Ni­ños sol­da­dos: en­tre las ar­mas y el re­cha­zo

Por Jack Losh

Newsweek en Español - - CONTENIDO - POR JACK LOSH @jac­klosh

Du­ran­te 2016 y 2017 el re­clu­ta­mien­to y uso de ni­ños en la gue­rra ci­vil de la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na se du­pli­có pe­se a la pre­sen­cia de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les. Los que con­si­guen de­jar las ar­mas de­ben ha­cer fren­te a un nue­vo con­flic­to: el re­cha­zo de la co­mu­ni­dad.

HA­CE CIN­CO AÑOS, cuan­do Has­san con­ta­ba con 11 años, los mi­li­cia­nos ma­ta­ron a su pa­dre cer­ca de su ho­gar en Ka­ga Ban­do­ro, una pe­que­ña po­bla­ción ga­na­de­ra de la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na. Do­mi­na­do por la tris­te­za y la ira, el ni­ño, miem­bro de la mar­gi­na­da mi­no­ría mu­sul­ma­na del país, con­clu­yó que los tri­bu­na­les no le da­rían jus­ti­cia. So­lo con­fia­ba en un fu­sil Ka­lásh­ni­kov.

Po­co des­pués de la muer­te de su pa­dre, Has­san (iden­ti­fi­ca­do con un seu­dó­ni­mo por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad) se unió a la alian­za de re­bel­des Sé­lé­ka —la coa­li­ción de gue­rri­lle­ros lo­ca­les y ex­tran­je­ros que com­ba­te en la gue­rra ci­vil—. En 2013, es­te gru­po, emi­nen­te­men­te mu­sul­mán, to­mó el con­trol de gran­des ex­ten­sio­nes del país, lo cual desató re­pre­sa­lias por par­te de las mi­li­cias cris­tia­nas co­no­ci­das co­mo an­ti­ba­la­ka.

El pri­mer tra­ba­jo de Has­san: guar­daes­pal­das de un co­man­dan­te cu­yo gru­po ar­ma­do ate­rro­ri­za­ba po­bla­cio­nes en un te­rri­to­rio del ta­ma­ño de Te­xas, lo­ca­li­za­do en­tre Chad y la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go. Trans­cu­rri­dos tres me­ses, Has­san cuen­ta que fue as­cen­di­do a te­nien­te y pues­to a car­go de unas 50 per­so­nas, in­clui­dos otros diez ni­ños. “Tu­ve mie­do al prin­ci­pio”, con­fie­sa. “Pe­ro des­pués per­dí el mie­do. Me acos­tum­bré a sos­te­ner un ar­ma”.

Los re­bel­des tam­bién le die­ron la ta­rea de re­clu­tar más me­no­res, ofre­cién­do­le re­com­pen­sas es­po­rá­di­cas e in­sig­ni­fi­can­tes. “Me gus­ta­ba el tra­ba­jo”, ase­gu­ra. “En fes­ti­vi­da­des es­pe­cia­les, me da­ban ci­ga­rri­llos y di­ne­ro”.

Pe­ro, al pro­lon­gar­se el con­flic­to, los su­mi­nis­tros es­ca­sea­ron y la cuen­ta de fa­ta­li­da­des au­men­tó en los dos fren­tes. Ca­si to­das las no­ches Has­san y su pe­lo­tón dor­mían en la sel­va. Cuan­do es­ta­ba de guar­dia, dis­pa­ra­ba con­tra ci­vi­les que ig­no­ra­ban su or­den de de­te­ner­se. “Vi mu­cha san­gre”, re­ve­la. “Me sen­tía fe­liz des­pués de ata­car una po­bla­ción. Pe­ro esa sen­sa­ción des­apa­re­cía y te­nía mie­do al com­pren­der que mi enemi­go re­gre­sa­ría”.

