Suu Kyi: de No­bel de la Paz a ‘tapadera’ de mi­li­ta­res

An­tes con­si­de­ra­da la he­roí­na de los de­re­chos hu­ma­nos, Aung San Suu Kyi, di­ri­gen­te “de fac­to” de Bir­ma­nia, hoy es re­pu­dia­da por ne­gar­se a con­de­nar las atro­ci­da­des de le­sa hu­ma­ni­dad que si­guen co­me­tien­do los mi­li­ta­res con­tra la mi­no­ría musulmana rohin­yá.

Newsweek en Español - - CONTENIDO - Por Len­nox Sa­muels

UN LE­VE BA­RU­LLO se es­cu­cha en la Ca­sa de los Re­cuer­dos, po­pu­lar res­tau­ran­te de Ran­gún, don­de dos vein­tea­ñe­ros en ca­mi­se­ta es­cu­chan con an­sia las pre­gun­tas que ha­ce un vi­si­tan­te acer­ca de Aung San Suu Kyi, la li­de­re­sa de Bir­ma­nia. A unos mil ki­ló­me­tros de la ciu­dad más im­por­tan­te, en el es­ta­do oc­ci­den­tal de Ra­káin, los mi­li­ta­res han em­pren­di­do una lim­pie­za ét­ni­ca con­tra los mu­sul­ma­nes rohin­yás y el vi­si­tan­te quie­re ave­ri­guar qué opi­nan sus in­ter­lo­cu­to­res so­bre el he­cho de que Suu Kyi ha­ya to­le­ra­do di­chas ac­cio­nes.

Los jó­ve­nes co­men una ensalada de ma­ris­cos y ver­du­ras em­pa­ni­za­das, vol­tean a ver a los tu­ris­tas ja­po­ne­ses que ocu­pan la me­sa con­ti­gua, mur­mu­ran en­tre sí, has­ta que uno de­cla­ra: “La amo”, con tono a la vez tris­te y desafian­te. “Y de cual­quier ma­ne­ra, esos no son

bir­ma­nos”, con­clu­ye, re­fi­rién­do­se a los rohin­yás.

Es una afir­ma­ción co­mún en­tre los bu­dis­tas bir­ma­nos, quie­nes in­te­gran la ma­yo­ría ét­ni­ca de Bir­ma­nia y con­si­de­ran que Suu Kyi, de 72 años, es una de ellos. Se tra­ta de la ve­ne­ra­da hi­ja me­nor del co­man­dan­te Aung San, quien en­ca­be­zó la lu­cha con­tra los bri­tá­ni­cos has­ta que sus ri­va­les po­lí­ti­cos lo ase­si­na­ron unos me­ses an­tes de que Lon­dres otor­ga­ra la in­de­pen­den­cia al país, en 1947. Ella es la pa­trio­ta edu­ca­da en Ox­ford quien se opu­so al ré­gi­men mi­li­tar que to­mó el po­der en 1962 e in­tro­du­jo un sis­te­ma to­ta­li­ta­rio. Es la di­si­den­te desafian­te que, en 1988, se con­vir­tió en el ros­tro de las pro­tes­tas na­cio­na­les con­tra el ré­gi­men mi­li­tar has­ta que el Ejér­ci­to las aplas­tó y ma­tó a mi­les de ciu­da­da­nos. Suu Kyi, la Da­ma, co­mo es lla­ma­da en Bir­ma­nia, pa­só más de una dé­ca­da ba­jo arres­to do­mi­ci­lia­rio. Su re­sis­ten­cia fue tan fe­roz que se ne­gó a via­jar a In­gla­te­rra pa­ra asis­tir al fu­ne­ral de su ma­ri­do bri­tá­ni­co, Mi­chael Aris, pues te­mía que la Jun­ta [mi­li­tar] no le per­mi­tie­ra vol­ver a ca­sa. En 1991, re­ci­bió el Pre­mio No­bel de la Paz por su com­pro­mi­so con la lu­cha no vio­len­ta, la de­mo­cra­cia y los de­re­chos hu­ma­nos.

Esa lu­cha con­ti­nuó otras dos dé­ca­das y, pa­ra 2015, el en­ton­ces pre­si­den­te Thein Sein de­ci­dió ce­le­brar elec­cio­nes li­bres en un es­fuer­zo pa­ra ase­gu­rar que Oc­ci­den- te no re­im­pu­sie­ra san­cio­nes eco­nó­mi­cas de­vas­ta­do­ras pa­ra el país. El par­ti­do de Suu Kyi, la Li­ga Na­cio­nal por la De­mo­cra­cia (LND), re­sul­tó ven­ce­dor y for­mó un go­bierno ci­vil que la an­ti­gua di­si­den­te hoy en­ca­be­za co­mo con­se­je­ra de Es­ta­do.

