Los ojos son la ven­ta­na del al­ma... y de la sa­lud

Ape­nas re­ba­sa­da por la mo­to­ra, la visual es la se­gun­da dis­ca­pa­ci­dad que más da­ño pro­vo­ca en Mé­xi­co. Ante ello, el Ins­ti­tu­to de Of­tal­mo­lo­gía Conde de Va­len­cia­na rea­li­za es­fuer­zos ti­tá­ni­cos con la am­bi­ción de dis­mi­nuir el mal.

Newsweek en Español - - CONTENIDO - Por Joel Agui­rre A.

UNA LE­GEN­DA­RIA NO­VE­LA de Jo­sé Sa­ra­ma­go re­la­ta có­mo, de ma­ne­ra ful­mi­nan­te, una ce­gue­ra blanca se ex­pan­de por la ciu­dad, y los cie­gos, ora in­ter­na­dos en cua­ren­te­na, ora per­di­dos en la ca­lle, se en­fren­tan a lo más pri­mi­ti­vo de la es­pe­cie hu­ma­na: la vo­lun­tad de so­bre­vi­vir sin el más va­lio­so de los sen­ti­dos. Si bien la obra es so­lo la fic­ción de un es­cri­tor que se­ña­la con de­do acu­sa­dor a la hu­ma­ni­dad que, vien­do, no ve, po­ne el pun­to so­bre las íes y atrae la aten­ción a uno de los ma­les que más afec­tan al ser hu­mano: la dis­ca­pa­ci­dad visual.

De­fi­ni­da co­mo la dis­mi­nu­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de la agu­de­za visual, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) es­ti­ma que es­ta dis­ca­pa­ci­dad afec­ta a unos 253 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do: 36 mi­llo­nes con ce­gue­ra y 217 mi­llo­nes con afec­ta­ción visual de mo­de­ra­da a gra­ve.

El or­ga­nis­mo sen­ten­cia, ade­más, que es­te mal li­mi­ta a las per­so­nas en la realización de ta­reas co­ti­dia­nas y afec­ta su ca­li­dad de vi­da y sus po­si­bi­li­da­des de in­ter­ac­ción con el mun­do cir­cun­dan­te.

Por esa ra­zón, opi­na Je­sús Arrie­ta, ci­ru­jano of­tal­mó­lo­go y je­fe del De­par­ta­men­to de Coor­di­na­ción Mé­di­co Qui­rúr­gi­ca del Ins­ti­tu­to de Of­tal­mo­lo­gía Conde de Va­len­cia­na, “la ne­ce­si­dad que te­ne­mos cual­quier per­so­na, des­de los ni­ños has­ta los adul­tos, es de ha­cer­nos una re­vi­sión of­tal­mo­ló­gi­ca por lo me­nos una vez al año”.

El es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na ocu­lar aña­de que, en ese sen­ti­do, lo ideal es que los

ni­ños sean re­vi­sa­dos of­tal­mo­ló­gi­ca­men­te an­tes de en­trar en la pri­ma­ria pa­ra co­no­cer cuál es su es­ta­do de vi­sión ge­ne­ral.

Y es que, si a es­ca­la mun­dial las ci­fras son alar­man­tes, en Mé­xi­co la me­lla no es me­nor. Se­gún cálcu­los del INE­GI, apro­xi­ma­da­men­te un mi­llón y me­dio de per­so­nas pa­de­cen dis­ca­pa­ci­dad visual. De es­ta po­bla­ción, 56.2 por cien­to no usa len­tes y 43.8 por cien­to sí los uti­li­za. Em­pe­ro, lo más gra­ve es que más de la mi­tad de la po­bla­ción con dis­ca­pa­ci­dad pa­ra ver no usa nin­gún ti­po de ayu­da, lo cual pue­de de­ber­se a que la mag­ni­tud de su de­fi­cien­cia no la ha­ga can­di­da­ta a usar­la, o bien por­que no tie­ne ac­ce­so a ellas, ya sea por pro­ble­mas de co­ber­tu­ra o de dis­tan­cia.

