Re­cor­dan­do a Bobby Ken­nedy

El ase­si­na­to de Ro­bert F. Ken­nedy —per­pe­tra­do la ma­dru­ga­da del 5 de ju­nio de 1968— su­pu­so el fin de la es­pe­ran­za pa­ra mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses que hoy mi­ran a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de la era Trump que ha­cen fren­te a un sen­ti­mien­to si­mi­lar. A ellas les dic

Newsweek en Español - - CONTENIDO - Por Nina Bur­leigh

RO­BERT F. KEN­NEDY fue ase­si­na­do ha­ce 50 años, el su­yo fue el ter­ce­ro de un trío de ase­si­na­tos de al­to per­fil que acon­te­cie­ron du­ran­te esa dé­ca­da, la co­da san­grien­ta de una era de vio­len­cia po­lí­ti­ca.

Hoy, en nues­tros tiem­pos de di­vi­sión y po­co ci­vis­mo, va­le la pe­na re­cor­dar que los es­ta­dou­ni­den­ses sobrevivieron a los ho­rro­res de la dé­ca­da de 1960 y prin­ci­pios de la de 1970, los cua­les em­pe­za­ron con el ho­mi­ci­dio del her­mano ma­yor de Ro­bert, el pre­si­den­te John F. Ken­nedy, en 1963. Pe­ro 1968 fue una es­pe­cie de par­tea­guas: “El año que hi­zo añi­cos a Es­ta­dos Uni­dos”, co­mo lo ha lla­ma­do el Smith­so­niano, de­mo­lió el sue­ño fer­vo­ro­so de los hip­pies en la dé­ca­da de 1960 con un coc­tel ex­plo­si­vo de in­ten­si­fi­ca­ción en la gue­rra, dis­tur­bios con una car­ga ra­cial, bru­ta­li­dad po­li­cia­ca y los ase­si­na­tos de Mar­tin Lut­her King Jr. y lue­go RFK.

Por en­ton­ces no ha­bía ci­clos no­ti­cio­sos de 24 ho­ras. Los me­dios so­cia­les no di­fun­dían odio ni for­ja­ban bur­bu­jas di­vi­so­rias. El pre­si­den­te no avi­va­ba las fla­mas con tuits re­gu­la­res, hac­kers ru­sos en­cu­bier­tos no pro­pa­ga­ban no­ti­cias fal­sas, y los li­bros que pro­cla­ma­ban el fi­nal de la de­mo­cra­cia no se ha­bían vuel­to un lu­cra­ti­vo ne­go­cio su­ple­men­ta­rio pa­ra las edi­to­ria­les, to­do lo cual exa­cer­ba nues­tro lío po­lí­ti­co ac­tual, el cual pue­de sen­tir­se inex­tri­ca­ble.

Y aun así, en 1968 ex­pe­ri­men­ta­mos algo mu­cho peor. “Por ex­tra­ños y te­rri­bles que pa­rez­can es­tos tiem­pos —y en verdad son ex­tra­ños y te­rri­bles—, es di­fí­cil pa­ra los jó­ve­nes que se de­ses­pe­ran por Trump el ima­gi­nar­se có­mo se sin­tió en mi ge­ne­ra­ción, al lle­gar a la ma­yo­ría de edad a fi­na­les de la dé­ca­da de 1960”, di­ce a Newsweek Da­vid Tal­bot, au­tor de Brot­hers: The Hid­den History of the Ken­nedy Years. “Una es­pan­to­sa gue­rra im­pe­ria­lis­ta que con­ti­nuó pe­no­sa­men­te por años y años, a pe­sar de las pro­tes­tas ma­si­vas en las ca­lles; una ira ra­cial lar­ga­men­te re­pri­mi­da ex­plo­tan­do ca­da ve­rano en nues­tras ciu­da­des; una es­truc­tu­ra de po­der en Was­hing­ton que pa­re­cía in­ca­paz de en­ten­der es­tas pro­tes­tas y erup­cio­nes, ya no di­ga­mos ha­cer algo sus­tan­cial al res­pec­to”.

Pe­ter Gold­man, quien es­cri­bía pa­ra Newsweek por en­ton­ces, re­cuer­da una “sen­sa­ción muy ex­ten­di­da de que es­tá­ba- mos en gra­ves pro­ble­mas. Los ci­mien­tos del país que co­no­cía­mos es­ta­ban de­rrum­bán­do­se. Nues­tra cul­tu­ra po­pu­lar es­ta­ba cam­bian­do”. Es­ta­dos Uni­dos, di­ce Gold­man, pa­re­cía ha­ber­se “sol­ta­do de sus ama­rres”.