No obs­tan­te, trans­cu­rri­dos tres años de aque­lla con­tien­da, hoy su­fre la con­de­na de los crí­ti­cos por­que, en­tre otras ofen­sas, ha sa­cri­fi­ca­do a los apá­tri­das rohin­yás, aban­do­nó los es­fuer­zos por la li­ber­tad de pren­sa, fue in­ca­paz de lo­grar la paz con los gru­pos de ac­ti­vis­tas; y aún cree que pue­de unir a los ge­ne­ra­les de apo­yar­la en to­do lo an­te­rior. “La reali­dad es que Suu Kyi fue un gran icono de la de­mo­cra­cia cuan­do tra­ba­ja­ba des­de afue­ra”, se­ña­la Ant­hony Da­vis, ana­lis­ta de Ja­ne, com­pa­ñía bri­tá­ni­ca de Bang­kok, de­di­ca­da a la in­te­li­gen­cia mi­li­tar, es­pe­cia­li­za­da en de­fen­sa y en se­gu­ri­dad na­cio­nal. “Pe­ro co­me­tió el error de al­can­zar el po­der. Se ha con­ver­ti­do en la tapadera y rehén de los mi­li­ta­res”.

Con to­do, los ge­ne­ra­les no es­tán sa­tis­fe­chos con el pa­pel que re­pre­sen­ta. “No ha cum­pli­do con su par­te del tra­to ni ha pro­te­gi­do a las fuer­zas ar­ma­das de las pre­sio­nes oc­ci­den­ta­les”, acu­sa un pro­mi­nen­te oficial ju­bi­la­do que tie­ne ne­xos con el co­man­dan­te en je­fe, el ge­ne­ral Min Aung Hlaing (co­mo otros en­tre­vis­ta­dos pa­ra es­te re­por­ta­je, so­li­ci­tó el ano­ni­ma­to de­bi­do a la sen­si­bi­li­dad del te­ma. Con Suu Kyi en su des­pa­cho no res­pon­die­ron a la so­li­ci­tud de su po­si­ción al res­pec­to.)

¿ SO­LO UNA PO­LÍ­TI­CA?

La caí­da de Suu Kyi ha sido muy ace­le­ra­da, pe­ro mu­chos la con­si­de­ran víc­ti­ma de las gran­des ex­pec­ta­ti­vas de quie­nes siem­pre la per­ci­bie­ron co­mo una com­bi­na­ción de Ma­dre Te­re­sa y Jua­na de Ar­co. “Soy so­lo una po­lí­ti­ca”, pro­tes­tó la Da­ma el año pa­sa­do, du­ran­te una en­tre­vis­ta con la BBC. Des­pués de ga­nar las elec­cio­nes, pa­só de ser una ac­ti­vis­ta mar­gi­nal a la po­lí­ti­ca más im­por­tan­te del país, aun­que atra­pa­da en­tre dos go­bier­nos pa­ra­le­los. Ca­be­za vi­si­ble de Bir­ma­nia, es­tá li­mi­ta­da por las po­de­ro-

“Daw Suu no que­ría otro ba­ño de san­gre en es­te país. Lo que desea es uni­dad”.

sas fuer­zas ar­ma­das, las cua­les si­guen a car­go de­bi­do a un man­da­to cons­ti­tu­cio­nal. Se­gún los ana­lis­tas, su par­ti­do no ha mos­tra­do gran des­tre­za pa­ra go­ber­nar ni pa­ra es­qui­var los as­tu­tos ge­ne­ra­les. Y mu­chos creen que Suu Kyi ha que­da­do pa­ra­li­za­da por su cau­te­la y su ne­ce­si­dad de con­trol; no ha ali­via­do la cri­sis de los rohin­yá de­bi­do a que le in­quie­ta la pro­fun­da hos­ti­li­dad del gru­po na­ti­vo ma­yo­ri­ta­rio con­tra el gru­po mu­sul­mán. “Es na­cio­na­lis­ta”, afir­ma Khin Zaw Win, ex­pri­sio­ne­ro po­lí­ti­co y ac­tual di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Tam­pa­di­pa, un think tank de ac­ti­vis­tas. “Mu­chos bir­ma­nos abo­rre­cen a los rohin­yá, y ella es una más”.

Ha­ce tres años, cuan­do Suu Kyi lo­gró una vic­to­ria arro­lla­do­ra, sus se­gui­do­res se sin­tie­ron eu­fó­ri­cos, aun­que tam­bién preo­cu­pa­dos por los obs­tácu­los que en­fren­ta­rían. En efec­to, el Ejér­ci­to res­pe­tó los re­sul­ta­dos, pe­ro lo hi­zo a sa­bien­das de que con­ser­va­ba la ma­yor par­te del po­der. En 2008, los ge­ne­ra­les im­pu­sie­ron

una nue­va Cons­ti­tu­ción que re­ser­va 20 por cien­to de los es­ca­ños par­la­men­ta­rios a las fuer­zas ar­ma­das, así co­mo el con­trol de los mi­nis­te­rios clave: De­fen­sa, Con­trol Fron­te­ri­zo y Asun­tos In­ter­nos. Es­te úl­ti­mo po­nía a los mi­li­ta­res a car­go de una enor­me bu­ro­cra­cia que co­bra los im­pues­tos y lle­va to­dos los re­gis­tros, des­de com­pras de tie­rras has­ta de­fun­cio­nes. Se­me­jan­te po­der les da­ba un ac­ce­so ex­tra­or­di­na­rio a la in­for­ma­ción per­so­nal y em­pre­sa­rial de los ciu­da­da­nos, así co­mo el con­trol de la ri­que­za na­cio­nal.

