Nue­vo plan, ¿pue­de es­ta vez re­sul­tar di­fe­ren­te?

Negocios - - Negocios + Opinión - Jor­ge Vas­con­ce­los* * Vi­ce­pre­si­den­te del Ie­ral de la Fun­da­ción Me­di­te­rrá­nea

En la Argentina, la ma­yo­ría de los pla­nes de es­ta­bi­li­za­ción han em­pe­za­do por an­clar el ti­po de cam­bio, la “ma­dre de to­das las ba­ta­llas” pa­ra un país tan do­la­ri­za­do.

Por eso, el pro­gra­ma anun­cia­do, que pi­vo­tea so­bre el con­ge­la­mien­to de la ba­se mo­ne­ta­ria por nue­ve me­ses, es iné­di­to y des­per­ta­rá con­tro­ver­sias y du­das, has­ta que se vea si, en la prác­ti­ca, pue­de fun­cio­nar.

Aun­que exis­tan “zo­nas de in­ter­ven­ción” pa­ra el mer­ca­do cam­bia­rio, por de­ba­jo y por en­ci­ma de 34 y 44 pe­sos, el plan pa­re­ce di­se­ña­do pa­ra fun­cio­nar en un sen­de­ro en el que la paridad no to­que esos ex­tre­mos, ya que si se per­fo­ra el te­cho ten­dre­mos tur­bu­len­cias. Ha­brá un apren­di­za­je y se­rá inevi­ta­ble una ma­yor vo­la­ti­li­dad cam­bia­ria y de las ta­sas de in­te­rés.

Los ma­yo­res des­em­bol­sos del nue­vo acuer­do con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) de­be­rían ale­jar te­mo­res de de­fault, por lo que el ries­go país ten­dría que ba­jar, pe­ro es­ta ten­den­cia es­tá su­pe­di­ta­da a lo que ocu­rra en el mer­ca­do cam­bia­rio.

En reali­dad, el Go­bierno ha he­cho “de la ne­ce­si­dad, vir­tud”, ya que el ré­gi­men de me­tas de in­fla­ción no fun­cio­nó, al tiem­po que la op­ción de fi­jar el pre­cio de la di­vi­sa en una ban­da an­gos­ta re­quie­re más dó­la­res que los dis­po­ni­bles en las re­ser­vas ne­tas del Ban­co Cen­tral.

Co­yun­tu­ra

La fo­to­gra­fía mues­tra a la eco­no­mía en su peor mo­men­to, tan­to por la in­fla­ción de se­tiem­bre (¿más del seis por cien­to?) co­mo por un ni­vel de ac­ti­vi­dad que se en­cuen­tra en el pi­so. Sin em­bar­go, es­te ajus­te es la con­tra­ca­ra de la co­rrec­ción de los des­equi­li­brios que die­ron com­bus­ti­ble a la cri­sis.

El dé­fi­cit del sec­tor ex­terno, que su­peró los 30 mil mi­llo­nes de dó­la­res en 2017, apun­ta a ce­rrar 2018 por de­ba­jo de los 20 mil mi­llo­nes y se pro­yec­ta in­fe­rior a 15 mil mi­llo­nes en 2019.

El ro­jo fis­cal, in­clu­yen­do in­tere­ses, se es­tá re­du­cien­do a la mi­tad en dos años –des­de seis por cien­to del pro­duc­to in­terno bru­to (PIB) en 2017 has­ta un es­ti­ma­do de tres por cien­to en 2019–, mien­tras que el Ban­co Cen­tral ha sa­nea­do en for­ma drás­ti­ca su ba­lan­ce, al achi­car sus pa­si­vos re­mu­ne­ra­dos (Le­bac y de­más) en na­da me­nos que en 50 mil mi­llo­nes de dó­la­res des­de abril.

Co­mo re­sul­ta­do, las ba­ses pa­ra es­ta­bi­li­zar la eco­no­mía re­sul­tan hoy más fir­mes que las de seis me­ses atrás. Sin em­bar­go, en el ca­mino se han “que­ma­do” al­gu­nos ins­tru­men­tos (me­tas de in­fla­ción) o se han de­bi­li­ta­do otros, co­mo las re­ser­vas ne­tas del Ban­co Cen­tral, que se ubi­can por de­ba­jo de los 20 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

De allí que se ha­ya pues­to so­bre la me­sa el com­pro­mi­so de man­te­ner in­mu­ta­ble la ba­se mo­ne­ta­ria des­de ma­ña­na lu­nes has­ta ju­nio del año pró­xi­mo, aun­que con cier­ta flexibilidad por el ma­ne­jo de en­ca­jes ban­ca­rios.

En­ton­ces, lo no­ve­do­so del ins­tru­men­to, el he­cho de que no exis­ta una ban­da en el ex­tre­mo su­pe­rior (44 pe­sos por dó­lar), sino una más di­fu­sa “zo­na de in­ter­ven­ción”, y la fuer­te iner­cia in­fla­cio­na­ria, son fac­to­res que de­fi­nen la im­por­tan­cia del arran­que del fla­man­te es­que­ma pa­ra su efec­ti­va con­so­li­da­ción.

