El por­ve­nir in­cier­to de los in­mi­gran­tes de la ter­ce­ra edad

Por Va­le­ria León

Newsweek en Español - - CONTENIDO - POR VA­LE­RIA LEÓN @va­le­ria­leony

UNA DE­CE­NA DE VIE­JOS per­ma­ne­cen sen­ta­dos en la ca­ja de una pick up es­ta­cio­na­da en la tien­da Home De­pot de San Die­go, Ca­li­for­nia. Cuan­do se acer­ca un au­to, to­dos co­rren ha­cia él pen­san­do ha­llar un po­ten­cial clien­te que re­quie­ra de sus ser­vi­cios de al­ba­ñi­le­ría, me­cá­ni­ca o cual­quier otro arre­glo ne­ce­sa­rio.

“Hi Mrs., what do you need?”, pre­gun­tan con de­ses­pe­ra­ción ca­si al mis­mo tiem­po, mien­tras el co­che se ale­ja bus­can­do un es­pa­cio en el es­ta­cio­na­mien­to.

En­ton­ces, el gru­po de in­mi­gran­tes, la ma­yo­ría de ori­gen me­xi­cano, re­gre­sa ca­biz­ba­jo al pun­to de en­cuen­tro en la ca­mio­ne­ta des­ven­ci­ja­da.

Ro­ge­lio Ló­pez es oriun­do de Gua­na­jua­to, pe­ro mi­gró a Es­ta­dos Uni­dos ha­ce más de dos dé­ca­das. Se ins­ta­ló en el pe­que­ño po­bla­do de Smith­field, en Ca­ro­li­na del Nor­te — ahí úni­ca­men­te 10 por cien­to de la po­bla­ción es de ori­gen la­tino—. Cuan­do lle­gó a te­rri­to­rio ame­ri­cano, co­mo ca­si to­dos los in­mi­gran­tes que re­pre­sen­ta­ban la fuer­za la­bo­ral cam­pe­si­na en Es­ta­dos Uni­dos, tra­mi­tó pa­pe­les fal­sos pa­ra que el em­plea­dor le die­ra tra­ba­jo en la co­se­cha. Pe­ro cuan­do cum­plió 50 años, lo echa­ron ar­gu­men­tan­do que su do­cu­men­ta­ción ha­bía si­do fal­si­fi­ca­da.

“Los pa­pe­les fal­sos les sir­ven cuan­do les con­vie­ne”, re­fie­re el se­xa­ge­na­rio cu­brién­do­se la ca­ra pa­ra pro­te­ger­se del in­ten­so sol. Y de in­me­dia­to agre­ga:

“Cuan­do eres jo­ven y fuer­te te ne­ce­si­tan pa­ra tra­ba­jar, se ha­cen de la vis­ta gor­da por­que sa­ben que esos

“Cuan­do eres jo­ven y fuer­te te ne­ce­si­tan pa­ra tra­ba­jar, se ha­cen de la vis­ta gor­da por­que sa­ben que esos pa­pe­les son fal­sos”.

pa­pe­les son fal­sos, pe­ro cuan­do eres ma­yor y ya no les sir­ves en­ton­ces el go­bierno te echa sin pa­gar­te ab­so­lu­ta­men­te na­da por una vi­da de tra­ba­jo ar­duo. Es —afir­ma— una es­cla­vi­tud si­mu­la­da”.

Aun con un de­jo de es­pe­ran­za por re­cu­pe­rar al­go de la li­qui­da­ción me­re­ci­da por las dé­ca­das de tra­ba­jo, Ló­pez con­tra­tó a un abo­ga­do la­bo­ral pa­ra que in­ter­ce­die­ra en su ca­so.

Hoy, más que su in­cier­to y de­sola­dor fu­tu­ro, a don Ro­ge­lio lo preo­cu­pa el de su hi­ja ma­yor, quien ha­ce unos me­ses lle­gó a Ca­li­for­nia a vi­vir con él.

“El sue­ño ame­ri­cano es mi­grar a la es­cla­vi­tud”, suel­ta con una mue­ca.

