lle­va a mu­chos a to­mar de­ci­sio­nes no ra­cio­na­les.

“La pér­di­da de va­lor de los ac­ti­vos es exa­ge­ra­da se­gún la si­tua­ción eco­nó­mi­ca. El ries­go po­lí­ti­co tie­ne gran pe­so en las de­ci­sio­nes y eso aleja a los in­ver­so­res, so­bre to­do, a los más nue­vos que ha­bían in­gre­sa­do al mer­ca­do de ca­pi­ta­les con­fian­do en las Le­bac”, di­ce Le­ti­cia To­lo­sa, de Pe­tri­ni Va­lo­res.

La úl­ti­ma co­rri­da y su im­pac­to so­bre los va­lo­res del mer­ca­do lle­va im­plí­ci­to un ries­go que es más po­lí­ti­co que eco­nó­mi­co, ali­men­ta­do por ru­mo­res que cir­cu­la­ron, co­mo un “co­rra­li­to”, la no fi­na­li­za­ción del man­da­to o un de­fault de la deu­da.

Aho­ra hay coin­ci­den­cia en que el acuer­do po­lí­ti­co con la opo­si­ción y la vo­ta­ción del Pre­su­pues­to es cen­tral. “Es­ta­mos en un mo­men­to de de­fi­ni­ción, pe­ro pen­sa­mos que la po­si­bi­li­dad de de­fault se en­cuen­tra le­jos”, se­ña­la Agus­tín Arre­guy, de Drac­ma SA.

“El im­pac­to re­ce­si­vo de es­tas me­di­das so­bre la economía, la in­cer­ti­dum­bre so­bre la ca­pa­ci­dad política del Go­bierno pa­ra eje­cu­tar­las y la evo­lu­ción a fu­tu­ro de la in­fla­ción son los prin­ci­pa­les pun­tos a seguir”, apun­tan Saúl Mu­si­can­te y Aní­bal Ca­sas, de S&C In­ver­sio­nes.

Pe­sos o dó­la­res

La re­co­men­da­ción prin­ci­pal de los ase­so­res es la di­ver­si­fi­ca­ción. “Siem­pre hay que te­ner un mix de ac­ti­vos do­la­ri­za­dos y en pe­sos. De­pen­dien­do de la co­yun­tu­ra y del perfil de ries­go del in­ver­sor, va a cam­biar el pe­so re­la­ti­vo de ca­da par­te”, sos­tie­ne Lu­cas Cro­ce, de DLC Ase­so­res Bur­sá­ti­les.

En es­te mo­men­to, la pon­de­ra­ción de mo­ne­da ex­tran­je­ra es mu­cho más al­ta. “Prio­ri­za­mos ac­ti­vos en dó­la­res, de pla­zos de ven­ci­mien­to cor­tos y con gran li­qui­dez que, ade­más, sean ope­ra­bles en el mer­ca­do lo­cal y en el ex­te­rior, por si la co­yun­tu­ra exi­ge una sa­li­da”, ex­pli­ca Ni­co­lás Al­fon­so, de Fo­cus In­vest­ment Ma­na­ge­ment.

Arre­guy se­ña­la que en Drac­ma, la car­te­ra en pe­sos es del 25 por cien­to y se re­du­ce al 10 por cien­to en pla­zos lar­gos, aun­que ad­vier­te que, en dó­la­res, man­tie­nen al­go en cash (efec­ti­vo o dis­po­ni­ble) “has­ta que la si­tua­ción acla­re”.

Pa­ra los pe­que­ños aho­rris­tas, Diego De­mar­chi, ge­ren­te de Wealth Ma­na­ge­ment en Ba­lanz, se­ña­la que “al­gu­nas op­cio­nes son las Le­bac (Le­tras del Ban­co Cen­tral), pa­ra quie­nes quie­ran es­tar en pe­sos con ta­sas in­tere­san­tes en mo­ne­da lo­cal, y Le­tes (Le­tras del Te­so­ro), pa­ra los que pre­fie­ran dó­la­res”. En am­bos ca­sos, en los pla­zos más cor­tos.

