Pod­casts: la nue­va gua­ri­da de la ex­tre­ma de­re­cha

Por Mi­chael Edi­son Hay­den

Newsweek en Español - - CONTENIDO - POR MI­CHAEL EDI­SON HAY­DEN @Mi­chae­lEHay­den

ERA EL MES DE AGOS­TO de 2017 y el pro­vo­ca­ti­vo con­duc­tor radiofónico y na­cio­na­lis­ta blan­co Mi­ke Pei­no­vich lan­za­ba sus dia­tri­bas en The Daily Shoah, el podcast más re­pre­sen­ta­ti­vo de una red “alt-right” (de­re­cha al­ter­na­ti­va) que atrae a de­ce­nas de mi­les de es­cu­chas ca­da se­ma­na. Mu­chos de ellos se pre­pa­ra­ban pa­ra la mar­cha “De­re­cha Uni­da” en Char­lot­tes­vi­lle, Vir­gi­nia. Sin em­bar­go, gru­pos an­ta­go­nis­tas ha­bían pro­me­ti­do im­pe­dir el even­to que se rea­li­za­ría en Eman­ci­pa­tion Park, don­de ofi­cia­les de la ciu­dad pla­nea­ban re­ti­rar una es­ta­tua del ge­ne­ral con­fe­de­ra­do Ro­bert E. Lee. Pei­no­vich (mi­li­tar que se opo­nía a per­mi­tir el vo­to de los es­cla­vos), en­ton­ces le di­jo a su pú­bli­co que fue­ra pre­pa­ra­do pa­ra una pe­lea. “Lle­ven to­do lo que ne­ce­si­ten, lo que pien­sen que van a ne­ce­si­tar pa­ra de­fen­der­se”, di­jo. “No que­re­mos dar­les la im­pre­sión de que acu­di­re­mos des­ar­ma­dos... Ese no es el ca­so”.

Apa­ren­te­men­te, al­gu­nos de sus es­cu­chas re­ci­bie­ron el men­sa­je. Po­co des­pués, miem­bros del Ku Klux Klan y hor­das de na­cio­na­lis­tas blan­cos más jó­ve­nes y con ma­yor ac­ce­so a in­ter­net lle­ga­ron ar­ma­dos con pis­to­las, ga­rro­tes y es­cu­dos de ple­xi­glás. Hu­bo pe­leas en­tre am­bos gru­pos. Hom­bres y mu­je­res fue­ron ata­ca­dos con ob­je­tos pun­zo­cor­tan­tes. Un hom­bre de 20 años que ha­bía mar­cha­do con un gru­po neo­na­zi em­bis­tió con su au­to­mó­vil a un gru­po de ma­ni­fes­tan­tes. Hi­rió a 19 per­so­nas y ma­tó a Heat­her He­yer, de 32 años (el con­duc­tor fue acu­sa­do de ase­si­na­to en pri­mer gra­do). Es­ta his­to­ria fue di­fun­di­da en los no­ti­cie­ros de to­do el mun­do.

An­tes de Char­lot­tes­vi­lle, po­cas per­so­nas, in­de­pen­dien­te­men­te de los os­cu­ros rin­co­nes de la in­ter­net, ha­bían oí­do ha­blar de Pei­no­vich o de su blog The Right Stuff (Lo co­rrec­to), co­no­ci­do co­mún­men­te co­mo TRS. Sin em­bar­go, a pe­sar de que va­rias em­pre­sas de tec­no­lo­gía co­mo Twit­ter, Pa­yPal y GoDaddy in­ten­tan bo­rrar len­ta­men­te las vo­ces de la alt-right des­pués de lo su­ce­di­do en la mar­cha, po­dría­mos de­cir que la red de pod­casts de Pei­no­vich ha cre­ci­do has­ta con­ver­tir­se en el lu­gar de reunión más rui­do­so e in­flu­yen­te pa­ra los na­cio­na­lis­tas blan­cos de to­da la red. Su si­tio web, TheRigh­tS­tuff.biz, alo­ja más de dos do­ce­nas de pod­casts y atrae apro­xi­ma­da­men­te 1.5 mi­llo­nes de vi­si­tas por mes. Has­ta ha­ce po­co, un fo­ro in­de­pen­dien­te de ad­mi­ra­do­res te­nía cer­ca de 10,000 usua­rios re­gis­tra­dos y, de acuer­do con el Sout­hern Po­verty Law Cen­ter (Cen­tro Le­gal pa­ra la Po­bre­za en el Sur), pa­re­ce es­tar en­gen­dran­do nue­vos gru­pos de odio. Una or­ga­ni­za­ción lla­ma­da True Cas­ca­dia tra­ba­ja por to­do el no­roes­te del Pa­cí­fi­co y re­cien­te­men­te lle­gó a los ti­tu­la­res de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción por pe­gar vo­lan­tes neo­na­zis en las ciu­da­des lo­ca­les. Los aca­dé­mi­cos que es­tu­dian la ex­tre­ma de­re­cha afir­man que se ha vuel­to más di­fí­cil se­guir el ras­tro a la enor­me pro­duc­ción de pro­pa­gan­da na­cio­na­lis­ta blan­ca de Pei­no­vich.

