LA JU­GA­DA DE PU­TIN

Con la celebración de la Co­pa del Mun­do, Vla­di­mir Pu­tin bus­ca me­jo­rar su ima­gen in­ter­na­cio­nal y re­pli­car el éxi­to que Ru­sia ob­tu­vo en los Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno en 2014. ¿Pe­ro los enemi­gos del Krem­lin ten­drán otros pla­nes?

Newsweek en Español - - CONTENIDO - Por Marc Ben­netts

Con la celebración de la Co­pa del Mun­do, Vla­di­mir Pu­tin bus­ca me­jo­rar su ima­gen in­ter­na­cio­nal y re­pli­car el éxi­to que Ru­sia ob­tu­vo en los Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno en 2014. ¿Pe­ro los enemi­gos del Krem­lin ten­drán otros pla­nes?

VLA­DI­MIR PU­TIN man­tie­ne la mi­ra­da fi­ja en un ba­lón de fut­bol blan­co y ne­gro que vue­la ha­cia él a lo lar­go de una es­pa­cio­sa ofi­ci­na del Krem­lin, an­tes de de­vol­ver­lo há­bil­men­te de un ca­be­za­zo. Del otro la­do de la sa­la, Gian­ni In­fan­tino, pre­si­den­te de la FIFA, el or­ga­nis­mo rec­tor in­ter­na­cio­nal del fut­bol, es­pe­ra el pa­se. Al re­ci­bir­lo, pa­tea el ba­lón, pa­sán­do­lo de un pie a otro, an­tes de de­vol­ver­lo al pre­si­den­te ru­so. Am­bos hom­bres, ves­ti­dos de tra­je y cor­ba­ta, for­man par­te de un vi­deo pro­mo­cio­nal

pa­ra la Co­pa del Mun­do de es­te ve­rano, que por pri­me­ra vez se lle­va­rá a ca­bo en Ru­sia.

En ma­yo pa­sa­do, unas se­ma­nas des­pués de la fil­ma­ción del vi­deo, Pu­tin e In­fan­tino se reunie­ron de nue­vo, es­ta vez en So­chi, en la cos­ta ru­sa del Mar Ne­gro, don­de ins­pec­cio­na­ron el Pri­mer Es­ta­dio Olím­pi­co. Es­te cen­tro de­por­ti­vo, de 48,000 asien­tos, es uno de los dis­tin­tos es­ta­dios que Ru­sia ha cons­trui­do o re­no­va­do pa­ra el tor­neo, que se lle­va­rá a ca­bo del 14 de ju­nio al 15 de ju­lio en 11 ciu­da­des de ese país. Se cal­cu­la que el go­bierno ha gas­ta­do 19,000 mi­llo­nes de dó­la­res en la jus­ta, lo que la con­vier­te en el Mun­dial de Fut­bol más cos­to­so de la his­to­ria.

Es­te enor­me gas­to no se de­be a que Pu­tin sea un gran afi­cio­na­do al fut­bol; de he­cho, no le in­tere­sa par­ti­cu­lar­men­te. En lu­gar de ello, y en opi­nión de al­gu­nas per­so­nas, es­pe­ra uti­li­zar la Co­pa del Mun­do pa­ra me­jo­rar la ima­gen in­ter­na­cio­nal de Ru­sia. Es una ta­rea di­fí­cil, es­pe­cial­men­te aho­ra que el Krem­lin ha si­do acu­sa­do de co­me­ter crí­me­nes de gue­rra en Si­ria y Ucra­nia, de en­ve­ne­nar a es­pías en el Reino Uni­do, y de in­ter­ve­nir en las elec­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos y otros paí­ses oc­ci­den­ta­les. Sin em­bar­go, Pu­tin no pu­do ha­ber ele­gi­do una me­jor pla­ta­for­ma pa­ra di­fun­dir su men­sa­je: el tor­neo es el even­to de­por­ti­vo más vis­to en to­do el mun­do.

“Pu­tin desea pre­sen­tar a Ru­sia co­mo un país fuer­te, no so­lo en el sen­ti­do mi­li­tar, ca­paz de or­ga­ni­zar even­tos de es­ca­la in­ter­na­cio­nal”, afir­ma An­drei Ko­les­ni­kov, ana­lis­ta po­lí­ti­co del Cen­tro Car­ne­gie Mos­cú, un gru­po de ana­lis­tas con se­de en Ru­sia. “El Mun­dial de Fut­bol tam­bién se­rá un in­ten­to de sua­vi­zar su repu­tación de hom­bre de hie­rro”.

El Krem­lin ha uti­li­za­do los even­tos de­por­ti­vos in­ter­na­cio­na­les co­mo pro­pa­gan­da des­de ha­ce mu­cho tiem­po. Du­ran­te dé­ca­das, la Unión So­vié­ti­ca pro­mo­vió el éxi­to de sus atle­tas en los Jue­gos Olím­pi­cos co­mo prue­ba de la su­pues­ta su­pe­rio­ri­dad del sis­te­ma so­cia­lis­ta. Al­gu­nos de esos es­fuer­zos fue­ron be­nig­nos, pe­ro otros fue­ron más si­nies­tros. Por ejem­plo, jus­to an­tes de las Olim­pia­das de Mos­cú de 1980, las au­to­ri­da­des so­vié­ti­cas de­tu­vie­ron a mu­chos di­si­den­tes, per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das y otras a las que juz­ga­ban co­mo “in­de­sea­bles”, y las obli­ga­ron a sa­lir de la ciu­dad mien­tras se desa­rro­lla­ban los jue­gos.