MÁS NI­ÑOS RE­CLU­TA­DOS

La ma­tan­za con­ti­núa en la ac­tua­li­dad. Lue­go de una tre­gua ten­ta­ti­va, a prin­ci­pios de 2016, la gue­rra ci­vil vol­vió a co­brar fuer­za unos me­ses des­pués. La alian- za re­bel­de se ha frag­men­ta­do en fac­cio­nes ri­va­les que com­ba­ten por los re­cur­sos mi­ne­ra­les y las ru­tas co­mer­cia­les de la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na. Las mi­li­cias es­tán for­ta­le­cien­do sus fi­las con más ni­ños, al tiem­po que una fuer­za de tra­ba­jo que en­ca­be­za Na­cio­nes Uni­das in­ten­ta ayu­dar a mi­les de ex ni­ños sol­da­dos a re­in­te­grar­se en la so­cie­dad. En mar­zo, Ur­su­la Mue­ller, se­cre­ta­ria ge­ne­ral asis­ten­te pa­ra Asun­tos Hu­ma­ni­ta­rios de la ONU, in­for­mó que “el re­clu­ta­mien­to y el uso de ni­ños en los gru­pos ar­ma­dos au­men­tó 50 por cien­to en­tre 2016 y 2017”, y que el con­flic­to si­gue es­ca­lan­do. A la fe­cha, mi­les de ni­ños y ni­ñas sir­ven co­mo com­ba­tien­tes, co­ci­ne­ros, men­sa­je­ros y por­tea­do­res, afir­ma el Fon­do In­ter­na­cio­nal de Emer­gen­cia de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la In­fan­cia [Uni­cef, por su acró­ni­mo en in­glés]. Mu­chas ve­ces su­fren abu­sos de los mi­li­tan­tes de más edad, les or­de­nan co­me­ter atro­ci­da­des y los uti­li­zan co­mo es­cu­dos hu­ma­nos. La ma­yo­ría ha ex­pe­ri­men­ta­do trau­mas pro­fun­dos. “Los ni­ños es­tán pa­gan­do el pre­cio más al­to por es­ta nue­va olea­da de vio­len­cia”, ase­gu­ra Ma­rie-Pie­rre Poi­rier, di­rec­to­ra re­gio­nal de Uni­cef.

Des­de 2004, na­cio­nes oc­ci­den­ta­les e ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les co­mo la Co­mi­sión Eu­ro­pea, la ONU y el Ban­co Mun­dial han fi­nan­cia­do va­rios pro­gra­mas de desar­me en la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na en un es­fuer­zo pa­ra su­pri­mir una se­rie de re­be­lio­nes, pro­pi­ciar la dis­per­sión de los gru­pos ar­ma­dos y ayu­dar a los mi­li­tan­tes a vol­ver a la so­cie­dad ci­vil. Di­chos pro­gra­mas sue­len ofre­cer in­cen­ti­vos a los com­ba­tien­tes (co­mo apo­yo edu­ca­ti­vo, capacitación vo­ca­cio­nal y tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do) a fin de que en­tre­guen sus ar­mas.

Sin em­bar­go, las es­ta­dís­ti­cas de la ONU re­ve­lan que, de los cer­ca de 12,500 ni­ños que los gru­pos ar­ma­dos han li­be­ra­do des­de 2014, más de la ter­ce­ra par­te (unos 4,500) aún no ha re­ci­bi­do ayu­da. Las ra­zo­nes prin­ci­pa­les in­clu­yen fal­ta de di­ne­ro —por ejem­plo, ca­si 90 por cien­to de las ope­ra­cio­nes de Uni­cef en esa re­gión no cuen­tan con su­fi­cien­te fi­nan­cia­ción— y la in­ca­pa­ci­dad de los tra­ba­ja­do­res de asis­ten­cia pa­ra ope­rar en al­gu­nas áreas que con­tro­lan los gru­pos ar­ma­dos. “Si no ha­ce­mos un buen tra­ba­jo, los ni­ños re­gre­san”, con­fie­sa un tra­ba­ja­dor de asis­ten­cia ex­pe­ri­men­ta­do, quien ha­bló de ma­ne­ra anó­ni­ma de­bi­do a la sen­si­bi­li­dad del te­ma. Los me­dia­do­res in­ten­tan con­ven­cer a los co­man­dan­tes de que li­be­rar a los ni­ños be­ne­fi­cia­rá a las mi­li­cias, ya que dis­pon­drán de más re­cur­sos crí­ti­cos pa­ra otros com­ba­tien­tes, co­mo ali­men­tos y agua. “Des­pués —agre­ga el tra­ba­ja­dor— am­bas par­tes fir­man un acuer­do. No­so­tros los cui­da­mos y us­te­des no vuel­ven a re­clu­tar­los”.