Pa­ra al­gu­nos lí­de­res de la alt-right, su red es una es­pe­cie de úl­ti­mo re­fu­gio pa­ra un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co pros­cri­to. Mien­tras que sus co­le­gas del si­tio neo­na­zi Daily Stor­mer se han vis­to re­du­ci­dos a or­ga­ni­zar transac­cio­nes mo­ne­ta­rias se­cre­tas o a pe­dir a sus ad­mi­ra­do­res do­na­cio­nes en crip­to­mo­ne­das, Pei­no­vich si­gue sien­do ca­paz de re­cau­dar fon­dos me­dian­te la em­pre­sa de pro­ce­sa­mien­to de pa­gos Stri­pe.

Sin em­bar­go, sus crí­ti­cos afir­man que es­te presentador de ra­dio uti­li­za su si­tio web y su voz pa­ra pro­mo­ver una ideo­lo­gía vio­len­ta: una coa­li­ción de es­tu­dian­tes, clé­ri­gos y re­si­den­tes de Char­lot­tes­vi­lle han pre­sen­ta­do una de­man­da con­tra Pei­no­vich y otros na­cio­na­lis­tas blan­cos, en­tre ellos, Ri­chard Spen­cer y An­drew An­glin, de Daily Stor­mer, in­vi­ta­dos fre­cuen­tes del pro­gra­ma, por uti­li­zar pre­sun­ta­men­te sus pla­ta­for­mas pa­ra “pla­ni­fi­car, pro­mo­ver y lle­var a ca­bo” los ata­ques ocu­rri­dos en Char­lot­tes­vi­lle el año pa­sa­do. Si tie­ne éxi­to, es­ta de­man­da po­dría des­en­mas­ca­rar a ad­mi­ra­do­res anó­ni­mos de Pei­no­vich, ex­po­ner fuen­tes de fi­nan­cia­ción se­cre­tas y si­len­ciar el mi­cró­fono más gran­de de la alt-right.

Por su par­te, Pei­no­vich ha ne­ga­do re­pe­ti­da­men­te que su in­ten­ción sea pro­vo­car vio­len­cia en Char­lot­tes­vi­lle. Cul­pa a los ma­ni­fes­tan­tes con­tra­rios a la mar­cha por los en­fren­ta­mien­tos de aquel fin de se­ma­na y, ex­pre­só a News­week, su pe­sar por lo ocu­rri­do. Pe­ro él y los otros acu­sa­dos han des­es­ti­ma­do es­te desafío le­gal, ca­li­fi­cán­do­lo co­mo una “gue­rra ju­rí­di­ca”, di­se­ña­da pa­ra des­man­te­lar a la alt-right. Afir­man que su dis­cur­so es­tá pro­te­gi­do por la Pri­me­ra En­mien­da.

“Aun si fue­ran to­tal­men­te cier­tos, los he­chos pre­sen­ta­dos por la par­te acu­sa­do­ra en es­ta de­man­da no son su­fi­cien­tes pa­ra es­ta­ble­cer los ele­men­tos de una cons­pi­ra­ción”, de­cla­ró Pei­no­vich a News­week. “Lo úni­co que des­cri­ben real­men­te son ac­ti­vis­tas po­lí­ti­cos asis­tien­do a una mar­cha”.