Dé­ca­das des­pués, Pu­tin dio un gi­ro ac­tual a la pro­pa­gan­da de la era co­mu­nis­ta cuan­do Ru­sia fue se­de de los Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno de So­chi en 2014. El Krem­lin in­vir­tió mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res (na­die sa­be exac­ta­men­te cuán­tos) en esos jue­gos que, se­gún mu­chos in­for­mes, es­tán en­tre las Olim­pia­das más ca­ras de to­dos los tiem­pos. Los po­lí­ti­cos de la opo­si­ción arre­me­tie­ron con­tra lo que, en su opi­nión, fue una enor­me co­rrup­ción del Krem­lin. Pe­ro Pu­tin elo­gió a los jue­gos de So­chi co­mo una mues­tra de la “nue­va” Ru­sia que ha­bía sur­gi­do tras la caí­da de la URSS.

El plan fun­cio­nó. Los atle­tas ru­sos en­ca­be­za­ron el me­da­lle­ro, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción del mun­do elo­gia­ron las ce­re­mo­nias de aper­tu­ra y clau­su­ra de los jue­gos, y a pe­sar de al­gu­nas no­tas ne­ga­ti­vas pu­bli­ca­das an­tes del even­to, Ru­sia dis­fru­tó del bri­llo de una co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca po­si­ti­va. El Ser­vi­cio Fe­de­ral de Se­gu­ri­dad (SFS) del país tam­bién ce­le­bró lo que, di­jo, fue una ope­ra­ción con­jun­ta con Es­ta­dos Uni­dos y otros paí­ses oc­ci­den­ta­les pa­ra evi­tar ata­ques pla­nea­dos por mi­li­tan­tes is­la­mis­tas. Ni si­quie­ra las acu­sa­cio­nes pos­te­rio­res

de un do­pa­je en ma­sa pa­tro­ci­na­do por el Krem­lin lo­gra­ron opa­car los re­sul­ta­dos, al me­nos en lo que con­cier­ne a la ma­yo­ría de los ru­sos.

Aho­ra, mien­tras los me­jo­res fut­bo­lis­tas del mun­do y al­re­de­dor de 600,000 tu­ris­tas ex­tran­je­ros se di­ri­gen a Ru­sia pa­ra la Co­pa del Mun­do de 2018, Pu­tin es­pe­ra ob­te­ner un éxi­to si­mi­lar. “Es­te era el sue­ño de mu­chas ge­ne­ra­cio­nes, y es­te mo­men­to es­tá a pun­to de ocu­rrir”, di­jo el 30 de ma­yo Ar­kady Dvor­ko­vich, di­rec­tor del Co­mi­té Or­ga­ni­za­dor Lo­cal del Mun­dial de Ru­sia. “Los Jue­gos Olím­pi­cos de So­chi de­mos­tra­ron có­mo po­de­mos re­ci­bir a los in­vi­ta­dos, pe­ro es­ta si­tua­ción es mu­cho ma­yor a es­ca­la glo­bal”.

Sin em­bar­go, esa es­ca­la con­lle­va ma­yo­res ries­gos y más po­si­bles pro­ble­mas, des­de ata­ques de mi­li­tan­tes is­la­mis­tas has­ta abu­sos de de­re­chos hu­ma­nos. Y el Krem­lin es­tá ha­cien­do to­do lo que pue­de pa­ra ase­gu­rar­se de que na­da sal­ga mal.

‘SU SAN­GRE LLE­NA­RÁ EL ES­TA­DIO’

El com­ba­tien­te yiha­dis­ta apun­ta un ar­ma au­to­má­ti­ca al ai­re mien­tras una bom­ba ex­plo­ta cer­ca de ahí, en­vol­vien­do un es­ta­dio de la Co­pa del Mun­do en co­lum­nas de hu­mo. En el fon­do, el pre­si­den­te ru­so es­tá de pie, en un podio, en la mi­ra del ri­fle de un fran­co­ti­ra­dor. “Pu­tin: tú, in­fiel, pa­ga­rás el pre­cio por ma­tar mu­sul­ma­nes”, se lee en el men­sa­je de es­te car­tel en lí­nea, pu­bli­ca­do en abril por par­ti­da­rios del gru­po Es­ta­do Is­lá­mi­co (ISIS, por sus si­glas en in­glés). En otras aterradoras imá­ge­nes que cir­cu­lan en lí­nea, se mues­tra a va­rios yiha­dis­tas de­ca­pi­tan­do a al­gu­nas de las es­tre­llas más im­por­tan­tes del fut­bol, en­tre ellas, Lio­nel Mes­si y Cris­tiano Ro­nal­do. “Su san­gre lle­na­rá el es­ta­dio”, se lee.

