Ber­nie San­ders: ins­pi­ra, exas­pe­ra y quie­re vol­ver al ring

¿Po­drá el ex­can­di­da­to pre­si­den­cial re­cons­truir al Par­ti­do De­mó­cra­ta o ter­mi­na­rá in­cen­dián­do­lo?

Newsweek en Español - - NEWS - Por Ale­xan­der Na­zar­yan

OR FA­VOR, no pien­se que es­tas son ideas ra­di­ca­les, im­po­pu­la­res, ex­tre­mas o mar­gi­na­les”, me di­ce Ber­nie San­ders.

Son los pri­me­ros días de ma­yo, y el que al­gu­na vez fue­ra can­di­da­to pre­si­den­cial y pro­ba­ble­men­te lo vuel­va a ser en el futuro, re­vi­sa pro­pues­tas po­lí­ti­cas pro­gre­sis­tas (sus pro­pias pro­pues­tas po­lí­ti­cas) que, en los dos años que han pa­sa­do des­de su de­rro­ta an­te Hi­llary Clin­ton en la elec­ción pri­ma­ria de 2016, han re­for­mu­la­do al Par­ti­do De­mó­cra­ta: aten­ción uni­ver­sal a la sa­lud, uni­ver­si­da­des pú­bli­cas gra­tui­tas, un sa­la­rio mí­ni­mo de 15 dó­la­res por ho­ra. Cuan­do se le di­ce que al­gu­nas per­so­nas pien­san que sus ideas se­rían más ade­cua­das pa­ra Fin­lan­dia que pa­ra Ne­bras­ka, San­ders se irri­ta. “Mi­re las en­cues­tas”, di­ce, con su pro­nun­cia­do acento de Brooklyn que sus dé­ca­das en Ver­mont no han lo­gra­do ate­nuar. “No tie­ne que creer lo que le di­go”.

En mu­chos sen­ti­dos, San­ders tie­ne ra­zón. En los dos años que pa­sa­ron des­de que su cam­pa­ña in­sur­gen­te por la Ca­sa Blan­ca su­cum­bió an­te la ava­sa­llan­te Clin­ton, San­ders ha pa­sa­do de ser un hé­roe de cul­to a con­ver­tir­se en una dí­na­mo de la co­rrien­te prin­ci­pal. Qui­zá Larry Da­vid lo sa­ti­ri­ce en Sa­tur­day Night Li­ve co­mo un mal­hu­mo­ra­do y qui­jo­tes­co sep­tua­ge­na­rio, pe­ro cuan­do San­ders apo­ya una idea, mu­chos de sus pa­res en el Se­na­do lo es­cu­chan sin reír. El pú­bli­co es­ta­dou­ni­den­se se ha vuel­to ca­da vez más re­cep­ti­vo a su es­ti­lo de so­cia­lis­mo de­mo­crá­ti­co; los cen­tris­tas que al­gu­na vez fue­ron es­cép­ti­cos han vis­to las en­cues­tas y han ac­tua­do en con­se­cuen­cia.

Es­to ha pro­du­ci­do una gue­rra ideo­ló­gi­ca de al­to ries­go pa­ra su­pe­rar a Ber­nie. Por ejem­plo, en mar­zo pa­sa­do, la se­na­do­ra Kirs­ten Gi­lli­brand, de Nue­va York, apo­yó una pro­pues­ta en la que se ga­ran­ti­za­ría que el go­bierno otor­ga­ría un em­pleo se­gu­ro a ca­da es­ta­dou­ni­den­se. El se­na­dor Cory Boo­ker, de New Jer­sey, la si­guió con una mo­des­ta le­gis­la­ción, an­tes de que San­ders de­ja­ra atrás a am­bos le­gis­la­do­res con un plan na­cio­nal (sa­la­rio: 15 dó­la­res la ho­ra, por su­pues­to).

Es­to es to­tal­men­te nue­vo pa­ra Gi­lli­brand y Boo­ker, ori­gi­na­rios del noreste y es­tre­cha­men­te afi­lia­dos a la cla­se do­mi­nan­te cen­tris­ta, que es el fun­da­men­to del or­den es­ta­ble­ci­do de­mó­cra­ta. Sin em­bar- go, pa­ra los san­der­nis­tas, el ob­je­ti­vo no ha cam­bia­do des­de que Ber­nie anun­ció su can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia en 2015. Su li­be­ra­lis­mo no es tran­si­cio­nal, ni de­pen­de de los úl­ti­mos ha­llaz­gos de los gru­pos de en­fo­que. Es fe­roz e in­fle­xi­ble: es­can­di­na­vo pa­ra sus par­ti­da­rios, y so­vié­ti­co pa­ra sus de­trac­to­res. San­ders y sus se­gui­do­res pien­san que las an­ti­guas divisiones en­tre re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas es­tán sien­do re­em­pla­za­das por la es­ci­sión, mu­cho más real, en­tre aque­llos que no pue­den com­pren­der có­mo al­guien pue­de vi­vir con ape­nas 15 dó­la­res la ho­ra y aque­llos que pa­san to­da su vi­da laboral ga­nan­do la mi­tad de eso.

Sin em­bar­go, fue­ra de Was­hing­ton es­te pun­to de vis­ta ha te­ni­do una re­cep­ción mix­ta. El 8 de ma­yo, en una se­rie de elec­cio­nes pri­ma­rias de­mó­cra­tas, fi­gu­ras del or­den es­ta­ble­ci­do lo­gra­ron vic­to­rias abru­ma­do­ras so­bre in­sur­gen­tes li­be­ra­les. En In­dia­na, un eje­cu­ti­vo de aten­ción a la sa­lud que ha­bía do­na­do a los re­pu­bli­ca­nos ga­nó la no­mi­na­ción de­mó­cra­ta pa­ra un es­ca­ño en la Cá­ma­ra, su­peran­do a con­ten­dien­tes que ha­bían apo­ya­do la aten­ción sa­ni­ta­ria uni­ver­sal. Y en la con­tien­da por el go­bierno de Ohio, Ri­chard Cor­dray, el so­brio ex­di­rec­tor de la Ofi­ci­na de Pro­tec­ción Finan­cie­ra del Con­su­mi­dor, de­rro­tó al ex­re­pre­sen­tan­te Den­nis Ku­ci­nich, el ac­ti­vis­ta li­be­ral apo­ya­do por Our Re­vo­lu­tion, el gru­po po­lí­ti­co vin­cu­la­do a San­ders e ini­cia­do por an­ti­guos miem­bros de su cam­pa­ña.