Ade­más, las fuer­zas ar­ma­das in­tro­du­je­ron una cláu­su­la cons­ti­tu­cio­nal que ex­cluía de la pre­si­den­cia a cual­quier in­di­vi­duo con fa­mi­lia­res que fue­ran ciu­da­da­nos ex­tran­je­ros. Los crí­ti­cos sos­tie­nen que es­ta cláu­su­la fue idea­da, ex­pre­sa­men­te, pa­ra frus­trar a Suu Kyi, quien no so­lo es­ta­ba ca­sa­da con Aris, sino que pro­creó dos hi­jos con él, am­bos súb­di­tos bri­tá­ni­cos. Por ello, cuan­do LND ga­nó, Suu Kyi adop­tó el tí­tu­lo de con­se­je­ra de Es­ta­do, pues la Cons­ti­tu­ción la pri­va­ba del nom­bra­mien­to de pre­si­den­ta (“Los prin­ci­pios de la Cons­ti­tu­ción de 2008 son la me­jor sal­va­guar­da pa­ra la con­ti­nua paz y es­ta­bi­li­dad del país”, in­sis­te el oficial mi­li­tar re­ti­ra­do).

Hoy día, los de­fen­so­res de Suu Kyi atri­bu­yen a di­cha cons­ti­tu­ción su in­ca­pa­ci­dad pa­ra im­pe­dir la ex­pul­sión for­za­da, la mu­ti­la­ción, la vio­la­ción y los ase­si­na­tos de rohin­yás en el es­ta­do de Ra­káin. La re­pre­sión mi­li­tar con­tra el gru­po mu­sul­mán dio ini­cio en la dé­ca­da de 1970. La cri­sis más re­cien­te co­men­zó en agos­to pa­sa­do y, des­de en­ton­ces, unos 700,000 de los ca­si 1.1 mi­llo­nes de rohin­yás de Bir­ma­nia han hui­do a Ban­gla­dés. Na­cio­nes Uni­das y di­ver­sas or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos acu­san a las fuer­zas ar­ma­das de ha­ber per­pe­tra­do una ma­tan­za al in­cen­diar las al­deas de los rohin­yás en fu­ga. Y los sim­pa­ti­zan­tes de Suu Kyi se­ña­lan —con to­da ra­zón— que ella no tie­ne con­trol so­bre los ge­ne­ra­les. El Ejér­ci­to ac­túa de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te e in­clu­so es­ta­ble­ce su pro­pio pre­su­pues­to, el cual, en 2017, su­mó un to­tal de 2,140 mi­llo­nes de dó­la­res, ca­si 14 por cien­to del gas­to es­ta­tal.

Los cí­ni­cos ar­gu­men­tan que los al­tos man­dos mi­li­ta­res pre­ten­den sa­bo­tear cual­quier in­ten­to pa­ra lle­gar a un acuer­do con los gru­pos ét­ni­cos del país, en par­ti­cu­lar con los des­pre­cia­dos rohin­yás. “Ella [Suu Kyi] ha­bla de paz y de re­con­ci­lia­ción, y los mi­li­ta­res lanzan ca­da vez más ofen­si­vas en las re­gio­nes ét­ni­cas”, acu­sa Zin Linn, con­sul­tor de me­dios que pur­gó dos con­de­nas en la cár­cel co­mo pri­sio­ne­ro po­lí­ti­co.

Los ge­ne­ra­les quie­ren paz, afir­ma a Newsweek el oficial re­ti­ra­do, “mas no en­tre­ga­re­mos el po­der ni te­rri­to­rio a los ejér­ci­tos ét­ni­cos”. A prin­ci­pios de abril, se desata­ron nue­vas hos­ti­li­da­des en­tre las fuer­zas ar­ma­das de Bir­ma­nia y el Ejér­ci­to pa­ra la In­de­pen­den­cia de Ka­chin, una mi­li­cia de 8,000 com­ba­tien­tes, se­gún cálcu­los de Ja­ne. Has­ta aho­ra, la vio­len­cia ha ex­pul­sa­do a más de 6,000 ét­ni­cos ka­chin de sus ho­ga­res en el es­ta­do más no­roc­ci­den­tal de Bir­ma­nia, lo­ca­li­za­do jus­to al sur de Chi­na. “La verdad es que Daw Suu no que­ría otro ba­ño de san­gre en es­te país”, ase­gu­ra Zin Linn, usan­do el tér­mino ho­no­rí­fi­co bir­mano pa­ra de­sig­nar a una mu­jer ma­yor o en po­si­ción pro­mi­nen­te. “Lo que ella desea es uni­dad… Por eso ha sido tan cau­te­lo­sa”.