“La dis­ca­pa­ci­dad visual es la se­gun­da cau­sa en nues­tro país, so­la­men­te des­pués de la dis­ca­pa­ci­dad mo­to­ra”, ex­po­ne Arrie­ta Ca­ma­cho en en­cuen­tro con Newsweek

en Es­pa­ñol. “Y la prin­ci­pal cau­sa son los de­fec­tos re­frac­ti­vos, es de­cir, la ne­ce­si­dad de uti­li­zar len­tes. Exis­ten mu­chos pa­cien­tes que tie­nen una dis­ca­pa­ci­dad visual to­tal­men­te tra­ta­ble y co­rre­gi­ble con an­te­ojos. Por ejem­plo, hay mu­chos ni­ños cu­ya maes­tra se da cuen­ta de su dis­ca­pa­ci­dad por­que no apren­den de ma­ne­ra ade­cua­da o su pro­ce­so de en­se­ñan­za-apren­di­za­je es li­mi­ta­do. Ese ni­ño es un pa­cien­te que tie­ne mio­pía, hi­per­me­tro­pía o as­tig­ma­tis­mo, que son los tres prin­ci­pa­les de­fec­tos de re­frac­ción, es de­cir, que los ha­cen uti­li­zar len­tes”.

Sin em­bar­go, aña­de, des­pués de la in­fan­cia, en la ado­les­cen­cia y adul­tez, se man­tie­ne la pre­va­len­cia de los de­fec­tos de re­frac­ción. Ade­más, exis­ten otras en­fer­me­da­des que pue­den diag­nos­ti­car­se de ma­ne­ra muy pre­ci­sa y opor­tu­na me­dian­te una re­vi­sión visual.

“¿Cuál es la prin­ci­pal cau­sa de ce­gue­ra en nues­tro país? —se pre­gun­ta el mé­di­co es­pe­cia­lis­ta—. La prin­ci­pal es la re­ti­no­pa­tía dia­bé­ti­ca, una le­sión en la re­ti­na, se­cun­da­ria al pa­de­ci­mien­to de la dia­be­tes me­lli­tus. To­dos los pa­cien­tes dia­bé­ti­cos tie­nen que re­vi­sar­se la re­ti­na ca­da año des­de que son diag­nos­ti­ca­dos. La reali­dad es que los pa­cien­tes dia­bé­ti­cos bus­can aten­ción cuan­do pier­den la vis­ta, y ahí nues­tro cam­po de ac­ción dis­mi­nu­ye de ma­ne­ra drás­ti­ca por­que mu­chos de es­tos pa­de­ci­mien­tos son irreversibles”.

La cri­sis glo­bal que re­pre­sen­ta es­ta dis­ca­pa­ci­dad ha lle­va­do a la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud a ins­tru­men­tar una ini­cia­ti­va cu­yo fin es dis­mi­nuir en 25 por cien­to las dis­ca­pa­ci­da­des vi­sua­les evi­ta­bles pa­ra el año 2019. Apro­ba­do por la Asam­blea Mun­dial de la Sa­lud en 2013, es­te pro­yec­to de la OMS se ri­ge por “Sa­lud ocu­lar uni­ver­sal: un plan de ac­ción mun­dial pa­ra 2014-2019”, el cual pre­ten­de re­du­cir la dis­ca­pa­ci­dad visual evi­ta­ble co­mo problema de sa­lud pú­bli­ca mun­dial y ga­ran­ti­zar el ac­ce­so de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad visual a ser­vi­cios de reha­bi­li­ta­ción.