En el pla­zo de una se­ma­na, los ber­nié­cra­tas (se­gui­do­res de Ber­nie) se ha­bían re­cu­pe­ra­do. El 15 de ma­yo, los can­di­da­tos más li­be­ra­les de­rro­ta­ron a los can­di­da­tos de la co­rrien­te prin­ci­pal en Pennsyl­va­nia, Ne­bras­ka e Idaho. La más sor­pren­den­te fue la vic­to­ria de Ka­ra East­man, una or­ga­ni­za­do­ra co­mu­ni­ta­ria de Omaha que hi­zo cam­pa­ña pa­ra ob­te­ner un es­ca­ño en la Cá­ma­ra con una pla­ta­for­ma a fa­vor de la aten­ción a la sa­lud pro­por­cio­na­da por el Es­ta­do, el con­trol de las ar­mas y la des­pe­na­li­za­ción de la ma­rihua­na. El apa­ra­to na­cio­nal de­mó­cra­ta no ocul­tó su pre­fe­ren­cia por el ex­re­pre­sen­tan­te Brad Ash­ford, un cen­tris­ta que pro­me­tió rea­li­zar acuer­dos. Los re­pu­bli­ca­nos se ale­gra­ron con el re­sul­ta­do, con­ven­ci­dos de que East­man se­ría la opo­nen­te más dé­bil en ese dis­tri­to, de ten­den­cia con­ser­va­do­ra.

Es­te gol­pe elec­to­ral ha he­cho que a al­gu­nos lí­de­res par­ti­dis­tas les preo­cu­pe que las elec­cio­nes in­ter­me­dias sean más un re­fe­ren­do so­bre Ber­nie San­ders que so­bre Do­nald Trump, que so­ca­va­rá re­cur­sos del par­ti­do y po­si­ble­men­te les cos­ta­rá a los de­mó­cra­tas la me­jor opor­tu­ni­dad de re­gre­sar a la Ca­sa Blan­ca que han te­ni­do en años.

Sin em­bar­go, San­ders con­si­de­ra que es ne­ce­sa­rio ha­cer nue­vos cálcu­los. El día que ha­bla­mos, se di­ri­gía a Pen­sil­va­nia don­de apo­ya­ría a John Fet­ter­man, el cor­pu­len­to y ta­tua­do can­di­da­to de­mó­cra­ta a la vi­ce­go­ber­na­tu­ra que po­dría lle­gar a de­rro­car a Mi­ke Stack. “Mi fun­ción es ha­cer to­do lo que pue­da pa­ra apo­yar a can­di­da­tos pro­gre­sis­tas”, di­ce San­ders.

Se­gún cálcu­los del dia­rio The Was­hing­ton Post, San­ders tie­ne un pro­me­dio de ba­teo de po­co me­nos de .500 en sus apo­yos, y 10 de los 21 can­di­da­tos a los

“El mo­de­lo de ne­go­cios del Par­ti­do De­mó­cra­ta ha fra­ca­sa­do cla­ra­men­te”.

que ha fa­vo­re­ci­do han sa­li­do vic­to­rio­sos. Es­te es un me­jor ré­cord que el de Our Re­vo­lu­tion: so­lo un ter­cio de sus 134 can­di­da­tos, es de­cir, un to­tal de 46, han ga­na­do. Pe­ro la de­rro­ta no mo­les­ta tan­to a San­ders co­mo los po­lí­ti­cos or­di­na­rios. Él desea ga­nar, sin du­da, pe­ro las vic­to­rias que bus­ca son vic­to­rias de per­ma­nen­cia, del ti­po de las que que­dan asen­ta­das en los li­bros de his­to­ria, y no en tuits. De he­cho, es pro­ba­ble que San­ders con­si­de­re que to­da es­ta discusión es al­go frí­vo­la. Lo que desea es la jus­ti­cia eco­nó­mi­ca, ¿y us­ted desea mos­trar­le una en­cues­ta sin im­por­tan­cia?

Ga­nar per­dien­do es una es­tra­te­gia po­lí­ti­ca con­sa­gra­da por la tra­di­ción, pe­ro re­quie­re una gran can­ti­dad de de­rro­tas. San­ders, el gue­rre­ro im­pul­sa­do por sus prin­ci­pios que arre­me­te con­tra mo­li­nos de vien­to, pue­de de­jar cla­ro su pun­to de vis­ta sin ga­nar nun­ca. De he­cho, la de­rro­ta no ha­ce más que re­for­zar su ase­ve­ra­ción de que la po­lí­ti­ca es un tea­tro de ma­rio­ne­tas, y de que él es el hom­bre que ha cor­ta­do to­dos los hi­los. Y, en efec­to, es fácil exa-

ge­rar el sig­ni­fi­ca­do de los apo­yos de­bi­do a la per­so­na que los ha­ce (des­pués de to­do, Ba­rack Oba­ma apo­yó a Hi­llary Clin­ton e hi­zo cam­pa­ña a fa­vor de ella, pe­ro la de­rro­ta de ella no man­chó la repu­tación del ex­pre­si­den­te). Pe­ro si Ber­nie desea ser una per­so­na de gran in­fluen­cia, te­nien­do el le­ga­do de Bill Clin­ton y no el de Geor­ge Mc Go­vern, ¿aca­so no de­be­ría pre­pa­rar unos cuan­tos re­gen­tes más? Y si sus ideas re­pre­sen­tan el futuro del Par­ti­do De­mó­cra­ta, co­mo afir­man sus se­gui­do­res, ¿por qué tan­tos can­di­da­tos que apo­yan esas ideas han si­do de­rro­ta­dos?

