"En Mé­xi­co hay una ur­gen­cia de es­tar uni­dos": Centavrvs

Newsweek en Español - - NEWS - Por Ca­mi­la Sán­chez Bo­la­ño

La mú­si­ca de es­ta ban­da de rock al­ter­na­ti­vo, cu­yas can­cio­nes re­fle­jan los du­ros tiem­pos de hoy, al­can­za 60,000 re­pro­duc­cio­nes men­sua­les en Spo­tify. Ade­más, su pre­sen­cia no pa­sa inad­ver­ti­da en gran­des fo­ros co­mo el Vi­ve La­tino, el SXSW y el fes­ti­val Pic­nic.

AL DÍA HOY y des­de fe­bre­ro, en pa­re­des y es­pec­ta­cu­la­res de Ciu­dad de Mé­xi­co apa­re­ció una gran ca­ra cu­bis­ta que evo­ca a Ru­fino Ta­ma­yo y, de­ba­jo, la fo­to de los in­te­gran­tes de Centavrvs pro­mo­cio­nan­do su nue­vo ál­bum. Y, así, esa pri­me­ra to­ca­da en Ma­zun­te, en la que ce­le­bra­ban el aniver­sa­rio de la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na, se con­vir­tió en un gru­po que ha sa­bi­do leer el sen­tir de los jó­ve­nes an­te los tiem­pos

po­lí­ti­cos. Hoy rea­li­zan al­re­de­dor de cin­co pre­sen­ta­cio­nes al mes, in­clu­so en To­ron­to.

Los cua­tro in­te­gran­tes de la ban­da cuen­tan a Newsweek en Es­pa­ñol que no se ima­gi­na­ban el éxi­to del que go­za­rían. En mo­men­tos en que el har­taz­go so­cial bus­ca su cau­ce en la mú­si­ca, las le­tras de sus can­cio­nes han ser­vi­do de re­fu­gio. Centavrvs no de­nun­cia abier­ta­men­te lo que vi­ve en el país y afir­ma que no se ha pro­nun­cia­do co­mo una ban­da cu­yo pro­pó­si­to sea el mo­vi­mien­to so­cial, pe­ro men­sa­jes co­mo “na­die más ven­drá a de­cir dón­de mo­ver­nos. / Es me­jor bai­lar sal­tar, ven­cer al mie­do. / Na­die más con­tro­la­rá mi pen­sa­mien­to. / La re­gla es amar, ser li­bre sin un pre­cio. / Si la fuer­za es­tá, / en­tre tú y yo, / de­be­mos que­brar las ven­ta­nas hoy”, han he­cho sal­tar y gri­tar a mi­les.

Es­ta­mos en una ca­sa de la co­lo­nia Con­de­sa, sen­ta­dos en la me­sa del co­me­dor, y en el cen­tro hay una bo­te­lla de te­qui­la de la que, has­ta aho­ra, so­lo Demián be­be mien­tras re­cuer­da sus ini­cios: “Di­mos nues­tra pri­me­ra aso­ma­di­ta en 2010, en Ma­zun­te. Fue un pro­yec­to que hi­ci­mos pa­ra fes­te­jar los 100 años de la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na. El pro­yec­to con­sis­tía en mez­clar co­rri­dos o sam­pleos de pe­lí­cu­las de la Re­vo­lu­ción con mú­si­ca elec­tró­ni­ca o beats. La idea era ha­cer un es­pec­tácu­lo au­dio­vi­sual y dar­le la vuel­ta a las ce­le­bra­cio­nes de la Re­vo­lu­ción que siem­pre son bai­la­bles”.

Des­de an­tes de for­mar Centavrvs, Demián, Alán, Ra­yo y Pa­co se de­di­ca­ban ya a la mú­si­ca, pe­ro for­ma­ban par­te de dis­tin­tas agru­pa­cio­nes. Cuan­do to­ca­ron jun­tos por pri­me­ra vez en Ma­zun­te se die­ron cuen­ta de que fun­cio­na­ban co­mo ban­da y así co­men­za­ron a idear el pro­yec­to que hoy les per­mi­te te­ner la for­tu­na de vi­vir de su mú­si­ca.