DIS­CRI­MI­NA­DOS POR ‘VIE­JOS’

Pa­ra po­der tra­ba­jar en Es­ta­dos Uni­dos, los in­mi­gran­tes que lle­gan sin pa­pe­les le­ga­les de­ben pa­gar en­tre 300 y 500 dó­la­res pa­ra ob­te­ner do­cu­men­ta­ción fal­sa: una iden­ti­fi­ca­ción de re­si­den­te ( Re­si­dent Card) y la tar­je­ta de se­gu­ri­dad so­cial.

Con so­lo co­rro­bo­rar el nú­me­ro de se­gu­ri­dad so­cial con las ofi­ci­nas de go­bierno, un em­plea­dor sa­be que la do­cu­men­ta­ción que re­ci­be es fal­sa. Sin em­bar­go, to­dos se ha­cen de la vis­ta gor­da: úni­ca­men­te tres de diez em­plea­do­res re­por­tan las irre­gu­la­ri­da­des. ¿El mo­ti­vo? La ne­ce­si­dad de con­tar con mano de obra ba­ra­ta pa­ra eje­cu­tar los tra­ba­jos más pe­sa­dos.

Así fue co­mo Apo­li­nar La­ra, ori­gi­na­rio de Ciu­dad de Mé­xi­co, ob­tu­vo un tra­ba­jo co­mo mon­ta­car­gas en HEB —una de las ca­de­nas de su­per­mer­ca­do más gran­des de Es­ta­dos Uni­dos.

“Ahí acep­ta­ban a cual­quie­ra por­que era un tra­ba­jo muy pe­sa­do, ex­cep­to a los muy vie­jos”, cuen­ta.

Por ca­da trái­ler que La­ra des­car­ga­ba re­ci­bía 25 dó­la­res. La ca­pa­ci­dad y ha­bi­li­dad fí­si­ca de ca­da em­plea­do es la que per­mi­te ha­cer más o me­nos di­ne­ro.

“La des­car­ga se ha­ce en pa­re­jas”, ex­pli­ca Apo­li­nar, “en­tre más jo­ven y fuer­te sea tu pa­re­ja, des­car­gas más trái­le­res y más di­ne­ro ha­ces. Por eso los jó­ve­nes fuer­tes se jun­tan con otros

jó­ve­nes y los vie­jos que­dan re­le­ga­dos”.

En los cua­tro años que Apo­li­nar es­tu­vo en Es­ta­dos Uni­dos tra­ba­jan­do, es­te fue el tra­ba­jo más re­di­tua­ble que tu­vo. Se­ma­nal­men­te po­día lle­gar a ga­nar 600 dó­la­res, lo que re­pre­sen­ta­ba su ren­ta men­sual en la pro­pie­dad que al­qui­la­ba con su her­mano y tres per­so­nas más.

Mien­tras que él y otro jo­ven des­car­ga­ban de cin­co a seis trái­le­res dia­rios, los cua­tro vie­jos que ahí tra­ba­ja­ban lo­gra­ban ter­mi­nar de va­ciar úni­ca­men­te dos trái­le­res por pa­re­ja —lo que de ahí ga­na­ban les al­can­za­ba ape­nas pa­ra so­bre­vi­vir.

“Siem­pre ha­bía dis­cri­mi­na­ción con los vie­jos, por­que bus­ca­ban a los más cha­vos pa­ra ha­cer más di­ne­ro des­car­gan­do los trái­le­res”, re­la­ta Apo­li­nar con su voz ron­ca.

Uno de esos vie­jos se hi­zo su ami­go, y de vez en cuan­do le pe­día per­mi­so pa­ra po­der in­yec­tar­se he­roí­na en el só­tano de la ca­sa que ren­ta­ba.

“Ya no te­nía ni es­pa­cio en don­de in­yec­tar­se el vie­jo”, ex­pre­sa Apo­li­nar, quien fue de­por­ta­do dos ve­ces a Mé­xi­co, has­ta que se vio obli­ga­do a de­jar “el sue­ño ame­ri­cano” atrás y re­tor­nar al país del que, en prin­ci­pio, sa­lió hu­yen­do.

