Sin ata­jos pa­ra sa­lir de la re­ce­sión

Negocios - - Negocios + Opinión - Jorge Vas­con­ce­los* * Vi­ce­pre­si­den­te del Ie­ral, de la Fun­da­ción Me­di­te­rrá­nea

Has­ta mar­zo, la eco­no­mía argentina cre­cía al tres por cien­to anual y, en un par de tri­mes­tres, pa­só abrup­ta­men­te a con­traer­se a un rit­mo apro­xi­ma­do de dos por cien­to anual.

Hay cin­co pun­tos por­cen­tua­les de di­fe­ren­cia en­tre am­bos es­ce­na­rios, que po­drían ex­pli­car­se por la se­quía (1,5 pun­tos), la de­va­lua­ción (otros 1,5 pun­tos) y la hui­da de ca­pi­ta­les con au­men­to del ries­go país, fe­nó­meno que es­ta­ría res­tan­do dos pun­tos por­cen­tua­les adi­cio­na­les.

Si bien es­tos fac­to­res están in­ter­re­la­cio­na­dos y exis­ten “zo­nas gri­ses” en­tre ellos, ha­cer es­ta au­top­sia de la re­ce­sión per­mi­te sub­ra­yar que los efec­tos de la se­quía y de la de­va­lua­ción ocu­rren es­te año por “úni­ca vez”, pe­ro el as­cen­so del ries­go país, que pa­só de 400 pun­tos en 2017 has­ta 800 pun­tos se­ma­nas atrás, ne­ce­si­ta ser re­ver­ti­do pa­ra evi­tar la re­caí­da en una “es­tan­fla­ción”.

Las ex­por­ta­cio­nes co­men­za­rán a “re­mol­car” la eco­no­mía y no ha­bría que sor­pren­der­se si au­men­tan 10 mil mi­llo­nes de dó­la­res en 2019, en la me­di­da en que el cli­ma acom­pa­ñe al agro y las me­jo­ras de com­pe­ti­ti­vi­dad cam­bia­ria se ex­tien­dan en el tiem­po. A lo que se ha­brá de su­mar un re­cor­te a me­nos de la mi­tad del dé­fi­cit de ser­vi­cios, in­clui­do tu­ris­mo.

Más allá de me­di­das pun­tua­les y sec­to­ria­les (Py­me, cons­truc­ción), vol­ver al sen­de­ro de cre­ci­mien­to del tres por cien­to anual (aun­que es­ta­dís­ti­ca­men­te no se re­fle­je en 2019) re­quie­re que el pro­gra­ma en mar­cha sea ca­paz de re­du­cir la ta­sa de ries­go país al me­nos en 250 pun­tos.

Des­de que el Go­bierno pu­so en mar­cha las me­di­das des­ti­na­das a eli­mi­nar en 2019 el dé­fi­cit pri­ma­rio del sec­tor pú­bli­co, pa­ra an­ti­ci­par des­em­bol­sos del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), el mer­ca­do fi­nan­cie­ro ha en­tra­do en una eta­pa de me­nor vo­la­ti­li­dad.

Sin em­bar­go, hay mu­chas va­ria­bles que se mo­ni­to­rean an­tes de un ve­re­dic­to más fir­me, en una tran­si­ción que no se­rá de pocos días: la suer­te le­gis­la­ti­va que ten­drá el Pre­su­pues­to 2019, el re­cha­zo o no del de­cre­to que eli­mi­nó el lla­ma­do “fon­do so­je­ro”, y lo que ocu­rra con los ven­ci­mien­tos y nue­vas li­ci­ta­cio­nes aso­cia­dos a las Le­tes y las Le­bac, en­tre otras.

Le­tras

El ma­yor in­te­rro­gan­te de cor­to pla­zo es el com­por­ta­mien­to de los tenedores de Le­bac y Le­tes, tí­tu­los de cor­to pla­zo emi­ti­dos por el Ban­co Cen­tral y el Tesoro, cu­yo stock al­can­za a 360 mil mi­llo­nes de pe­sos (Le­bac en ma­nos de par­ti­cu­la­res) y 11,8 mil mi­llo­nes de dó­la­res, res­pec­ti­va­men­te.

A juz­gar por las úl­ti­mas li­ci­ta­cio­nes, es po­si­ble que el res­ca­te de Le­bac no in­su­ma más de 2.000 mi­llo­nes a 2.500 mi­llo­nes de dó­la­res de las re­ser­vas, mien­tras que en el ca­so de las Le­tes, los in­ver­so­res lo­ca­les han co­men­za­do a sus­cri­bir más pa­pe­les que los que ven­cen.

Se con­fi­gu­ra un es­ce­na­rio en el que pa­re­ce fac­ti­ble que el Go­bierno pue­da ce­rrar to­das las ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­mien­to de aquí a fin de 2019, uti­li­zan­do 10 mil mi­llo­nes de dó­la­res de los 18 mil mi­llo­nes pre­vis­tos pa­ra 2020/2021 en el plan ori­gi­nal con el FMI.

