Pa­ra que el éxi­to la­bo­ral no sea un fra­ca­so fa­mi­liar

La mirada de Pa­tri­cia De­bel­juh so­bre el equi­li­brio en­tre el tra­ba­jo y el ho­gar.

Negocios - - Recursos Humanos - Da­nie­la Tkach Especial

Un clá­si­co di­le­ma en el mun­do de los re­cur­sos hu­ma­nos es evi­tar que las pre­sio­nes la­bo­ra­les sean, a la vez, un fra­ca­so per­so­nal y fa­mi­liar, lo que lle­va a re­pen­sar en for­ma re­cu­rren­te có­mo equi­li­brar esos mun­dos.

La di­rec­to­ra del Centro Wal­mart Con­ci­lia­ción Fa­mi­lia y Em­pre­sa del IAE Bu­si­ness School, Pa­tri­cia De­bel­juh, men­cio­na que la mag­ni­tud en la que afec­ta el es­trés la­bo­ral es tal que, se­gún la Or­ga­ni­za­ción In­ter na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT), se­rá la en­fer­me­dad la­bo­ral por ex­ce­len­cia de es­te si­glo.

Ba­jo el pa­ra­guas de la eco­lo­gía hu­ma­na (es­tu­dia las re­la­cio­nes en­tre las per­so­nas y su me­dio am­bien­te), se­ña­la que el es­trés afec­ta, en pri­me­ra ins­tan­cia, a las fa­mi­lias, pa­ra las em­pre­sas se tra­du­ce en au­sen­tis­mo, y en la so­cie­dad, en úl­ti­ma ins­tan­cia, de­can­ta en al­tos ni­ve­les de ten­sión.

Res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da. La to­ma de con­cien­cia de la im­por­tan­cia de cui­dar a la fa­mi­lia, con­ce­bi­da co­mo pi­lar que sos­tie­ne a la so­cie­dad, de­be ser una res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da por las per­so­nas, las em­pre­sas y los go­bier­nos.

Las pri­me­ras asu­men la res­pon­sa­bi­li­dad al apren­der a dis­cer­nir, prio­ri­zar y lo­grar con­ci­liar pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les y per­so­na­les.

De­bel­juh ins­ta a eli­mi­nar la pa­la­bra “ca­rre­ra” del ám­bi­to de los re­cur­sos hu­ma­nos y co­men­zar a ha­blar de “tra­yec­to­rias”, ba­jo la pre­mi­sa de que no hay ne­ce­si­dad de com­pe­tir y de que no só­lo im­por­ta lle­gar a al­gún lu­gar, sino ha­cer­lo acom­pa­ña­do y no a cos­tas del fra­ca­so per­so­nal y fa­mi­liar.

Des­de el em­pre­sa­ria­do, a tra­vés de ac­cio­nes que re­fle­jen res­pon­sa­bi­li­dad fa­mi­liar cor­po­ra­ti­va, un tér­mino re­la­ti­va­men­te nue­vo que sur­ge del Ifrei (In­ter na­tio­nal Family Res­pon­si­ble In­dex), es­tu­dio en el cual par­ti­ci­pa De­bel­juh y que im­pli­ca ge­ne­rar con­di­cio­nes que per­mi­tan a los em­plea­dos asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des de su vi­da fa­mi­liar sin sen­tir­se cul­pa­bles por­que es­to no es bien vis­to en su ám­bi­to la­bo­ral.

Por úl­ti­mo, las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, con le gis­la­ción y con pre­su­pues­to acor­de pa­ra que es­te círculo vir­tuo­so sea po­si­ble.

La fa­mi­lia co­mo ca­pi­tal so­cial. La es­pe­cia­lis­ta alien­ta a las em­pre­sas a de­jar de ver la ma­ter­ni­dad y la pa­ter­ni­dad co­mo pro­ble- mas y a co­men­zar a dar­le a la fa­mi­lia el va­lor que real­men­te tie­ne. Al con­ver­tir­se en pa­dres, los tra­ba­ja­do­res ad­quie­ren nue­vas com­pe­ten­cias al­ta­men­te va­lo­ra­das en el mun­do del tra­ba­jo, co­mo la em­pa­tía, la ha­bi­li­dad de desa­rro­llar el mul­ti­tas­king y la sen­si­bi­li­dad, por men­cio­nar al­gu­nas.

Ar­gen­ti­na a la de­lan­te­ra. De­bel­juh tra­ba­ja en for ma ac­ti­va pa­ra que la res­pon­sa­bi­li­dad fa­mi­liar cor­po­ra­ti­va crez­ca a ni­vel par­la­men­ta­rio, y des­ta­ca que es­ta­mos me­jor que los paí­ses nór­di­cos, que son más in­di­vi­dua­lis­tas y ne­ce­si­tan le­yes que fo­men­ten la pro­crea­ción. Agre­ga que hay em­pre­sas en el país y va­rias en Cór­do­ba, co­mo Pro­me­don, Gráfica La­ti­na y Tec­no­cam­po, ade­más de fi­lia­les de fir­mas co­mo San­cor Se­gu­ros, Pru­den­tial, Os­de y Wal­mart, que ya dan cá­te­dra con sus po­lí­ti­cas in­ter­nas en es­ta ma­te­ria.

(PREN­SA UBP)

Ex­po­si­ción. Pa­tri­cia De­bel­juh di­ser­tó en el 14º Con­gre­so Re­gio­nal de Re­cur­sos Hu­ma­nos de la Uni­ver­si­dad Blas Pas­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.