La per­se­cu­ción de Pu­tin con­tra los tes­ti­gos de Jehová

El Krem­lin los aco­sa, en­car­ce­la, es­tig­ma­ti­za y ori­lla a huir del país por con­si­de­rar­los an­ti­pa­trio­tas.

Newsweek en Español - - NEWS - Por Marc Ben­netts

tar ser­vi­cio mi­li­tar o a ren­dir ho­no­res a la ban­de­ra. Al­gu­nas de las re­pre­sio­nes más bru­ta­les ocu­rrie­ron ba­jo el ré­gi­men del cu­bano Fi­del Cas­tro, en la Ale­ma­nia na­zi y en la Unión So­vié­ti­ca.

Y aho­ra, el Krem­lin —con la ben­di­ción de la Iglesia or­to­do­xa ru­sa— es­tá in­cre­men­tan­do la ten­sión. La re­pre­sión de Es­ta­do for­ma par­te de un es­fuer­zo gu­ber­na­men­tal pa­ra su­pri­mir las re­li­gio­nes mi­no­ri­ta­rias “ex­tran­je­ras”. La cam­pa­ña se ini­ció en ju­lio de 2016 cuan­do el pre­si­den­te, Vla­di­mir Pu­tin, apro­bó una le­gis­la­ción que prohi­bía las la­bo­res mi­sio­ne­ras y es­ta­ble­cía que las per­so­nas so­lo pue­den com­par­tir sus creen­cias re­li­gio­sas en lu­ga­res de cul­to re­co­no­ci­dos por el Es­ta­do. La ley en­tró en vi­gor en un mo­men­to en que Mos­cú em­pren­día un gran es­fuer­zo pro­pa­gan­dís­ti­co an­ti­oc­ci­den­tal, el cual abar­có des­de acu­sar a Es­ta­dos Uni­dos y al Reino Uni­do de tra­mar el de­rro­ca­mien­to de Pu­tin has­ta jac­tar­se de la ca­pa­ci­dad de Ru­sia pa­ra re­du­cir a Es­ta­dos Uni­dos a “ce­ni­zas ra­diac­ti­vas”. Has­ta aho­ra, los úni­cos que han su­fri­do ba­jo la con­tro­ver­ti­da ley son los se­gui­do­res de re­li­gio­nes “im­por­ta­das”, co­mo los mor­mo­nes y los bau­tis­tas. Y la ra­zón es que en­fren­tan pro­ble­mas fre­cuen­tes pa­ra ob­te­ner los per­mi­sos es­ta­ta­les ne­ce­sa­rios pa­ra abrir sus tem­plos, por lo que no tie­nen más re­me­dio que or­ga­ni­zar reunio­nes in­for­ma­les en los ho­ga­res de sus se­gui­do­res.

Sin em­bar­go, quie­nes se han lle­va­do la peor par­te son los tes­ti­gos de Jehová, cu­ya se­de mun­dial se en­cuen­tra en Nue­va York. En abril de 2017, la Su­pre­ma Cor­te de Ru­sia de­ci­dió cla­si­fi­car­los co­mo una “or­ga­ni­za­ción ex­tre­mis­ta”, y en­glo­bó a la co­rrien­te cris­tia­na con el mo­vi­mien­to Es­ta­do Is­lá­mi­co (ISIS, por sus si­glas en in­glés) y los neo­na­zis. Los fis­ca­les del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia afir­ma­ron que los tes­ti­gos de Jehová re­pre­sen­ta­ban una ame­na­za al “or­den y la se­gu­ri­dad pú­bli­ca”, y fun­cio­na­rios ru­sos los acu­sa­ron de pre­di­car “la ex­clu­si­vi­dad y la su­pre­ma­cía” de sus creen­cias.

Ru­sia tam­bién clau­su­ró los cen­tros de cul­to del gru­po y prohi­bió sus tra­duc­cio­nes de la Bi­blia (la di­fe­ren­cia prin­ci­pal en­tre su ver­sión y las ver­sio­nes cris­tia­nas res­tan­tes: usan la pa­la­bra Jehová en vez de Dios o Se­ñor). Es­ta prohi­bi­ción fue apro­ba­da a pe­sar de que una cláu­sula de la ley prohí­be que los tri­bu­na­les ca­li­fi­quen de “ex­tre­mis­tas” in­clu­so los ex­trac­tos de los li­bros sa­gra­dos de las cua­tro re­li­gio­nes más im­por­tan­tes del país (cris­tia­nis­mo, is­la­mis­mo, ju­daís­mo y bu­dis­mo).