Los pro­gra­mas de desar­me se han vuel­to un com­po­nen­te cla­ve pa­ra los es­fuer­zos de pa­ci­fi­ca­ción de la ONU, pe­ro esas ini­cia­ti­vas son pro­ble­má­ti­cas. Tra­ba­ja­do­res de asis­ten­cia di­je­ron a News­week que, du­ran­te las ne­go­cia­cio­nes, al­gu­nos co­man­dan­tes de mi­li­cias in­ten­ta­ron ob­te­ner do­na­ti­vos per­so­na­les de las or­ga­ni­za­cio­nes no lu­cra­ti­vas in­ter­na­cio­na­les; y que, a cam­bio de be­ne­fi­cios, pre­sen­ta­ron lis­ta­dos de com­ba­tien­tes que in­cluían fa­mi­lia­res o ni­ños inexis­ten­tes.

DESAR­ME RE­LA­TI­VO

Loui­sa Lom­bard, ex­per­ta en la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na y pro­fe­so­ra asis­ten­te de an­tro­po­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Ya­le, ha des­cri­to al­gu­nas ini­cia­ti­vas de desar­me co­mo “fo­sas de co­rrup­ción”, don­de los fun­cio­na­rios han ven­di­do es­pa­cios en los pro­gra­mas e in­cum­plen con la ayu­da. Se­gún al­gu­nos crí­ti­cos, in­clu­so las cam­pa­ñas de desar­me más exi­to­sas ter­mi­nan pro­mo­vien­do la vio­len­cia, aun­que sea inad­ver­ti­da­men­te. Lom­bard afir­ma que mu­chos cen­troa­fri­ca­nos “con­si­de­ran que la re­be­lión es más fruc­tí­fe­ra que nun­ca”, ya que los pro­gra­mas re­sul­tan­tes pa­re­cen ofre­cer a los mi­li­tan­tes “el me­jor vehícu­lo pa­ra ob­te­ner un sa­la­rio y otros de­re­chos”.

Al­gu­nos fun­cio­na­rios han vis­to mi­li­tan­tes que en­tre­gan ar­mas im­pro­vi­sa­das uti­li­za­das pa­ra ca­zar en la sel­va, a la vez que con­ser­van en ca­sa las más so­fis­ti­ca­das. En­tre 2004 y 2007, cuan­do 7,500 com­ba­tien­tes par­ti­ci­pa­ron en uno de los pro­gra­mas de desar­me más gran­des del país, los in­ves­ti­ga­do­res des­cu­brie­ron que los com­ba­tien­tes so­lo en­tre­ga­ron 417 ar­mas de fue­go, las cua­les fue im­po­si­ble al­ma­ce­nar y ras­trear de­bi­do a la ma­la ca­li­dad de las ba­ses de da­tos. Por otra par­te, di­cho pro­gra­ma uti­li­zó una de­fi­ni­ción tan va­ga del tér­mino “ar­ma” que los fun­cio­na­rios res­pon­sa­bles de des­ar­mar a los mi­li­tan­tes acep­ta­ron pie­zas de uni­for­mes (co­mo go­rras mi­li­ta­res) en vez de ar­mas de fue­go.

En en­tre­vis­ta con News­week, Ken­neth Gluck, sub­di­rec­tor de la mi­sión de pa­ci­fi­ca­ción de la ONU en la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na, re­co­no­ció que han te­ni­do “mu­chas prác­ti­cas pro­ble­má­ti­cas en el pa­sa­do”, e in­sis­tió en que fu­tu­ros acuer­dos de desar­me no re­pe­ti­rían esos erro­res.