Y Ro­bert F. Ken­nedy fue, por un mo­men­to, el hom­bre que po­dría guiar a la na­ción fue­ra de su obs­cu­ri­dad. RFK fue el fis­cal ge­ne­ral de su her­mano ma­yor y se man­tu­vo en ese pues­to va­rios me­ses des­pués de que Lyn­don B. John­son fue ins­tau­ra­do co­mo pre­si­den­te. Pe­ro lo de­jó pa­ra pos­tu­lar­se al Se­na­do fe­de­ral por Nue­va York en 1964 y ga­nó el es­ca­ño, gi­ran­do más y más a la iz­quier­da —más allá de la ideo­lo­gía más con­ser­va­do­ra de JFK—, de­fen­dien­do a los po­bres, los de­re­chos ci­vi­les y el ac­ti­vis­mo la­bo­ral y ha­blan­do en con­tra de la Gue­rra de Viet­nam.

RFK en­tró tar­día­men­te a la vo­ta­ción pri­ma­ria pre­si­den­cial de 1968, anun­cián­do­lo el 16 de mar­zo. Él desafia­ría a John­son y Eu­ge­ne Mc­Carthy, se­na­dor por Min­ne­so­ta, quien se postuló con una pla­ta­for­ma an­ti­bé­li­ca. Pe­ro al con­tra­rio de sus ri­va­les, Ken­nedy, edu­ca­do en la Li­ga Ivy, te­nía una ca­pa­ci­dad no­ta­ble pa­ra ha­blar­les a los vo­tan­tes ne­gros y los de cla­se ba­ja, crean­do una coa­li­ción en un mo­men­to de in­ten­so an­ta­go­nis­mo po­lí­ti­co. “¿Qué otra ra­zón te­ne­mos en verdad pa­ra [nues­tra] exis­ten­cia co­mo se­res hu­ma­nos a me­nos que ha­ya­mos he­cho al­gu­na con­tri­bu­ción pa­ra que al­guien más me­jo­re su vi­da?”, di­jo él en uno de sus dis­cur­sos, tí­pi­ca­men­te ade­re­za­do con eru­di­ción y una com­pa­sión ca­tó­li­ca ca­si ecle­siás­ti­ca.

En una en­tre­vis­ta con Kerry Ken­nedy pa­ra su li­bro, Rip­ples of Ho­pe, con­me­mo­ran­do el aniversario del ase­si­na­to de su pa­dre, Ba­rack Oba­ma (quien cum­plió 7 años en 1968) co­men­ta que se ins­pi­ró en la ca­pa­ci­dad de RFK pa­ra cam­biar sus opi­nio­nes, ha­cién­do­se más pro­gre­sis­ta con res­pec­to a la ra­za y la po­bre­za. “Pa­ra cuan­do se postuló a la pre­si­den­cia, te da­ba la im­pre­sión de ser al­guien que en verdad ha­bía mi­ra­do ha­cia den­tro y se ha­bía exa- mi­na­do a sí mis­mo”, di­jo Oba­ma.

El ri­co y pri­vi­le­gia­do Ken­nedy tam­bién se opo­nía no­ta­ble­men­te a los in­tere­ses de las gran­des em­pre­sas (un ar­tícu­lo de 1968 en For­tu­ne lo lla­mó el can­di­da­to más im­po­pu­lar des­de FDR). El pro­duc­to in­terno bru­to, di­jo él es­tu­pen­da­men­te en un dis­cur­so pos­te­rior a su anun­cio en el Kan­sas re­pu­bli­cano, “no mi­de nues­tro in­ge­nio, ni nues­tro va­lor, tam­po­co nues­tra sa­bi­du­ría ni nues­tro apren­di­za­je, tam­po­co nues­tra com­pa­sión ni nues­tra de­vo­ción por nues­tro país. Mi­de to­do, en po­cas pa­la­bras, ex­cep­to lo que ha­ce que la vi­da val­ga la pe­na”.

LBJ rá­pi­da­men­te se per­ca­tó de lo que im­pli­ca­ba la po­pu­la­ri­dad de Ken­nedy; se re­ti­ró de la con­tien­da el 31 de mar­zo, de­ján­do­la del to­do abier­ta.

Me­tra­je de una nue­va se­rie do­cu­men­tal en Net­flix, Bobby Ken­nedy for Pre­si­dent, mues­tra su ca­ris­ma. Ello, jun­to con una na­ción to­da­vía llo­ran­do la muer­te de su her­mano, lle­vó a un pro­fun­do an­he­lo pú­bli­co. Cuan­do él se me­tía en­tre las mul­ti­tu­des, la gen­te le to­ma­ba las ma­nos,

“Los ci­mien­tos del país que co­no­cía­mos es­ta­ban de­rrum­bán­do­se. Es­ta­dos Uni­dos se ha­bía sol­ta­do de sus ama­rres”.

gri­tan­do: “¡Dios te ben­di­ga!” En una in­tro­duc­ción a su li­bro, Kerry Ken­nedy es­cri­be que le fro­ta­ban las ma­nos a su pa­dre has­ta de­jar­las en car­ne vi­va y los pu­ños de su camisa se ras­ga­ban al fi­nal de ca­da día de cam­pa­ña.