Los crí­ti­cos acu­san a las au­to­ri­da­des de ex­plo­tar las le­yes an­ti­te­rro­ris­tas pa­ra pre­sio­nar al gru­po. “No hay fun­da­men­to al­guno pa­ra pros­cri­bir a los tes­ti­gos de Jehová”, se­ña­la Ale­xan­der Verk­hovsky, ex­per­to en le­gis­la­ción an­ti­ex­tre­mis­ta en So­va, cen­tro mos­co­vi­ta de de­re­chos hu­ma­nos. “Es ver­dad, ellos in­sis­ten en que so­lo su re­li­gión es cier­ta. Pe­ro lo mis­mo ha­cen otras re­li­gio­nes. Y na­die los ha acu­sa­do de al­gu­na ac­ción ex­tre­mis­ta es­pe­cí­fi­ca” (el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia ru­so no res­pon­dió a la so­li­ci­tud que se hi­zo so­bre su pos­tu­ra so­bre es­te te­ma).

Ana­lis­tas de Na­cio­nes Uni­das opi­nan que la su­pre­sión de mo­vi­mien­to cris­tiano pre­sa­gia un “futuro som­brío” pa­ra la li­ber­tad re­li­gio­sa en Ru­sia. Sin em­bar­go, el Krem­lin in­sis­te en que el dic­ta­men de la Su­pre­ma Cor­te se li­mi­ta a los tes­ti­gos de Jehová, y no vio­la el de­re­cho in­di­vi­dual a prac­ti­car la re­li­gión ele­gi­da, co­mo ga­ran­ti­za la Cons­ti­tu­ción pos­tso­vié­ti­ca del país.

Mu­chos ob­ser­va­do­res di­fie­ren. “La cre­cien­te re­pre­sión de los tes­ti­gos de Jehová es, sin du­da, el peor re­tro­ce­so de la li­ber­tad re­li­gio­sa en Ru­sia des­de la era so­vié­ti­ca”, ase­gu­ra Ge­ral­di­ne Fa­gan, editora de East-West Church and Mi­nistry Re­port, pu­bli­ca­ción en lí­nea que in­for­ma so­bre asun­tos cris­tia­nos en los paí­ses del an­ti­guo blo­que so­vié­ti­co.

Y hay po­cos in­di­cios de que la cam­pa­ña es­té por con­cluir. El arres­to ma­tu­tino de Ana­toly Vi­lit­ke­vich fue par­te de un ope­ra­ti­vo na­cio­nal que los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad ru­sos im­ple­men­ta­ron con­tra los tes­ti­gos de Jehová. Des­de fe­bre­ro, la po­li­cía em­pren­dió re­da­das en ocho ciu­da­des, pe­ro el rit­mo de la ope­ra­ción se ace­le­ró a par­tir de mar­zo, cuan­do Pu­tin fue re­elec­to pa­ra un cuar­to pe­rio­do pre­si­den­cial. El 18 de abril, agen­tes ar­ma­dos de­tu­vie­ron a Ro­man Mar­kin, un tes­ti­go de Jehová de 44 años, lue­go de de­rri­bar la puer­ta de su de­par­ta­men­to en Múr­mansk, una ciu­dad del círcu­lo po­lar ár­ti­co. “Hi­cie­ron que él y su hi­ja de 16 años se ten­die­ran en el sue­lo a pun­ta de pis­to­la”, in­for­ma Ya­ros­lav Si­vuls­kiy, por­ta­voz de la Aso­cia­ción Eu­ro­pa de los tes­ti­gos de Jehová. Tam­bién arres­ta­ron a otras dos per­so­nas du­ran­te las re­da­das. Ca­da cual po­dría en­fren­tar has­ta diez años de pri­sión por la acu­sa­ción de “or­ga­ni­zar las ac­ti­vi­da­des de una or­ga­ni­za­ción ex­tre­mis­ta”.