El di­rec­ti­vo del Ins­ti­tu­to de Of­tal­mo­lo­gía Conde de Va­len­cia­na po­ne én­fa­sis es­pe­cial en que una de las ba­rre­ras prin­ci­pa­les del desa­rro­llo hu­mano es per­der la vi­sión: “Por su­pues­to que los otros sen­ti­dos son muy im­por­tan­tes, el au­di­ti­vo, el tac­to, el gus­to, el ol­fa­to, pe­ro el visual nos per­mi­te re­la­cio­nar­nos con nues­tro en­torno. En­ton­ces, una per­so­na que na­ce sin vi­sión es una per­so­na ais­la­da que no ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne fa­ci­li­dad pa­ra re­la­cio­nar­se con su en­torno”.

Ade­más, ma­ni­fies­ta que una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más re­le­van­tes del sen­ti­do de la vis­ta es que, de­bi­do a que se tra­ta de un ór­gano muy sen­si­ble, ex­hi­be aque­llos cam­bios en la sa­lud apa­ren­te­men­te im­per­cep­ti­bles:

“Di­cen ro­mán­ti­ca­men­te por ahí que son los ojos la ven­ta­na del al­ma. Yo aquí pre­ci­sa­ría que son la ven­ta­na a nues­tro es­ta­do de sa­lud sis­té­mi­co. Por­que el of­tal­mó­lo­go, con una re­vi­sión pre­ci­sa, pue­de ver di­rec­ta­men­te el fun­cio­na­mien­to in­terno del ojo. El car­dió­lo­go es­cu­cha tu co­ra­zón; el or­to­pe­dis­ta sien­te tus ar­ti­cu­la­cio­nes, pe­ro el of­tal­mó­lo­go ve en el in­te­rior de tu ojo. Con las he­rra­mien­tas que te­ne­mos po­de­mos ver in­clu­so los eri­tro­ci­tos, las cé­lu­las de la san­gre que pa­san a tra­vés de los va­sos del ojo, y po­de­mos ver di­rec­ta­men­te el ner­vio óp­ti­co, el cris­ta­lino, el iris, la re­ti­na, y ob­te­ner in­for­ma­ción muy im­por­tan­te en unos mi­nu­tos so­bre un pa­cien­te con en­fer­me­da­des in­mu­no­ló­gi­cas, reu­má­ti­cas, con in­fec­cio­nes, her­pes, tu­bercu­losis, sí­fi­lis, VIH, mo­no­nu­cleo­sis in­fec­cio­sa y mu­chí­si­mas más que se pue­den ma­ni­fes­tar en la re­ti­na o en una in­fla­ma­ción en el ojo”.

In­clu­so, sen­ten­cia el ci­ru­jano of­tal­mo­ló­gi­co, “po­de­mos en­con­trar di­fe­ren­tes ti­pos de cán­cer que se ma­ni­fies­tan en el ojo o me­tas­tá­si­cos en el globo ocu­lar”. El Ins­ti­tu­to de Of­tal­mo­lo­gía Conde de Va­len­cia­na, en el cual atien­de Je­sús Arrie­ta, es una de las or­ga­ni­za­cio­nes de sa­lud visual más re­le­van­tes no so­lo de Mé­xi­co, sino de to­da Amé­ri­ca La­ti­na. Inau­gu­ra­do el 24 de fe­bre­ro de 1976, se tra­ta de un cen­tro de asis­ten­cia pri­va­da que no per­si­gue fi­nes de lu­cro. De­be su exis­ten­cia al le­ga­do de Luis Lu­dert y Rul, un des­cen­dien­te de los con­des de Va­len­cia­na que vi­vió de 1868 a 1953 y quien, a su muer­te, de­jó la pro­pie­dad don­de es­tá asen­ta­do el ins­ti­tu­to —en la ca­lle

de Chi­mal­po­po­ca, en la co­lo­nia Obre­ra de Ciu­dad de Mé­xi­co— y re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra la cons­truc­ción de un hos­pi­tal que se de­di­ca­ra a la aten­ción de en­fer­mos de los ojos, es­pe­cial­men­te de aque­llos con me­no­res re­cur­sos.