DES­MON­TAR LA MA­QUI­NA­RIA DE CLIN­TON

Jeff Wea­ver tie­ne la dis­tin­ción de ser la úni­ca per­so­na en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos en ha­ber di­ri­gi­do una cam­pa­ña pre­si­den­cial y una tien­da de có­mics. La tien­da se lla­ma Vic­tory Co­mics, y Wea­ver ha si­do su pro­pie­ta­rio y ope­ra­dor des­de 2009, cuan­do sa­lió de Ca­pi­tol Hill, don­de ha­bía si­do je­fe de per­so­nal de San­ders, pa­ra pa­sar sus días con la Mu­jer Maravilla y el Hom­bre Ara­ña, en lu­gar de Nancy Pe­lo­si y Chuck Schu­mer.

En 2015, San­ders le pi­dió a Wea­ver que di­ri­gie­ra su cam­pa­ña pre­si­den­cial. Me­ses des­pués, el so­cia­lis­ta de Ver­mont ofre­cía un desafío ines­pe­ra­da­men­te creí­ble a la im­pa­ra­ble ma­qui­na­ria de Clin­ton y to­dos sus su­pues­tos afi­lia­dos: los donadores de la cos­ta, la cla­se po­lí­ti­ca per­ma­nen­te, los ex­per­tos de Was­hing­ton. San­ders no se acer­có de­ma­sia­do, mien­tras que Clin­ton ob­tu­vo 3.7 mi­llo­nes de vo­tos (co­mo nos re­cuer­dan an­sio­sa­men­te sus vi­ca­rios). Aun así, hu­bo mul­ti­tu­des de ado­ra­do­res, atraí­dos por los lla­ma­dos re­vo­lu­cio­na­rios a aca­bar con la de­sigual­dad en to­das par­tes, des­de los li­bros de bol­si­llo has­ta las pri­sio­nes. Tras la elec­ción de Trump, “Ber­nie pu­do ha­ber ga­na­do” se con­vir­tió en un nos­tál­gi­co me­me, se­ñal de co­sas que de­bie­ron ha­ber ocu­rri­do.

No po­de­mos cul­par a Wea­ver por pen­sar que San­ders ob­ten­dría la vic­to­ria, ni por creer que San­ders ga­na­rá en las elec­cio­nes in­ter­me­dias de 2018, y po­si­ble­men­te en 2020, cuan­do se es­pe­ra que se pos­tu­le nue­va­men­te pa­ra el car­go pre­si­den­cial. Wea­ver no se mues­tra tí­mi­do al res­pec­to. El tí­tu­lo de su nue­vo li­bro es How Ber­nie Won (Có­mo ga­nó Ber­nie). La fra­se con la que cie­rra: “Co­rre, Ber­nie, co­rre”.

El ar­gu­men­to cen­tral de Wea­ver es que San­ders fue el pri­mer can­di­da­to en des­cri­bir cla­ra y ho­nes­ta­men­te los as­pec­tos eco­nó­mi­cos des­truc­ti­vos que han es­ta­do en fun­cio­na­mien­to du­ran­te al me­nos el úl­ti­mo me­dio si­glo, y que han am­plia­do cons­tan­te­men­te la bre­cha sa­la­rial en­tre ri­cos y po­bres. Tam­bién fue el pri­me­ro en ofre­cer so­lu­cio­nes, prin­ci­pal­men­te al de­vol­ver al go­bierno fe­de­ral el ti­po de fun­ción que desem­pe­ñó du­ran­te el au­ge del New Deal, es de­cir, una ma­yor re­gu­la­ción de las cor­po­ra­cio­nes, pe­ro tam­bién un ma­yor apo­yo pa­ra los in­di­gen­tes. Ca­si cua­tro dé­ca­das des­pués de que Ro­nald Rea­gan de­cla­ra­ra que “el go­bierno es el pro­ble­ma”, el go­bierno de­be­ría con­ver­tir­se en la so­lu­ción.

La dis­ci­pli­na­da in­sis­ten­cia de San­ders en es­tas ideas ha he­cho que las per­so­nas a las que nor­mal­men­te no les im­por­ta la po­lí­ti­ca se con­vier­tan en fer­vien­tes par­ti­da­rios del ori­gi­na­rio de Ver­mont, de 76 años de edad. Ellos pien­san que él di­ce su ver­dad en lu­gar de re­cu­rrir a lu­ga­res co­mu­nes com­pro­ba­dos. Los par­ti­da­rios de

Do­nald Trump sien­ten prác­ti­ca­men­te lo mis­mo acer­ca de su hom­bre (asi­mis­mo, hay cier­to gra­do de su­per­po­si­ción en­tre am­bos ban­dos: en un es­tu­dio se en­con­tró que más de una de ca­da diez per­so­nas que vo­ta­ron por San­ders en 2016 aca­ba­ron vo­tan­do por Trump en la elec­ción ge­ne­ral). “Así es co­mo va­mos a ga­nar a lar­go pla­zo”, di­ce Wea­ver so­bre el en­fo­que en los vo­tan­tes de­sen­can­ta­dos. Afir­ma que la ma­yo­ría de los elec­to­res in­de­pen­dien­tes no son cen­tris­tas que no han de­ci­di­do en­tre ele­gir a los re­pu­bli­ca­nos o a los de­mó­cra­tas, sino que se sien­ten am­plia­men­te cons­ter­na­dos por la in­ca­pa­ci­dad de am­bos par­ti­dos de ofre­cer so­lu­cio­nes a pro­ble­mas de la vi­da real. “Re­sul­ta pa­ten­te que el pue­blo es­ta­dou­ni­den­se desea adop­tar un pro­gra­ma eco­nó­mi­co pro­gre­sis­ta”, di­ce Wea­ver. Ese pro­gra­ma se ha ex­pan­di­do, más re­cien­te­men­te, pa­ra ga­ran­ti­zar un em­pleo a to­dos y ca­da uno de los es­ta­dou­ni­den­ses, jun­to con ser­vi­cios de aten­ción a la sa­lud y una edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria.