La po­li­cía no se li­mi­tó a ha­cer arres­tos du­ran­te el ope­ra­ti­vo na­cio­nal; se sa­be que tam­bién in­te­rro­gó a de­ce­nas

de in­di­vi­duos, in­clui­dos ni­ños y an­cia­nos. Se­gún Si­vuls­kiy, des­pués los agen­tes pre­sio­na­ron a al­gu­nas per­so­nas pa­ra que re­ne­ga­ran de su fe, les di­je­ron que se­rían pues­tas en li­ber­tad si lo ha­cían. Los tes­ti­gos de Jehová tam­bién han de­nun­cia­do in­cen­dios pro­vo­ca­dos en sus pro­pie­da­des y ame­na­zas de fun­cio­na­rios de qui­tar­les a sus hi­jos y po­ner­los a car­go del Es­ta­do. La ley ru­sa es­ta­ble­ce que los me­no­res pue­den ser se­pa­ra­dos de sus pa­dres si es­tos es­tán im­pli­ca­dos en ac­ti­vi­da­des “ex­tre­mis­tas” (el Mi­nis­te­rio del In­te­rior ru­so fue con­sul­ta­do so­bre el te­ma, pe­ro no res­pon­dió).

Tam­bién en abril dio ini­cio el jui­cio de Den­nis Ch­ris­ten­sen, ciu­da­dano da­nés de 46 años que fue arres­ta­do en ma­yo de 2017, cuan­do po­li­cías ar­ma­dos, cu­bier­tos con pa­sa­mon­ta­ñas y cha­le­cos an­ti­ba­las, irrum­pie­ron en un cen­tro de cul­to de los tes­ti­gos de Jehová en Oriol, pequeña ciu­dad lo­ca­li­za­da a unos 360 ki­ló­me­tros al sur de Mos­cú. Un vi­deo de la re­da­da re­ve­ló que, mien­tras vi­gi­la­ban a unas tres do­ce­nas de asis­ten­tes —in­clui­dos ni­ños—, los agen­tes es­ta­ban acom­pa­ña­dos por in­ves­ti­ga­do­res del Ser­vi­cio Fe­de­ral de Se­gu­ri­dad (FSB, por sus si­glas en ru­so) ves­ti­dos de ci­vil.

Des­de su arres­to, las au­to­ri­da­des han man­te­ni­do a Ch­ris­ten­sen en un cen­tro de de­ten­ción po­li­cial. Las con­di­cio­nes en di­cha cár­cel son te­rri­bles, se­gún in­for­mó en una re­cien­te en­tre­vis­ta de pren­sa. Ha te­ni­do que asear­se con agua de bo­te­llas de plás­ti­co, y so­bre­vi­ve con sé­mo­la, gra­nos y otros ali­men­tos ape­nas co­mes­ti­bles. Su sa­lud se ha de­te­rio­ra­do en pri­sión: su es­po­sa, Iri­na, di­ce que su­fre de do­lo­res de es­pal­da, pro­ble­mas di­ges­ti­vos e in­fec­cio­nes de oí­do. Ch­ris­ten­sen, quien emi­gró a Ru­sia en el año 2000, en­fren­ta has­ta diez años de pri­sión si es ha­lla­do cul­pa­ble de or­ga­ni­zar reunio­nes de ora­ción. Aun­que fun­cio­na­rios de la em­ba­ja­da da­ne­sa han asis­ti­do a las au­dien­cias ju­di­cia­les, no han he­cho de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas so­bre el jui­cio.

Al pro­se­guir la re­pre­sión, los gru- pos pro­de­re­chos hu­ma­nos em­pie­zan a ma­ni­fes­tar­se. “Aban­do­nar el ca­so con­tra Ch­ris­ten­sen se­ría un pri­mer pa­so po­si­ti­vo ha­cia el fin de las re­da­das y otros pro­ce­di­mien­tos cri­mi­na­les con­tra per­so­nas que so­lo es­tán prac­ti­can­do su fe”, di­ce Ra­chel Den­ber, sub­di­rec­to­ra de Eu­ro­pa y Asia Cen­tral pa­ra Hu­man Rights Watch. Me­mo­rial, la or­ga­ni­za­ción pro­de­re­chos hu­ma­nos más an­ti­gua de Ru­sia, des­cri­be a Ch­ris­ten­sen co­mo “la pri­me­ra per­so­na, en la his­to­ria de la Ru­sia mo­der­na, que ha si­do pri­va­da de la li­ber­tad por su afi­lia­ción re­li­gio­sa”.

El jui­cio de Ch­ris­ten­sen po­dría ser el pri­me­ro en su ti­po de las úl­ti­mas dé­ca­das, pe­ro Ru­sia tie­ne una his­to­ria de per­se­cu­ción re­li­gio­sa muy ex­ten­sa y si­nies­tra. Las au­to­ri­da­des de la Unión So­vié­ti­ca eje­cu­ta­ron, por lo me­nos, a 200,000 clé­ri­gos or­to­do­xos ru­sos, se­gún cons­ta en los ar­chi­vos del Krem­lin, y mi­llo­nes de cris­tia­nos su­frie­ron en­car­ce­la­mien­to o dis­cri­mi­na­ción a ma­nos de un Es­ta­do ofi­cial­men­te ateo.