“La ban­da se lla­ma así por­que el pro­yec­to se fra­guó en el cen­te­na­rio de la Re­vo­lu­ción, de ahí el ‘cen’, y lue­go es un ho­me­na­je a Pan­cho Vi­lla, que es el Cen­tau­ro del Nor­te, y co­mo la mú­si­ca es via­ja­do­na, tam­bién tie­ne que ver con Al­fa Cen­tau­ri”, cuen­ta Alán al se­ña­lar el sis­te­ma so­lar más cer­cano al Sol.

Los cua­tro in­te­gran­tes creen que con la mú­si­ca se pue­den ex­pre­sar las emo­cio­nes de si­tua­cio­nes o mo- men­tos es­pe­cí­fi­cos. Su mú­si­ca así los evo­ca. Des­de lo su­ce­di­do en el tem­blor has­ta los tiem­pos po­lí­ti­cos. Mu­chos de sus se­gui­do­res, pla­ti­can, les es­cri­ben pa­ra agra­de­cer­les. “A ve­ces nos es­cri­ben y des­cu­bri­mos que su in­ter­pre­ta­ción es dis­tin­ta a lo que no­so­tros in­ten­tá­ba­mos de­cir, pe­ro de eso se tra­ta la mú­si­ca”, co­men­ta Alán.

“No­so­tros, co­mo Centavrvs, te­ne­mos es­te ro­llo de que si te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de es­tar an­te un mi­cró­fono, usar­lo pa­ra que ha­ga del mun­do un lu­gar me­jor”, ex­pli­ca Demián. Rá­pi­da­men­te Alán agre­ga: “En Amé­ri­ca La­ti­na te­ne­mos una tra­di­ción que nos her­ma­na, y es la mú­si­ca de pro­tes­ta, la tro­va es la his­to­ria de la mú­si­ca, de los abu­sos que he­mos vi­vi­do, de lu­chas so­cia­les, y aho­ra que la es­cu­chas te das cuen­ta de lo que pa­sa­ba ha­ce 40 o 50 años. Por eso no­so­tros de­be­mos te­ner la con­cien­cia de que la mú­si­ca que es­ta­mos ha­cien­do pue­de ser es­cu­cha­da en 50 años, eso ha­bla­rá de lo que su­ce­de hoy en Mé­xi­co.

Nues­tro dis­co es­tá lleno de sim­bo­lis­mos, ru­mo­res y ecos de co­sas que nos afec­tan, que no nos pa­re­cen y tam­bién de lo que nos emo­cio­na”.

Centavrvs co­no­ce lo que su­ce­de en es­te país y aun así tie­nen la es­pe­ran­za de que, co­mo na­ción, se pue­de cam­biar. “En Mé­xi­co es­ta­mos bien di­vi­di­dos, so­mos cla­sis­tas y lo que me­nos ne­ce­si­ta­mos es más di­vi­sión. Hay una ur­gen­cia real de es­tar uni­dos, en­ten­der que si te va bien a ti, nos va bien a to­dos, el bie­nes­tar es un efec­to que se mul­ti­pli­ca y yo le de­seo a to­dos que se reali­cen en lo que ca­da quien ha­ce pa­ra que se con­ta­gie.