El tér­mino pro­gre­sis­ta pue­de ser ca­si una pa­la­bro­ta en mu­chas par­tes de Es­ta­dos Uni­dos, ca­si tan­to co­mo li­be­ral. Pe­ro cuan­do le pre­gun­té a la re­pre­sen­tan­te Che­ri Bus­tos, de­mó­cra­ta de Illi­nois en cu­yo dis­tri­to ga­nó Trump por un es­tre­cho mar­gen en 2016, si el men­sa­je de San­ders fra­ca­sa es­tre­pi­to­sa­men­te en los te­rri­to­rios pre­do­mi­nan­te­men­te obre­ros del Me­dio Oes­te es­ta­dou­ni­den­se co­mo el su­yo pro­pio, ella se rio de la idea. “Na­die se sien­ta al­re­de­dor de la me­sa de la co­ci­na con sus hi­jos ado­les­cen­tes di­cien­do: ‘Bueno, esos son asun­tos so­cia­lis­tas’”, me di­ce Bus­tos, re­fi­rién­do­se a la ac­ce­si­bi­li­dad a la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria y al cos­to de la aten­ción a la sa­lud.

Hay al­go de ver­dad en eso: en re­cien­tes en­cues­tas, se ha en­con­tra­do que 51 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses apo­yan la im­ple­men­ta­ción de un sis­te­ma de sa­lud fi­nan­cia­do por el Es­ta­do, mien­tras que 63 por cien­to apo­yan la idea de ha­cer que la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria que ofre­ce el Es­ta­do sea gra­tui­ta. En cuan­to a San­ders, no se ha per­di­do en la se­nec­tud se­na­to­rial des­de que vol­vió a Was­hing­ton. A más de dos años des­pués de su de­rro­ta en la elec­ción pri­ma­ria de­mó­cra­ta, es uno de los po­lí­ti­cos más po­pu­la­res de Es­ta­dos Uni­dos: de acuer­do con una en­cues­ta, su ín­di­ce de apro­ba­ción es de 57 por cien­to, 17 pun­tos por en­ci­ma de Trump.

Sin em­bar­go, esa apro­ba­ción no siem­pre se ha tra­du­ci­do en ca­pi­tal po­lí­ti­co. El año pa­sa­do, San­ders apo­yo a can­di­da­tos a la Cá­ma­ra en Mon­ta­na y Kan­sas. Am­bas fue­ron con­tien­das di­fí­ci­les; am­bos hom­bres per­die­ron. Más tar­de, en una elec­ción pri­ma­ria en Virginia pa­ra la gu­ber­na­tu­ra que fue con­si­de­ra­da co­mo una im­por­tan­te prue­ba pa­ra los can­di­da­tos de­mó­cra­tas en la era de Trump, San­ders apo­yó al li­be­ral Tom Pe­rrie­llo, quien per­dió an­te el cen­tris­ta Ralph Nort­ham. Lo mis­mo ocu­rrió con los tres can­di­da­tos apo­ya­dos por San­ders pa­ra la le­gis­la­tu­ra de Nue­va Jer­sey. En

Mis­sou­ri y Pen­sil­va­nia tra­tó de im­pul­sar a le­gis­la­do­res en el ám­bi­to es­ta­tal. Tam­po­co ahí lo­gró mar­car una di­fe­ren­cia. Los triun­fos en al­gu­nas elec­cio­nes pri­ma­rias de ma­yo re­sul­tan alen­ta­do­res pa­ra los san­der­nis­tas, pe­ro así co­mo los de­mó­cra­tas ne­ce­si­tan una olea­da pa­ra to­mar el con­trol de la Cá­ma­ra, los li­be­ra­les ne­ce­si­tan su pro­pia olea­da pa­ra re­afir­mar su do­mi­nio so­bre un par­ti­do que si­gue mos­trán­do­se es­cép­ti­co so­bre su po­der de per­ma­nen­cia.

En­ton­ces, ¿por qué no han ga­na­do más can­di­da­tos apo­ya­dos por San­ders? Los miem­bros del ban­do de Ber­nie pien­san que la pre­gun­ta es fun­da­men­tal­men­te in­jus­ta y que evi­den­cia el mis­mo es­cep­ti- cis­mo del or­den es­ta­ble­ci­do que no le dio una opor­tu­ni­dad en 2015. Sin em­bar­go, es cla­ro que es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra la cues­tión. Cuan­do le pre­gun­té a un ase­sor de al­to ni­vel de San­ders so­bre los re­sul­ta­dos mix­tos del se­na­dor, de in­me­dia­to me mos­tró dos ho­jas de cálcu­lo. En una de ellas se pre­sen­ta­ba la cró­ni­ca de las vi­si­tas a 43 es­ta­dos que San­ders ha rea­li­za­do en 2017 y 2018. En la otra se men­cio­na­ban a los can­di­da­tos a los que San­ders ha apo­ya­do en 2018. Mu­chos de ellos, co­mo Emily Si­ro­ta, pos­tu­la­da pa­ra la Le­gis­la­tu­ra de Co­lo­ra­do des­de los su­bur­bios de Den­ver, pro­ba­ble­men­te se be­ne­fi­cia­rán con la aten­ción. La idea que el ase­sor de San­ders que­ría ex­pre­sar era cla­ra: Ber­nie tra­ba­ja du­ro y apro­ve­cha opor­tu­ni­da­des pa­ra en­gro­sar las fi­las pro­gre­sis­tas, aun si al­gu­nos de sus ele­gi­dos tie­nen po­cas opor­tu­ni­da­des.

En cuan­to a Our Re­vo­lu­tion, tie­ne “un re­gis­tro de triun­fos bas­tan­te bueno”, afir­ma Ja­ne Kleeb, ori­gi­na­ria de Ne­bras­ka que for­ma par­te del con­se­jo di­rec­ti­vo de la or­ga­ni­za­ción y quien no se in­mu­ta por el 66 por cien­to de los can­di­da­tos que han per­di­do. “Nues­tro país se mue­ve en una di­rec­ción más pro­gre­sis­ta”, se­ña­la.