El as­cen­so de Pei­no­vich fue re­la­ti­va­men­te rá­pi­do. En 2014, con el seu­dó­ni­mo de Mi­ke Enoch (en una re­fe­ren­cia a un po­lí­ti­co bri­tá­ni­co de ex­tre­ma de­re­cha que se opo­nía fir­me­men­te a la in­mi­gra­ción), el en­ton­ces tra­ba­ja­dor de tec­no­lo­gía pu­bli­có el pri­mer epi­so­dio de The Daily Shoah, su pro­gra­ma más re­pre­sen­ta­ti­vo. El nom­bre es un jue­go de pa­la­bras que se bur­la del ge­no­ci­dio de los ju­díos du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Pron­to aña­dió otros pro­gra­mas, to­dos ellos en­fo­ca­dos en la cons­truc­ción de un país pa­ra per­so­nas blan­cas no ju­días, de­lei­tán­do­se en la iro­nía y en las bro­mas pri­va­das. Di­chos pro­gra­mas te­nían nom­bres co­mo The Poz But­ton (El bo­tón po­si­ti­vo), un tér­mino en el que se bur­la­ba de las per­so­nas diag­nos­ti­ca­das con VIH/si­da, y This Week in Whi­te Ge­no­ci­de (Es­ta se­ma­na en el ge­no­ci­dio blan­co), que se re­fie­re a la creen­cia de que las per­so­nas de ra­za blan­ca es­tán sien­do erra­di­ca­das len­ta­men­te me­dian­te la mez­cla de ra­zas. En otro pro­gra­ma, lla­ma­do Third Rail (Ter­cer ca­rril), pre­sen­ta­do por lo­cu­to­res anó­ni­mos que se ha­cen lla­mar Spec­tre y Lau­ritz von Guild­hau­sen, se ins­ta­ba a

El fo­ro de TRS se ha con­ver­ti­do en el lu­gar pa­ra dis­cu­tir los te­mas del mo­vi­mien­to alt-right, el cual atrae a los prin­ci­pa­les lí­de­res na­cio­na­lis­tas blan­cos.

los es­cu­chas a lla­mar a la po­li­cía aco­san­do a per­so­nas de ra­za ne­gra y a pre­sen­tar acu­sa­cio­nes in­fun­da­das de que han ro­ba­do al­go o de que po­seen ar­mas.

Sin em­bar­go, el ma­yor atrac­ti­vo era Pei­no­vich mis­mo, un grue­so y for­ni­do ani­ma­dor de carnaval ex­per­to en ca­na­li­zar su pun­to de vis­ta ex­tre­mis­ta a tra­vés de la co­me­dia. Su hu­mor es fre­cuen­te­men­te ra­cis­ta y per­so­nal (se ha re­fe­ri­do a He­yer, la ac­ti­vis­ta fa­lle­ci­da en Char­lot­tes­vi­lle, co­mo “la gor­di­ta que mu­rió”). Tam­bién crea nue­vos co­men­ta­rios di­fa­ma­to­rios y men­cio­na que­jas que son re­pe­ti­das en los círcu­los de la alt-right du­ran­te me­ses des­pués de que él los men­cio­na. Afir­ma ha­ber in­ven­ta­do el om­ni­pre­sen­te me­me del “eco”, en el que los nom­bres de las per­so­nas de ori- gen ju­dío se es­cri­ben con un tri­ple pa­rén­te­sis pa­ra se­ña­lar­los y con­ver­tir­los en mo­ti­vo de es­car­nio pa­ra los an­ti­se­mi­tas.