Más aún cuan­do sub­sis­ten 440 mil mi­llo­nes de pe­sos de Le­bac que se­rán res­ca­ta­das a cor­to pla­zo. Las ta­sas de in­te­rés ten­drán un im­pul­so al­cis­ta, al­go que se ve­rá des­de es­te lu­nes, y no es­tá cla­ro to­da­vía en qué ni­vel el cos­to del di­ne­ro po­drá es­ta­bi­li­zar­se.

Hay una si­tua­ción am­bi­va­len­te, por­que pa­ra los aho­rris­tas, el ren­di­mien­to de los pla­zos fi­jos es­tá por de­ba­jo de la in­fla­ción, mien­tras que del otro la­do del mos­tra­dor, la ca­de­na de pa­gos se re­sien­te por el cos­to del cré­di­to y por la caí­da del vo­lu­men de ven­tas en los sec­to­res más afec­ta­dos por la re­ce­sión (bie­nes de con­su­mo du­ra­ble, por ejem­plo).

Ex­pec­ta­ti­vas

El par­ti­do se jue­ga en el te­rreno de la con­fian­za y de las ex­pec­ta­ti­vas. Si el pre­cio del dó­lar de­pen­die­ra só­lo de los fun­da­men­tos vin­cu­la­dos con el sec­tor ex­terno, la paridad ac­tual ten­dría que ser su­fi­cien­te pa­ra es­ta­bi­li­zar las va­ria­bles, más con la de­ci­sión del FMI de am­pliar el cré­di­to a 57,1 mil mi­llo­nes de dó­la­res y ade­lan­tar des­em­bol­sos.

Hay que te­ner en cuen­ta que, de cum­plir con las me­tas acor­da­das, la Argentina ac­ce­de­rá a fon­dos fres­cos por 36,2 mil mi­llo­nes de dó­la­res has­ta di­ciem­bre de 2019, cu­brien­do las ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­mien­to del pe­río­do.

El uso del cré­di­to del FMI no se li­mi­ta a aten­der re­que­ri­mien­tos en mo­ne­da du­ra. Es­tá pre­vis­to que, de aquí a fin de año, el Te­so­ro ven­da unos 5.000 mi­llo­nes de dó­la­res a tra­vés del Ban­co Na­ción, ya que ne­ce­si­ta los pe­sos pa­ra fi­nan­ciar el dé­fi­cit y otros com­pro­mi­sos.

A es­to se su­ma el ajus­te que es­tá ocu­rrien­do en la cuen­ta co­rrien­te del ba­lan­ce de pa­gos, que en tér­mi­nos de ca­ja re­du­jo en un año el dé­fi­cit de 1.263 mi­llo­nes a 776 mi­llo­nes de dó­la­res (pro­me­dio men­sual) en lo que va del ter­cer tri­mes­tre. El sec­tor pri­va­do ne­ce­si­ta me­nos di­vi­sas pa­ra fun­cio­nar.

En esen­cia, da­do lo no­ve­do­so del plan, los pró­xi­mos días se­rán cru­cia­les pa­ra de­ter­mi­nar si es ca­paz de en­ca­rri­lar las ex­pec­ta­ti­vas. La in­mi­nen­te suba de ta­sas apor­ta­rá rui­do adi­cio­nal al de­ba­te eco­nó­mi­co.

Más allá del com­pro­mi­so de “ex­pan­sión ce­ro” de la ba­se mo­ne­ta­ria (que pue­de ser al­te­ra­do a tra­vés de los en­ca­jes ban­ca­rios), lo que de­ter­mi­na la tra­yec­to­ria de la ta­sa de in­te­rés es la ex­pec­ta­ti­va de de­va­lua­ción del pe­so que pre­do­mi­ne en­tre los agen­tes eco­nó­mi­cos. Ese fac­tor es la cla­ve pa­ra que las ta­sas de in­te­rés pue­dan co­men­zar a ceder más ade­lan­te.

El úni­co me­ca­nis­mo pa­ra evi­tar que la re­ce­sión se pro­fun­di­ce y pro­lon­gue, pa­sa por un rá­pi­do des­cen­so de la ta­sa de in­fla­ción, des­de las cum­bres ac­tua­les.

Es­tá fres­ca la re­fe­ren­cia de la de­va­lua­ción de 2014, que mues­tra que el ni­vel de ac­ti­vi­dad co­men­zó a re­cu­pe­rar­se cuan­do las va­ria­cio­nes men­sua­les de pre­cios vol­vie­ron al an­da­ri­vel pre­vio al mo­men­to en el que el ti­po de cam­bio se dis­pa­ró.

EL ME­CA­NIS­MO PA­RA EVI­TAR QUE LA RE­CE­SIÓN SE PRO­FUN­DI­CE Y SE PRO­LON­GUE PA­SA POR UN RÁ­PI­DO DES­CEN­SO DE LA IN­FLA­CIÓN.

(ILUS­TRA­CIÓN DE ERIC ZAMPIERI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.