No to­dos es­tán de acuer­do. El Co­mi­té De­mó­cra­ta de Cam­pa­ña pa­ra el Con­gre­so ha de­mos­tra­do ser un ami­go-enemi­go frus­tran­te­men­te molesto. Por ejem­plo, en los su­bur­bios de Hous­ton, Our Re­vo­lu­tion apo­yó a Laura Mo­ser, una re­cién lle­ga­da a la po­lí­ti­ca que em­pren­dió una cam­pa­ña pro­gre­sis­ta en la so­bre­po­bla­da elec­ción pri­ma­ria de­mó­cra­ta. Te­mien­do que nun­ca pu­die­ra ga­nar una elec­ción ge­ne­ral en Texas con sus pun­tos de vis­ta in­co­rre­gi­ble­men­te de iz­quier­da, el Co­mi­té lan­zó un ata­que en el que eti­que­tó a Mo­ser co­mo “miem­bro de la éli­te de Was­hing­ton” que so­lo “a re­ga­ña­dien­tes” de­jó la ca­pi­tal de la na­ción pa­ra ir a Texas. Fue el ti­po de ba­ta­lla in­tes­ti­na que to­do el mun­do ha te­mi­do des­de la con­tien­da San­ders-Clin­ton. A pe­sar de los ata­ques del or­den es­ta­ble­ci­do, Mo­ser ter­mi­nó en se­gun­do sitio en­tre sie­te can­di­da­tos en la elec­ción pri­ma­ria (la se­gun­da vuel­ta fue pro­gra­ma­da pa­ra el 22 de ma­yo, an­tes de la pu­bli­ca­ción del pre­sen­te ar­tícu­lo).

Pa­ra San­ders, can­di­da­tos co­mo Mo­ser son mu­cho más re­le­van­tes pa­ra las pers­pec­ti­vas del Par­ti­do De­mó­cra­ta que los donadores de Sout­ham­pton y Beverly Hills. “El mo­de­lo de ne­go­cios del Par­ti­do De­mó­cra­ta —me di­ce— ha fra­ca­sa­do cla­ra­men­te” al des­cui­dar aque­llas par­tes del país que es­tán en­tre am­bas cos­tas y que na­die vi­si­ta, y que le die­ron el triun­fo a Trump. Pien­sa que los de­mó­cra­tas no pue­den ser “el par­ti­do de la Cos­ta Es­te y de la Cos­ta Oes­te”, aun­que las ma­yo­res re­ser­vas de es­ta­dos de­mó­cra­tas per­ma­ne­cen allí. Es ne­ce­sa­rio que co­lo­quen a can­di­da­tos pro­gre­sis­tas en me­dio de ellas. El Co­mi­té Na­cio­nal De­mó­cra­ta (DNC, por sus si­glas en in­glés) “avan­za en esa di­rec­ción”, di­ce.

El cam­bio ha­cia la iz­quier­da del par­ti­do ha he­cho que Wea­ver pien­se que San­ders no ha si­do de­rro­ta­do. A pe­sar de la vic­to­ria de Clin­ton, Wea­ver afir­ma que la cam­pa­ña de San­ders fue una prue­ba de que el cen­tris­mo es­tá muer­to, de que el li­be­ra­lis­mo vi­ve y de que la re­vo­lu­ción lle­ga­rá al in­te­rior del país.

¿EL PAR­TI­DO DEL TÉ DE LA IZ­QUIER­DA?

“Jesús”. Esa fue la úni­ca pa­la­bra que una ope­ra­do­ra de­mó­cra­ta de al­to ni­vel me res­pon­dió cuan­do le en­vié la sec-

Ga­nar per­dien­do es una es­tra­te­gia po­lí­ti­ca con­sa­gra­da por la tra­di­ción, pe­ro re­quie­re de una gran can­ti­dad de de­rro­tas.

ción del li­bro de Wea­ver en la que ins­ta a San­ders a pos­tu­lar­se nue­va­men­te co­mo pre­si­den­te.

“Uno no pue­de de­cir que su ideo­lo­gía ga­na si uno pier­de”, se­ña­la la ope­ra­do­ra de­mó­cra­ta, quien ha­bló des­de el ano­ni­ma­to por te­mor a que los “Ber­nie Bros” (jó­ve­nes fer­vien­tes que se han to­ma­do con de­ma­sia­do en­tu­sias­mo la idea de una re­vo­lu­ción de San­ders) la con­de­nen a una eje­cu­ción pú­bli­ca con des­car­gas de 280 ca­rac­te­res de Twit­ter. Afir­ma que San­ders tie­ne po­ca in­fluen­cia en la di­rec­ción del Par­ti­do De­mó­cra­ta. Su voz es fuer­te, pe­ro ella es­ti­ma que mu­chas per­so­nas han de­ja­do de oír­la. “Ellos no ga­nan las pri­ma­rias”, di­ce, re­fi­rién­do­se a

los can­di­da­tos apo­ya­dos por Ber­nie (ha­bla­mos an­tes de los re­sul­ta­dos de ma­yo, en los que dos can­di­da­tos apo­ya­dos por San­ders ga­na­ron en Pen­sil­va­nia).

Por su­pues­to, nin­gún po­lí­ti­co tie­ne un re­gis­tro per­fec­to. Lo que re­sul­ta in­tri­gan­te es la for­ma en que al­gu­nos de los can­di­da­tos apo­ya­dos por San­ders han per­di­do. To­me­mos por ejem­plo la elec­ción pri­ma­ria de­mó­cra­ta del Ter­cer Dis­tri­to del Con­gre­so de Illi­nois, en los su­bur­bios de Chica­go. Ahí, San­ders apo­yó a Ma­rie New­man, fun­da­do­ra de una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro con­tra el aco­so es­co­lar, que nun­ca an­tes se ha­bía pos­tu­la­do pa­ra nin­gún car­go pú­bli­co. New­man con­ten­día con­tra el ti­tu­lar Dan Li­pins­ki, que se ha­bía man­te­ni­do en el pues­to des­de 2005. An­tes de es­to, el pues­to lo ocu­pa­ba su pa­dre. Si bien era de­mó­cra­ta, Li­pins­ki se opo­nía fuer­te­men­te al abor­to y de­cli­nó apo­yar a Oba­ma en 2012.

