Ser­gio Stra­paz­zon creó su lu­gar in­dus­trial en el mun­do.

Su pa­dre lle­gó de Ita­lia, pu­so un ta­ller de me­ca­ni­za­do y en la dé­ca­da de 1980 re­gre­só a su pa­tria na­tal. Él to­mó las rien­das y fun­dó una industria.

Negocios - - Página Delantera - Wal­ter Gian­no­ni wgian­no­ni@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Du­ran­te años, Ser­gio Stra­paz­zon, tor­ne­ro y fre­sa­dor por he­ren­cia fa­mi­liar, man­tu­vo la idea fi­ja de ge­ne­rar un pro­duc­to pro­pio pa­ra que, por en­ton­ces, su pe­que­ña em­pre­sa de­ja­ra de de­pen­der de ter­ce­ros.

Con una enor me ca­pa­ci­dad, vo­ca­ción y es­fuer­zo, lo con­si­guió: bom­bas pa­ra hor mi­gón, una má­qui­na com­ple­ja que fa­bri­ca en Cór­do­ba, en un pro­ce­so que in­te­gra me­ta­lúr­gi­ca pe­sa­da y pre­ci­sión. Un ca­so pa­ra se­guir.

“Mi pa­pá y un so­cio lle­ga­ron del Vé­ne­to a co­mien­zos la dé­ca­da de 1950. Traían el ofi­cio del me­ca­ni­za­do en las ma­nos. En los años ’60 abren un ta­ller muy chi­qui­to”, cuen­ta.

–La úl­ti­ma ca­ma­da de in­mi­gran­tes ita­lia­nos.

–Sí, en esa zo­na de Ita­lia tie­ne ori­gen prác­ti­ca­men­te to­da la me­cá­ni­ca del país. Bo­lo­nia, Tu­rín, to­dos fier re­ros de al­ma. Cuan­do lle­ga­ron tra­ba­ja­ron en el pa­re­dón del di­que Los Mo­li­nos. Vi­nie­ron con tra­ba­jo, con un ofi­cio.

–¿Có­mo sigue esa his­to­ria?

–Con un ta­ller­ci­to de 100 me­tros cua­dra­dos y un par de má­qui­nas co­mien­zan a me­ca­ni­zar pa­ra ter­ce­ros. En la dé­ca­da del ’70 en­tré yo a esa ul­tra­mi­ni Py­me. En los ’80 ellos se vol­vie­ron a Ita­lia y me que­dé acá, era muy chi­co.

–¡Se vol­vie­ron!

–Sí, con to­da la fa­mi­lia, el úni­co que si­guió en Cór­do­ba fui yo.

–¿Vos mis­mo ma­ne­ja­bas el torno?

–Cla­ro, he­re­dé el ofi­cio de tor­ne­ro y fre­sa­dor. Ya des­de esa épo­ca que ve­nía vien­do el pro­ble­ma que era me­ca­ni­zar pa­ra ter­ce­ros, tra­ba­jar con el au­to­par­tis­mo. Las co­sas que su­ce­den hoy so­bre el

manejo de los pre­cios y los pa­gos ocu­rrie­ron to­da la vi­da.

–¿En­ton­ces?

–Me pu­se a pen­sar en un pro­duc­to pro­pio, ¿pe­ro cuál? Ha­bía­mos he­cho mu­chas par­tes de má­qui­nas de la industria de la cons­truc­ción. En los ’90 fui a Ita­lia y a Es­pa­ña, don­de em­pe­za­ba a des­per­tar la idea de fa­bri­car bom­bas pa­ra hor­mi­gón. A esa al­tu­ra es­tá­ba­mos con al­gu­na ex­pan­sión, con más me­tros de fá­bri­ca y ma­qui­na­ria, in­clu­so nor­te­ame­ri­ca­na.

–Es de­cir, us­ted se las arre­gló pa­ra cre­cer.

–Nos di­mos cuen­ta de que ne­ce­si­tá­ba­mos una plan­ta nue­va y cons­trui­mos es­ta so­bre la ru­ta 19. Ahí ya es­tá­ba­mos de­jan­do de ser pro­vee­do­res de otras in­dus­trias. Co­men­za­mos con una bom­ba de hor mi­gón que na­die fa­bri­ca­ba, na­die que­ría ha­cer, era co­mo un cu­co pa­ra la me­ta­lúr­gi­ca.

–¿Cuán­do sa­lió la pri­me­ra má­qui­na de acá?