Mien­tras tan­to, la na­ción se aho­ga­ba en muer­te. La Ofen­si­va Tet que em­pe­zó en enero de ese año lle­vó al pe­rio­do más san­grien­to de la gue­rra pa­ra los sol­da­dos de Es­ta­dos Uni­dos, sien­do 1968 su año más mor­tal: 16,592 sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses mu­rie­ron. El año tam­bién vio un má­xi­mo de más de me­dio mi­llón de hom­bres com­ba­tien­do en la gue­rra.

Y lue­go, el 4 de abril, po­cas se­ma­nas des­pués de que RFK se unió a la con­tien­da, Mar­tin Lut­her King Jr. fue ase­si­na­do en un mo­tel en Memp­his, Ten­nes­see. La ira y la de­ses­pe­ra­ción es­ta­lla­ron en las co­mu­ni­da­des ne­gras de to­da la na­ción, con dis­tur­bios en ciu­da­des co­mo Chica­go, Bal­ti­mo­re y Nue­va York. Ken­nedy ha­cía cam­pa­ña en

Indianápolis esa noche, y la po­li­cía lo­cal lo ins­tó a can­ce­lar su mi­tin, ce­le­bra­do en un ve­cin­da­rio ma­yo­ri­ta­ria­men­te ne­gro. Ken­nedy no qui­so oír­los, ha­blan­do im­pro­vi­sa­da­men­te con unas po­cas no­tas ga­ra­ba­tea­das. Él ci­tó a Es­qui­lo, lla­mán­do­lo “mi poe­ta fa­vo­ri­to”: “In­clu­so en nues­tro sue­ño, un do­lor que no po­de­mos ol­vi­dar cae go­ta a go­ta en el co­ra­zón has­ta que, en nues­tra de­ses­pe­ra­ción, en con­tra de nues­tra vo­lun­tad, lle­ga la sa­bi­du­ría a tra­vés de la gra­cia te­rri­ble de Dios”.

Con ojos tris­tes pe­ro una son­ri­sa des­lum­bran­te, Ken­nedy hi­zo cam­pa­ña por la na­ción en to­do abril y ma­yo. Sus po­si­bi­li­da­des de ga­nar la can­di­da­tu­ra de­mó­cra­ta no eran seguras, pe­ro sí fuer­tes. Mi­llo­nes —pro­gre­sis­tas y de­más— vie­ron en Ken­nedy la luz y el amor que po­drían, co­mo King lo ha­bía pre­di­ca­do, ex­pul­sar la os­cu­ri­dad y el odio.

Pe­ro el 5 de ju­nio, la noche de la vo­ta­ción pri­ma­ria en California —por en­ton­ces la úl­ti­ma en la tem­po­ra­da pri­ma­ria de­mó­cra­ta—, to­da es­pe­ran­za de sal­va­ción fue des­trui­da. A Ken­nedy lo ma­ta­ron a ti­ros en el área de co­ci­na del Ho­tel Am­bas­sa­dor en Los Án­ge­les en la que se su­po­nía que se­ría su fies­ta de vic­to­ria. En las ho­ras pre­vias a su ho­mi­ci­dio, con­for­me el éxi­to se ha­cía cla­ro, sus par­ti­da­rios es­ta­ban ex­tá­ti­cos. “Era co­mo si to­do lo que po­días es­pe­rar y desear fue­ra a su­ce­der”, re­cor­dó Do­lo­res Huer­ta, or­ga­ni­za­do­ra la­bo­ral.

Sir­han Sir­han, un palestino en­fu­re­ci­do por el apo­yo de Ken­nedy a Is­rael, fue sen­ten­cia­do por ma­tar a Ken­nedy y per­ma­ne­ce en pri­sión; el in­ci­den­te es con­si­de­ra­do por al­gu­nos co­mo el pri­mer ac­to de vio­len­cia en te­rreno es­ta­dou­ni­den­se de­ri­va­do del con­flic­to ára­be-is­rae­lí. Po­cos me­ses des­pués, los de­mó­cra­tas en­tu­me­ci­dos no­mi­na­ron al vi­ce­pre­si­den­te Hu­bert Humph­rey en una con­ven­ción en Chica­go pla­ga­da de pro­tes­tas y vio­len­cia po­li­cial. Ri­chard Ni­xon fue ele­gi­do pre­si­den­te en no­viem­bre. Dos años des­pués, miem­bros de la Guar­dia Na­cio­nal ma­ta­ron a cua­tro

SUE­ÑOS RO­TOS: El re­ve­ren­do Mar­tin Lut­her King Jr., Ro­bert F. Ken­nedy y el pre­si­den­te John F. Ken­nedy, ase­si­na­dos a los 39, 42 y 46 años, res­pec­ti­va­men­te.

PRO­CE­DI­MIEN­TOS: Mar­tin Lut­her King Jr. con com­pa­ñe­ros en 1963, en la Mar­cha a Was­hing­ton por Empleos y Li­ber­tad. Jac­kie y John F. Ken­nedy, en­ton­ces can­di­da­to pre­si­den­cial de­mó­cra­ta, en un des­fi­le en 1960 en Nue­va York. RFK, en 1968, sa­lu­dan­do a sus...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.