EN­VE­JE­CER SIN RE­COM­PEN­SA

Pa­ra mi­grar a Es­ta­dos Uni­dos hay que te­ner en­te­re­za. El via­je pue­de lle­gar a du­rar me­ses, los pe­li­gros son múl­ti­ples y el ries­go de ser de­por­ta­do es ma­yor des­de que Do­nald Trump asu­mió co­mo pre­si­den­te. Su dis­cur­so antiinmigrante ha ido acom­pa­ña­do de ac­cio­nes con­tun­den­tes pa­ra fre­nar el pa­so ile­gal de per­so­nas en la fron­te­ra sur de Es­ta­dos Uni­dos.

Des­de el pro­yec­to de cons­truc­ción pa­ra ex­ten­der el mu­ro a lo lar­go de los más de 3,000 ki­ló­me­tros de fron­te­ra co­lin­dan­te con Mé­xi­co, has­ta el des­plie­gue de ele­men­tos mi­li­ta­res. Es­tas tác­ti­cas han re­sul­ta­do en un ma­yor nú­me­ro de de­ten­cio­nes.

Por ter­cer mes con­se­cu­ti­vo, en ma­yo pa­sa­do se re­gis­tra­ron más de 50,000 de­ten­cio­nes por par­te de agen­tes mi­gra­to­rios. Es­te nú­me­ro es tres ve­ces ma­yor com­pa­ra­do con el mis­mo mes del año pre­vio, de acuer­do con in­for­ma­ción del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal.

Ca­li­for­nia es uno de los es­ta­dos con ma­yor pre­sen­cia de mi­gran­tes por su cer­ca­nía con el pa­so fron­te­ri­zo más tran­si­ta­do de la fran­ja, la ga­ri­ta de San Isi­dro, en Ti­jua­na.

En San Die­go el sol cae a plo­mo en el mes más ca­lu­ro­so del año: ma­yo. En esa ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se, los mi­gran­tes que pa­san de los 50 años es­pe­ran ho­ras que se con­vier­ten en días, con la es­pe­ran­za de ser con­tra­ta­dos por quien ne­ce­si­te mano de obra pa­ra jar­di­ne­ría o al­ba­ñi­le­ría. Son un gru­po de hom­bres ma­yo­res que ya no per­te­ne­cen a nin­gún lu­gar, no son de aquí ni son de allá. De­di­ca­ron su vi­da al cam­po y los echa­ron por vie­jos. Aho­ra ron­dan por las ca­lles ape­lan­do a la ca­ri­dad de po­ten­cia­les em­plea­do­res.

La vi­da en el cam­po es du­ra. Un gru­po de en­tre 10 y 15 hom­bres ren­ta un pe­que­ño cuar­to pa­ra di­vi­dir­se los cos­tos de la ren­ta. Ahí co­ci­nan una vez a la se­ma­na fri­jo­les con hue­vo —que es el pla­ti­llo que co­men dia­ria­men­te pa­ra po­der man­dar di­ne­ro a las fa­mi­lias que de­ja­ron atrás: es­po­sas viu­das e hi­jos huér­fa­nos—. La ma­yo­ría cre­ce­rá sin su fi­gu­ra pa­ter­na.

“¿Pa­ra qué tan­to sa­cri­fi­cio por la fa­mi­lia? Si des­pués re­sul­ta que te ha­cen un hi­jo por in­ter­net”, se que­ja Fernando Ro­me­ro, quien ha re­si­di­do en Es­ta­dos Uni­dos 40 años tra­ba­jan­do en la pis­ca.

“Hoy el ne­gro le di­ce al mi­gran­te: ‘Aho­ra tú eres el es­cla­vo’”, ex­pre­sa con cier­ta amar­gu­ra.