Es po­si­ble, pe­ro Suu Kyi no so­lo se ha ne­ga­do a con­de­nar las atro­ci­da­des con­tra los rohin­yá: ja­más ha uti­li­za­do la palabra rohin­yás, lo cual al­gu­nos in­ter- pre­tan co­mo un in­di­cio de su re­nuen­cia a re­co­no­cer­los co­mo un gru­po dis­tin­to y con de­re­chos. Sus crí­ti­cos afir­man que ha mi­ni­mi­za­do lo que Na­cio­nes Uni­das ca­li­fi­ca de “ac­tos de ge­no­ci­dio” y un “ca­so de lim­pie­za ét­ni­ca”. En sep­tiem­bre pa­sa­do, du­ran­te sus pri­me­ros co­men­ta­rios so­bre la cri­sis, Suu Kyi cul­pó a las “no­ti­cias fal­sas” de exa­cer­bar las ten­sio­nes con los mu­sul­ma­nes, y ha­bló de un “enor­me ice­berg de des­in­for­ma­ción”. En mar­zo de 2017, re­pre­sen­tan­tes de su ofi­ci­na des­car­ta­ron ale­ga­tos de agre­sio­nes se­xua­les con­tra mu­je­res rohin­yá a ma­nos de sol­da­dos bir­ma­nos, in­sis­tien­do en que eran “vio­la­cio­nes fal­sas”.

“Di­cen: ‘¿En dón­de es­tá la evi­den­cia de vio­la­ción?”, pro­tes­ta Khin Zaw Win, del Ins­ti­tu­to Tam­pa­di­pa. “Pues bien, la evi­den­cia es­tá en to­das las per­so­nas [de Ra­káin], so­bre to­do en las mu­je­res. Si prac­ti­ca­ran prue­bas de ADN, ha­bría evi­den­cias. No bas­ta con que Aung San Suu Kyi di­ga: ‘Mués­tren­me la evi­den­cia”.

Otros van más allá en sus crí­ti­cas ha­cia la Da­ma. “Los mi­li­ta­res co­me­ten crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad con­tra los rohin­yá”, acu­sa Phil Ro­ber­tson, sub­di­rec­tor de la Di­vi­sión Asia pa­ra Hu­man Rights Watch. “Y lue­go, de ma­ne­ra inex­pli­ca­ble, ella sa­le en de­fen­sa de su en­cu­bri­mien­to”.

ET­NIAS SIN AU­TO­NO­MÍA

Con to­do, apo­yar pú­bli­ca­men­te a los rohin­yás y otros gru­pos ét­ni­cos no es una es­tra­te­gia po­lí­ti­ca in­te­li­gen­te. Bir­ma­nia no cuen­ta con un sis­te­ma de en­cues­tas con­fia­ble, sin em­bar­go, di­ver­sos ana­lis­tas afir­man que una ma­yo­ría abru­ma­do­ra de los bu­dis­tas bir­ma­nos abo­rre­ce a los rohin­yás, a quie­nes con­si­de­ran ex­tran­je­ros y lla­man “ben­ga­líes”. Ori­gi­na­rios de Ban­gla­dés, los co­lo­ni­za­do­res bri­tá­ni­cos los lle­va­ron a tra­ba­jar a Bir­ma­nia, don­de vi­ven co­mo apá­tri­das, sin de­re­chos en el país don­de in­mi­gra­ron ha­ce unos dos­cien­tos años. Du­ran­te dé­ca­das, la Jun­ta [mi­li­tar] in­ten­tó for­ta­le­cer el po­der de la ma­yo­ría bir­ma­na otor­gán­do­le el do­mi­nio so­bre otros gru­pos ét­ni­cos. “Ellos [los mi­li­ta­res] tra­tan de ase­gu­rar la su­pre­ma­cía bir­ma­na. Es, a la vez, una pos­tu­ra de­li­be­ra­da y una mues­tra de in­com­pe­ten­cia por par­te de las au­to­ri­da­des”, ex­pli­ca Ma Thi­da, ci­ru­ja­na, ac­ti­vis­ta, exa­sis­ten­te de Suu Kyi y an­ti­gua pri­sio­ne­ra po­lí­ti­ca.

Los mi­li­ta­res re­co­no­cen 135 gru­pos ét­ni­cos, los cua­les re­pre­sen­tan 25 por cien­to de los 54 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de Bir­ma­nia; el 75 por cien­to res­tan­te es­tá in­te­gra­do por bir­ma­nos (o ba­mar). Los gru­pos mi­no­ri­ta­rios más nu­me­ro­sos in­clu­yen a los shan, ka­ren (o ka­yin), ra­kai­nes, ka­chin (o jing­po) y chin. Los bir­ma­nos han per­se­gui­dos a es­tos gru­pos du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes y, más re­cien­te­men­te, ba­jo los aus­pi­cios del ré­gi­men mi­li­tar. Mu­chas et­nias han re­cu­rri­do a la re­sis­ten­cia, lo que dio ori­gen a las 21 “or­ga­ni­za­cio­nes ét­ni­cas ar­ma­das” que ope­ran en el país. Des­de 2012, el Ejér­ci­to y sus go­bier­nos “ca­si ci­vi­les” —y aho­ra la ad­mi­nis­tra­ción go­ber­nan­te— han pug­na­do por un acuer­do de ce­se a las hos­ti­li­da- des pa­ra lo­grar la re­con­ci­lia­ción na­cio­nal, po­ner fin a las hos­ti­li­da­des y des­ar­ti­cu­lar a los gru­pos ar­ma­dos. “So­lo se lo­gra­rá un arre­glo si los gru­pos ét­ni­cos fir­man un acuer­do de al­to al fue­go”, di­ce el oficial re­ti­ra­do. Sin em­bar­go, esas or­ga­ni­za­cio­nes exi­gen au­to­no­mía en sus re­gio­nes y da­do que el al­to al fue­go no re­sol­ve­rá ese asun­to, me­nos de la mi­tad de los gru­pos han sus­cri­to el pac­to.

