Ata­car la me­dio­cri­dad con có­mics: Jor­ge Pin­to

Por Ca­mi­la Sán­chez Bo­la­ño

Newsweek en Español - - CONTENIDO - POR CA­MI­LA SÁN­CHEZ BO­LA­ÑO @Ca­mi­laSa­nB

LOS CÓ­MICS son un ob­je­to de cul­to. Cua­der­ni­llos de pa­pel con mu­chos di­bu­jos y po­co tex­to que na­rran his­to­rias de pro­ta­go­nis­tas que vi­ven mun­dos ocul­tos has­ta que lle­gan a la pan­ta­lla gran­de. Jor­ge Pin­to, crea­dor de Bun­sen Co­mics, pien­sa dis­tin­to. Des­de su pun­to de vis­ta, el có­mic de­be es­tar en in­ter­net, pues así tie­ne un al­can­ce ma­yor, y so­lo lle­gan­do a las ma­sas pue­de ha­cer una di­fe­ren­cia. Des­pués de diez años de di­bu­jar en có­mic pa­ra in­ter­net las aventuras de unos cien­tí­fi­cos in­ves­ti­ga­do­res me­xi­ca­nos, Jor­ge cie­rra el ci­clo. Bun­sen Co­mics ha lle­ga­do a su fin y pa­ra ce­le­brar esa dé­ca­da de sá­ti­ra a la me­dio­cri­dad me­xi­ca­na se ha impreso un gran li­bro en el que pue­den leer­se to­das aque­llas aventuras. News­week en Es­pa­ñol pla­ti­có con Pin­to so­bre Mé­xi­co, los diez años que lle­va rea­li­zan­do có­mic y las ra­zo­nes por las que ha es­co­gi­do es­te mo­men­to pa­ra ce­rrar es­ta eta­pa de su vi­da. —¿Cuál es el te­ma cen­tral de los có­mics de Bun­sen? —Son las aventuras de unos cien­tí­fi­cos in­ves­ti­ga­do­res en Mé­xi­co. El chis­te del có­mic es ver có­mo es­ta­mos un po­co ato­ra­dos en el desa­rro­llo; es un có­mic so­bre el Go­dí­nez que se quie­re su­pe­rar, so­bre la me­dio­cri­dad de al­gu­nos em­plea­dos. Ata­ca esa me­dio­cri­dad to­can­do te­mas sen­si­bles pa­ra los me­xi­ca­nos. —¿Has­ta dón­de crees que el có­mic pue­de cam­biar a las per­so­nas?

—Me gus­ta­ría pen­sar que el có­mic pue­de cam­biar a las per­so­nas, pe­ro no creo que pue­da cam­biar la si­tua­ción del país en el que vi­vi­mos. Bun­sen Có­mics es un in­ten­to de lle­gar­le a un gru­po se­lec­to de per­so­nas y de­cir­les: “Mi­ra, es­to es lo que es­tá pa­san­do, cuén­ta­se­lo a al­guien más”. Lo que pre­ten­do es que es­te­mos cons­cien­tes del pro­ble­ma, creo que to­dos te­ne­mos una res­pon­sa­bi­li­dad en con­tra de la ig­no­ran­cia, en con­tra de esas per­so­nas que se­lec­ti­va­men­te ig­no­ran que es­ta­mos vi­vien­do en un desas­tre pro­fe­sio­nal, eco­nó­mi­co y so­cial en Mé­xi­co des­de ha­ce mu­chos, mu­chos años. —¿Por qué sa­lir de lo tra­di­cio­nal del có­mic pa­ra en­trar en el mun­do di­gi­tal? —To­do tie­ne ma­yor al­can­ce cuan­do es di­gi­tal. Lo que quie­ro es com­par­tir un men­sa­je y pre­fie­ro lle­gar a la ma­yor can­ti­dad de gen­te po­si­ble. El có­mic fí­si­co es muy bo­ni­to y es­te li­bro es un re­ga­lo pa­ra los fans que han es­ta­do ahí, to­da la vi­da; es una es­pe­cie de tro­feo pa­ra los que aguan­ta­ron el có­mic du­ran­te to­dos es­tos años. —¿Cuán­do fue la úl­ti­ma vez que te ins­pi­ras­te en un co­no­ci­do pa­ra ha­cer uno de tus per­so­na­jes? —Hay un per­so­na­je que se lla­ma Víctor, es el je­fe del la­bo­ra­to­rio y es­tá ba­sa­do en un ami­go de la se­cun­da­ria que se lla­ma­ba así. El cha­vo era un per­so­na­je muy in­tere­san­te por­que era un ni­ño que se com­por­ta­ba co­mo adul­to, siem­pre fue la voz de la ra­zón, era muy es­toi­co y es­ta­ba se­rio la ma­yor par­te del tiem­po. A la ho­ra de crear al je­fe de la­bo­ra­to­rio me ins­pi­ré en él y no he ha­bla­do nun­ca con él al res­pec­to. Pe­ro de al­gu­na ma­ne­ra se te­nía que en­te­rar. —¿Cuál fue el úl­ti­mo des­cu­bri­mien­to cien­tí­fi­co que real­men­te te im­pre­sio­nó? —Un es­tu­dio que tar­dó 75 años: le hi­cie­ron aná­li­sis de san­gre, exá­me­nes psi­co­mé­tri­cos, et­cé­te­ra, a es­tu­dian­tes de Har­vard y a gen­te po­bre en Bos­ton du­ran­te to­da su vi­da. Re­sul­tó que uno de los ma­yo­res in­di­ca­do­res de una vi­da ple­na fue­ron las re­la­cio­nes so­cia­les, no fue el di­ne­ro, o la sa­lud, o la po­si­ción so­cial. El ha­llaz­go fue que una vi­da ple­na es­ta­ba de­ter­mi­na­da por la re­la­ción con otras per­so­nas y el in­vo­lu­cra­mien­to con la co­mu­ni­dad. Es un re­cor­da­to­rio de lo im­por­tan­te que es es­tar co­nec­ta­do y ser par­te de una co­mu­ni­dad; que no ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que ser fí­si­ca. —¿Cuál fue la úl­ti­ma si­tua­ción de Mé­xi­co que te lle­vó a di­bu­jar? —Creo que más bien la si­tua­ción en Mé­xi­co me ha lle­va­do a no di­bu­jar. Nos dis­trae­mos con la si­tua­ción po­lí­ti­ca, ha­bla­mos de po­lí­ti­ca, pe­ro no sa­be­mos real­men­te de lo que es­ta­mos ha­blan­do. To­dos te­ne­mos opi­nio­nes so­bre te­mas que son com­ple­jos y los de­ba­tes nos han mos­tra­do que ni si­quie­ra los po­lí­ti­cos sa­ben de lo que es­tán ha­blan­do. Eso me ale­ja de los di­bu­jos. He­mos es­ta­do con­vir­tien­do to­do en me­mes y por eso me he to­ma­do un des­can­so, al me­nos unos me­ses, al me­nos es­ta épo­ca elec­to­ral. —¿Cuál fue el úl­ti­mo co­mic que leís­te? —Es un co­mic de Mar­vel que se lla­ma The Hou­se of M. Pe­ro les re­co­mien­do Watch­men, es un su­per­có­mic pa­ra los que es­tán em­pe­zan­do a in­cur­sio­nar en es­te mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.