Por su­pues­to que pa­ra vol­ver a cre­cer a buen rit­mo no bas­ta con des­pe­jar in­cóg­ni­tas vin­cu­la­das con el pro­gra­ma fi­nan­cie­ro de los pró­xi­mos 16 me­ses. Se re­quie­re un ho­ri­zon­te po­lí­ti­co mu­cho más am­plio. De allí la im­por­tan­cia de lo que ocu­rra con las me­di­das que re­quie­ren tra­ta­mien­to par­la­men­ta­rio.

La cues­tión del Pre­su­pues­to 2019 no es al­go ope­ra­ti­vo, ya que el Go­bierno po­dría ma­ne­jar­se con una ex­ten­sión del de 2018. Es un te­ma po­lí­ti­co, vin­cu­la­do con la go­ber­na­bi­li­dad.

El prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción (PJ) es­tá di­vi­di­do, fe­nó­meno que li­mi­ta sus po­si­bi­li­da­des co­mo op­ción de po­der, pe­ro el in­te­rro­gan­te es has­ta qué pun­to esa si­tua­ción pue­de tra­bar las ini­cia­ti­vas del Eje­cu­ti­vo.

Pa­re­ce di­fí­cil, por­que den­tro de ese gru­po hay di­ri­gen­tes re­le­van- tes que ad­mi­nis­tran pro­vin­cias y mu­ni­ci­pios y no pue­den dar­se el lu­jo de com­pro­me­ter su pro­pia ges­tión.

Ade­más, co­mo se se­ña­ló dos se­ma­nas atrás, el Go­bierno na­cio­nal di­se­ñó las úl­ti­mas me­di­das con un gui­ño a cier­ta he­te­ro­do­xia (las re­ten­cio­nes ge­ne­ra­li­za­das), ha­cien­do que el grue­so del ajus­te re­cai­ga so­bre Na­ción o ju­ris­dic­cio­nes del ofi­cia­lis­mo, co­mo la Ciu­dad Au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res o la pro­vin­cias de Bue­nos Ai­res.

Por otra par­te, es evi­den­te que la por­ción de la opo­si­ción me­nos com­pro­me­ti­da con la ges­tión que lle­gó has­ta 2015 es muy cons­cien­te del fra­ca­so que se­ría pa­ra su pro­pio par­ti­do in­ten­tar re­edi­tar en 2020 el mo­de­lo del ce­po al cam­bio y al co­mer­cio ex­te­rior.

Er­go, lo más pro­ba­ble es que la frac­tu­ra men­cio­na­da se man­ten­ga e in­clu­so se pro­fun­di­ce de ca­ra a 2019.

Es­tos de­ba­tes su­ma­rán ele­men­tos de juicio con el desen­la­ce de la cri­sis en Bra­sil, tras las elec­cio­nes de oc­tu­bre. El pro­duc­to in­terno bru­to (PIB) del ve­cino país cae a un rit­mo cer­cano al uno por cien­to anual en el úl­ti­mo quin­que­nio, la deu­da pú­bli­ca su­pera 75 por cien­to del PIB y el dé­fi­cit fis­cal al­can­za a 6,5 por cien­to del pro­duc­to bru­to, con muy al­to gas­to pú­bli­co, pe­ro sin in­ver­sión es­ta­tal y ba­ja pro­duc­ti­vi­dad.

Pa­re­ce ha­ber só­lo dos es­ce­na­rios pa­ra el pró­xi­mo go­bierno en el so­cio ma­yor del Mer­co­sur: apli­car re­for­mas que per­mi­tan vol­ver a cre­cer, o man­te­ner el sta­tus quo y en­fren­tar­se a una eco­no­mía ca­da vez más in­ma­ne­ja­ble.

Bra­sil ade­lan­ta el fu­tu­ro de la Argentina, por el ti­po de pro­ble­mas a re­sol­ver. Si el ve­cino país co­mien­za a re­cu­pe­rar­se, se­rá por­que el sis­te­ma po­lí­ti­co se pu­so de acuer­do pa­ra las re­for­mas que se ne­ce­si­tan. El otro es­ce­na­rio, de de­te­rio­ro adi­cio­nal de va­ria­bles eco­nó­mi­cas y so­cia­les, ten­drá que ver con la fal­ta de re­for­mas. El diag­nós­ti­co se­rá cla­ro y alec­cio­na­dor pa­ra los ar­gen­ti­nos.

Tiem­po atrás, en nues­tro país, se ha­bía po­pu­la­ri­za­do el “teo­re­ma de Ba­gli­ni” (por el ex­dipu­tado na­cio­nal del ra­di­ca­lis­mo, Raúl Ba­gli­ni) se­gún el cual, “el gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad de los di­ri­gen­tes es di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal a sus po­si­bi­li­da­des de ac­ce­der al po­der”.

A la luz de la cri­sis re­gio­nal, esa cau­sa­li­dad es­tá des­ti­na­da a in­ver­tir­se: los po­lí­ti­cos ten­drán chan­ces si an­tes prue­ban que me­re­cen con­fian­za.

VOL­VER AL SEN­DE­RO DE CRE­CI­MIEN­TO DE TRES POR CIEN­TO ANUAL RE­QUIE­RE RE­DU­CIR LA TA­SA DE RIES­GO PAÍS EN AL ME­NOS 250 PUN­TOS.

(ILUS­TRA­CIÓN DE ERIC ZAMPIERI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.