–En 2013, a un clien­te de Ju­juy que apos­tó por no­so­tros y que aca­ba de com­prar­nos la se­gun­da, tam­bién ca­mio­nes mi­xers, et­cé­te­ra. Se ve que an­du­vi­mos bien.

–¿Por qué no que­ría ha­cer na­die es­te pro­duc­to?

–Por la com­ple­ji­dad, lle­va mu­cho me­ca­ni­za­do de pre­ci­sión, hi­dráu­li­ca, elec­tró­ni­ca, elec­tri­ci­dad, di­se­ño, pie­zas y com­po­nen­tes muy com­ple­jos que nor­mal­men­te no se ven, no exis­ten, hay que fa­bri­car­los. Traía­mos la ex­pe­rien­cia por­que ha­cía­mos re­pues­tos pa­ra es­te ti­po de equi­pos, pe­ro im­por­ta­dos. Ahí me di cuen­ta de que era el ni­cho in­dus­trial que tan­to bus­ca­ba.

–Se hi­zo la luz en­ton­ces.

–Es al­go com­ple­jo, cual­quie­ra no lo pue­de ha­cer, cuen­ta con un enor­me va­lor agre­ga­do. Es un pro­duc­to que in­te­gra un mo­tor, de ori­gen na­cio­nal, Ma­xion, y la bom­ba que es im­por­ta­da. To­do lo de­más es na­cio­nal, desa­rro­lla­do y he­cho aquí en la plan­ta de Cór­do­ba.

–¿Y los ca­mio­nes mi­xers có­mo sur­gie­ron?

–Los mis­mos clien­tes que nos pe­dían bom­bas, nos pe­dían que les pro­ve­yé­ra­mos el tam­bor de re­po­si­ción de un ca­mión. El tam­bor es lo más di­fí­cil, así que, co­mo ya lo sa­bía­mos ha­cer, de­ci­di­mos avan­zar ha­cia la pro­duc­ción del equi­po com­ple­to. Des­pués nos ca­ye­ron con pe­di­dos de si­los de hor­mi­gón.

–Cla­ro.

–El mer­ca­do nos fue lle­van­do. Ocu­rre que fa­bri­can­te y com­pra­dor lle­gan a un fee­ling en el que es muy di­fí­cil cam­biar de pro­vee­dor.

–Aho­ra, veo que acá pa­ra ha­cer es­to se ne­ce­si­ta in­ver­sión.

–Mu­cha, por em­pe­zar en ins­ta­la­cio­nes y ma­qui­na­ria. Pri­me­ro que na­da es­tá la in­ge­nie­ría, pe­ro des­pués lle­var eso a la fa­bri­ca­ción. Es­ta plan­ta de 2.800 me­tros ya es chi­ca, ne­ce­si­ta­mos du­pli­car­la.

–¿Aun en es­te mo­men­to de la eco­no­mía pien­san en eso?

–Sí, de­be­ría­mos ha­cer una in­ver­sión en el cor­to pla­zo pa­ra sa­tis­fa­cer al mer­ca­do y evi­tar que bus­que al­ter­na­ti­vas, na­cio­na­les o im­por­ta­das. Así que es una ne­ce­si­dad in­me­dia­ta. El dó­lar en al­gún as­pec­to nos pue­de lle­gar a fa­vo­re­cer por­que el importado con­ti­núa cos­tan­do lo mis­mo en esa mo­ne­da.

–¿Us­te­des co­ti­zan en...?

–Pe­sos, ha­ce­mos un pro­duc­to na­cio­nal y co­ti­za­mos en pe­sos. El fo­co es el clien­te, y con eso va la mo­ne­da, el ser­vi­cio, la aten­ción y el pro­duc­to. Las cons­truc­to­ras están du­bi­ta­ti­vas so­bre la obra pú­bli­ca, pe­ro te­ne­mos clien­tes gran­des co­mo Su­per­ce­men­to, Hol­cim o Ce­men­tos Ave­lla­ne­da, y tam­bién un co­rra­lón de Al­tos de Chi­pión. La ca­nas­ta de clien­tes es­tá re­par­ti­da en for ma equi­li­bra­da, pa­ra que nin­gún gru­po nos arras­tre a una cri­sis.

–¿Cuán­to va­le un equi­po?