En 2015, mu­chos vo­tan­tes ét­ni­cos res­pal­da­ron a LND, se­du­ci­dos (co­mo to­dos los de­más) por Suu Kyi. “Los chin no vo­ta­ron por LND; vo­ta­ron por ella”, co­men­ta Cheery Zahau, ac­ti­vis­ta po­lí­ti­ca y di­rec­to­ra na­cio­nal del Ins­ti­tu­to Pro­yec­to 2049, gru­po de ex­per­tos asen­ta­do en Es­ta­dos Uni­dos. “La gen­te co­mún pen­sa­ba que Aung San Suu Kyi lle­ga­ría a dar­les la co­mi­da per­so­nal­men­te”. Y Cheery sa­be de qué ha­bla: com­pi­tió por el Par­la­men- to en el em­po­bre­ci­do es­ta­do Chin, pe­ro per­dió ante el can­di­da­to del par­ti­do de Suu Kyi. “Aho­ra, mu­chos se dan cuen­ta de que Suu Kyi no los sal­va­rá”, pro­si­gue. “El pue­blo chin tie­ne que sal­var­se so­lo”.

Los ka­chin pa­re­cen ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do un des­per­tar pa­re­ci­do en su es­ta­do, so­bre to­do tras los ata­ques mi­li­ta­res de abril, que reac­ti­va­ron una lu­cha in­ter­mi­ten­te que data des­de 2011, cuan­do se vino aba­jo un ce­se de hos­ti­li­da­des que ha­bía du­ra­do 17 años. El go­bierno es­ta­tal, en ma­nos del par­ti­do de Suu Kyi, apro­bó cam­pa­men­tos y ope­ra­cio­nes de res­ca­te pa­ra los des­pla­za­dos por la con­tien­da. No obs­tan­te, con la apa­ren­te in­ten­ción de di­si­mu­lar la di­men­sión del con­flic­to, el Ejér­ci­to de Bir­ma­nia ha blo­quea­do di­chos es­fuer­zos.

Ese fue otro ejem­plo de la inac­ción de los “dos go­bier­nos” del país. “Te­ne­mos dos en­ti­da­des que tra­ba­jan por se­pa­ra­do”, di­ce el re­ve­ren­do Hka­lam Sam­son, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Con­ven­ción Bau­tis­ta de Ka­chin, du­ran­te una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca des­de Myitk­yi­na, una ciu­dad abru­ma­da por las ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra el Ejér­ci­to. Ca­si la mi­tad de los cer­ca de 800,000 re­si­den­tes del es­ta­do son bau­tis­tas, y ese gru­po evan­gé­li­co pro­por­cio­na ayu­da a los al­dea­nos y a los des­pla-

“Co­me­tió el error de al­can­zar el po­der. Se con­vir­tió en la tapadera y rehén de los mi­li­ta­res”.

za­dos. “Es­ta­mos muy con­fun­di­dos con Aung San Suu Kyi”, agre­ga el re­ve­ren­do. “No es­tá aten­dien­do los pro­ble­mas ét­ni­cos. Es­tá de­di­ca­da a la de­mo­cra­cia y a tra­tar con los go­bier­nos oc­ci­den­ta­les. Por eso el pue­blo es­tá de­cep­cio­na­do de ella. Es­tá de­ma­sia­do cer­ca de los mi­li­ta­res”.

Ese de­sen­can­to no ce­de­rá mien­tras si­gan es­ca­lan­do las ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res con­tra los gru­pos ét­ni­cos. A me­dia­dos de ma­yo mu­rie­ron al me­nos 19 per­so­nas en el es­ta­do Shan, cuan­do las hues­tes na­cio­na­les com­ba­tie­ron con­tra el Ejér­ci­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal Ta’ang (gru­po in­sur­gen­te fa­mo­so por sus ope­ra­cio­nes con­tra el cultivo de opio) cer­ca de la fron­te­ra con Chi­na. Hka­lam Sam­son ase­gu­ra que la es­tra­te­gia de paz de Suu Kyi ha fra­ca­sa­do.

Lue­go de años de arro­jar bom­bas re­tó­ri­cas a los ge­ne­ra­les, Suu Kyi man­tie­ne una re­la­ción in­có­mo­da con ellos.