Al igual que mu­chos otros pod­casts na­cio­na­lis­tas blan­cos, los pro­gra­mas de TRS sue­len ser gra­ba­dos en una ca­sa. Pe­ro su al­ta ca­li­dad so­no­ra, en­ri­que­ci­da por el gui­ta­rris­ta de heavy me­tal in­de­pen­dien­te Jes­se Craig Duns­tan, lo dis­tin­gue del res­to. Al­gu­nas per­so­nas afir­man que es­ta ten­den­cia a la pro­fe­sio­na­li­za­ción ayu­dó a con­ver­tir una red ca­se­ra en una sen­sa­ción de la alt-right, sim­ple­men­te por­que cam­bió la per­cep­ción de la for­ma en que los na­cio­na­lis­tas blan­cos di­fun­den sus men­sa­jes. “La ma­yo­ría de los otros pod­casts na­cio­na­lis­tas blan­cos sue­nan co­mo si hu­bie­ran si­do gra­ba­dos den­tro de una la­ta”, di­ce Kee- gan Han­kes, ana­lis­ta de in­te­li­gen­cia del Cen­tro Le­gal pa­ra la Po­bre­za en el Sur (Duns­tan, que no res­pon­dió a nues­tras so­li­ci­tu­des pa­ra ha­cer co­men­ta­rios, tam­bién apor­ta pa­ro­dias de can­cio­nes pa­ra los pro­gra­mas de TRS. Un ejem­plo: “San­ta Claus Is Co­ming to Town” (San­ta Claus vie­ne a la ciu­dad) fue re­em­pla­za­da con la le­tra “Do­nald Trump Is Sen­ding You Back” (Do­nald Trump te en­via­rá de re­gre­so).

Lo más im­por­tan­te es que Pei­no­vich y sus co­la­bo­ra­do­res dan a sus ad­mi­ra­do­res un lu­gar don­de pue­den re­unir­se, pri­me­ro en la ca­de­na de co­men­ta­rios del si­tio web de TRS y, más tar­de, en su fo­ro, alen­tán­do­los dia­ria­men­te a par­ti­ci­par en dis­cu­sio­nes po­lí­ti­cas. Ade­más de que los te­mas del fo­ro pue­den ir des­de las cons­pi­ra­cio­nes an­ti­se­mi­tas has­ta los con­se­jos so­bre re­la­cio­nes de pa­re­ja (tí­pi­ca­men­te, con un tono ale­gre­men­te mi­só­gino), tam­bién se ha con­ver­ti­do en el lu­gar pa­ra re­sol­ver dis­cu­sio­nes so­bre el mo­vi­mien­to alt-right, atra­yen­do a los prin­ci­pa­les lí­de­res na­cio­na­lis­tas blan­cos. A prin­ci­pios de mar­zo, en otra ca­de­na de co­men­ta­rios, de­ba­tían el te­ma de có­mo los na­cio­na­lis­tas se de­be­rían pre­sen­tar en las mar­chas, es­ta dis­cu­sión se ex­ten­dió por 107 pá­gi­nas y, cuan­do ter­mi­nó, pa­re­cía más una obra tea­tral dra­má­ti­ca que un de­ba­te po­lí­ti­co (los par­ti­da­rios de la alt-right han ad­qui­ri­do la repu­tación de lan­zar­se in­sul­tos per­so­na­les en­tre sí cuan­do las co­sas no van de acuer­do con el plan).

Los ad­mi­ra­do­res de Pei­no­vich tam­bién se reúnen en la vi­da real en “fies­tas jun­to a la al­ber­ca”. Los in­ves­ti­ga­do­res de la ex­tre­ma de­re­cha di­cen que es­tas reunio­nes pri­va­das de es­cu­chas de TRS re­pre­sen­ta­ron un pa­so más en la evo­lu­ción del mo­vi­mien­to alt-right, al sa­lir de os­cu­ras sa­las de chat ha­cia es­pa­cios abier­tos co­mo Char­lot­tes­vi­lle.

