El efec­to Ber­lus­co­ni: ¿cae­rá tam­bién Trump por las acu­sa­cio­nes de aco­so?

El ex pri­mer mi­nis­tro ita­liano abu­só, in­sul­tó y ex­plo­tó a va­rias mu­je­res, quie­nes fi­nal­men­te lo­gra­ron de­rri­bar­lo.

Newsweek en Español - - NEWS - Por Ru­la Je­breal

UN PO­PU­LIS­TA de de­re­cha con un bron­cea­do ex­ce­si­vo y una ba­se de mi­li­tan­tes fer­vo­ro­sa al pa­re­cer elu­de es­cán­da­lo tras es­cán­da­lo. Has­ta que, va­rias mu­je­res que fue­ron abu­sa­das, in­sul­ta­das y ex­plo­ta­das por él, lo lle­va­ron a su caí­da. Es­te es­ce­na­rio po­dría so­nar co­mo la pre­si­den­cia de Do­nald Trump, aun­que con un fi­nal de fan­ta­sía li­be­ral, pe­ro en reali­dad ha­blo de Sil­vio Ber­lus­co­ni, el ex­tra­va­gan­te ex pri­mer mi­nis­tro ita­liano.

Los dos lí­de­res tie­nen mu­cho en co­mún. Am­bos son de­ma­go­gos adi­ne­ra­dos con lar­gos his­to­ria­les de ban­ca­rro­ta y ne­go­cios tur­bios. Am­bos son ce­le­bri­da­des: Ber­lus­co­ni otro­ra di­ri­gió un im­pe­rio te­le­vi­si­vo; Trump te­nía una exi­to­sa fran­qui­cia de reali­ties en te­le­vi­sión. Am­bos en­tra­ron en la po­lí­ti­ca afir­man­do que so­lo ellos po­dían arre­glar un sis­te­ma po­lí­ti­co ro­to, uno del que se be­ne­fi­cia­ron es­plén­di­da­men­te. Am­bos son ven­de­do­res dies­tros que atra­je­ron a vo­tan­tes dis­gus­ta­dos gra­cias a que se pro­yec­ta­ron —pa­ra­dó­ji­ca­men­te— co­mo au­to­ri­ta­rios ca­ri­ca­tu­res­cos; hom­bres co­mu­nes y co­rrien­tes vic­ti­mi­za­dos. Am­bos se vie­ron en­vuel­tos en es­cán­da­los se­xua­les. Trump su­pues­ta­men­te en­ga­ñó a su es­po­sa em­ba­ra­za­da con la estrella porno Stormy Da­niels (nom­bre real Step­ha­nie Clif­ford), lue­go tra­tó de com­prar su si­len­cio an­tes de la elec­ción de 2016. Ber­lus­co­ni fue acu­sa­do de te­ner se­xo con una jo­ven pros­ti­tu­ta en una fies­ta “bun­ga bun­ga”. Am­bos vie­ron esas si­tua­cio­nes po­lé­mi­cas con­ver­tir­se en in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre en­cu­bri­mien­tos y abu­so de po­der.

A la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses —co­mo a la ma­yo­ría de los ita­lia­nos— en reali­dad no le im­por­ta la vi­da se­xual de sus lí­de­res. Pe­ro sí le im­por­ta si sus lí­de­res son co­rrup­tos. Sí le im­por­ta si so­bor­nan per­so­nas, usan per­so­nas que co­bran por arre­glar pro­ble­mas y tam­bién ven­den su ac­ce­so al je­fe de Es­ta­do. En­ton­ces, Trump —y sus crí­ti­cos— tal vez quie­ra es­tu­diar el fin de Ber­lus­co­ni y có­mo man­chó la de­mo­cra­cia de Ita­lia.

La caí­da del mag­na­te me­diá­ti­co ita­liano co­men­zó una no­che de oc­tu­bre de 2010 cuan­do Ber­lus­co­ni —en­ton­ces con más de 70 años— su­pues­ta­men­te le dio a una bai­la­ri­na de 17 años, lla­ma­da Ka­ri­ma el Mah­roug, 7,000 eu­ros y al­gu­nas jo­yas pa­ra que tu­vie­ra se­xo con él. El en­cuen­tro qui­zá se ha­bría man­te­ni­do en secreto, pe­ro me­ses des­pués, El Mah­roug, co­no­ci­da co­mo “Ruby, la la­dro­na de co­ra­zo­nes”, fue arres­ta­da ba­jo car­gos de hur­to, y no de co­ra­zo­nes, sino de mi­les de eu­ros de su com­pa­ñe­ra de pi­so.