Du­ran­te el úl­ti­mo año, ISIS ha su­fri­do de­rro­tas mi­li­ta­res in­ca­pa­ci­tan­tes en Irak y Si­ria. Sin em­bar­go, el gru­po yiha­dis­ta ha uti­li­za­do las re­des so­cia­les y ser­vi­cios de men­sa­je­ría en­crip­ta­dos pa­ra alen­tar a sus se­gui­do­res a ata­car a los es­pec­ta­do­res del Mun­dial de Fut­bol. Dis­tin­tos ana­lis­tas afir­man que la se­gu­ri­dad en los es­ta­dios se­rá es­tric­ta, pe­ro las ates­ta­das zo­nas de afi­cio­na­dos al­re­de­dor de los es­ta­dios se­rán mu­cho más di­fí­ci­les de vi­gi­lar y po­drían ser vul­ne­ra­bles a ata­ques de “lo­bos so­li­ta­rios” ins­pi­ra­dos por el Es­ta­do Is­lá­mi­co. Es­te ti­po de agre­sio­nes, que re­quie­ren po­ca pla­ni­fi­ca­ción, han ocu­rri­do en Lon­dres y Mán­ches­ter, Reino Uni­do; en Bar­ce­lo­na, Es­pa­ña, y en Ru­sia, don­de han ma­ta­do a de­ce­nas de per­so­nas.

El sim­ple he­cho de que ISIS afir­me que desata­rá el caos en la Co­pa del Mun­do no sig­ni­fi­ca que lo ha­rá, pe­ro a los ana­lis­tas de se­gu­ri­dad los preo­cu­pa que el even­to sea un blan­co de­ma­sia­do atrac­ti­vo pa­ra que los mi­li­tan­tes de ISIS se re­sis­tan, es­pe­cial­men­te, da­da la pér­di­da de te­rri­to­rio del gru­po. “Un ata­que exi­to­so [en Ru­sia] da­ría un tre­men­do im­pul­so pro­pa­gan­dís­ti­co al Es­ta­do Is­lá­mi­co y a sus com­ba­tien­tes y par­ti­da­rios”, se­ña­ló en un re­cien­te in­for­me Matt­hew Hen­man, di­rec­tor del Cen­tro Ja­ne’s de Te­rro­ris­mo e In­sur­gen­cia de la em­pre­sa de aná­li­sis IHS Mar­kit con se­de en Lon­dres.

Uno de los ries­gos prin­ci­pa­les: yiha­dis­tas ru­sos cur­ti­dos en ba­ta­lla con ex­pe­rien­cia en la pro­duc­ción de ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos im­pro­vi­sa­dos que han vuel­to de Si­ria e Irak. De acuer­do con fun­cio­na­rios de se­gu­ri­dad de Ru­sia, al­re­de­dor de 4,000 ciu­da­da­nos ru­sos, prin­ci­pal­men­te de la re­gión del Cáu­ca­so Nor­te, don­de se ubi­ca Che­che­nia, han com­ba­ti­do al la­do de ISIS en Orien­te Me­dio.

Aun­que los ata­ques is­la­mis­tas en Ru­sia tie­nen su ori­gen en el vo­lá­til Cáu­ca­so Nor­te, los com­ba­tien­tes lea­les a ISIS tie­nen la ca­pa­ci­dad de ata­car mu­cho más allá de esa área. Una de las ciu­da­des se­de del mun­dial que se en­cuen­tra en ries­go es Nizhny Novgorod, si­tua­da a po­co más de 400 ki­ló­me­tros de Mos­cú. El 4 de ma­yo, un mi­li­tan­te de ISIS hi­rió a tres ofi­cia­les de po­li­cía en un ti­ro­teo ocu­rri­do en ese lu­gar. El com­ba­tien­te yiha­dis­ta fue muer­to por los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad tras atrin­che­rar­se en un de­par­ta­men­to a so­lo 14 ki­ló­me­tros del es­ta­dio en el que paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na, In­gla­te­rra y Sue­cia ha­brán de ju­gar. En fe­bre­ro y en no­viem­bre pa­sa­do, las fuer­zas de se­gu­ri­dad de Ru­sia tam­bién ma­ta­ron a ti­ros a mi­li­tan­tes de ISIS que pla­nea­ban rea­li­zar ata­ques en la ciu­dad.

Las ciu­da­des se­de de la Co­pa del Mun­do ubi­ca­das en el sur de Ru­sia tam­bién es­tán en ries­go, afir­ma Gri­gory Sh­ve­dov, re­dac­tor en je­fe de la agen­cia no­ti­cio­sa en lí­nea Cau­ca­sian Knot, que mo­ni­to­rea la ac­ti­vi­dad de mi­li­tan­tes is­la­mis­tas en Ru­sia. Sh­ve­dov afir­ma que los ata­ques re­cien­tes de ISIS con­tra igle­sias or­to­do­xas ru­sas en el Cáu­ca­so Nor­te in­di­can que el gru­po yiha­dis­ta se pre­pa­ra pa­ra ata­car ob­je­ti­vos sen­si­bles. Vol­go­gra­do, que li­mi­ta con la re­gión del Cáu­ca­so Nor­te, es una re­gión cu­ya se­gu­ri­dad re­sul­ta par­ti­cu­lar­men­te preo­cu­pan­te. En no­viem­bre pa­sa­do, dos ofi­cia­les de po­li­cía fue­ron hos­pi­ta­li­za­dos con he­ri­das de cu­chi­llo tras un ata­que ins­pi­ra­do por ISIS en es­ta re­gión del sur de Ru­sia, don­de se ju­ga­rán par­ti­dos de las se­lec­cio­nes de Es­pa­ña y Ru­sia, así co­mo de Ara­bia Sau­di­ta e Irán. Cua­tro años an­tes, en di­ciem­bre de 2013, un par de bom­bar­deos sui­ci­das eje­cu­ta­dos por mi­li­tan­tes is­la­mis­tas ma­ta­ron a 34 per­so­nas en Vol­go­gra­do. Esos ata­ques fue­ron rea­li­za­dos por el Emi­ra­to del Cáu­ca­so, un gru­po yiha­dis­ta aho­ra ex­tin­to cu­yos an­ti­guos miem­bros han ju­ra­do leal­tad a ISIS.