Ac­ti­vis­tas anó­ni­mos tra­ta­ron de de­te­ner to­do es­to el año pa­sa­do al des­cu­brir y fil­trar el nom­bre ver­da­de­ro y la in­for­ma­ción per­so­nal del presentador, in­clui­do su ma­tri­mo­nio con una mu­jer ju­día. Co­mo re­sul­ta­do, per­dió su tra­ba­jo co­mo pro­gra­ma­dor in­for­má­ti­co, y al­gu­nos de sus ad­mi­ra­do­res le die­ron la es­pal­da. Pe­ro mi­les de ellos se que­da­ron. Spen­cer, An­glin y el an­ti­guo Gran Mago del Ku Klux Klan Da­vid

Du­ke die­ron la ca­ra por Pei­no­vich, ayu­dán­do­le a reha­bi­li­tar su ima­gen en­tre los na­cio­na­lis­tas blan­cos, que sue­len re­cha­zar a las per­so­nas que tie­nen una re­la­ción per­so­nal con los ju­díos. Han­kes pien­sa que Pei­no­vich so­bre­vi­vió en gran me­di­da de­bi­do a su gran in­fluen­cia. Co­mo di­jo An­glin en una pu­bli­ca­ción del Daily Stor­mer: “De­ce­nas de mi­les, y qui­zás in­clu­so cien­tos de mi­les de per­so­nas se han in­cor­po­ra­do al mo­vi­mien­to [ alt-right] a tra­vés de TRS y del tra­ba­jo de Mi­ke”. Lue­go, des­cri­bió el me­me del eco de Pei­no­vich co­mo “uno de los ma­yo­res gol­pes pro­pa­gan­dís­ti­cos des­de la muer­te de Adol­fo Hitler”.

Sin la pro­tec­ción del ano­ni­ma­to, el com­pro­mi­so de Pei­no­vich con la cau­sa na­cio­na­lis­ta pa­re­ció agu­di­zar­se, y co­men­zó a ha­cer apa­ri­cio­nes pú­bli­cas con fi­gu­ras más ex­tre­mis­tas, co­mo los neo­na­zis del Mo­vi­mien­to Na­cio­nal So­cia­lis­ta y el aho­ra des­apa­re­ci­do Par­ti­do Tra­di­cio­na­lis­ta Obre­ro. Tam­bién in­cre­men­tó el con­te­ni­do de TRS e in­vir­tió más tiem­po en su cre­ci­mien­to.

Aho­ra, esos es­fuer­zos es­tán en ries­go por la de­man­da de la coa­li­ción de Char­lot­tes­vi­lle, que po­dría obli­gar a Pei­no­vich a re­ve­lar la iden­ti­dad de sus ad­mi­ra­do­res anó­ni­mos. Ro­ber­ta Ka­plan, la abo­ga­da que en­ca­be­za la de­man­da, di­jo a News­week que de­be­ría es­pe­rar­se que él pre­sen­te úni­ca­men­te la in­for­ma­ción so­bre sus ad­mi­ra­do­res que re­sul­te re­le­van­te pa­ra el ca­so en cues­tión pa­ra de­ter­mi­nar si cons­pi­ra­ron o no pa­ra co­me­ter ac­tos de vio­len­cia en Char­lot­tes­vi­lle el ve­rano pa­sa­do.

Pe­ro in­clu­so la sim­ple po­si­bi­li­dad de sa­lir a la luz ha ge­ne­ra­do una ola de pá­ni­co. Mu­chos ad­mi­ra­do­res te­men per­der sus em­pleos y que­dar ais­la­dos de sus co­mu­ni­da­des. Pei­no­vich, que se re­pre­sen­ta a sí mis­mo en el ca­so, ha afir­ma­do que tie­ne el de­re­cho de pro­te­ger la pri­va­ci­dad de per­so­nas anó­ni­mas que con­tri­bu­yen al si­tio. En do­cu­men­tos de la Cor­te, se­ña­la que “su ‘repu­tación y su ca­pa­ci­dad de ga­nar­se la vi­da se ve­rán irre­pa­ra­ble­men­te da­ña­da[s]’ si esos vi­si­tan­tes ‘ya no sien­ten que pue­den ex­plo­rar’ el con­te­ni­do ‘po­lí­ti­ca­men­te con­tro­ver­sial’ sin te­mor a que su ‘in­for­ma­ción per­so­nal­men­te iden­ti­fi­ca­ble’ sea re­ve­la­da en el li­ti­gio”. El juez desechó esos ar­gu­men­tos en abril pa­sa­do.