A pe­sar de es­tas ten­den­cias re­ne­ga­das, en 2018 se ga­nó el apo­yo de Pe­lo­si, ex­vo­ce­ra de la Cá­ma­ra, y lo más cer­cano que tie­ne el Par­ti­do De­mó­cra­ta a una per­so­na de gran in­fluen­cia. El apo­yo de San­ders pa­ra New­man se pro­du­jo una se­ma­na des­pués, en lo que cons­ti­tu­yó un desafian­te gol­pe al or­den es­ta­ble­ci­do de­mó­cra­ta. Li­pins­ki es­ta­ba lis­to pa­ra el ata­que. Cons­cien­te de la cre­cien­te po­pu­la­ri­dad de New­man, la ca­rac­te­ri­zó co­mo una ma­rio­ne­ta del “Par­ti­do del Té de la iz­quier­da”, re­fi­rién­do­se al po­ten­te pe­ro des­or­ga­ni­za­do mo­vi­mien­to de de­re­cha que pre­sa­gió el ad­ve­ni­mien­to de Trump. La ad­ver­ten­cia fun­cio­nó y Li­pins­ki ga­nó.

El Par­ti­do Re­pu­bli­cano ha to­ma­do no­ta y ha de­ci­di­do cla­ra­men­te que San­ders es un es­pec­tro tan po­ten­te pa­ra la de­re­cha co­mo Trump lo es pa­ra la iz­quier­da. A fi­na­les de abril, el Co­mi­té Na­cio­nal Re­pu­bli­cano pu­bli­có una en­tra­da de blog ti­tu­la­da sim­ple­men­te “#Ber­ni­fied” (#Ber­ni­fi­ca­do). La pre­mi­sa: San­ders es­ta­ba con­vir­tien­do al Par­ti­do De­mó­cra­ta en el ti­po de ór­gano po­lí­ti­co que ha­bría te­ni­do éxi­to en Mos­cú al­re­de­dor de 1936. “Cuan­do lle­gue­mos a 2020 ¿ha­brá al­gu­na po­lí­ti­ca de Ber­nie que el res­to del área no ha­ya adop­ta­do?”, pre­gun­ta­ba la pu­bli­ca­ción. “¿O el es­ce­na­rio del de­ba­te es­ta­rá lleno de so­cia­lis­tas au­to­de­cla­ra­dos?”.

El secreto a vo­ces de la po­lí­ti­ca de­mó­cra­ta es que mu­chos com­par­ten es­te te­mor, aun cuan­do se des­cri­ben a ellos mis­mos co­mo li­be­ra­les. Es­to no so­lo se apli­ca a los can­di­da­tos de Ber­nie, sino tam­bién a sus ideas. Des­pués de que San­ders in­tro­du­jo su plan de “Me­di­ca­re pa­ra to­dos” el año pa­sa­do, el blo­gue­ro li­be­ral Ez­ra Klein es­cri­bió que, a pe­sar de to­da su po­pu­la­ri­dad, el plan “no re­suel­ve nin­guno de los pro­ble­mas que han aque­ja­do a to­dos los de­más pla­nes fi­nan­cia­dos por los im­pues­tos de to­da la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos”. De­jan­do a un la­do los nú­me­ros, las po­lí­ti­cas pa­ra ven­der al Con­gre­so un plan co­mo ese son in­con­ce­bi­bles. Ni si­quie­ra Ca­li­for­nia, el es­ta­do más ri­co y más li­be­ral de la na­ción, ha po­di­do ser per­sua­di­do de im­ple­men­tar una co­ber­tu­ra uni­ver­sal de sa­lud, a pe­sar de la pre­sión del po­de­ro­so sin­di­ca­to de en­fer­me­ros de ese es­ta­do, un gru­po es­tre­cha­men­te uni­do a San­ders. En Sa­cra­men­to, don­de los de­mó­cra­tas tie­nen una su­per­ma­yo­ría, la pro­pues­ta de ley fue desecha­da por­que na­die sa­bía de dón­de pro­ven­dría el fi­nan­cia­mien­to. “Esa era, esen­cial­men­te, una pro­pues­ta de 400,000 mi­llo­nes de dó­la­res sin una fuen­te de fi­nan­cia­mien­to. Es­to ca­re­ce ab­so­lu­ta­men­te de pre­ce­den­tes”, de­cla­ró a Los An­ge­les Ti­mes el vo­ce­ro de la Asam­blea Ant­hony Ren­don. “No se tra­ta­ba de una pro­pues­ta de ley, sino de una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios”.

Otras de las ideas ca­rac­te­rís­ti­cas en­fren­tan pro­ble­mas si­mi­la­res. La edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria gra­tui­ta costaría al­re­de­dor de 75,000 mi­llo­nes de dó­la­res al año, que San­ders pro­po­ne cu­brir con un im­pues­to a Wall Street. Es di­fí­cil ima­gi­nar a los re­pu­bli­ca­nos, o in­clu­so a los de­mó­cra­tas cen­tris­tas, apo­yan­do es­te plan. El in­gre­so bá­si­co uni­ver­sal, tam­bién apo­ya­do por San­ders, costaría 900,000 mi­llo­nes, más de lo que se asig­na anual­men­te al Pen­tá­gono. Mien­tras tan­to, el go­bierno de Trump ha pen­sa­do en im­po­ner re­cor­tes al pro­gra­ma de ali­men­tos pa­ra per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das Meals-on-Wheels (517 mi­llo­nes de dó­la­res pro­ve­nien­tes de Was­hing­ton). Sin em­bar­go, San­ders no se fi­ja en los de­ta­lles. Es­tá ga­nan­do la gue­rra de las ideas, que es la úni­ca que

cree que ne­ce­si­ta ga­nar. “Prác­ti­ca­men­te to­das las ideas por las que he lu­cha­do aho­ra cuen­tan con un im­por­tan­te apo­yo en­tre el pue­blo es­ta­dou­ni­den­se”, di­ce. Po­si­ble­men­te, ha­rá las cuen­tas más tar­de.

