Las oscuras amis­ta­des en­tre es­pías, es­cri­to­res y re­vo­lu­cio­na­rios

Por dé­ca­das, el es­cri­tor Ri­chard Gib­son ne­gó ser un agen­te de la CIA. Al abrir sus ex­pe­dien­tes, la ver­dad sa­lió a la luz, con el pe­que­ño de­ta­lle de que él si­gue vi­vo.

Newsweek en Español - - NEWS - Por Jef­fer­son Mor­ley

A FI­NA­LES de la dé­ca­da de 1940 y prin­ci­pios de los años 50, Pa­rís atraía a in­te­lec­tua­les afri­cano es­ta­dou­ni­den­ses con la es­pe­ran­za de es­ca­par del ra­cis­mo y con­for­mis­mo de la vi­da en Es­ta­dos Uni­dos. El prin­ci­pal en­tre ellos: Ri­chard Wright, el acla­ma­do au­tor de Hi­jo na­ti­vo y Chi­co ne­gro, quien lle­gó en 1947. Pron­to se le unie­ron Ches­ter Hi­mes, un ex­con­vic­to y maes­tro de la fic­ción de­tec­ti­ves­ca; Ja­mes Bald­win, el en­sa­yis­ta pre­coz, y Ri­chard Gib­son, un edi­tor de la Agen­ce Fran­ce-Pres­se.

Es­tos hom­bres se hi­cie­ron ami­gos, co­le­gas y, pron­to, acé­rri­mos ri­va­les. Su ver­da­de­ra re­la­ción pa­re­ció des­en­mas­ca­rar­se an­te la gue­rra de Fran­cia por con­ser­var su co­lo­nia en Ar­ge­lia. Gib­son pre­sio­nó a Wright pa­ra que cri­ti­ca­ra pú­bli­ca­men­te al go­bierno fran­cés, lo que hi­zo en­fu­re­cer al re­co­no­ci­do es­cri­tor. Wright dra­ma­ti­zó su ri­ña en una no­ve­la que lla­mó Is­land of Ha­llu­ci­na­tion, la cual nun­ca fue pu­bli­ca­da, ni si­quie­ra des­pués de su muer­te, en 1960. En 2005, Gib­son pu­bli­có sus me­mo­rias en una re­vis­ta li­te­ra­ria, don­de con­tó las elu­cu­bra­cio­nes po­lí­ti­cas que su otro­ra ami­go ha­bía dra­ma­ti­za­do, y le di­jo a The Guar­dian que ha­bía ob­te­ni­do una co­pia del ma­nus­cri­to y no te­nía ob­je­cio­nes en que se pu­bli­ca­ra. “Apa­rez­co co­mo Bill Hart, el ‘su­per­es­pía”, di­jo Gib­son so­bre la his­to­ria.

El li­bro de Wright aho­ra pa­re­ce pro­fé­ti­co. En un gi­ro ex­tra­ño, el 26 de abril, cuan­do los Ar­chi­vos Na­cio­na­les de Es­ta­dos Uni­dos li­be­ra­ron mi­les de do­cu­men­tos co­rres­pon­dien­tes al ase­si­na­to del pre­si­den­te John F. Ken­nedy, se in­cluían grue­sos ex­pe­dien­tes de la CIA so­bre Gib­son. Se­gún es­tos do­cu­men­tos, él sir­vió a la in­te­li­gen­cia de Es­ta­dos Uni­dos de 1965 a, por lo me­nos, 1977. Es­to fue mu­cho des­pués de que Wright es­cri­bió su li­bro y no es­tá cla­ro si Gib­son se com­pro­me­tió al es­pio­na­je an­tes de ese pe­rio­do. Pe­ro los ar­chi­vos re­ve­la­ron su nom­bre cla­ve de la CIA, QRPHONE-1; su sa­la­rio sin im­pues­tos era de 900 dó­la­res al mes (el equi­va­len­te a más de 6,000 dó­la­res en 2018), y sus va­rias mi­sio­nes, así co­mo su ac­ti­tud (“vi­go­ro­sa”) y ren­di­mien­to (“de un em­pren­de­dor”).

