Rum­bo al ama­ne­cer cós­mi­co

Un nue­vo des­cu­bri­mien­to po­dría de­cir­nos cuán­do apa­re­cie­ron las pri­me­ras es­tre­llas en el uni­ver­so.

Newsweek en Español - - CONTENIDO - Por Jes­si­ca Wap­ner

EL UNI­VER­SO CO­MEN­ZÓ ha­ce cer­ca de 14,000 mi­llo­nes de años co­mo una vas­ta y os­cu­ra mez­cla de pro­to­nes y elec­tro­nes. El hi­dró­geno se for­mó gra­dual­men­te, jun­to con el he­lio y algo de li­tio. Esa era to­da la va­rie­dad del uni­ver­so has­ta que sur­gie­ron las pri­me­ras es­tre­llas. Se re­que­rían esas enor­mes má­qui­nas de fu- sión nu­clear pa­ra ge­ne­rar el oxí­geno y to­dos los otros ele­men­tos más pe­sa­dos que cons­ti­tu­yen la vi­da. Así que se­ña­lar con pre­ci­sión el ama­ne­cer cós­mi­co, es de­cir, el mo­men­to en que se for­ma­ron las pri­me­ras es­tre­llas, ha sido des­de ha­ce mu­cho tiem­po una im­por­tan­te bús­que­da pa­ra los as­tro­fí­si­cos. Aho­ra es­tán un pa­so más cer­ca.

Las es­tre­llas ex­plo­tan cuan­do mue­ren, y en ese mo­men­to el oxí­geno que se for­ma den­tro de ellas se fu­sio­na con el gas que hay en el res­to de la ga­la­xia que las ro­dea. Sin em­bar­go, la luz es una ar­tis­ta del es­ca­pe: siem­pre se ale­ja de su fuen­te. Eso sig­ni­fi­ca que los as­tró­no­mos pue­den de­tec­tar el bri­llo del oxí­geno in­clu­so des­de dis­tan­cias muy gran­des.

Me­dian­te el uso de un po­de­ro­so con­jun­to de ra­dio­te­les­co­pios en Chi­le, un equi­po in­ter­na­cio­nal de as­tro­fí­si­cos hi­zo jus­ta­men­te eso. En­con­tra­ron el dé­bil bri­llo in­fra­rro­jo del oxí­geno pro­ve­nien­te de una ga­la­xia dis­tan­te co­no­ci­da co­mo MACS1149-JD1, o JD1 pa­ra abre­viar.

Las on­das de luz se ex­tien­den al ale­jar­se de su fuen­te, co­mo una ban­da elás­ti­ca es­ti­ra­da por el uni­ver­so que se ex­pan­de. El equi­po sa­bía que al me­dir la lon­gi­tud de on­da del bri­llo del oxí­geno (es de­cir, qué tan es­ti­ra­da es­ta­ba la ban­da elás­ti­ca), co­no­ce­ría exac­ta­men­te qué tan le­jos se en­cuen­tra JD1 y en qué mo­men­to la luz sa­lió de su fuen­te.

De acuer­do con su in­for­me pu­bli­ca­do el 17 de ma­yo en la re­vis­ta Na­tu­re, el oxí­geno sa­lió de esa es­tre­lla ha­ce 1,330 mi­llo­nes de años, o 500 mi­llo­nes de años an­tes del Big Bang. Es­to lo con­vier­te en el oxí­geno más dis­tan­te ja­más en­con­tra­do. Des­de que su luz sa­lió de su fuen­te, el uni­ver­so se ha ex­pan­di­do nue­ve o diez ve­ces.

Pe­ro eso no es to­do. Da­do que la luz pro­ve­nien­te de es­te oxí­geno so­lo pu­do ha­ber es­ca­pa­do de una es­tre­lla muer­ta, las es­tre­llas de JD1 de­bie­ron ha­ber­se for­ma­do an­tes. Me­dian­te el uso de imá­ge­nes de los te­les­co­pios Hub­ble y Spit­zer, el equi­po cal­cu­ló que la ga­la­xia se for­mó alrededor de 250 mi­llo­nes de años des­pués del co­mien­zo del uni­ver­so. Ese mo­men­to pu­do ha­ber sido el ama­ne­cer cós­mi­co, afir­ma Ri­chard Ellis, coau­tor del es­tu­dio y ca­te­drá­ti­co de as­tro­fí­si­ca del Uni­ver­sity Co­lle­ge de Lon­dres.

De­bi­do a que las imá­ge­nes del Spit­zer eran bo­rro­sas, es po­si­ble que “una ga­la­xia in­tru­sa” ha­ya ses­ga­do los re­sul­ta­dos, afir­ma Ja­ne Rigby, as­tro­fí­si­ca de la NASA. Sin em­bar­go, Rigby se­ña­la que el telescopio es­pa­cial Ja­mes Webb, que se pon­drá en mar­cha en 2020 y es­tá di­se­ña­do pa­ra es­tu­diar las ga­la­xias en el ama­ne­cer cós­mi­co, po­dría con­fir­mar los ha­llaz­gos.

Ellis pien­sa que el ama­ne­cer cós­mi­co es tan im­por­tan­te co­mo el Big Bang pa­ra com­pren­der el uni­ver­so. “Cons­ti­tu­ye el co­mien­zo de la sín­te­sis de ele­men­tos que nos con­for­man a ti y a mí”, se­ña­la. “La vi­da, des­de lue­go, se pro­du­ce mu­cho tiem­po des­pués”.

FUE­RA LU­CES: Una es­tre­lla mo­ri­bun­da cap­ta­da por el Telescopio Es­pa­cial Hub­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.