Pa­ra los tes­ti­gos de Jehová de Ru­sia, los arres­tos y las re­da­das son un re­tro­ce­so a aque­llos años de te­rror. “Los cre­yen­tes de más edad di­cen que lo que ocu­rre hoy no es más que la con­ti­nua­ción del pe­rio­do so­vié­ti­co. Es­tán usan­do los mis­mos mé­to­dos de re­pre­sión”, in­for­ma Sergei, un tes­ti­go de Jehová mos­co­vi­ta (quien, co­mo mu­chos otros miem­bros del mo­vi­mien­to, pi­dió a Newsweek no di­vul­gar su ape­lli­do por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad).

La di­fe­ren­cia es que las au­to­ri­da­des so­vié­ti­cas ata­ca­ban a los se­gui­do­res de to­das las re­li­gio­nes, sin ex­cep­ción; es­ta vez, el Krem­lin ac­túa con la apro­ba­ción y el apo­yo de su po­de­ro­so alia­do, la Iglesia or­to­do­xa ru­sa. Si bien la Cons­ti­tu­ción de Ru­sia es­ta­ble­ce la se­pa­ra­ción de Es­ta­do e Iglesia, los crí­ti­cos afir­man que el Krem­lin y la Iglesia han desa­rro­lla­do una pro­xi­mi­dad pe­li­gro­sa en las ca­si dos dé­ca­das del ré­gi­men de Pu­tin. En años re­cien­tes, el pa­triar­ca Ci­ri­lo I, lí­der de la Iglesia, ha he­cho de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas so­bre nu­me­ro­sos te­mas, des­de la “gue­rra san­ta” de Ru­sia en Si­ria has­ta la “abo­mi­na­ción” del ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual. No so­lo eso, el pa­triar­ca ha des­cri­to el ré­gi­men de Pu­tin co­mo un “mi­la­gro de Dios”.

Ci­ri­lo no se ha ma­ni­fes­ta­do pú­bli­ca­men­te so­bre la cam­pa­ña es­ta­tal con­tra los tes­ti­gos de Jehová, pe­ro por­ta­vo­ces de la Iglesia la han res­pal­da­do con fer- vor. “[Los tes­ti­gos de Jehová] ma­ni­pu­lan los sen­ti­dos de las per­so­nas y des­tru­yen men­tes y fa­mi­lias”, di­ce el Me­tro­po­li­ta Hi­la­rión, un asis­ten­te del pa­triar­ca. Ac­ti­vis­tas cris­tia­nos or­to­do­xos ul­tra­con­ser­va­do­res, alle­ga­dos a Ci­ri­lo, tam­bién han ce­le­bra­do la de­ci­sión de la Su­pre­ma Cor­te de pros­cri­bir al gru­po. “Los tes­ti­gos de Jehová tra­tan de im­po­ner una re­li­gión ex­tran­je­ra a los ru­sos. Pe­ro na­die quie­re ver­los aquí, y de­bie­ran re­gre­sar al lu­gar de don­de sa­lie­ron”, exi­ge An­drey Kor­muk­hin, fun­da­dor de So­rok So­ro­kov, gru­po ac­ti­vis­ta cu­yos crí­ti­cos des­cri­ben co­mo la “uni­dad de com­ba­te” de la Iglesia or­to­do­xa ru­sa. Se­gún una en­cues­ta de opi­nión he­cha el año pa­sa­do, 80 por cien­to de los ru­sos apo­ya­ba la prohi­bi-

“Lo que ocu­rre hoy no es más que la con­ti­nua­ción del pe­rio­do so­vié­ti­co. Es­tán usan­do los mis­mos mé­to­dos de re­pre­sión”.

ción de las ac­ti­vi­da­des de los tes­ti­gos de Jehová. Eso equi­va­le, más o me­nos, al mis­mo por­cen­ta­je de la po­bla­ción que se iden­ti­fi­ca co­mo cris­tiano or­to­do­xo ru­so.