La par­te más cu­rio­sa de la his­to­ria: Gib­son si­gue vi­vo. Tie­ne 87 años y ra­di­ca en el ex­tran­je­ro. (Gib­son “no es­ta­rá dis­po­ni­ble a sus pre­gun­tas”, di­jo un ami­go de su fa­mi­lia que res­pon­dió el te­lé­fono en su ca­sa.)

La CIA usual­men­te pres­ta aten­ción a de­fen­der la con­fi­den­cia­li­dad de sus fuen­tes y mé­to­dos. Al anun­ciar la li­be­ra­ción de los ar­chi­vos de JFK el año pa­sa­do, el pre­si­den­te Do­nald Trump de­cla­ró que los re­gis­tros se abri­rían com­ple­ta­men­te, “ex­cep­to los nom­bres y las di­rec­cio­nes de per­so­nas vi­vas”. Sal­vo Gib­son, al pa­re­cer. (La CIA se ne­gó a ha­cer un co­men­ta­rio pa­ra es­te ar­tícu­lo.)

Na­ci­do en 1931, Gib­son cre­ció en Fi­la­del­fia y asis­tió al Co­le­gio Ken­yon en Ohio. Una tem­po­ra­da en el ejér­ci­to le dio a pro­bar la vi­da eu­ro­pea, y se mu­dó a Ro­ma y lue­go a Pa­rís. Es­cri­bió una no­ve­la, una his­to­ria de de­tec­ti­ves lla­ma­da A Mi­rror for Ma­gis­tra­tes, y se amis­tó y ene­mis­tó con Wright y otros in­te­lec­tua­les ex­pa­tria­dos.

En 1957, Gib­son de­jó Pa­rís y fue a tra­ba­jar pa­ra CBS Ra­dio News, de acuer­do con sus no­tas pe­rio­dís­ti­cas pu­bli­ca­das. Con un co­le­ga cu­brió la re­vo­lu­ción cu­ba­na que lle­vó a Fi­del Cas­tro al po­der. En 1960, Gib­son, quien por en­ton­ces sim­pa­ti­za­ba con mo­vi­mien­tos iz­quier­dis­tas, co­fun­dó el Co­mi­té de Jue­go Lim­pio pa­ra Cu­ba (FPCC, por sus si­glas en in­glés), el cual de­fen­dió al go­bierno de Cas­tro de la co­ber­tu­ra ne­ga­ti­va en la pren­sa es­ta­dou­ni­den­se.

Cuan­do de­jó CBS, Gib­son se en­car­gó de ad­mi­nis­trar el FPCC, y es­te cre­ció rá­pi­da­men­te en las uni­ver­si­da­des. Se re­sis­tió a los ci­ta­to­rios de in­ves­ti­ga­do­res del Se­na­do, los cua­les bus­ca­ban des­acre­di­tar al gru­po, e ins­tó a lí­de­res de los de­re­chos ci­vi­les a apo­yar la cau­sa cu­ba­na.

Pe­ro en ju­lio de 1962 Gib­son re­nun­ció al FPCC y re­dac­tó una carta anó­ni­ma en el pa­pel mem­bre­ta­do del gru­po a la CIA. Si la agencia arre­gla­ba una reunión en un sitio se­gu­ro, es­cri­bió, po­dría ser­les de uti­li­dad.

La CIA des­ci­fró quién es­cri­bió la carta y con­tac­tó al jo­ven in­te­lec­tual. Es­te se ha­bía mu­da­do a Sui­za pa­ra con­ver­tir­se en el edi­tor en idio­ma in­glés de una nue­va re­vis­ta lla­ma­da La Ré­vo­lu­tion Afri­cai­ne. En un me­mo­ran­do de enero de 1963, Ri­chard Helms, sub­di­rec­tor de la CIA, in­for­mó al FBI que Gib­son le ha­bía ha­bla­do a una fuen­te de la agencia so­bre la di­rec­ción ideo­ló­gi­ca de la re­vis­ta —más a la iz­quier­da— y có­mo pla­nea­ba re­ubi­car a 15 miem­bros de su per­so­nal de Pa­rís a Ar­gel.