La ad­mi­nis­tra­ción de es­te cen­tro de sa­lud visual re­cae en un pa­tro­na­to, el cual de­pen­de de una or­ga­ni­za­ción oficial lla­ma­da Jun­ta de Asis­ten­cia Pri­va­da y man­tie­ne el be­ne­fi­cio so­cial de la en­ti­dad con re­cur­sos ob­te­ni­dos a tra­vés de cuo­tas de re­cu­pe­ra­ción por lo ge­ne­ral muy ba­jas. Los in­gre­sos que se ob­tie­nen por es­tas cuo­tas de re­cu­pe­ra­ción se em­plean en el man­te­ni­mien­to de las ins­ta­la­cio­nes, en el pa­go al per­so­nal, en la ad­qui­si­ción de nue­va tec­no­lo­gía y en apo­yar, con ser­vi­cios mé­di­cos y qui­rúr­gi­cos a quien, por su con­di­ción eco­nó­mi­ca, no pue­de cu­brir los cos­tos.

Ade­más de brin­dar aten­ción mé­di­co qui­rúr­gi­ca a los en­fer­mos de los ojos, el Conde de Va­len­cia­na es se­de de cur­sos de pre­gra­do de dis­tin­tas uni­ver­si­da­des y del Pos­gra­do de Of­tal­mo­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co. Hoy en día atien­de en pro­me­dio a 1,000 pa­cien­tes dia­ria­men­te y rea­li­za unos 12,000 pro­ce­di­mien­tos qui­rúr­gi­cos al año.

—Je­sús, ¿cuál es la fi­lo­so­fía y mi­sión del Ins­ti­tu­to de Of­tal­mo­lo­gía?

—Nues­tra prin­ci­pal vo­ca­ción asis­ten­cial es dar aten­ción a los pa­cien­tes que tie­nen re­cur­sos li­mi­ta­dos, esa es nues­tra po­bla­ción ob­je­ti­vo, pa­cien­tes con in­gre­sos eco­nó­mi­cos me­dio-ba­jo. Y la mi­sión del hos­pi­tal es pro­veer la más al­ta tec­no­lo­gía en aten­ción de pro­ble­mas of­tal­mo­ló­gi­cos a to­da la po­bla­ción sin im­por­tar su con­di­ción so­cial o so­cio­eco­nó­mi­ca. Es te­ner to­da la in­fra­es­truc­tu­ra que ne­ce­si­tan pa­ra la sa­lud de los ojos.

—¿Ver­da­de­ra­men­te atien­de cual­quier ti­po de en­fer­me­dad de los ojos?

—Cual­quier problema of­tal­mo­ló­gi­co. So­mos una ins­ti­tu­ción que tie­ne só­li­das ba­ses de en­se­ñan­za. A tra­vés de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co te­ne­mos re­si­den­tes en en­tre­na­mien­to pa­ra of­tal­mo­lo­gía, apro­xi­ma­da­men­te 18 por año; la es­pe­cia­li­dad de of­tal­mo­lo­gía du­ra tres años, hay 18 re­si­den­tes de pri­mer año, 18 del se­gun­do y 18 del ter­cer año, y al con­cluir su pe­rio­do de for­ma­ción en of­tal­mo­lo­gía, los re­si­den­tes apli­can pa­ra cur­sar áreas de al­ta es­pe­cia­li­dad en me­di­ci­na en of­tal­mo­lo­gía, por ejem­plo, en cór­nea, glaucoma, ci­ru­gía del seg­men­to an­te­rior del ojo, que es lo re­fe­ren­te a la ci­ru­gía de ca­ta­ra­ta, re­ti­na, es­tra­bis­mo, pár­pa­do, la­gri­ma­les, ul­tra­so­ni­do ocu­lar, vi­sión ba­ja, ge­né­ti­ca of­tál­mi­ca, en­tre otras. Son las prin­ci­pa­les áreas de al­ta es­pe­cia­li­dad, y aquí brin­da­mos ser­vi­cio en to­das esas áreas con ex­per­tos es­pe­cí­fi­cos.