Da­das es­tas po­si­bles ame­na­zas, el Krem­lin in­cre­men­ta sus ope­ra­cio­nes de an­ti­te­rro­ris­mo. Los ser­vi­cios es­ta­ta­les de se­gu­ri­dad “li­qui­da­rán” a 12 cé­lu­las mi­li­tan­tes y arres­ta­ron a 189 sos­pe­cho­sos en­tre enero y abril de es­te año, afir­ma Ale­xan­der Bort­ni­kov, di­rec­tor del SFS. El SFS tam­bién ha or­de­na­do el cie­rre de plan­tas quí­mi­cas y otras fá­bri­cas de al­to ries­go du­ran­te el even­to, que ten­drá un mes de du­ra­ción.

Sin em­bar­go, fun­cio­na­rios de se­gu­ri­dad ru­sos in­sis­ten en que el tor­neo se lle­va­rá a ca­bo de ma­ne­ra se­gu­ra, y se­ña­lan su éxi­to en la pre­ven­ción de ata­ques du­ran­te los Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno de 2014. Em­pe­ro, exis­ten gran­des e im­por­tan­tes di­fe­ren­cias en­tre So­chi y la Co­pa del Mun­do. “Los Jue­gos Olím­pi­cos de So­chi se rea­li­za­ron en un mo­men­to en el que el Es­ta­do Is­lá­mi­co no es­ta­ba ac­ti­vo en Ru­sia”, di­ce Sh­ve­dov. “Ac­tual­men­te, por des­gra­cia, es­tá ex­tre­ma­da­men­te ac­ti­vo, es­pe­cial­men­te en la re­gión del Cáu­ca­so Nor­te”.

ISIS no reivin­di­có su pri­mer ata­que en Ru­sia sino has­ta 2015, cuan­do ata­có un si­tio tu­rís­ti­co del sur de ese país y ma­tó a una per­so­na. Des­de en­ton­ces, el gru­po ha reivin­di­ca­do una se­rie de

“Si los afi­cio­na­dos van a las afue­ras de Mos­cú en bus­ca de aventuras, es po­si­ble que les pa­teen el tra­se­ro”.

bom­bar­deos y ti­ro­teos, en­tre ellos, 20 ocu­rri­dos en el Cáu­ca­so Nor­te, de acuer­do con Cau­ca­sian Knot.

El Mun­dial de Fut­bol tam­bién les da a los yiha­dis­tas un nú­me­ro ma­yor de po­si­bles blan­cos que los Jue­gos Olím­pi­cos de So­chi, afir­ma Mark Ga­leot­ti, ex­per­to en los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad ru­sos del Ins­ti­tu­to de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les de Pra­ga. “So­chi fue, esen­cial­men­te, un so­lo pun­to por vi­gi­lar”, di­ce. “Sin em­bar­go, en la Co­pa del Mun­do ha­brá de­ma­sia­das per­so­nas en de­ma­sia­dos si­tios. Si al­guien quie­re rea­li­zar un ata­que te­rro­ris­ta, no ne­ce­si­ta ata­car un es­ta­dio, so­lo re­quie­re ata­car, di­ga­mos, un de­pó­si­to de au­to­bu­ses cer­ca de ese es­ta­dio. Y de re­pen­te, eso se con­ver­ti­ría en un ata­que con­tra el mun­dial”.

MAR­QUE­SI­NA PA­RA OPO­SI­TO­RES

Los yiha­dis­tas no son los úni­cos que es­pe­ran uti­li­zar la Co­pa del Mun­do pa­ra pro­mo­ver su cau­sa. Con­for­me se acer­ca el co­mien­zo del tor­neo, los crí­ti­cos de Pu­tin es­pe­ran que los re­flec­to­res del mun­do se en­fo­quen en lo que ellos de­no­mi­nan ex­ten­sos abu­sos a los de­re­chos hu­ma­nos, que in­clu­yen la vio­len­cia pa­tro­ci­na­da por el Es­ta­do con­tra opo­nen­tes po­lí­ti­cos.