De cual­quier for­ma, al­gu­nos lí­de­res de al­to ni­vel mues­tran cier­to apo­yo a su vi­sión. “El elec­to­ra­do es más pro­gre­sis­ta que las per­so­nas que lo re­pre­sen­tan”, afir­ma el re­pre­sen­tan­te Keith Elli­son, de­mó­cra­ta de Min­ne­so­ta y vi­ce­pre­si­den­te del Co­mi­té Na­cio­nal De­mó­cra­ta. Elli­son, alia­do cer­cano de San­ders, pien­sa que la cla­se po­lí­ti­ca de Was­hing­ton no com­pren­de las aflic­cio­nes del hom­bre co­mún, y a eso se de­be que las ideas de San­ders pa­rez­can más es­tra­fa­la­rias den­tro de Was­hing­ton. “La per­so­na pro­me­dio en el Con­gre­so es mi­llo­na­ria”, afir­ma co­rrec­ta­men­te Elli­son. “Si re­cau­da­mos fon­dos en el club cam­pes­tre, si la gen­te dis­fru­ta de sus en­tre­me­ses, la conversación no gi­ra­rá al­re­de­dor de los des­pi­dos en la ju­gue­te­ría lo­cal”.

Pe­ro si San­ders tie­ne la ca­pa­ci­dad de ins­pi­rar, tam­bién la tie­ne de exas­pe­rar, en par­ti­cu­lar si se tra­ta de los miem­bros más com­pe­ne­tra­dos del Par­ti­do De­mó­cra­ta, quie­nes no pien­san que él com­pren­da có­mo fun­cio­na la po­lí­ti­ca. “Si el or­gu­llo des­me­di­do y la bús­que­da exi­to­sa de ti­tu­la­res en los me­dios fue­ran in­di­ca­do­res ge­nui­nos de una ap­ti­tud po­lí­ti­ca, qui­zás el se­na­dor Ber­nie San­ders (I-Vt.) se­ría real­men­te el Sven­ga­li que es­tá sien­do pro­mo­vi­do ac­tual­men­te”, co­men­za­ba di­cien­do una ful­mi­nan­te co­lum­na de 2017, es­cri­ta por Mi­chael Ar­ce­neaux en The Root. Su tí­tu­lo: “Cá­lla­te, Ber­nie San­ders”.

Philippe Rei­nes, an­ti­guo ase­sor de al­to ni­vel de Hi­llary Clin­ton, pien­sa que San­ders su­fre de “in­ge­nui­dad ideo­ló­gi­ca”, co­mo lo di­jo en una conversación re­cien­te. Afir­ma que Ber­nie ma­lin­ter­pre­ta al elec­to­ra­do. Mien­tras que San­ders con­si­de­ró el apo­yo del que dis­fru­tó du­ran­te la elec­ción pri­ma­ria de­mó­cra­ta co­mo un au­men­to en el sen­ti­mien­to li­be­ral, Rei­nes vio al­go mu­cho me­nos transformador: ham­bre de al­go, de cual­quier co­sa que no se lla­ma­ra Clin­ton. Ya des­de en­ton­ces, afir­ma Rei­nes, Ber­nie ha­bía es­ta­do sub­es­ti­man­do el apo­yo ha­cia sus po­lí­ti­cas. Es­to po­dría ayu­dar a ex­pli­car por qué los can­di­da­tos a los que apo­ya no han ga­na­do en gran­des nú­me­ros en 2017 y 2018. Rei­nes no cree que 2020 se­rá dis­tin­to, si es que se lle­ga a eso. “No creo que el Ber­nie que vi­mos en 2015 va­ya a trans­for­mar­se en 2020 de al­gu­na for­ma má­gi­ca”, di­ce.

CO­RRE, BER­NIE, CO­RRE

A me­dia­dos de abril, el Par­ti­do De­mó­cra­ta de New Ham­ps­hi­re rea­li­zó su Al­muer­zo Anual en el McInty­re-Shaheen 100 Club en Nas­hua, una ciu­dad cer­ca­na a la fron­te­ra con Mas­sa­chu­setts. En la pá­gi­na 31 del pro­gra­ma, ha­bía un anun­cio que cap­tó la aten­ción de los asis­ten­tes, úni­ca­men­te por las per­so­nas que lo ha­bían pa­ga­do: “Ami­gos de Ber­nie San­ders”. En el anun­cio se pro­me­tía tra­ba­jar con el Par­ti­do De­mó­cra­ta del Es­ta­do “¡en 2018 y más allá!”.

Más allá de las elec­cio­nes in­ter­me­dias, es­tá la cam­pa­ña pre­si­den­cial, en

la que mu­chas per­so­nas es­pe­ran que San­ders desafíe a Trump, así co­mo a una do­ce­na de can­di­da­tos de su pro­pio par­ti­do. Cuan­do lo cues­tio­né al res­pec­to, San­ders des­es­ti­mó la pre­gun­ta en la mis­ma for­ma en que cual­quier po­si­ble can­di­da­to lo ha­ría. Des­de lue­go, no se pos­tu­la­rá. Quie­nes lo de­cla­ren con tan­ta an­ti­ci­pa­ción, es­tán chi­fla­dos.

Al mis­mo tiem­po, Ber­nie ac­túa co­mo can­di­da­to. Pu­bli­ca­rá su pro­pio li­bro, Whe­re We Go From He­re (Ha­cia dón­de va­mos des­de aquí), cer­ca de la épo­ca de las elec­cio­nes in­ter­me­dias de oto­ño, cuan­do la aten­ción gi­re ha­cia las elec­cio­nes pri­ma­rias pre­si­den­cia­les. Ha es­ta­do en Io­wa al me­nos dos ve­ces. Y aun­que se man­tu­vo ale­ja­do de Ala­ba­ma du­ran­te la cam­pa­ña al Se­na­do de es­te año, la cual tu­vo un al­to perfil, re­cien­te­men­te se aven­tu­ró ha­cia el sur en un es­fuer­zo de atraer a los vo­tan­tes de ra­za ne­gra.