Co­mo mu­chos otros gru­pos re­li­gio­sos, in­clui­da la Iglesia or­to­do­xa ru­sa, los tes­ti­gos de Jehová se han vis­to im­pli­ca­dos en los es­cán­da­los de pe­de­ras­tia de los úl­ti­mos años. En mar­zo, do­ce­nas de

miem­bros bri­tá­ni­cos —ac­ti­vos y re­ti­ra­dos— de­nun­cia­ron ha­ber si­do agre­di­dos se­xual­men­te. Y tam­bién acu­sa­ron a au­to­ri­da­des de los tes­ti­gos de Jehová de en­cu­brir los abu­sos. “Los ma­yo­res tra­tan a las víc­ti­mas de abu­so in­fan­til con com­pa­sión, com­pren­sión y bon­dad”, res­pon­die­ron los tes­ti­gos de Jehová en un co­mu­ni­ca­do. En Ru­sia no han emer­gi­do ale­ga­tos de abu­so in­fan­til con­tra es­te gru­po re­li­gio­so y los fis­ca­les del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia no lo men­cio­na­ron co­mo un ele­men­to pa­ra que la Su­pre­ma Cor­te emi­tie­ra su fallo, pe­ro sí la cla­si­fi­ca­ron co­mo una or­ga­ni­za­ción ex­tre­mis­ta.

Pe­se al en­tu­sias­mo de la Iglesia or­to­do­xa ru­sa por el es­fuer­zo del Es­ta­do pa­ra su­pri­mir a los tes­ti­gos de Jehová, al­gu­nos ana­lis­tas se­ña­lan que la de­ci­sión de apro­bar una prohi­bi­ción na­cio­nal pu­do es­tar mo­ti­va­da por con­si­de­ra­cio­nes po­lí­ti­cas y de se­gu­ri­dad. “Los tes­ti­gos de Jehová se con­vir­tie­ron en blan­co por­que no apo­yan la olea­da de pa­trio­tis­mo que ha re­co­rri­do al país du­ran­te el en­fren­ta­mien­to con Oc­ci­den­te”, co­men­ta Ro­man Lun­kin, ana­lis­ta de re­li­gión en la Aca- de­mia Ru­sa de Cien­cias, en Mos­cú. “Las au­to­ri­da­des y los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad tie­nen un gran te­mor de la re­li­gión y de la ac­ti­vi­dad re­li­gio­sa”.

Y esos te­mo­res, agre­ga Lun­kin, se ex­tien­den in­clu­so al ac­ti­vis­mo ci­vil por par­te de los cris­tia­nos or­to­do­xos ru­sos. “Tal vez Pu­tin sea cris­tiano or­to­do­xo, pe­ro si te pa­ras en las ca­lles de Mos­cú con un car­tel que pre­go­ne: ‘Cons­tru­ya­mos una co­mu­ni­dad cris­tia­na en Ru­sia’, en­ton­ces, ba­jo nues­tras le­yes, pue­den en­ce­rrar­te”.

Co­sa na­da sor­pren­den­te, al­gu­nos tes­ti­gos de Jehová quie­ren sa­lir de Ru­sia. Los por­ta­vo­ces cal­cu­lan que cien­tos han hui­do del país en los úl­ti­mos me­ses. Sin em­bar­go, de­ce­nas de mi­les es­tán de­ci­di­dos a que­dar­se, e in­ter­pre­tan la re­pre­sión del Krem­lin co­mo una prue­ba pa­ra sus con­vic­cio­nes. “Mis años de ser­vir a Jehová Dios ba­jo una prohi­bi­ción me en­se­ña­ron que es­to for­ta­le­ce al cre­yen­te”, di­ce Pa­vel Si­vuls­kiy, de 86 años, quien pa­só sie­te de ellos en un gu­lag so­vié­ti­co a cau­sa de sus creen­cias. “Ora­mos con más fre­cuen­cia y más fer­vor, y nos reuni­mos más a me­nu­do”.