La com­pa­ñía ad­mi­nis­tra fon­dos co­mu­nes de in­ver­sión (FCI), que son una bue­na op­ción pa­ra los in­ver­so­res chi­cos, pe­ro siem­pre se­gún la com­po­si­ción de la car­te­ra. Un pe­que­ño aho­rris­ta puede, in­clu­so, co­lo­car par­te del di­ne­ro en FCI en dó­la­res de ac­ti­vos ex­tran­je­ros, pa­ra re­du­cir la ex­po­si­ción al ries­go de la Ar­gen­ti­na.

Do­la­ri­za­ción. Pa­ra quien tie­ne una por­ción de sus aho­rros en pe­sos, la ma­yo­ría de los ase­so­res no cree que sea con­ve­nien­te pa­sar­se hoy a dó­la­res. “El ti­po de cam­bio ya es­tá ex­ce­si­va­men­te al­to y do­la­ri­zar­se es pa­gar un pre­cio muy ca­ro. No es que no con­ven­ga, pe­ro hay mu­cho más pa­ra ga­nar pen­san­do en pe­sos”, di­ce Cro­ce. En es­te ca­so, se­ña­la que se puede pen­sar en bo­nos que ajus­tan por CER (in­fla­ción).

Pe­ro, co­mo son mu­chos los que se sien­ten más tran­qui­los con ac­ti­vos en dó­la­res, los ase­so­res su­gie­ren otras op­cio­nes en mo­ne­da ex­tran­je­ra, co­mo tí­tu­los pú­bli­cos cor­tos o bo­nos cor­po­ra­ti­vos de em­pre­sas de pri­me­ra lí­nea que tie­nen un al­to ren­di­mien­to. Las Le­tes en dó­la­res son al­ter­na­ti­vas pa­ra es­tar en mo­ne­da “du­ra” a muy cor­to pla­zo.

Apues­ta a las ta­sas. “Las Le­bac con una ta­sa de in­te­rés apro­xi­ma­da del 60 por cien­to si­gue sien­do atractiva. Cla­ra­men­te, es la op­ción pa­ra quien ne­ce­si­ta li­qui­dez”, re­mar­ca To­lo­sa. Al­fon­so coin­ci­de, aun­que ad­vier­te que hay que con­si­de­rar que, con in­fla­ción en al­za, la ta­sa en pe­sos no siem­pre fue con­ve­nien­te en el año. Por su par­te, Arre­guy sos­tie­ne que has­ta fin de año se puede seguir con las Le­bac y lue­go se ve­rá si las Le­tes en pe­sos lo­gran for­mar un mer­ca­do pa­ra sus­ti­tuir­las.

¿To­ca­ron un pi­so?

Hay in­cer­ti­dum­bre en­tre quie­nes hoy tie­nen ac­cio­nes y tí­tu­los pú­bli­cos y que es­tán vien­do có­mo se des­plo­man sus va­lo­res. El con­se­jo de los ana­lis­tas es “aguan­tar”.

“Pa­ra el que vie­ne de an­tes, ven­der a es­tos pre­cios im­pli­ca ma­te­ria­li­zar pér­di­das enor­mes y co­rre el ries­go de per­der en dos puntas: por ven­der a ba­jo pre­cio y por do­la­ri­zar­se por te­mor, a un dó­lar ex­ce­si­va­men­te al­to”, ad­vier­te Cro­ce.

“Quien tie­ne bo­nos en dó­la­res en su car­te­ra de­be reade­cuar su es­tra­te­gia de in­ver­sión des­de una es­tra­te­gia de ga­nan­cia de ca­pi­tal ha­cia una de co­bro de flu­jo de ren­tas”, ex­pli­ca Al­fon­so. Es de­cir, man­te­ner los tí­tu­los y co­brar los in­tere­ses y la amor­ti­za­ción en dó­la­res, más allá del pre­cio.

To­dos los bo­nos es­tán hoy a pre­cios de de­fault y las ac­cio­nes per­die­ron más de la mi­tad en dó­la­res du­ran­te el año. A los pre­cios ac­tua­les, los ase­so­res ven una opor­tu­ni­dad pa­ra com­prar.

Pe­ro no es pa­ra cual­quie­ra. Los va­lo­res son muy vo­lá­ti­les (subas y ba­jas de más de cin­co por cien­to en un día) y pue­den demorar en re­cu­pe­rar­se, aun­que la ten­den­cia, si la si­tua­ción mejora, es a la suba.

(ILUSTRACIÓNDEOSCARROLDÁN)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.