—¿Por esa ra­zón es con­si­de­ra­da una de las ins­ti­tu­cio­nes más im­por­tan­tes de Amé­ri­ca La­ti­na?

—Es una de las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes de van­guar­dia of­tal­mo­ló­gi­ca. ¿Qué nos ha­ce di­fe­ren­tes? So­mos una ins­ti­tu­ción jo­ven y he­mos ti­ra­do una lí­nea muy im­por­tan­te en la in­ves­ti­ga­ción en of­tal­mo­lo­gía. Te­ne­mos una uni­dad que tie­ne in­ves­ti­ga­do­res del Sis­te­ma Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­do­res de los tres ni­ve­les que ha­cen di­fe­ren­tes pau­tas en sus tra­ba­jos, co­mo ge­né­ti­ca of­tal­mo­ló­gi­ca, pro­teó­mi­ca ocu­lar, bio­lo­gía mo­le­cu­lar e in­mu­no­lo­gía. Los of­tal­mó­lo­gos po­de­mos en­con­trar en ellos una man­cuer­na pa­ra ha­llar, por ejem­plo, las ba­ses ge­né­ti­cas pa­ra las en­fer­me­da­des vi­sua­les.

—¿Par­ti­cu­lar­men­te por qué acu­den los pa­cien­tes a es­te ins­ti­tu­to?

—Vie­nen por mu­chas cau­sas. Una de las pri­mor­dia­les es la di­fi­cul­tad pa­ra ver, que pue­de de­ber­se a los de­fec­tos de re­frac­ción o a cual­quier otra pa­to­lo­gía, co­mo la ca­ta­ra­ta, que es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de ce­gue­ra. Es­ta es una en­fer­me­dad que afec­ta a los pa­cien­tes pro­ba­ble­men­te des­pués de los 50 años, pues em­pie­zan a te­ner cam­bios en una por­ción del ojo que se lla­ma cris­ta­lino, un len­te que te­ne­mos to- dos de ma­ne­ra na­tu­ral y que es trans­pa­ren­te. A los pa­cien­tes de ca­ta­ra­ta, a tra­vés de una ci­ru­gía que con­lle­va mu­cha tec­no­lo­gía nue­va, se les ex­tir­pa el cris­ta­lino y se co­lo­ca en su lu­gar un len­te de un ma­te­rial plás­ti­co. Otra de las prin­ci­pa­les cau­sas de con­sul­ta es el glaucoma, una en­fer­me­dad en don­de sube la pre­sión den­tro del ojo y se afec­ta el ner­vio óp­ti­co; la es­truc­tu­ra que lle­va la in­for­ma­ción des­de la re­ti­na has­ta el ce­re­bro es co­mo un ca­ble al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­do que tie­ne en su in­te­rior una gran can­ti­dad de fi­bras ner­vio­sas en don­de, cuan­do al pa­cien­te le sube la pre­sión in­tra­ocu­lar, se

“Hay pa­cien­tes de 40 o 50 años que nun­ca se han re­vi­sa­do los ojos; te­ne­mos la idea de que si no nos due­len ve­mos bien”.

le pre­sio­na el ojo y se las­ti­man esas pe­que­ñas y de­li­ca­das fi­bras ner­vio­sas. En­ton­ces el pa­cien­te va per­dien­do esas fi­bras des­de la par­te in­ter­na has­ta la par­te ex­ter­na del ner­vio óp­ti­co, y eso le ge­ne­ra pér­di­da de su cam­po visual.

—¿Cuá­les son sus re­co­men­da­cio­nes pro­fe­sio­na­les pa­ra dis­mi­nuir la dis­ca­pa­ci­dad visual?