Cuan­do Ken­nedy fue ase­si­na­do, el 22 de no­viem­bre de 1963, la CIA le pre­gun­tó a Gib­son so­bre el ase­sino acu­sa­do, Lee Har­vey Os­wald, quien ha­bía te­ni­do co­rres­pon­den­cia con el FPCC. Gib­son les di­jo lo po­co que sa­bía e in­di­có que que­ría “man­te­ner con­tac­to” con el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos.

En el ve­rano de 1964, Gib­son tu­vo otra ri­ña, es­ta vez con el due­ño de La Ré­vo­lu­tion Afri­cai­ne, quien lo acu-

En sus cartas al es­pía de la CIA, Ba­ra­ka fir­ma­ba con las pa­la­bras de des­pe­di­da “En lu­cha”.

só de ser un agen­te del FBI y la CIA. Ca­da vez que la acu­sa­ción se re­pe­tía años des­pués, Gib­son se en­co­gía de hom­bros. “Si soy de la CIA, ¿dón­de es­tá mi pen­sión?”, le di­jo a The Guar­dian en 2006.

Pa­ra en­ton­ces, Gib­son ya no tra­ba­ja­ba pa­ra la agencia. Pe­ro su archivo mues­tra que un ofi­cial de Lan­gley lo con­tac­tó en enero de 1965 y arre­gló una reunión in­for­ma­ti­va y le die­ron una “asig­na­ción de prue­ba” ese ve­rano: “Des­pués del re­clu­ta­mien­to y la acep­ta­ción de... exa­mi­na­ción [con po­lí­gra­fo], [el] su­je­to fue pre­sen­ta­do con su... ofi­cial de ca­so”. Pron­to em­pe­zó a tra­ba­jar pa­ra el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia co­mo es­pía.

Cua­tro años des­pués, se­gún su archivo, la agencia au­men­tó el sa­la­rio li­bre de im­pues­tos de Gib­son de 600 a 900 dó­la­res al mes (el equi­va­len­te de más de 6,000 dó­la­res en 2018). Su

mi­sión: re­por­tar so­bre “sus am­plios con­tac­tos en­tre los mo­vi­mien­tos iz­quier­dis­tas, ra­di­ca­les y co­mu­nis­tas en Eu­ro­pa y Áfri­ca”.

Gib­son, su es­po­sa y sus dos hi­jos se es­ta­ble­cie­ron en Bél­gi­ca, don­de lle­vó la vi­da de un in­te­lec­tual cos­mo­po­li­ta. Via­jó am­plia­men­te y es­cri­bió un li­bro so­bre los mo­vi­mien­tos afri­ca­nos de li­be­ra­ción que com­ba­tían el go­bierno de la mi­no­ría blan­ca. Tam­bién mo­ni­to­reó al poe­ta re­vo­lu­cio­na­rio y dra­ma­tur­go Ami­ri Ba­ra­ka, quien con­fia­ba en él co­mo un ca­ma­ra­da ideo­ló­gi­co. En sus cartas al es­pía de la CIA, Ba­ra­ka fir­ma­ba con las pa­la­bras de des­pe­di­da “En lu­cha”. (El hi­jo de Ba­ra­ka, Ras, es el al­cal­de de Ne­wark, Nue­va Jer­sey.)

Aun cuan­do los ar­chi­vos de la CIA re­cién li­be­ra­dos no in­clu­yen de­ta­lles ope­ra­ti­vos, pa­re­ce que Gib­son fue un es­pía pro­lí­fi­co. Un me­mo­ran­do de la CIA afir­ma que en 1977 su archivo con­te­nía más de 400 do­cu­men­tos.