El Krem­lin pa­re­ce asus­ta­do por esos pla­nes. En un apa­ren­te in­ten­to de evi­tar ma­ni­fes­ta­cio­nes fren­te a la pren­sa in­ter­na­cio­nal, las au­to­ri­da­des ru­sas han prohi­bi­do las pro­tes­tas en las ciu­da­des se­de has­ta el 25 de ju­lio. Los ana­lis­tas afir­man que el go­bierno ha­ce su me­jor es­fuer­zo pa­ra ase­gu­rar­se de que no ha­ya mues­tras pú­bli­cas de di­sen­so ni si­quie­ra an­tes de que esa ley en­tre en vi­gor: Ale­xei Na­valny, lí­der de la opo­si­ción, fue en­car­ce­la­do du­ran­te un mes el 15 de ma­yo por car­gos re­la­cio­na­dos con pro­tes­tas. Ser­gei Boy­ko y Rus­lan Sha­ved­di­nov, dos miem­bros de la or­ga­ni­za­ción an­ti­co­rrup­ción de Na­valny, fue­ron en­ce­rra­dos a fi­na­les de ese mes du­ran­te el mis­mo pe­rio­do; Ki­ra Yarmysh, se­cre­ta­ria de pren­sa de Na­valny, re­ci­bió una sen­ten­cia de 25 días. ¿Su de­li­to? Tui­tear so­bre las pro­tes­tas.

“La Co­pa del Mun­do se­rá una celebración del im­pe­rio eterno de los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad de Pu­tin”, afir­ma Ma­ria Al­yok­hi­na, miem­bro de Pussy Riot, la ban­da punk y co­lec­ti­vo ar­tís­ti­co an­ti-Pu­tin. “Las per­so­nas que ven­gan de­be­rían dar­se cuen­ta de que vie­nen a un país en el que las per­so­nas son gol­pea­das en las pro­tes­tas, tor­tu­ra­das en la cár­cel y en las es­ta­cio­nes de po­li­cía, y en el que hay mu­chí­si­mos pre­sos po­lí­ti­cos”.

En­tre esos su­pues­tos pre­sos po­lí­ti­cos: Oleg Sen­tsov, di­rec­tor de ci­ne ucra­niano. Un tri­bu­nal mi­li­tar ru­so lo con­de­nó a 20 años de pri­sión en 2015 por acu­sa­cio­nes de te­rro­ris­mo, aun­que él afir­ma que se tra­ta sim­ple­men­te de una ven­gan­za por opo­ner­se a la ane­xión de Cri­mea por par­te del Krem­lin. Sen­tsov lle­vó co­mi­da a sol­da­dos ucra­nia­nos a quie­nes las tro­pas ru­sas ha­bían si­tia­do en sus ba­ses du­ran­te la in­va­sión. Los fis­ca­les afir­man que él y Ale­xan­der Kol­chen­ko, su coacu­sa­do, pro­vo­ca­ron pe­que­ños in­cen­dios en la ofi­ci­na de Cri­mea del go­ber­nan­te par­ti­do Ru­sia Uni­da de Pu­tin y en la puer­ta de en­tra­da de una ofi­ci­na del Par­ti­do Co­mu­nis­ta. Tam­bién lo acu­sa­ron de pla­near la des­truc­ción me­dian­te ex­plo­si­vos de una es­ta­tua de Vla­di­mir Le­nin en Se­bas­to­pol, la ca­pi­tal de Cri­mea. Am­bos hom­bres ne­ga­ron los car­gos.

Los crí­ti­cos afir­man que las prue­bas con­tra ellos eran dé­bi­les. El prin­ci­pal tes­ti­go de la fis­ca­lía re­ti­ró su tes­ti­mo­nio di­cien­do que ha­bía si­do tor­tu­ra­do por in­ves­ti­ga­do­res pa­ra ha­cer afir­ma­cio­nes in­cri­mi­na­to­rias. El tri­bu­nal tam­bién des­es­ti­mó las de­cla­ra­cio­nes de Sen­tsov de que ha­bía si­do gol­pea­do por las fuer­zas de se­gu­ri­dad y afir­mó, en cam­bio, que sus gol­pes y ras­gu­ños eran re­sul­ta­do de su afi­ción por el se­xo sa­do­ma­so­quis­ta. Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal equi­pa­ró a la au­dien­cia en el tri­bu­nal con “los jui­cios si­mu­la­dos de la era es­ta­li­nis­ta”, mien­tras que mu­chos di­rec­to­res ci­ne­ma­to­grá­fi­cos in­ter­na­cio­na­les, en­tre ellos, Ken Loach, Mi­ke Leigh y Wim Wen­ders, fir­ma­ron una car­ta abier­ta a Pu­tin pi­dien­do la li­be­ra­ción de Sen­tsov. Gru­pos de de­re­chos hu­ma­nos afir­man que ca­si 700 ucra­nia­nos es­tán en­car­ce­la­dos en Ru­sia o en la ocu­pa­da Cri­mea por acu­sa­cio­nes mo­ti­va­das po­lí­ti­ca­men­te. El Krem­lin in­sis­te en que no hay nin­gún pre­so de esa na­tu­ra­le­za.