–Una bom­ba, 1,8 mi­llo­nes, y una bom­ba plu­ma que es­ta­mos desa­rro­llan­do lle­ga a los sie­te mi­llo­nes. Fi­nan­cia­mos al­go no­so­tros, asu­mi­mos ese ries­go. Año tras año he­mos ido du­pli­can­do la fac­tu­ra­ción, eso lla­ma mu­cho la aten­ción, los ban­cos creen que es­tá di­bu­ja­do (ríe). Emi­ti­mos obli­ga­cio­nes ne­go­cia­bles en dó­la­res y los ban­cos nos mi­ra­ron to­do.

–A ver si en­tien­do. ¿Cree que la cons­truc­ción re­flo­ta­rá?

–Lo que pue­do de­cir es que des­de 2010 pa­ra acá, nun­ca de­cre­ció la de­man­da de es­te ti­po de bom­bas, ja­más. Con cri­sis y to­do.

–El país cre­ce al­go, no al rit­mo que de­be­ría, pe­ro siem­pre al­gu­na obra hay.

–Y ahí es­ta­mos no­so­tros: rutas, co­le­gios, hos­pi­ta­les, edi­fi­cios, to­do lle­va ce­men­to.

–Veo que es una em­pre­sa que re­quie­re mano de obra es­pe­cia­li­za­da.

–Sí, hay pro­ce­sos com­ple­jos. Sol­da­do­res, do­bla­do­res, elec­tró­ni­cos, me­cá­ni­cos. Y ade­más, el he­cho de que desa­rro­lla­mos to­do, acá no hay co­pia.

–¿Por qué ha­cen tan­to hin­ca­pié en que los pro­duc­tos son ar­gen­ti­nos?

–Mu­chos creen que es­to fue desa­rro­lla­do ba­jo li­cen­cia. De nin­gu­na ma­ne­ra. Son bom­bas ar­gen­ti­nas, crea­das en Cór­do­ba. Has­ta el mis­mo blo­que hi­dráu­li­co, que nor­mal­men­te viene de Ale­ma­nia, lo desa­rro­lla­mos acá. Equi­pos sen­ci­llos y con­fia­bles. Yo pue­do en­tre­gar­lo en Mi­sio­nes que des­pués pro­vee­mos el ser­vi­cio don­de sea.

–Só­lo pa­ra ce­men­to.

–Tam­bién se uti­li­zan pa­ra ab­sor­ber bo­rras, líquidos cloa­ca­les, et­cé­te­ra. Ocu­pa­mos el 40 por cien­to del mer­ca­do de bom­bas, in­clu­yen­do im­por­ta­das. Te­ne­mos clien­tes con quie­nes nun­ca nos he­mos reuni­do y es­ta­mos ha­blan­do de un pro­duc­to de cier­to va­lor.

–¿Qué opi­nás del país?

–No nos va­mos a asus­tar mu­cho de lo que es­tá su­ce­dien­do. Yo siem­pre apues­to. Jus­ta­men­te, no me fui a Ita­lia por­que ya des­de aquel mo­men­to apos­té a es­te país. Si no, no es­ta­ría­mos con se­me­jan­te de­sa­rro­llo que lo eje­cu­ta­mos en me­nos de cin­co años, tiem­po ré­cord.

–Los cos­tos subie­ron mu­cho en es­tos días de dó­lar ca­lien­te.

–Un 28 por cien­to en la úl­ti­ma es­tam­pi­da. En el año, 40 por cien­to en pe­sos. Ab­sor­be­mos una par­te. Apun­ta­mos siem­pre a re­du­cir cos­tos con ma­yor tec­no­lo­gía y más can­ti­dad, con una me­jo­ra de pro­ce­sos. A eso lo tras­la­da­mos al pre­cio, a la com­pe­ti­ti­vi­dad la de­be­mos ge­ne­rar no­so­tros, por más que a ve­ces las ma­te­rias pri­mas sean aquí más caras que en el ex­te­rior.

DE­BE­RÍA­MOS HA­CER UNA IN­VER­SIÓN EN EL COR­TO PLA­ZO PA­RA SA­TIS­FA­CER AL MER­CA­DO Y EVI­TAR QUE BUS­QUE AL­TER­NA­TI­VAS.

CO­MEN­ZA­MOS CON UNA BOM­BA DE HOR­MI­GÓN QUE NA­DIE QUE­RÍA HA­CER, ERA CO­MO UN CU­CO PA­RA LA ME­TA­LÚR­GI­CA.

(FO­TOS JA­VIER FE­RREY­RA).

Em­bar­ca­do. Ser­gio Stra­paz­zon con uno de los pro­duc­tos de la fá­bri­ca si­tua­da so­bre ru­ta 19.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.