—El pri­mer pa­so es el de la aten­ción opor­tu­na. Di­fun­dir lo más que se pue­da es­ta in­for­ma­ción se­ría un pri­mer gran pa­so, la re­vi­sión of­tal­mo­ló­gi­ca opor­tu­na. Hay pa­cien­tes de 40 o 50 años que nun­ca se han re­vi­sa­do los ojos por­que te­ne­mos la idea de que si no nos due­len ve­mos bien, o el pa­cien­te pue­de in­ter­pre­tar, se­gún su pro­pia acep­ción, que ve bien. Una de las par­tes im­por­tan­tes de la re­vi­sión of­tal­mo­ló­gi­ca es co­no­cer la agu­de­za visual de ca­da ojo, esa es la pri­me­ra par­te de la re­vi­sión cuan­do le de­ci­mos: ‘Tá­pe­se un ojo y dí­ga­me qué le­tra ve’. Mu­chas ve­ces el pa­cien­te se ta­pa y di­ce: ‘No veo’. Y cuan­do se ta­pa el otro, pue­de leer y di­ce: ‘Yo nun­ca me ha­bía da­do cuen­ta de que no veo con es­te ojo’. Esa pue­de ser la pri­me­ra sor­pre­sa, ser es­ta una con­di­ción des­de su na­ci­mien­to o des­de la in­fan­cia. Y es­pe­cial­men­te im­por­tan­tes son los pa­cien­tes que tie­nen otros fac­to­res de ries­go en su fa­mi­lia o en su es­ta­do de sa­lud en ge­ne­ral u ocu­pa­ción que los po­ne en ries­go.

—¿La sa­lud visual en Mé­xi­co tie­ne la es­pe­ran­za de pre­ser­var­se?

—Es­ta­mos ante un problema muy gran­de, un problema ante el que re­que­ri­mos re­do­blar es­fuer­zos. So­mos un cen­tro de re­fe­ren­cia na­cio­nal pa­ra pro­ble­mas vi­sua­les de to­da la re­pú­bli­ca me­xi­ca­na y las ins­ti­tu­cio­nes de asis­ten­cia pri­va­da se­gui­mos sien­do las prin­ci­pa­les pro­vee­do­ras del ser­vi­cio de la sa­lud visual por­que, tris­te­men­te, la tec­no­lo­gía no lle­ga a las ins­ti­tu­cio­nes de sa­lud que de­be­rían de pro­veer­nos ese ti­po de aten­ción of­tal­mo­ló­gi­ca. Ins­ti­tu­cio­nes co­mo el IMSS y el ISSS­TE, que tie­nen tam­bién de­par­ta­men­tos de of- tal­mo­lo­gía en don­de tam­bién for­man re­si­den­tes, tie­nen un re­za­go im­por­tan­te en la aten­ción a los pa­cien­tes. Te­ne­mos un re­tra­so, ne­ce­si­ta­mos hos­pi­ta­les co­mo es­te que sean ac­ce­si­bles a la gen­te, a las ne­ce­si­da­des y a la reali­dad de nues­tro país. Ade­más, se for­man apro­xi­ma­da­men­te 110 es­pe­cia­lis­tas of­tal­mó­lo­gos anual­men­te en to­da la re­pú­bli­ca, eso es un nú­me­ro ba­jo, ten­dría­mos que te­ner más of­tal­mó­lo­gos y te­ner­los só­li­da­men­te pre­pa­ra­dos, con va­lo­res y con sen­ti­do de ayu­da y de acer­car­se a los pa­cien­tes.

JE­SÚS ARRIE­TA CA­MA­CHO, je­fe del De­par­ta­men­to de Coor­di­na­ción Mé­di­co Qui­rúr­gi­ca del Ins­ti­tu­to de Of­tal­mo­lo­gía Conde de Va­len­cia­na.

IMÁ­GE­NES HIS­TÓ­RI­CAS de los años 70 que des­cri­ben la fun­da­ción de es­te cen­tro de es­pe­cia­li­da­des of­tal­mo­ló­gi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.