En pri­va­do, di­cen que “no hay re­la­ción, nin­gu­na co­mu­ni­ca­ción” en­tre ella y el ge­ne­ral Min Aung Hlaing, se­gún al­guien que la co­no­ce. Des­pués de las elec­cio­nes, in­ten­tó acer­car­se al ge­ne­ral, pe­ro la vio­len­cia en Ra­káin pu­so fin a ese es­fuer­zo. Des­de en­ton­ces, los lí­de­res de los “dos go­bier­nos” han te­ni­do for­ce­jeos, re­ve­la una se­gun­da per­so­na alle­ga­da a Suu Kyi. Pe­ro, si­guien­do el es­pí­ri­tu de la real­po­li­tik, la Da­ma ha evi­ta­do cen­su­ras y con­fron­ta­cio­nes con los mi­li­ta­res. El se­gun­do alle­ga­do aña­de que, en pri­va­do, Suu Kyi re­co­no­ce que el Ejér­ci­to es­tá em­pren­dien­do una lim­pie­za ét­ni­ca en Ra­káin, aun­que ni por aso­mo uti­li­za­ría un tér­mino re­mo­ta­men­te equi­va­len­te en pú­bli­co.

ES­TRA­TE­GIA EVOLUTIVA

Los crí­ti­cos de la Da­ma son cons­cien­tes de sus li­mi­ta­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les, pe­ro ar­gu­yen que per­dió la opor­tu­ni­dad de ex­plo­tar su po­pu­la­ri­dad jus­to des­pués de las elec­cio­nes de 2015. “Tu­vo el apo­yo in­ter­na­cio­nal ma­si­vo —in­clui­do el de Chi­na—, y tam­bién el apo­yo na­cio­nal”, se­ña­la Da­vis, el ana­lis­ta de Ja­ne. “Cual­quier po­lí­ti­co in­te­li­gen­te ha­bría apro­ve­cha­do el mo­men­to pa­ra im­pul­sar un cam­bio cons­ti­tu­cio­nal. Sin du­da el Ejér­ci­to ha­bría pro­tes­ta­do. Pe­ro, en me­dia hora, ella ha­bría te­ni­do a me­dio mi­llón de bir­ma­nos en las ca­lles de Ran­gún”.

Qui­zá sí, pe­ro el Ejér­ci­to rara vez ha va­ci­la­do en ma­tar a mi­les de ciu­da­da­nos. Bo Bo Oo, par­la­men­ta­rio de LND, ex­pli­ca que Suu Kyi y el go­bierno ci­vil op­ta­ron por “una es­tra­te­gia evolutiva” de no vio­len­cia y “sin gen­te en las ca­lles”. Re­co­no­ce que los ge­ne­ra­les es­tán a car­go, así que “he­mos ele­gi­do otro mé­to­do”: al pa­re­cer, ha­blar con su­ti­le­za y llevar con­si­go un pa­lo pe­que­ño. Al pe­dir­le que ci­te al­gu­nos de los lo­gros de Suu Kyi en los úl­ti­mos dos años, el le­gis­la­dor con­fie­sa que “es di­fí­cil cam­biar la rí­gi­da Cons­ti­tu­ción”, pe­ro en­ton­ces men­cio­na la re­for­ma fis­cal —“el in­gre­so fis­cal se ha ele­va­do bas­tan­te”— y las me­jo­ras en edu­ca­ción y aten­ción a la sa­lud. Si pa­re­cen po­ca co­sa es por­que lo son, apun­ta Khin Zaw Win, el ex­pri­sio­ne­ro po­lí­ti­co. El go­bierno tam­bién po­dría lle­var­se el cré­di­to de sim­pli­fi­car los re­gla­men­tos pa­ra fo- men­tar la in­ver­sión, y de las pro­pues­tas pa­ra me­jo­rar la in­fra­es­truc­tu­ra del país. Pe­ro si­gue sien­do po­ca co­sa, in­sis­te. En bue­na medida, los fun­cio­na­rios gu­ber­na­men­ta­les han re­cu­rri­do a la re­tó­ri­ca en te­mas po­lí­ti­cos di­fí­ci­les, co­mo si pu­die­ran usar pa­la­bras pa­ra bo­rrar los pro­ble­mas de la na­ción.

Kyaw Kyaw Hlaing, pre­si­den­te del con­se­jo de Smart, gru­po de com­pa­ñías de pe­tró­leo y gas, se que­ja de que el go­bierno nom­bra fun­cio­na­rios no por sus des­tre­zas o su de­di­ca­ción a cier­tas car­te­ras, sino por sus ne­xos con Suu Kyi. “To­do se ha pa­ra­li­za­do”, la­men­ta. “Na­die quie­re to­mar una de­ci­sión. To­do tie­ne que pa­sar por Daw Suu o un mi­nis­tro… quien lo en­vía a su aten­ción”. Se bur­la de los bu­ró­cra­tas ha­cien­do una pan­to­mi­ma de fun­cio­na­rios his­té­ri­cos que agi­tan las ma­nos en el ai­re: “‘¿Qué quie­re la Da­ma? ¿Qué ha­ría la Da­ma’”, pro­si­gue. “No es que le te­man; a lo que le te­men es a per­der sus car­gos”.