La pri­me­ra lla­ma­da que hi­zo en la cár­cel fue a Ber­lus­co­ni. Pron­to, el pri­mer mi­nis­tro ita­liano pre­sio­nó al je­fe de la po­li­cía en Mi­lán pa­ra que la li­be­ra­ra, afir­man­do que la mu­cha­cha —una ciu­da­da­na ma­rro­quí— era so­bri­na del pre­si­den­te de Egip­to, Hos­ni Mu­ba­rak. Su arres­to, ex­pli­có, po­día sus­ci­tar una cri­sis di­plo­má­ti­ca.

Las au­to­ri­da­des fil­tra­ron la his­to­ria y la sub­si­guien­te tor­men­ta me­diá­ti­ca in­clu­yó na­rra­cio­nes es­ca­bro­sas de or­gías en la re­si­den­cia de Ber­lus­co­ni en Ro­ma, don­de se con­tra­ta­ban se­xo­ser­vi­do­ras pa­ra ves­tir­las de mon­jas y po­li­cías y re­pre­sen­tar esos ro­les an­te el pri­mer mi­nis­tro. Siem­pre un de­ma­go­go, Ber­lus­co­ni res­pon­dió al es­cán­da­lo de­cla­ran­do: “Es me­jor te­ner afi­ción por las mu­cha­chas bo­ni­tas que ser gay”.

Lo que tam­bién sa­lió a la luz en el es­cán­da­lo: el lí­der li­bi­di­no­so usó un apo­de­ra­do —el em­pre­sa­rio Gian­pao­lo Ta­ran­ti­ni— pa­ra pa­gar­le a otras mu­je­res (se­xo­ser­vi­do­ras, es­tre­llas porno y ve­de­tes) pa­ra que dur­mie­ran con él y, des­pués, su­pues­ta­men­te guar­da­ran si­len­cio so­bre sus ju­gue­teos lu­ju­rio­sos y min­tie­ran a los ma­gis­tra­dos.

La his­to­ria de Ruby no de­bió caer­le de sor­pre­sa al pú­bli­co ita­liano: un año an­tes, la es­po­sa de Ber­lus­co­ni, Veronica La­rio, quien lle­va­ba ca­sa­da con él 19 años, le pi­dió el di­vor­cio, acu­san­do pú­bli­ca­men­te a su ma­ri­do de “jun­tar­se con me­no­res”.

A la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses —co­mo a la ma­yo­ría de los ita­lia­nos— en reali­dad no le im­por­ta la vi­da se­xual de sus lí­de­res. Pe­ro sí le im­por­ta si sus lí­de­res son co­rrup­tos y vul­ne­ra­bles a chan­ta­jes.

Ella es­cri­bió una carta abier­ta al pe­rió­di­co prin­ci­pal de Ita­lia, La Re­pu­bli­ca, don­de lla­mó “un en­fer­mo” al pri­mer mi­nis­tro. Miem­bros del par­ti­do po­lí­ti­co de Ber­lus­co­ni y sus fi­lia­les me­diá­ti­cas res­pon­die­ron fil­tran­do fo­tos se­duc­to­ras de ella y es­par­cien­do ru­mo­res de que dor­mía con sus guar­daes­pal­das, en­tre otras co­sas.

Lue­go es­tu­vo An­ge­la Mer­kel. Ber­lus­co­ni nun­ca se acos­tó con ella, pe­ro es­ta cier­ta­men­te ayu­dó a lle­var­lo a su caí­da. La can­ci­ller ale­ma­na no po­día so­por­tar su co­rrup­ción y franca mi­so­gi­nia (tam­po­co ayu­dó que él se re­fi­rie­ra a ella co­mo una

“pe­rra in­co­gi­ble”). En tiem­pos nor­ma­les, la ri­ña en­tre Mer­kel y Ber­lus­co­ni ha­bría si­do po­co más que una dispu­ta ver­bal, pe­ro ocu­rrió en 2011, cuan­do Ita­lia su­fría una cri­sis finan­cie­ra. El país ne­ce­si­ta­ba que la Unión Eu­ro­pea lo res­ca­ta­ra. El re­sul­ta­do: ella exi­gió que lo de­rro­ca­ran co­mo par­te del pre­cio por la so­bre­vi­ven­cia eco­nó­mi­ca de Ita­lia. Ber­lus­co­ni fue ex­pul­sa­do del po­der y se le prohi­bió te­ner car­gos pú­bli­cos por más de media dé­ca­da.

