Dar vi­da des­pués de la muer­te

Un mé­di­co de Har­vard re­ve­la un be­ne­fi­cio in­quie­tan­te res­pec­to a los de­ce­sos por so­bre­do­sis.

Newsweek en Español - - CONTENIDO - Por Jes­si­ca Wap­ner

CA­DA AÑO, de­ce­nas de mi­les mue­ren a cau­sa del con­su­mo de opioi­des. En 2016, so­lo en Es­ta­dos Uni­dos se re­gis­tra­ron más de 63,600 de­fun­cio­nes. Y aun­que las re­ce­tas de opioi­des em­pie­zan a dis­mi­nuir, la cri­sis no da tra­zas de ce­der pues, cuan­do no hay dis­po­ni­bi­li­dad de pas­ti­llas, mu­chos usua­rios re­cu­rren a la he­roí­na o a su pri­mo más pe­li­gro­so, el fen­ta­ni­lo. No obs­tan­te, un ex­tra­ño “fé­nix” emer­ge de esas ce­ni­zas: ór­ga­nos de tras­plan­te que sal­van otras vi­das. Cuan­do Man­deep Meh­ra y un co­le­ga de la Es­cue­la de Me­di­ci­na de Har­vard no­ta­ron que au­men­ta­ba la can­ti­dad de do­na­do­res, si­guie­ron el ras­tro has­ta dar con la fuen­te de ori­gen, las muer­tes aso­cia­das con los opioi­des. Newsweek ha­bló con Meh­ra, pro­fe­sor de me­di­ci­na, acer­ca de es­ta co­rre­la­ción des­con­cer­tan­te.

—¿Có­mo des­cu­brió el ne­xo?

—La can­ti­dad de do­na­do­res per­ma­ne­ció es­tan­ca­da du­ran­te años. Cuan­do no­ta­mos un in­cre­men­to en años re­cien­tes, nos pre­gun­ta­mos si los es­ta­dou­ni­den­ses es­ta­ban do­nan­do más o si ha­bía otro fac­tor en jue­go. Así que re­vi­sa­mos 17 años de da­tos de do­na­do­res de ór­ga­nos, des­de el año 2000 has­ta 2016, y no­ta­mos que la ci­fra de do­na­do­res fa­lle­ci­dos por abu­so de dro­gas se ha­bía in­cre­men­ta­do on­ce ve­ces.

“Tam­bién es­tu­dia­mos el mis­mo pe­rio­do en Eu­ro­trans­plant, un co­lec­ti­vo eu­ro­peo de ocho cen­tros de tras­plan­tes, y nos im­pac­tó ver que es­ta fuen­te de do­na­do­res, en par­ti­cu­lar, ha­bía per­ma­ne­ci­do sin cam­bio al­guno en ese tiem­po”.

— ¿ Es se­gu­ro usar los ór­ga­nos de per­so­nas que mu­rie­ron a re­sul­tas de un abu­so de dro­gas?

—Ana­li­za­mos los re­sul­ta­dos de in­di­vi­duos que re­ci­bie­ron ór­ga­nos de dro­ga­dic­tos; de ma­ne­ra es­pe­cí­fi­ca, los da­tos de re­cep­to­res de co­ra­zón y pul­mo­nes. Esos ór­ga­nos son los más vul­ne­ra­bles a la fal­ta de oxí­geno; lo cual, en úl­ti­ma ins­tan­cia, es lo que ma­ta a las per­so­nas que fa­lle­cen por so­bre­do­sis. Los re­sul­ta­dos —al me­nos du­ran­te el pri­mer año pos­te­rior al tras­plan­te— son los mis­mos que se ob­tie­nen con otras fuen­tes de do­na­do­res.

—¿Có­mo jus­ti­fi­ca el be­ne­fi­cio de más ór­ga­nos ob­te­ni­dos de una fuen­te tan per­tur­ba­do­ra?

—La epi­de­mia de dro­gas es una en­fer­me­dad so­cial con la cual de­be­mos li­diar. El úni­co be­ne­fi­cio de es­ta si­tua­ción muy, muy tur­bia es que la pér­di­da de una vi­da pue­de sal­var mu­chas otras, por­que per­mi­te la do­na­ción del co­ra­zón, dos pul­mo­nes, dos ri­ño­nes y el hí­ga­do.

“Ca­da vez que se rea­li­za la re­cu­pe­ra­ción de un ór­gano pa­ra tras­plan­te, el equi­po guar­da un mi­nu­to de si­len­cio co­mo mues­tra de res­pe­to y gra­ti­tud por ese re­ga­lo de vi­da. No obs­tan­te, des­de la pers­pec­ti­va de la co­mu­ni­dad de pro­fe­sio­na­les de tras­plan­tes, no de­be­mos con­si­de­rar es­ta op­ción co­mo una fuen­te de do­na­do­res sos­te­ni­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.