GO­BIERNO VA­CI­LAN­TE

Al­gu­nos ana­lis­tas opi­nan que Suu Kyi re­sul­ta per­ju­di­ca­da por su es­ti­lo de ad­mi­nis­tra­ción im­pe­rio­so. In­clu­so an­tes de la vic­to­ria elec­to­ral de LND en 2015, anun­ció que, aun cuan­do la Cons­ti­tu­ción le prohi­bía ocu­par la pre­si­den­cia, es­ta­ría “por arri­ba del pre­si­den­te”. De he­cho, el pre­si­den­te ci­vil —pri­me­ro, Htin Kyaw, quien re­nun­ció en mar­zo y aho­ra, Win Myint— ha ser­vi­do, emi­nen­te­men­te, co­mo un vehícu­lo pa­ra Suu Kyi. La Da­ma tam­bién es mi­nis­tra del Ex­te­rior. “Su es­ti­lo de go­bierno es per­so­na­li­za­do y cen­tra­li­za­do. To­dos los mi­nis­tros le tie­nen un mie­do mor­tal y

En sus pri­me­ros co­men­ta­rios so­bre la cri­sis [de los rohin­yá], Suu Kyi cul­pó a las “no­ti­cias fal­sas” de exa­cer­bar las ten­sio­nes con los mu­sul­ma­nes.

no osan cri­ti­car­la”, se­ña­la Khin Zaw Win. Ese sis­te­ma cen­tra­li­za­do fun­cio­na­ría si Suu Kyi fue­ra más de­ci­si­va, se­ña­lan sus crí­ti­cos. Pe­ro co­mo di­ce Kyaw Kyaw, de Smart: “Es­tá de­ma­sia­do ocu­pa­da en las con­se­cuen­cias de to­mar de­ci­sio­nes”.

Se­gún di­ver­sos ana­lis­tas, esa va­ci­la­ción po­dría per­ju­di­car las po­si­bi­li­da­des elec­to­ra­les de Suu Kyi en 2020. “Más le va­le re­zar pa­ra que, cuan­do re­gre­se a las ur­nas en 2020, los bir­ma­nos se en­fo­quen en su pa­sa­do le­gen­da­rio y no en lo que lo­gró es­tan­do en el po­der”, di­jo Ro­ber­tson, de Hu­man Rights Watch, en en­tre­vis­ta con Newsweek. Con to­do, la Da­ma pre­ten­de ga­nar, aun­que no pue­da jac­tar­se de mu­chos lo­gros. Bo Bo Oo, el le­gis­la­dor LND, in­sis­te en que los vo­tan­tes es­tán me­nos in­tere­sa­dos en asun­tos de gran en­ver­ga­du­ra, co­mo el fe­de­ra­lis­mo y la paz, y más en te­mas co­mo me­jo­rar la elec­tri­ci­dad y la re­co­lec­ción de ba­su­ra, cons­truir nue­vos es­ta­cio­na­mien­tos y re­fu­gios pa­ra ani­ma­les. “Tra- to de re­sol­ver problema por problema”, ex­pli­ca. “Y ellos si­guen pen­san­do que LND es el me­jor par­ti­do pa­ra so­lu­cio­nar esos pro­ble­mas”.

Pue­de que ten­ga ra­zón. LND con­ser­va su po­pu­la­ri­dad, y los vo­tan­tes no tie­nen mu­chas op­cio­nes. La me­jor al­ter­na­ti­va es el Par­ti­do pa­ra la Unión, la So­li­da­ria y el Desa­rro­llo de los mi­li­ta­res, y al­gu­nos di­cen que los ge­ne­ra­les acep­ta­rían de­jar de nue­vo el go­bierno en ma­nos de ci­vi­les, a fin de que ellos pue­dan de­di­car­se a ro­bus­te­cer las fuer­zas ar­ma­das y ga­nar di­ne­ro. Pe­ro otros opi­nan que Aung Hlaing po­dría cau­sar se­rios da­ños a Suu Kyi en 2020.

¿Se pos­tu­la­rá el ge­ne­ral? Hay al­gu­nos in­di­cios. Ha he­cho pre­sen­ta­cio­nes pú­bli­cas y ya es­tá usan­do las re­des so­cia­les. Las fuer­zas ar­ma­das sue­len re­pug­nar al pue­blo de Bir­ma­nia, aman­te de la de­mo­cra­cia; mas el ge­ne­ral es­tá ob­te­nien­do algo de apo­yo en­tre los bu­dis­tas bir­ma­nos, gra­cias a su re­pre­sión bru­tal de los rohin­yás y otros gru­pos ét­ni­cos. In­clu­so,

hay bir­ma­nos que lo con­si­de­ran un de­fen­sor de la fe.