El 14 de ma­yo, un mes an­tes de la ce­re­mo­nia de aper­tu­ra del Mun­dial de Fut­bol en Mos­cú, Sen­tsov co­men­zó una huel­ga de ham­bre in­de­fi­ni­da, pi­dien­do “la li­be­ra­ción de to­dos los pre­sos po­lí­ti­cos ucra­nia­nos en­car­ce­la­dos en el te­rri­to­rio ru­so”. Otros ac­ti­vis­tas tam­bién in­ten­tan des­ta­car sus cau­sas. En ma­yo, 14 gru­pos de de­re­chos hu­ma­nos fir­ma­ron una car­ta abier­ta a la FIFA, ins­tán­do­la a pre­sio­nar a Ru­sia pa­ra ga­ran­ti­zar la li­be­ra­ción de Oyub Ti­tiev, di­rec­tor de la or­ga­ni­za­ción de de­re­chos hu­ma­nos Me­mo­rial en Che­che­nia. Aun­que no se rea­li­za­rán par­ti­dos en esa re­gión, la FIFA ha apro­ba­do a Grozny, su ciu­dad ca­pi­tal, co­mo ba­se de en­tre­na­mien­to de la se­lec­ción de Egip­to.

La po­li­cía che­che­na de­tu­vo en enero a Ti­tiev, de 60 años, su­pues­ta­men­te por es­tar en po­se­sión de 170 gra­mos de can­na­bis. Aho­ra po­dría en­fren­tar has­ta diez años de pri­sión. Sus par­ti­da­rios di­cen que los car­gos fue­ron fa­bri­ca­dos ba­jo las ór­de­nes de fun­cio­na­rios lea­les a Ram­zan Kady­rov, el lí­der che­cheno. An­te­rior­men­te, Ap­ti Alau­di­nov, el vi­ce­mi­nis­tro del in­te­rior che­cheno, ha­bía ins­ta­do a los ofi­cia­les de po­li­cía a atra­par a los “enemi­gos” de Kady­rov me­dian­te tác­ti­cas si­mi­la­res. “Plán­ten­les al­go en el bol­si­llo”, di­jo, en co­men­ta­rios trans­mi­ti­dos por la te­le­vi­sión che­che­na. Po­co an­tes del arres­to de Ti­tiev, hom­bres en­mas­ca­ra­dos in­cen­dia­ron la ofi­ci­na de Me­mo­rial en In­gus­he­tia, una re­pú­bli­ca del sur de Ru­sia que li­mi­ta con Che­che­nia. No fue po­si­ble con­tac­tar a un vo­ce­ro de Kady­rov pa­ra pe­dir sus co­men­ta­rios.

Fun­da­da en 1989 por di­si­den­tes so­vié­ti­cos, Me­mo­rial ha ob­te­ni­do el re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal por sa­car a la luz la re­pre­sión de la era so­vié­ti­ca y los abu­sos del pre­sen­te. Sin em­bar­go, es­te gru­po de de­re­chos hu­ma­nos se­ña­la que el ca­ta­li­za­dor de es­tos ata­ques fue pro­ba­ble­men­te el he­cho de que Kady­rov ha­ya per­di­do su cuen­ta de Ins­ta­gram en di­ciem­bre pa­sa­do. “El cie­rre de la cuen­ta de Kady­rov tie­ne que ver con su ima­gen”, afir­ma Oleg Or­lov, uno de los fun­da­do­res de Me­mo­rial. “Cuan­do se sien­te ofen­di­do, to­do de­ja de im­por­tar­le; cual­quie­ra que se in­ter­pon­ga en su ca­mino de­be ser des­trui­do”.

El De­par­ta­men­to del Te­so­ro de Es­ta­dos Uni­dos san­cio­nó a Kady­rov en di­ciem­bre por su­pues­tos abu­sos con­tra los de­re­chos hu­ma­nos, en­tre ellos, su par­ti­ci­pa­ción en ase­si­na­tos ex­tra­ju­di­cia-

“La Co­pa del Mun­do tam­bién se­rá un in­ten­to de sua­vi­zar la repu­tación de Pu­tin de ser un hom­bre de hie­rro”.

les. Fa­ce­book, em­pre­sa pro­pie­ta­ria de Ins­ta­gram, se­ña­ló que es­ta de­ci­sión sig­ni­fi­ca­ba que es­ta­ba le­gal­men­te obli­ga­da a ce­rrar sus cuen­tas de re­des so­cia­les, en las que ha­bía ame­na­zas con­tra los crí­ti­cos del Krem­lin; te­nía más de tres mi­llo­nes de se­gui­do­res úni­ca­men­te en Ins­ta­gram. “Kady­rov y su círcu­lo in­terno nos hi­cie­ron res­pon­sa­bles de es­to por­que so­mos una de las po­quí­si­mas fuen­tes de in­for­ma­ción so­bre abu­sos de de­re­chos hu­ma­nos en Che­che­nia”, di­ce Or­lov.

La FIFA, que adap­tó una po­lí­ti­ca de de­re­chos hu­ma­nos ape­nas en 2017, se­ña­la su preo­cu­pa­ción por el arres­to de Ti­tiev, pe­ro ha re­cha­za­do las so­li­ci­tu­des de re­ti­rar su ba­se de en­tre­na­mien­to de la ca­pi­tal che­che­na.