En 2013 lo sen­ten­cia­ron a cua­tro años de pri­sión ba­jo car­gos de frau­de fi­nan­cie­ro y eva­sión fis­cal, aun­que al fi­nal so­lo tu­vo que ha­cer ser­vi­cio co­mu­ni­ta­rio (si­gue sien­do in­ves­ti­ga­do por ma­ni­pu­lar tes­ti­gos re­la­cio­na­dos con El Mah­roug y otras mu­je­res).

¿A Trump le es­pe­ra un des­tino si­mi­lar? No es­tá cla­ro, pe­ro hay pa­ra­le­los in­quie­tan­tes en­tre sus pro­ble­mas con las mu­je­res y los de su par ita­liano. Mí­re­se el ca­so de Stormy Da­niels. El abo­ga­do per­so­nal de Trump, Mi­chael Cohen, le pa­gó a la estrella porno 130,000 dó­la­res a tra­vés de una com­pa­ñía po­co an­tes de la elec­ción de 2016 pa­ra que guar­da­ra si­len­cio so­bre su su­pues­ta aven­tu­ra con el can­di­da­to re­pu­bli­cano. Al pa­re­cer, él lo con­si­de­ró ne­ce­sa­rio pa­ra que la his­to­ria no se fil­tra­ra y afec­ta­ra las po­si­bi­li­da­des de ga­nar del mag­na­te neo­yor­quino de bie­nes raí­ces.

Pe­ro, co­mo en el ca­so de Ber­lus­co­ni, el es­cán­da­lo pron­to se am­plió más allá del se­xo. El abo­ga­do de Da­niels, Mi­chael Ave­nat­ti, fi­nal­men­te re­ve­ló, en­tre otras co­sas, có­mo Cohen usó su ac­ce­so al pre­si­den­te pa­ra ga­nar mi­llo­nes de em­pre­sas co­mo AT&T y No­var­tis y de la com­pa­ñía de in­ver­sión Co­lum­bus No­va, que es­tá vin­cu­la­da al mul­ti­mi­llo­na­rio ru­so Vik­tor Vek­sel­berg, a quien Es­ta­dos Uni­dos san­cio­nó re­cien­te­men­te.

Aún no es­tá cla­ro si el pre­si­den­te sa­bía lo que su abo­ga­do ha­cía, pe­ro aquí hay de nue­vo un pa­ra­le­lo con Ber­lus­co­ni: mien­tras Ta­ran­ti­ni ayu­da­ba a en­con­trar mu­je­res pa­ra el pri­mer mi­nis­tro ita­liano, su­pues­ta­men­te cor­te­ja­ba a em­pre­sa­rios acau­da­la­dos pro­me­tién­do­les ac­ce­so a cam­bio de su­mas con­si­de­ra­bles de di­ne­ro.

Has­ta aho­ra, la res­pues­ta de Trump a es­tos es­cán­da­los tam­bién ha si­do un re­fle­jo de la de Ber­lus­co­ni. Am­bos com­par­ten un sen­ti­do pro­fun­do de la vic­ti- mi­za­ción. Y am­bos han ata­ca­do fer­vien­te­men­te a la pren­sa y a quie­nes tie­nen el po­ten­cial de de­rro­car­los (en el ca­so de Trump, las au­to­ri­da­des; en el de Ber­lus­co­ni, el po­der ju­di­cial ita­liano).

El re­sul­ta­do de es­ta es­tra­te­gia, por lo me­nos pa­ra Ber­lus­co­ni, fue una vic­to­ria par­cial. Pa­ra cuan­do el pri­mer mi­nis­tro ita­liano fue obli­ga­do a re­nun­ciar, él ha­bía des­acre­di­ta­do y des­le­gi­ti­ma­do exi­to­sa­men­te a las cortes, lla­mán­do­las un “cán­cer de la de­mo­cra­cia” (so­lo 39 por cien­to de los ita­lia­nos to­da­vía cree en un po­der ju­di­cial in­de­pen­dien­te, se­gún el Ins­ti­tu­to Eu­ris­pes, un gru­po de ex­per­tos eu­ro­peos). Hoy, su le­ga­do tó­xi­co con­ti­núa, y mu­chos en su ba­se —al­re­de­dor de 25 por cien­to del país— to­da­vía creen que es inocen­te. Por ello es que, des­pués de años fue­ra de un car­go pú­bli­co, pron­to po­dría pos­tu­lar­se de nue­vo.

RUBY DE TE­RROR: Ber­lus­co­ni su­pues­ta­men­te le dio a El Mah­roug 7,000 eu­ros y al­gu­nas jo­yas pa­ra que tu­vie­ra se­xo con él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.