Atra­pa­dos en la re­ce­sión, con de­va­lua­ción y con al­ta inf la­ción.

Negocios - - Página Delantera - Daniel Alon­so da­lon­so@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Ha­ce 100 años, la Argentina se en­ca­mi­na­ba a ter­mi­nar 1918 con dé­fi­cit fis­cal y una in­fla­ción de 26 por cien­to, un ni­vel sor­pren­den­te en ese mo­men­to y que no vol­ve­ría a re­gis­trar­se has­ta la dé­ca­da de 1950. Eran años en los que el pa­trón in­ter­na­cio­nal to­da­vía era el oro y la eco­no­mía glo­bal ex­pe­ri­men­ta­ba los efec­tos de al­go des­co­no­ci­do: una gue­rra mun­dial.

Pe­ro, en ri­gor, la in­fla­ción no preo­cu­pa­ba de­ma­sia­do. De he­cho, el país es­ta­ba atra­ve­san­do una eta­pa ex­pan­si­va, con ta­sas de cre­ci­mien­to que su­pe­ra­ban a las de Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y Aus­tra­lia has­ta 1930.

En cam­bio, lo que ya lla­ma­ba la aten­ción era el re­sul­ta­do fis­cal. El ro­jo de las cuentas pú­bli­cas acu­mu­la­ba seis años se­gui­dos.

En el ca­pí­tu­lo de­di­ca­do a la Argentina en la fa­mo­sa En­ci­clo­pe­dia Es­pa­sa-Cal­pe (ci­ta­do por Pa­blo Ger­chu­noff y Lu­cas Llach en El ci­clo de la ilu­sión y el de­sen­can­to) y es­cri­to al­re­de­dor de 1913, se lee: “Un fe­nó­meno que cau­sa alar­ma en­tre los fi­nan­cie­ros que es­tu­dian el de­sen­vol­vi­mien­to pro­gre­si­vo de los di­ver­sos ramos de la Ad­mi­nis­tra­ción, es la fal­ta de ar­mo­nía en­tre los gas­tos de la ad­mi­nis­tra­ción na­cio­nal y el au­men­to de la po­bla­ción to­tal. Hay un ver­da­de­ro lu­jo en mul­ti­pli­car em­pleos, au­men­tar los suel­dos y otor­gar con­ce­sio­nes one­ro­sas pa­ra el Tesoro pú­bli­co, co­mo si el fon­do co­mún fue­ra inago­ta­ble”.

Pro­fé­ti­co, el de­do ya es­ta­ba en la lla­ga. Pe­ro pa­re­ce que aquí na­die que­ría asu­mir el do­lor. Y así fue des­de en­ton­ces.

Un si­glo des­pués, la Argentina atra­ve­só por 82 años de in­fla­ción de to­do ti­po y co­lor (62 con doble dí­gi­to o más) y, peor aun, 92 años con dé­fi­cit fis­cal. Tras la trau­má­ti­ca sa­li­da de la con­ver­ti­bi­li­dad, el ci­clo de su­pe­rá­vit de 2003 a 2008, du­ran­te la pri­me­ra fa­se del kirch­ne­ris­mo, fue el es­pe­jis­mo de­trás del cual se per­dió la his­tó­ri­ca opor­tu­ni­dad de tor­cer, con vien­to a fa­vor, se­me­jan­te de­rro­te­ro.

Lo que so­bre­vino, en cam­bio, fue el pe­ca­do de siem­pre, y re­car­ga­do: en­gor­de del gas­to pú­bli­co, emi­sión mo­ne­ta­ria pa­ra pa­gar­lo y atra­so en el ti­po de cam­bio. Con la cri­sis de ba­lan­za de pa­gos en el ho­ri­zon­te, el gra­dua­lis­mo del ma­cris­mo apos­tó por un ajus­te ami­ga­ble, fi­nan­cia­do con en­deu­da­mien­to. La es­tra­te­gia le es­ta­lló en la ca­ra.

Tan­to que los re­cur­sos pa­ra pa­gar los in­tere­ses de la deu­da –ad­vier­ten va­rios eco­no­mis­tas– ya son el se­gun­do gas­to glo­bal más im­por­tan­te pa­ra el Tesoro na­cio­nal, des­pués de las ero­ga­cio­nes en se­gu­ri­dad so­cial.

A es­ta fa­se lle­ga­mos con el in­có­mo­do tra­je de una de­va­lua­ción alo­ca­da, al­tí­si­mas ta­sas de in­te­rés, re­ce­sión, in­fla­ción en au­men­to y el ries­go de se­guir en el pan­tano de la de­ca­den­cia.

No hay ma­gia. Ni si­quie­ra la es­tra­fa­la­ria idea de la do­la­ri­za­ción ple­na de una eco­no­mía que, ha­ce dé­ca­das, se pien­sa a sí mis­ma co­mo bi­mo­ne­ta­ria.

La prin­ci­pal vía de in­gre­sos, se sa­be, es la de los im­pues­tos, un ca­mino ge­nuino que, de tan­to uso y abu­so pa­ra sos­te­ner un gas­to ex­ce­si­vo, ya no so­por­ta más.

En­ton­ces, las po­si­bi­li­da­des que quedan son el en­deu­da­mien­to, nun­ca re­co­men­da­do pa­ra fi­nan­ciar ero­ga­cio­nes co­rrien­tes, o la emi­sión mo­ne­ta­ria, que trans­mi­te el vi­rus de la in­fla­ción.

Es­ta­mos usan­do los tres y aún así no al­can­za, por el simple he­cho de que, co­mo en la ad­ver­ten­cia en­ci­clo­pé­di­ca de 1913, el dra­ma es gas­tar “co­mo si el fon­do co­mún fue­ra inago­ta­ble”, un há­bi­to que re­sis­te en el pen­sa­mien­to co­lec­ti­vo de mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos y de nues­tros di­ri­gen­tes.

Lo que fi­nal­men­te alum­bre en el Pre­su­pues­to 2019 mos­tra­rá si, un si­glo des­pués, em­pe­za­mos o no a ser ca­pa­ces de rein­ven­tar­nos.

EN EL ÚL­TI­MO SI­GLO, LA ARGENTINA ATRA­VE­SÓ POR 82 AÑOS DE IN­FLA­CIÓN DE TO­DO TI­PO Y CO­LOR, Y 92 AÑOS CON DÉ­FI­CIT FIS­CAL.

Co­lec­ción. De Es­pa­sa-Cal­pe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.