Los miem­bros de Me­mo­rial es­pe­ran que la aten­ción in­ter­na­cio­nal ha­cia el ca­so de Ti­tiev lo­gre aver­gon­zar a Pu­tin y ha­ga que or­de­ne a las au­to­ri­da­des che­che­nas que lo li­be­ren. Los ana­lis­tas se­ña­lan que el exo­fi­cial de la KGB es la úni­ca per­so­na en Ru­sia ca­paz de te­ner al­gu­na in­fluen­cia so­bre Kady­rov, quien sue­le des­ha­cer­se en elo­gios al de­mos­trar su amor por el lí­der del Krem­lin. “La Co­pa del Mun­do es muy im­por­tan­te pa­ra el Krem­lin”, afir­ma Kat­ya So­ki­rians­kaia, quien al­gu­na vez di­ri­gió la ofi­ci­na de Me­mo­rial en Che­che­nia. “Si las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, es­pe­cial­men­te la FIFA, lle­van el ca­so de Ti­tiev a ni­ve­les al­tos, es­pe­ra­mos que Pu­tin in­ter­ven­ga y li­be­re a nues­tro co­le­ga”.

¿ES VIA­BLE UN BOI­COT?

Si bien al­gu­nos crí­ti­cos del Krem­lin es­pe­ran uti­li­zar la Co­pa Mun­dial pa­ra ma­ni­fes­tar sus que­jas, otros de­sean arrui­nar to­do el tor­neo de Pu­tin lla­man­do a un boi­cot in­ter­na­cio­nal pa­ra el even­to. Sin em­bar­go, a unos días de la pa­ta­da ini­cial, ni uno so­lo de los paí­ses que ha­brán de par­ti­ci­par ha re­ti­ra­do a su se­lec­ción na­cio­nal. Ni si­quie­ra Lon­dres, que ha acu­sa­do a Pu­tin de or­de­nar un ata­que con­tra Ser­gei Skri­pal, un exo­fi­cial ru­so de in­te­li­gen­cia mi­li­tar que es­pió pa­ra el MI6, ha querido per­der­se la ma­yor com­pe­ten­cia de fut­bol en el mun­do (el Krem­lin nie­ga es­tas acu­sa­cio­nes). En lu­gar de un boi­cot di­rec­to, el go­bierno del Reino Uni­do ha rehu­sa­do en­viar una de­le­ga­ción ofi­cial al mun­dial. La fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca tam­bién ha des­de­ña­do el tor­neo.

Has­ta aho­ra, so­lo Is­lan­dia se ha uni­do a In­gla­te­rra a rehu­sar­se en­viar una de­le­ga­ción gu­ber­na­men­tal a Mos­cú pa­ra la ce­re­mo­nia de aper­tu­ra del tor­neo. Y es pro­ba­ble que a Pu­tin no le preo­cu­pe. “Es­tá acos­tum­bra­do a te­ner ma­las re­la­cio­nes con Oc­ci­den­te”, afir­ma Ko­les­ni­kov, ana­lis­ta del Cen­tro Car­ne­gie Mos­cú. “Él pue­de arre­glár­se­las sin de­le­ga­cio­nes. Lo que im­por­ta es que ven­gan los fut­bo­lis­tas”.

Lo que im­por­ta tam­bién es que los afi­cio­na­dos, par­ti­cu­lar­men­te los ru­sos, ten­gan un buen com­por­ta­mien­to en las gradas. En años re­cien­tes, par­ti­da­rios de la ex­tre­ma de­re­cha han des­ple­ga­do es­vás­ti­cas en los es­ta­dios, y en 2010, mi­les de hoo­li­gans y ul­tra­na­cio­na­lis­tas pro­vo­ca­ron dis­tur­bios cer­ca de la Pla­za Ro­ja tras el ase­si­na­to de un afi­cio­na­do, co­me­ti­do por un re­si­den­te de la re­gión ru­sa del Cáu­ca­so Nor­te, de ma­yo­ría mu­sul­ma­na. Los di­rec­ti­vos del fut­bol ru­so han da­do al­gu­nos pa­sos pa­ra ha­cer fren­te al ra­cis­mo. En 2017, nom­bra­ron a Ale­xei Smer­tin, ex­ca­pi­tán de la se­lec­ción ru­sa, co­mo su en­via­do con­tra la dis­cri­mi­na­ción.

Pe­ro los pro­ble­mas per­sis­ten. En mar­zo, afi­cio­na­dos ru­sos di­ri­gie­ron cán­ti­cos ra­cis­tas a Ous­ma­ne Dem­bé­lé, N’Go­lo Kan­té y Paul Pog­ba

de la se­lec­ción fran­ce­sa du­ran­te un par­ti­do amis­to­so con­tra Ru­sia en San Pe­ters­bur­go. La FIFA mul­tó al país con 30,000 dó­la­res. “In­ci­den­tes ocu­rri­dos en me­ses re­cien­tes mues­tran có­mo el ra­cis­mo si­gue sien­do una par­te muy arrai­ga­da en la cul­tu­ra de los afi­cio­na­dos en Ru­sia”, di­ce Pa­vel Kly­men­ko, que con­tri­bu­ye a mo­ni­to­rear ejem­plos de dis­cri­mi­na­ción de los afi­cio­na­dos pa­ra la red Fut­bol con­tra el Ra­cis­mo en Eu­ro­pa.