“Lo úni­co que tie­ne San­ders es que le agra­da a la gen­te”, afir­ma Mark Penn, un en­cues­ta­dor ve­te­rano que tra­ba­jó pa­ra Bill Clin­ton, elo­gian­do a San­ders por sus “aga­llas”. Com­pa­ra a San­ders con Oba­ma ya que, afir­ma, am­bos hom­bres eran más que­ri­dos que las po­lí­ti­cas que pro­po­nían. Y con­tras­ta a San­ders con Trump, quien es odia­do por mu­chas per­so­nas, aun cuan­do al­gu­nas de sus po­lí­ti­cas dis­fru­tan de cier­to apo­yo.

Las en­cues­tas de Penn han lle­ga­do a una con­clu­sión que no sor­pren­de­ría a na­die que ha­ya com­pra­do al­gu­na vez en una tien­da de Wal­mart o Tar­get: el elec­to­ra­do si­gue te­nien­do “una na­tu­ra­le­za ca­pi­ta­lis­ta bas­tan­te só­li­da”, al tiem­po que re­cha­za el so­cia­lis­mo co­mo una “ame­na­za”. La úni­ca pro­pues­ta po­lí­ti­ca de San­ders que tie­ne cier­to atrac­ti­vo pa­ra las per­so­nas, se­gún los ha­llaz­gos de Penn, es la co­ber­tu­ra uni­ver­sal de aten­ción a la sa­lud.

Co­mo ca­si to­das las de­más per­so­nas con las que ha­blé, él pien­sa que San­ders con­ten­de­rá en 2020. No to­do el mun­do cree que es una bue­na idea. El ex vi­ce­pre­si­den­te Joe Bi­den tam­bién sa­be có­mo atraer a la cla­se tra­ba­ja­do­ra, pe­ro, a di­fe­ren­cia de San­ders, “es­tá más en sin­to­nía con el men­sa­je ga­na­dor de­mó­cra­ta” del gra­dua­lis­mo li­be­ral, en pa­la­bras de Penn, el cual tie­ne me­nos pro­ba­bi­li­da­des de vol­ver­se hos­til. Eli­za­beth Wa­rren es igual­men­te pro­gre­sis­ta, pe­ro me­nos des­agra­da­ble pa­ra el or­den es­ta­ble­ci­do de­mó­cra­ta. “Él ha­rá lo que va­ya a ha­cer”, di­ce Rei­nes, exa­se­sor de Clin­ton, con al­go pa­re­ci­do a la re­sig­na­ción. “No es ne­ce­sa­ria­men­te lo que sea me­jor pa­ra el Par­ti­do De­mó­cra­ta”. San­ders es­ta­ría en desacuer­do con esa afir­ma­ción. Si no cre­ye­ra que él sa­be más, se ha­bría ido en si­len­cio ha­ce mu­cho tiem­po. Y su ar­gu­men­to a fa­vor de una re­or­ga­ni­za­ción re­sul­ta atrac­ti­vo.

Du­ran­te los ocho años de la pre­si­den­cia de Oba­ma, el par­ti­do per­dió cien­tos de es­ca­ños le­gis­la­ti­vos en to­da la na­ción. Per­dió am­bas cá­ma­ras del Con­gre­so. Lue­go, per­dió la pre­si­den­cia. Pa­ra San­ders, es­tos fue­ron sig­nos de una pro­fun­da en­fer­me­dad den­tro del or­den es­ta­ble­ci­do de­mó­cra­ta, la cual se ha agra­va­do gra­cias al di­ne­ro de los donadores y los da­tos de los vo­tan­tes, pe­ro que tam­bién se ha ale­ja­do ca­da vez más de las per­so­nas or­di­na­rias. Aun­que es po­si­ble que se irri­te an­te es­ta idea, lo que él pres­cri­be equi­val­drá, pa­ra la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses, a un tra­ta­mien­to ex­pe­ri­men­tal. La cues­tión es cuántos de ellos real­men­te lo quie­ren. PU­BLI­CA­DO EN COOPE­RA­CIÓN CON NEWSWEEK PUBLISHED IN COOPERATION WITH NEWSWEEK

NUE­VA OLA: Dos años des­pués de su fa­lli­da cam­pa­ña pre­si­den­cial, el pro­gra­ma pro­gre­sis­ta de San­ders ha re­cons­trui­do rá­pi­da­men­te al Par­ti­do De­mó­cra­ta. En las imá­ge­nes: Ber­nie en la ru­ta de cam­pa­ña de 2016; Larry Da­vid con San­ders en Sa­tur­day Night Li­ve; la se­na­do­ra Kirs­ten Gi­lli­brand de Nue­va York.

El li­be­ra­lis­mo de San­ders es fe­roz e in­fle­xi­ble: es­can­di­na­vo pa­ra sus par­ti­da­rios, y so­vié­ti­co pa­ra sus de­trac­to­res.

ES­TOY CON ÉL: con el ob­je­ti­vo de di­ri­gir a los de­mó­cra­tas más ha­cia la iz­quier­da, San­ders ha apo­ya­do a 21 can­di­da­tos, en oca­sio­nes pa­ra desafiar a quie­nes ocu­pan el car­go. En las imá­ge­nes: el re­pre­sen­tan­te Dan Li­pins­ki de Illi­nois, la con­ten­dien­te de­mó­cra­ta Ma­rie New­man y la cam­pa­ña de Oba­ma con Clin­ton en 2016.

LA GRAN EN­FER­ME­DAD: El secreto a vo­ces de los po­lí­ti­cos de­mó­cra­tas es que mu­chos de ellos te­men que las pro­pues­tas de San­ders sean de­ma­sia­do li­be­ra­les, aun si al­gu­nas de ellas ad­quie­ren po­pu­la­ri­dad. En la fo­to, San­ders ha­bla so­bre su plan de “Me­di­ca­re pa­ra to­dos” en un mi­tin de aten­ción a la sa­lud en Ca­li­for­nia.

EL FUE­GO INOL­VI­DA­BLE: San­ders ac­túa co­mo un futuro con­ten­dien­te a la Ca­sa Blan­ca. En las imá­ge­nes: la li­de­re­sa de la mi­no­ría de la Cá­ma­ra Nancy Pe­lo­si, Ber­nie sa­lu­da a es­tu­dian­tes du­ran­te un mi­tin, y un par­ti­da­rio de San­ders mues­tra un le­tre­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.