El amor en tiem­pos de dó­lar

Negocios - - Opinión + Negocios - Da­niel Alonso

Con el agua al cue­llo y un mar­gen de ma­nio­bra pau­pé­rri­mo, el Go­bierno fi­jó, ba­jo la tu­te­la del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), las exi­gen­tes con­di­cio­nes monetarias y la es­tra­te­gia cam­bia­ria con las que pien­sa atra­ve­sar el úl­ti­mo tra­mo de ges­tión y sos­te­ner sus chan­ces pa­ra se­guir en el po­der.

Ho­ras an­tes de mos­trar esa ho­ja de ru­ta, el pre­si­den­te Mau­ri­cio Macri con­fe­só el ex­tra­ño de­seo de que “ter­mi­ne to­da la Argentina enamo­ra­da de Ch­ris­ti­ne” La­gar­de, la je­fa del FMI que lo blin­dó de aquí has­ta las elec­cio­nes. Un amor, que por na­cer de una ne­ce­si­dad, tie­ne pre­cio. Es el amor en tiem­pos de dó­lar.

Una mon­ta­ña de bi­lle­tes (57.100 mi­llo­nes de dó­la­res) com­pro­me­tió el or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal pa­ra aven­tar cual­quier du­da de re­pro­gra­ma­ción o de de­fault de deuda. A cam­bio, la Argentina pro­fun­di­za­rá la te­ra­pia de shock con la tác­ti­ca del do­ble ce­ro: ce­ro dé­fi­cit pri­ma­rio, ce­ro emi­sión.

La vi­gi­lan­cia so­bre la ex­pan­sión de la ba­se mo­ne­ta­ria fue, des­de fi­nes de 2015, pura ver­ba. En la prác­ti­ca, si bien la emi­sión de pe­sos que­dó en­he­bra­da al cir­cui­to de res­pal­do pa­ra com­prar dó­la­res que ve­nían por to­ma de deuda, no de­jó de ser el mo­tor pa­ra ce­rrar la he­ri­da fis­cal.

Fue por eso que las me­tas de in­fla­ción só­lo pu­die­ron al­can­zar la ca­te­go­ría de me­ra ex­pre­sión de de­seo. A fin de cuen­tas, la can­ti­dad de ho­ras que fun­cio­na la ma­qui­ni­ta de im­pri­mir no es otra co­sa que el fiel re­fle­jo de la pla­ta que le fal­ta al Es­ta­do pa­ra cu­brir un gas­to que es­tá por en­ci­ma de sus in­gre­sos.

Aho­ra, ju­ga­do al to­do o na­da, el Ban­co Cen­tral va por el ob­je­ti­vo de me­ter en el free­zer el di­ne­ro cir­cu­lan­te y los de­pó­si­tos a la vis­ta. Se­rá co­mo fre­nar de gol­pe sin air­bag. El ries­go pa­ra la eco­no­mía real es enor­me, por­que equi­va­le a se­guir con al­tas ta­sas de in­te­rés, aun­que en cier­ta for­ma li­cua­do por una re­ce­sión en mar­cha y que, en to­do ca­so, se­rá más elás­ti­ca en su pro­fun­di­dad y du­ra­ción.

El mu­ñe­queo se­rá con las ta­sas de las Le­tras de Li­qui­dez (Le­liq) y con la pre­sión so­bre los en­ca­jes pa­ra que los ban­cos ali­men­ten el cir­cui­to de ab­sor­ción de pe­sos.

La otra cuestión es el ti­po de cam­bio. El es­que­ma de la zo­na de no in­ter­ven­ción, aho­ra en­tre 34 y 44 pe­sos, pe­ro des­li­zan­do día a día con un re­loj de­va­lua­to­rio de tres por cien­to men­sual, lle­va a que to­das las mi­ra­das siem­pre que­den en el te­cho.

En una eco­no­mía bi­mo­ne­ta­ria, an­ti­ci­par el pre­cio con­va­li­da­do que pue­de te­ner el dó­lar y el po­der de fue­go del Ban­co Cen­tral cuan­do la di­vi­sa se sa­le de la ban­da de flo­ta­ción, hue­le a ta­qui­car­dia. De aquí a fin de año se­rá un de­li­ca­do equi­li­brio.

De­trás de to­do que­da el cre­cien­te pe­so de la deuda, que ya equi­va­le a ocho de ca­da 10 pe­sos de los bie­nes y ser­vi­cios que pro­du­ce el país. Y si bien no ha­brá so­bre­sal­tos pa­ra los pa­gos has­ta fi­nes de 2019, la cues­ta se­rá muy em­pi­na­da des­pués.

Por un la­do, los dó­la­res vía FMI no son, en prin­ci­pio, pa­si­bles de en­trar en una re­es­truc­tu­ra­ción, y por el otro, el Es­ta­do ten­drá que de­mos­trar una tre­men­da efi­cien­cia con su­pe­rá­vit fis­cal pa­ra go­zar de la aten­ción de in­ver­so­res y pres­ta­mis­tas. Se­rá por eso que Macri jue­ga a ser Cu­pi­do pa­ra anu­dar una re­la­ción du­ra­de­ra con el Fon­do.

LAS EXI­GEN­TES CON­DI­CIO­NES MONETARIAS Y LA ES­TRA­TE­GIA CAM­BIA­RIA SON JU­GA­DAS CLA­RAS, PE­RO DE AL­TO RIES­GO.

(PRE­SI­DEN­CIA DE LA NA­CIÓN)

Sin­to­nía. La je­fa del FMI, Ch­ris­ti­ne La­gar­de, y el pre­si­den­te Mau­ri­cio Macri, en un even­to del Atlan­tic Coun­cil, en Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.