De igual for­ma, los hoo­li­gans ad­qui­rie­ron una ate­rra­do­ra repu­tación en Ru­sia des­de que cau­sa­ron des­tro­zos du­ran­te la Eu­ro­co­pa de 2016 en Fran­cia. Sin em­bar­go, la ma­yo­ría de los ex­per­tos pien­san que las fuer­zas de se­gu­ri­dad no per­mi­ti­rán que se re­pi­tan esas vio­len­tas es­ce­nas; la Co­pa del Mun­do es de­ma­sia­do im­por­tan­te pa­ra Pu­tin. Va­rias fuen­tes del mo­vi­mien­to hoo­li­gan se­ña­lan que la po­li­cía ha ad­ver­ti­do a los al­bo­ro­ta­do­res co­no­ci­dos que po­drían en­fren­tar lar­gas tem­po­ra­das en pri­sión si ha­cen cual­quier co­sa que da­ñe la ima­gen in­ter­na­cio­nal del país (las fuen­tes pi­die­ron man­te­ner­se en el ano­ni­ma­to de­bi­do a que se tra­ta de un te­ma de­li­ca­do). “Pien­so que evi­ta­rán los pro­ble­mas en el tor­neo”, di­ce Vla­di­mir Koz­lov, au­tor de Foot­ball Fans: The Past and Pre­sent of Rus­sian Hoo­li­ga­nism (Afi­cio­na­dos al fut­bol: el pa­sa­do y el pre­sen­te del mo­vi­mien­to hoo­li­gan en Ru­sia). “Si los afi­cio­na­dos van a las afue­ras de Mos­cú en bus­ca de aventuras, es po­si­ble que les pa­teen el tra­se­ro, pe­ro eso no ten­drá na­da que ver con el mo­vi­mien­to hoo­li­gan”.

VEN­TA­JA DE LO­CAL

Con to­do lo que se di­ce al­re­de­dor del tor­neo en re­la­ción con los yiha­dis­tas y la geo­po­lí­ti­ca, en oca­sio­nes es fá­cil ol­vi­dar­se de que se tra­ta de un even­to de­por­ti­vo. A los ru­sos los emo­cio­na que las má­xi­mas es­tre­llas del fut­bol va­yan a ju­gar a su país, pe­ro las pro­ba­bi­li­da­des de que su se­lec­ción na­cio­nal ga­ne el tor­neo son prác­ti­ca­men­te nu­las. Ru­sia es uno de los equi­pos peor cla­si­fi­ca­dos de cuan­tos par­ti­ci­pa­rán en la co­pa, y no ha avan­za­do más allá de las pri­me­ras ron­das des­de la caí­da de la Unión So­vié­ti­ca. “¿A quién vas a apo­yar cuan­do Ru­sia sea eli­mi­na­da?”, es una bro­ma co­mún en­tre los afi­cio­na­dos al fut­bol de Mos­cú.

El Krem­lin no pue­de in­fluir en lo que su­ce­de en el cam­po, pe­ro con un po­co de ayu­da de la FIFA, no de­ja na­da al azar en otras áreas. Es­tá cui­dan­do has­ta el me­nor detalle. ¿Un ejem­plo? El vi­deo pro­mo­cio­nal de Pu­tin e In­fan­tino, el pre­si­den­te de la FIFA, pa­tean­do un ba­lón. Aun­que la ha­bi­li­dad pa­ra el fut­bol de In­fan­tino lu­ce im­pre­sio­nan­te, al­gu­nas per­so­nas in­si­núan que una in­te­li­gen­te edi­ción de vi­deo ha exa­ge­ra­do gran­de­men­te las ca­pa­ci­da­des de Pu­tin (la FIFA no res­pon­dió a una so­li­ci­tud de co­men­ta­rios so­bre el vi­deo).

“To­do es­to se tra­ta de de­mos­trar­le al mun­do que Ru­sia pue­de lle­var a ca­bo con éxi­to un even­to de es­ta mag­ni­tud”, di­ce Vik­tor Shen­de­ro­vich, un co­no­ci­do es­cri­tor y afi­cio­na­do al fut­bol de Ru­sia. “El fut­bol tie­ne una im­por­tan­cia se­cun­da­ria. Pa­ra Pu­tin, la pro­pa­gan­da es pri­me­ro”.

DO­MI­NA­DAS: El pre­si­den­te ru­so jue­ga al fut­bol con In­fan­tino.

ELE­GIR SUS BA­TA­LLAS: In­te­rior de una es­ta­ción de tre­nes en Nizhny Novgorod. Al­gu­nos crí­ti­cos del Krem­lin han con­vo­ca­do a un boi­cot con­tra el tor­neo, pe­ro has­ta aho­ra no se ha ma­te­ria­li­za­do.

CAM­PO DE PE­SA­DI­LLAS: Vis­ta del es­ta­dio Mor­do­via en Sa­ransk. De­bi­do a las po­si­bles ame­na­zas de los yiha­dis­tas, el Krem­lin ha au­men­ta­do sus ope­ra­cio­nes de an­ti­te­rro­ris­mo.

TAR­JE­TA RO­JA? Ma­ni­fes­tan­tes de la opo­si­ción arre­me­ten con­tra Pu­tin. Los crí­ti­cos del pre­si­den­te es­pe­ran atraer la aten­ción mun­dial de­no­mi­nan am­plios abu­sos con­tra los de­re­chos hu­ma­nos en Ru­sia. lo que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.