“Es el mo­men­to de dar­nos cuen­ta de que esas di­fe­ren­cias son las que nos en­ri­que­cen co­mo hu­ma­ni­dad. To­do lo que ve­mos en las no­ti­cias: Es­ta­dos Uni­dos, In­gla­te­rra, lo que pa­sa en Orien­te Me­dio. ¿En qué mo-

“Es el mo­men­to de dar­nos cuen­ta de que las di­fe­ren­cias son las que nos en­ri­que­cen co­mo hu­ma­ni­dad”.

men­to de­ci­di­mos que una per­so­na no es igual a no­so­tros? Un ni­ño de cin­co años nun­ca ha­ría esa dis­tin­ción. Yo so­lo tra­to de com­pren­der qué pa­só en nues­tra ma­du­rez co­mo hu­ma­ni­dad que lle­ga­mos a es­to”, cuen­ta Alán un po­co me­nos es­pe­ran­za­do.

Ra­yo com­ple­men­ta: “Por eso he­mos to­ma­do so­ni­dos de dis­tin­tas cul­tu­ras, con to­do res­pe­to, pa­ra po­ner­las en es­te dis­co de una ma­ne­ra en que se re­la­cio­nan en una so­la in­ten­ción y eso es ‘So­mos uno’, que nos vea­mos co­mo ciu­da­da­nos del mun­do, to­dos”.

So­bre su pro­ce­so pa­ra com­po­ner, los chi­cos de Centavrvs ha­blan de que “la ins­pi­ra­ción lle­ga cuan­do al­go se mue­ve en tu es­pí­ri­tu, hay cier­tas si­tua­cio­nes con las que pue­des es­tar a fa­vor o en con­tra y te ins­pi­ran. Mu­cho es de nues­tras vi­ven­cias, lo ve­mos co­mo ser cro­nis­tas de nues­tra pro­pia reali­dad”.

An­tes de fi­na­li­zar la en­tre­vis­ta y el te­qui­la, los chi­cos ha­blan del or­gu­llo que sien­ten de ser me­xi­ca­nos y de re­pre­sen­tar un mo­men­to pa­ra los jó­ve­nes de es­te país. Alán cuen­ta lo que sin­tió des­pués del sis­mo del pa­sa­do 19 de sep­tiem­bre en Ciu­dad de Mé­xi­co. “Ver a la gen­te can­tan-

“La ins­pi­ra­ción lle­ga cuan­do al­go se mue­ve en tu es­pí­ri­tu. Hay cier­tas si­tua­cio­nes con las que pue­des es­tar a fa­vor o en con­tra y te ins­pi­ran”.

do el Himno Na­cio­nal en el edi­fi­cio que se de­rrum­bó en Áms­ter­dam me hi­zo sen­tir su­ma­men­te or­gu­llo­so de mi país. Es que esa se­ma­na po­días ver a gen­te de to­do ti­po uni­da por una cau­sa. So­mos ca­pa­ces de unir­nos por una cau­sa cuan­do las cau­sas son no­bles”. Sus com­pa­ñe­ros coin­ci­den.

“Tam­bién es­tá el sen­ti­mien­to con­tra­rio y ese lle­ga ca­da que ve­mos las no­ti­cias y es­cu­cha­mos a nues­tros po­lí­ti­cos”, di­ce Demián. “O bien cuan­do te en­te­ras de ca­sos de co­rrup­ción, co­mo un go­ber­na­dor dán­do­le qui­mio­te­ra­pias fal­sas a ni­ños con cán­cer pa­ra ro­bar­se el di­ne­ro”, agre­ga Ra­yo re­fi­rién­do­se al ex­go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz, Ja­vier Duar­te.

Aun­que los in­te­gran­tes de Centavrvs no son ex­per­tos en po­lí­ti­ca, sien­ten co­mo un de­ber no que­dar­se ca­lla­dos. Con­si­de­ran que en Mé­xi­co ne­ce­si­ta ocu­rrir un cam­bio y pre­ten­den, des­de su trin­che­ra, ser par­te de ese cam­bio.

DES­DE AN­TES de for­mar Centavrvs, Alán, Ra­yo y Demián se de­di­ca­ban ya a la mú­si­ca, pe­ro for­ma­ban par­te de dis­tin­tas agru­pa­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.