De ma­ne­ra con­ve­nien­te, ha per­mi­ti­do que Suu Kyi y su par­ti­do to­men las rien­das de la ma­yor par­te de los mi­nis­te­rios, pues así pue­de res­pon­sa­bi­li­zar­la de las po­lí­ti­cas fa­lli­das y tam­bién usar­la co­mo un es­cu­do con­tra las pro­tes­tas in­ter­na­cio­na­les por la fal­ta de de­mo­cra­cia en el país. “Pa­ra Min Aung Hlaing… el apo­yo mi­li­tar se re­for­za­ría si lo­gra desa­rro­llar una po­pu­la­ri­dad au­tén­ti­ca en­tre los bir­ma­nos co­mo un lí­der ca­paz y fuerte… quien ha via­ja­do mu­cho por el ex­tran­je­ro, a la vez que es per­ci­bi­do en el país co­mo el de­fen­sor de una na­ción bu­dis­ta ca­da vez más ase­dia­da”, es­cri­bió Da­vis, de Ja­ne.

No obs­tan­te, el gra­do de la po­pu­la­ri­dad del ge­ne­ral es de­ba­ti­ble. A pe­sar de su apo­yo pú­bli­co, al­gu­nos de sus co­le­gas re­ce­lan de sus am­bi­cio­nes. “Hay nu­me­ro­sos mi­li­ta­res a quie­nes es­to les re­sul­ta des­agra­da­ble”, re­ve­la el oficial re­ti­ra­do. “Mu­chos ofi­cia­les jó­ve­nes opi­nan que es­tá más in­tere­sa­do en el po­der y en la ri­que­za per­so­nal que en los in­tere­ses del país”.

Si Suu Kyi fue­ra su­pe­ra­da por Min Aung Hlaing, las fuer­zas ar­ma­das to­ma­rían el con­trol to­tal del país. “El Ejér­ci­to siem­pre ha am­bi­cio­na­do la le­gi­ti­mi­dad”, acu­sa Ma Thi­da. “La ob­tu­vie­ron con la Cons­ti­tu­ción de 2008 y las elec­cio­nes pos­te­rio­res. Por eso nun­ca ha­brá otro gol­pe de Es­ta­do mi­li­tar. No lo ne­ce­si­tan”. Y, lo ne­ce­si­ta­rían mu­cho me­nos, si triun­fan en las ur­nas.

Suu Kyi, cu­ya au­reo­la ja­más le ha em­bo­na­do del to­do, pa­re­ce de­ci­di­da a im­pe­dir se­me­jan­te desen­la­ce. Su re­nuen­cia pa­ra en­fren­tar a los mi­li­ta­res du­ran­te la cri­sis de los rohin­yá, o pa­ra an­ti­ci­par­se de­ma­sia­do a los ge­ne­ra­les en el pro­ce­so de paz, sub­ra­ya que es­tá cons­cien­te de los ries­gos po­lí­ti­cos, ase­gu­ra Khin Zaw Win. Lo mis­mo hi­zo con su apa­ren­te de­sin­te­rés en li­be­rar a dos re­por­te­ros de Reuters que fue­ron en­car­ce­la­dos en Bir­ma­nia en di­ciem­bre pa­sa­do, mien­tras in­ves­ti­ga­ban el ase­si­na­to de diez rohin­yás en el es­ta­do de Ra­káin. Y tam­bién con su des­con­fian­za en la li­ber­tad de pren­sa, pa­ten­te en la es­ca­sez de en­tre­vis­tas y en las ins­truc­cio­nes oca­sio­na­les pa­ra que sus sub­al­ter­nos no ha­blen con pe­rio­dis­tas.

No obs­tan­te, in­clu­so aho­ra, sus de­cep­cio­na­dos sim­pa­ti­zan­tes si­guen de­cla­ran­do fi­de­li­dad mien­tras, si­mul­tá­nea­men­te, dan rien­da suel­ta a la frus­tra­ción. Hka­lam Sam­son, el lí­der Ka­chin, es uno de ellos. “Sa­be­mos que no pue­de mo­ver a es­te mons­truo por sí so­la”, di­ce a Newsweek. “Así que ora­mos por ella. Por­que to­da­vía la ama­mos”.

LOS OL­VI­DA­DOS: Ori­gi­na­rios de Ban­gla­dés, los co­lo­ni­za­do­res bri­tá­ni­cos lle­va­ron a los rohin­yá a tra­ba­jar en Bir­ma­nia, don­de vi­ven co­mo apá­tri­das, sin de­re­chos en el país don­de in­mi­gra­ron ha­ce unos dos si­glos. Los crí­ti­cos afir­man que Suu Kyi ha...

LA DA­MA DES­APA­RE­CE: Suu Kyi no so­lo se ha ne­ga­do a con­de­nar las atro­ci­da­des con­tra los rohin­yá, co­mo las per­pe­tra­das con­tra Mum­taz Be­gum, sino que nun­ca usa el tér­mino “rohin­yá”, lo que pa­ra al­gu­nos de­mues­tra su re­nuen­cia a re­co­no­cer­los co­mo un gru­po...

LA LAR­GA LU­CHA: La repu­tación de Suu Kyi se ha opa­ca­do, aun­que mu­chos afir­man que es víc­ti­ma de una ge­ne­ra­ción muy al­ta de ex­pec­ta­ti­vas. En las fo­tos: la Da­ma se di­ri­ge a sus sim­pa­ti­zan­tes, en 1996; te­nien­te ge­ne­ral Aung San, pa­dre de Suu Kyi, en 1947;...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.