“Con­sí­gue­te un abo­ga­do, her­mano”, es­cri­bió un usua­rio lla­ma­do @j-r-ewing en una se­rie de co­men­ta­rios so­bre una no­ta re­cien­te acer­ca de Pei­no­vich pu­bli­ca­da por News­week. “El he­cho de que es­tés [de­fen­dién­do­te a ti mis­mo] es el he­cho más preo­cu­pan­te del ar­tícu­lo. Sig­ni­fi­ca que no tie­nes una re­pre­sen­ta­ción com­pe­ten­te”.

“No sa­bes lo que di­ces”, res­pon­dió Pei­no­vich.

El lo­cu­tor alar­mó aún más a sus ad­mi­ra­do­res en ma­yo, cuan­do, du­ran­te un pro­ce­di­mien­to de la cor­te, ca­li­fi­có ac­ci­den­tal­men­te a su gru­po de se­gu­ri­dad de Char­lot­tes­vi­lle co­mo su equi­po de “cons­pi­ra­ción”, de acuer­do con per­so­nas que es­tu­vie­ron pre­sen­tes en el tri­bu­nal (“Di las pa­la­bras se­gu­ri­dad y cons­pi­ra­ción cin­co ve­ces se­gui­das sin co­me­ter nin­gún error”, de­cla­ró a News­week al ha­blar de su me­te­du­ra de pa­ta. “Aho­ra, haz­lo en­fren­te de un juez fe­de­ral. An­da”).

Mien­tras se desa­rro­lla­ba la ba­ta­lla le­gal, el fo­ro de TRS y sus mi­les de pu­bli­ca­cio­nes de­sa­pa­re­cie­ron abrup­ta­men­te de la in­ter­net. Pei­no­vich ne­gó a News­week ha­ber si­do res­pon­sa­ble de bo­rrar su his­to­rial y cul­pó a sus co­la­bo­ra­do­res.

Mien­tras tan­to, al ai­re, el lo­cu­tor ha ata­ca­do ver­bal­men­te a Ka­plan, lan­zan­do in­sul­tos cuan­do sur­ge el te­ma de la de­man­da. “¡Bien, Ro­ber­ta Ka­plan, tú, po­bre, cer­da, su­do­ro­sa ma­cho­rra, les­bia­na ju­día!”, di­jo en un epi­so­dio de The Daily Shoah. “¡Jó­de­te! Ni si­quie­ra sa­bes có­mo fun­cio­na la in­ter­net”.

Ka­plan, cu­yos ar­gu­men­tos en el ca­so de Es­ta­dos Uni­dos con­tra Wind­sor, pre­sen­ta­do en 2013 an­te la Su­pre­ma Cor­te abrie­ron el ca­mino pa­ra la le­ga­li­za­ción del ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo, afir­ma que Pei­no­vich ha asu­mi­do un tono más res­pe­tuo­so con ella y con otras per­so­nas en pre­sen­cia del juez, qui­zá por­que com­pren­de la amenaza que la de­man­da re­pre­sen­ta pa­ra su ne­go­cio de pod­casts.

La abo­ga­da pro­por­cio­nó a News­week la trans­crip­ción de una au­dien­cia del tri­bu­nal. En una de sus in­ter­ven­cio­nes, Pei­no­vich le recordó al juez que se re­pre­sen­ta­ba a sí mis­mo, sin con­tar con mu­cha fuer­za le­gal. “Me en­fren­to a mu­chas co­sas aquí”, di­jo.

MEN­TI­RAS BLAN­CAS: El pro­vo­ca­ti­vo con­duc­tor radiofónico y na­cio­na­lis­ta blan­co Mi­ke Pei­no­vich an­te el mi­cró­fono.

EX­MIEM­BRO DEL CLAN: Du­ke, an­ti­guo Gran Mago del Ku Klux Klan y ad­mi­ra­dor de Pei­no­vich, pa­tru­lla la fron­te­ra en­tre Ca­li­for­nia y Mé­xi­co en bus­ca de per­so­nas mi­gran­tes sin do­cu­men­tos.

MA­TE­RIAL CON­TEN­CIO­SO: Ayuno por He­yer, quien mu­rió cuan­do un hom­bre em­bis­tió con su au­to­mó­vil a va­rios ma­ni­fes­tan­tes en Char­lot­tes­vi­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.