A pe­sar de su ocu­rren­cia con The Guar­dian, Gib­son in­clu­so te­nía una es­pe­cie de pen­sión de la CIA. En sep­tiem­bre de 1969, su ofi­cial de ca­so se­ña­ló que “QRPHONE/1 ha em­pe­za­do a in­ver­tir una por­ción de su sa­la­rio men­sual en un res­pe­ta­ble fon­do de su elec­ción. Es­te mo­des­to pro­gra­ma de in­ver­sión me­jo­ra­rá la se­gu­ri­dad finan­cie­ra en ca­so de ter­mi­na­ción o épo­ca de va­cas fla­cas”.

Gib­son to­da­vía era un “agen­te ac­ti­vo” en 1977, cuan­do el Con­gre­so re­abrió la in­ves­ti­ga­ción de JFK y em­pe­zó a ha­cer pre­gun­tas so­bre la pe­ne­tra­ción de la agencia al FPCC en 1963. El Co­mi­té Se­lec­to de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes so­bre Ase­si­na­tos pi­dió ver el archivo de la CIA de Gib­son. La agencia mos­tró a los in­ves­ti­ga­do­res so­lo una pequeña por­ción, pe­ro el ma­te­rial com­ple­to, to­da­vía cla­si­fi­ca­do, se vol­vió par­te del archivo de la CIA de re­gis­tros so­bre JFK.

Esa de­sig­na­ción fi­nal­men­te cam­bia­ría. En oc­tu­bre de 1992, el Con­gre­so apro­bó una ley que obli­ga­ba a la li­be­ra­ción de to­dos los ar­chi­vos de JFK den­tro de 25 años. El secreto de Gib­son es­ta­ba a sal­vo, por el mo­men­to. En 1985 de­man­dó exi­to­sa­men­te a un au­tor sud­afri­cano que ha­bía afir­ma- do que él era un agen­te de la CIA. El li­bro fue re­ti­ra­do y el edi­tor pu­bli­có una de­cla­ra­ción en la que ase­gu­ra­ba que el “Sr. Gib­son nun­ca ha tra­ba­ja­do pa­ra la Agencia Cen­tral de In­te­li­gen­cia de Es­ta­dos Uni­dos”, una afir­ma­ción que ya no pa­re­ce sos­te­ni­ble.

En 2013, Gib­son ven­dió sus pa­pe­les re­co­pi­la­dos a la Uni­ver­si­dad Geor­ge Was­hing­ton en Was­hing­ton, D. C. Pa­ra ce­le­brar la ad­qui­si­ción, la uni­ver­si­dad ce­le­bró un sim­po­sio de un día en­te­ro: “Ri­chard Gib­son: opo­si­tor li­te­ra­rio y gue­rre­ro frío”, de­di­ca­do a “ha­cer avan­zar nues­tro en­ten­di­mien­to de la his­to­ria in­te­lec­tual y li­te­ra­ria de la Gue­rra Fría”.

Con la li­be­ra­ción de los ar­chi­vos de la CIA de Gib­son, los eru­di­tos aho­ra pue­den dis­cer­nir la mano ocul­ta del ser­vi­cio clan­des­tino es­ta­dou­ni­den­se al es­cri­bir esa his­to­ria. En lo to­can­te al per­so­na­je que ins­pi­ró a Bill Hart, “el su­per­es­pía”, la fic­ción de Ri­chard Wright tal vez se ade­lan­tó a su tiem­po.

FUEN­TES Y MÉ­TO­DOS: Cuan­do Ken­nedy fue ase­si­na­do, la CIA le pre­gun­tó a Gib­son (ca­mi­sa ver­de) so­bre Os­wald (en me­dio). El es­cri­tor les di­jo lo po­co que sa­bía. A la de­re­cha, Helms.

LO CO­RREC­TO: En su no­ve­la inédita, Wright pa­re­cía alu­dir al he­cho de que Gib­son era un es­pía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.