Tras la clau­su­ra de sus cen­tros de cul­to, los tes­ti­gos de Jehová de Ru­sia han re­cu­rri­do a la prác­ti­ca so­vié­ti­ca de re­unir­se en secreto en los ho­ga­res de sus co­rre­li­gio­na­rios. Du­ran­te un en­cuen­tro re­cien­te en un de­par­ta­men­to de una ha­bi­ta­ción, en el nor­te de Mos­cú, unas dos do­ce­nas de hom­bres y mu­je­res ha­bla­ron de las sa­gra­das es­cri­tu­ras, oraron y es­cu­cha­ron lec­tu­ras so­bre las vir­tu­des del per­dón. Los asis­ten­tes aba­rro­ta­ban la di­mi­nu­ta sa­la de es­tar y la co­ci­na, y en­to­na­ban him­nos en voz ba­ja pa­ra no aler­tar a los ve­ci­nos. Mu­chos de los pre­sen­tes di­je­ron que ha­bían des­cu­bier­to la re­li­gión en la dé­ca­da de 1990, des­pués del co­lap­so de la Unión So­vié­ti­ca, cuan­do mi­llo­nes de ru­sos ex­plo­ra­ron ideas an­ta­ño con­si­de­ra­das ta­bú.

“Nos due­le y ofen­de la prohi­bi­ción de nues­tras creen­cias re­li­gio­sas”, di­ce Ye­le­na, la an­cia­na pro­pie­ta­ria del apar­ta­men­to. “Pe­ro no te­ne­mos mie­do. ¿Por qué temer si te­ne­mos fe?”. PU­BLI­CA­DO EN COOPE­RA­CIÓN CON NEWSWEEK PUBLISHED IN COOPERATION WITH NEWSWEEK

POR MARC BEN­NETTS @JAn­te­que­ra8

AMANECÍA EL 10 DE ABRIL en Ufa, una ciu­dad in­dus­trial en la re­gión cen­tral de Ru­sia, cuan­do Ana­toly y Al­yo­na Vi­lit­ke­vich es­cu­cha­ron el tim­bre de su de­par­ta­men­to. Los vi­si­tan­tes ma­dru­ga­do­res eran agen­tes de po­li­cía en­mas­ca­ra­dos que por­ta­ban ar­mas au­to­má­ti­cas. “¡Abran!”, gri­ta­ron. En el in­te­rior, el ma­tri­mo­nio se vis­tió de pri­sa y lla­mó a su abo­ga­do. “Eran diez, in­clui­dos in­ves­ti­ga­do­res ves­ti­dos de ci­vil”, in­for­ma Al­yo­na (35 años) a Newsweek. “Uno fil- ma­ba to­do. Me di­je­ron que no po­día usar el te­lé­fono”.

Lue­go de re­gis­trar el de­par­ta­men­to, los agen­tes or­de­na­ron a Ana­toly (em­plea­do de man­te­ni­mien­to de 31 años) que reunie­ra al­go de ro­pa abri­ga­do­ra. “Di­je­ron que no vol­ve­ría a ca­sa”, re­cuer­da Al­yo­na. Su ma­ri­do ha es­ta­do ba­jo cus­to­dia po­li­cia­ca des­de la re­da­da, y la mu­jer ase­gu­ra que los in­ves­ti­ga­do­res no le han per­mi­ti­do ha­blar con él.

Las tácticas po­li­cia­les de aque­lla mañana sue­len uti­li­zar­se pa­ra aprehen­der cri­mi­na­les pe­li­gro­sos. Pe­ro Ana­toly no es sos­pe­cho­so de te­rro­ris­mo, ni de ho­mi­ci­dio, ni nar­co­trá­fi­co. La po­li­cía lo arres­tó por­que él y Al­yo­na son tes­ti­gos de Jehová, mo­vi­mien­to cris­tiano evangélico que se des­ta­ca por­que sus miem­bros ha­cen pro­se­li­tis­mo puer­ta a puer­ta. Ade­más, los tes­ti­gos de Jehová son pa­ci­fis­tas de­ci­di­dos. A lo lar­go de su his­to­ria han si­do per­se­gui­dos por go­bier­nos de to­do el mun­do de­bi­do a que se nie­gan a pres-

VI­VIR DE LA ORA­CIÓN: Los tes­ti­gos de Jehová en­fren­tan la re­pre­sión del Krem­lin, que ac­túa con la ben­di­ción de la Iglesia or­to­do­xa ru­sa.

CON MUY PO­CO TAC­TO: Pu­tin y el pa­triar­ca Ci­ri­lo I de Mos­cú. La re­pre­sión es­ta­tal es par­te de un es­fuer­zo gu­ber­na­men­tal con­tra las re­li­gio­nes mi­no­ri­ta­rias “ex­tran­je­ras”.

DE­TE­NI­DO EN RU­SIA: Den­nis Ch­ris­ten­sen, da­nés de 46 años, fue arres­ta­do en 2017 por po­li­cías que irrum­pie­ron en un cen­tro de cul­to de los tes­ti­gos de Jehová en Oriol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.