Ro­me­ro tra­ba­jó por dos dé­ca­das en los cam­pos de un se­ñor co­no­ci­do co­mo el “Rey del Du­razno”, por las gran­des ex­ten­sio­nes de plan­tíos que po­see. Su mi­na­da con­di­ción fí­si­ca no le per­mi­te ha­cer el tra­ba­jo que ha­ce 20 años ha­cía en la pis­ca; sin em­bar­go, aho­ra se en­car­ga de con­se­guir a los mi­gran­tes jó­ve­nes que lle­gan con la sed de ha­cer di­ne­ro en te­rre­nos ex­tran­je­ros.

“Siem­pre ha­bía dis­cri­mi­na­ción con los vie­jos, por­que bus­ca­ban a los más cha­vos pa­ra ha­cer más di­ne­ro”.

“Es mu­cho más di­fí­cil con­se­guir a gen­te que es­té dis­pues­ta a ve­nir a tra­ba­jar acá. Son mu­chos los ries­gos y el es­fuer­zo que hay que ha­cer pa­ra lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos, las po­lí­ti­cas de Trump han he­cho que los mi­gran­tes du­den en ve­nir a tra­ba­jar la tie­rra, es­tán es­ca­sean­do”, re­la­ta Ro­me­ro, de com­ple­xión del­ga­da y tez arru­ga­da.

Du­ran­te los 20 años que tra­ba­jó en la pis­ca, vio co­mo ca­da año su pa­trón de­bía pa­gar 20,000 dó­la­res al go­bierno es­ta­dou­ni­den­se co­mo mul­ta por te­ner a per­so­nas con do­cu­men­ta­ción fal­sa o sin pa­pe­les tra­ba­jan­do en el cam­po. No obs­tan­te, eran los úni­cos que es­ta­ban dis­pues­tos a ha­cer es­te tra­ba­jo.

“Si no fue­ra por los mi­gran­tes, los cam­pos es­ta­rían va­cíos”, ma­ni­fies­ta Ro­me­ro.

Tra­ba­jar en la piz­ca mi­na tu fuer­za y ener­gía. El in­ten­so sol que por ho­ras so­por­ta tu cuer­po en mo­vi­mien­to, las ma­nos ras­po­sas que con los años se con­vier­ten en ca­llos sin sen­si­bi­li­dad. Años de­di­ca­dos al cam­po y al sa­cri­fi­cio de vi­vir le­jos de la tie­rra que es tu­ya, pe­ro que ca­da vez es más aje­na. Y la nue­va fa­mi­lia de los in­mi­gran­tes de la ter­ce­ra edad son otros, co­mo ellos: vie­jos aban­do­na­dos por sus fa­mi­lias, ex­tra­ba­ja­do­res ex­plo­ta­dos que, ade­más, han si­do aban­do­na­dos por el go­bierno.

“En es­te país, si tú no tie­nes fa­mi­lia, tie­nes que ha­cer tu co­mi­da y ver có­mo so­bre­vi­ves. Por­que aquí na­die te va a dar na­da. Yo ten­go un pie aquí y otro afue­ra. Yo soy un pie aquí, y el otro allá. Es­tás en un país que no es tu­yo. El día de ma­ña­na no sa­bes si vas a ama­ne­cer aquí dur­mien­do o no. Pue­de ser que ma­ña­na mis­mo es­tés en la cár­cel”, di­ce el gua­te­mal­te­co Car­los Me­di­na, quien lle­gó a Loui­sia­na en 2008.

Hoy, co­mo in­mi­gran­te de la ter­ce­ra edad en Es­ta­dos Uni­dos, so­bre­vi­ve co­mo mu­chas per­so­nas de su edad en con­di­cio­nes pre­ca­rias, con te­mor cons­tan­te a ser de­por­ta­do, y una so­la cer­te­za: el sue­ño ame­ri­cano con­clu­yó y no re­sul­tó lo que es­pe­ra­ba.

A MU­CHOS MI­GRAN­TES su mi­na­da con­di­ción fí­si­ca no les per­mi­te ha­cer el tra­ba­jo que ha­ce 20 años desem­pe­ña­ban en la piz­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.