En cual­quier ca­so, re­in­te­grar a los ni­ños sol­da­dos no es más fá­cil que des­ar­mar­los. To­dos es­tán trau­ma­ti­za­dos y mu­chos se re­sis­ten a la opor­tu­ni­dad de em­pe­zar de nue­vo. El pro­ble­ma se com­pli­ca por­que el abu­so de sustancias es fre­cuen­te en es­tos ni­ños. “Cuan­do me pre­sen­tan con ni­ños de los gru­pos ar­ma­dos, rehú­san mi­rar­me”, re­ve­la Mar­ciel Mong­bu, tra­ba­ja­do­ra de pro­tec­ción in­fan­til en Ka­ga Ban­do­ro, po­bla­ción que ya­ce en el nor­te del país, en la re­gión con­tro­la­da por los re­bel­des. “Ven mu­chas co­sas en la sel­va; su con­duc­ta se vuel­ve bru­tal y agre­si­va. Pe­ro al tra­ba­jar con ellos, com­pren­den que lo que les ocu­rrió es­tá mal”.

El si­guien­te obs­tácu­lo: vol­ver a ca­sa. Cuan­do los gru­pos ar­ma­dos li­be­ran a los ni­ños sol­da­dos, los lí­de­res lo­ca­les y los tra­ba­ja­do­res de ayu­da in­ten­tan fa­ci­li­tar su tran­si­ción a la vi­da ci­vil, tan­to pa­ra ellos co­mo pa­ra sus co­mu­ni­da­des. “El men­sa­je es: re­cí­ban­los”, en­fa­ti­za Mong­bu. Mas el es­tig­ma de su pa­sa­do vio­len­to pue­de tra­du­cir­se en el re­cha­zo de la co­mu­ni­dad.

En cuan­to a Has­san, su fu­tu­ro es in­cier­to. Es uno de los 74 ni­ños sol­da­dos que las fac­cio­nes ar­ma­das li­be­ra­ron en sep­tiem­bre pa­sa­do. Cin­co me­ses des­pués, una tar­de pol­vo­rien­ta, de­ce­nas de ellos se reunie­ron en las afue­ras de Ka­ga Ban­do­ro pa­ra ha­blar con un tra­ba­ja­dor de Uni­cef so­bre la ma­ne­ra de li­diar con el trau­ma que ca­da cual ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do du­ran­te la gue­rra. A la som­bra de un man­go, los ni­ños se qui­ta­ron los za- pa­tos y se sen­ta­ron en man­tas, cru­zan­do las pier­nas. Has­san es­ta­ba ca­si al fren­te, con ro­pa de­por­ti­va ne­gra y el ros­tro im­pa­si­ble. No tie­ne un cen­ta­vo y vi­ve de las ra­cio­nes que pro­por­cio­na Uni­cef —ca­si siem­pre man­dio­ca y sar­di­nas en­la­ta­das—. Tam­bién se en­cuen­tra muy le­jos de los fa­mi­lia­res que aún le que­dan, al­gu­nos de los cua­les vi­ven en cam­pa­men­tos pa­ra re­fu­gia­dos. Con to­do, es­tá de­ci­di­do a so­bre­po­ner­se al con­flic­to. Es­pe­ra apren­der nue­vas des­tre­zas, vol­ver­se sas­tre o me­cá­ni­co. Co­mo él mis­mo di­ce: “Es­toy lis­to pa­ra em­pe­zar una vi­da nue­va”.

“Tu­ve mie­do al prin­ci­pio. Pe­ro des­pués lo per­dí. Me acos­tum­bré a sos­te­ner un ar­ma”.

NI­ÑEZ IN­TE­RRUM­PI­DA: En Ka­nan­ga, Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go, un ex ni­ño sol­da­do asis­te a una cla­se de ma­te­má­ti­cas en una es­cue­la que ayu­da a re­in­te­grar a es­tos me­no­res a la so­cie­dad.

BE­BÉS CON AR­MAS: “Los ni­ños es­tán pa­gan­do el pre­cio más al­to por es­ta nue­va olea­da de vio­len­cia”, afir­ma una di­rec­to­ra de Uni­cef, acer­ca de una gue­rra ci­vil que se ha re­cru­de­ci­do.

LA ES­CUE­LA DE LA VI­DA: Una cla­se en un es­pa­cio de apren­di­za­je tem­po­ral que ope­ra Uni­cef en Ka­ga Ban­do­ro, po­bla­ción de la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na ba­jo el con­trol de los re­bel­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.