Una chi­ca con au­tis­mo va a la pan­ta­lla gran­de

Por Ca­mi­la Sán­chez Bo­la­ño

Newsweek en Español - - CONTENIDO - POR CA­MI­LA SÁN­CHEZ BO­LA­ÑO @Ca­mi­laSa­nB

ES­TA NO ES la pri­me­ra vez que el au­tis­mo ha si­do re­pre­sen­ta­do por el sép­ti­mo ar­te. Re­cor­de­mos la pe­lí­cu­la Rain

Man (1988), en la que Dus­tin Huff­man in­ter­pre­ta a un jo­ven con un au­tis­mo pro­fun­do pe­ro con una ex­tra­or­di­na­ria ha­bi­li­dad pa­ra me­mo­ri­zar to­do lo que lee. O Crazy in

Lo­ve (2005), en la que dos jó­ve­nes con un tras­torno del es­pec­tro au­tis­ta se enamo­ran a pe­sar de te­ner al­gu­nas dis­fun­cio­nes en el ám­bi­to emo­cio­nal.

Aho­ra, Plea­se Stand By (Un nue­vo ca­mino) cuen­ta la his­to­ria de Wendy, una jo­ven que vi­ve con au­tis­mo y que es fa­ná­ti­ca de la se­rie de te­le­vi­sión Star Trek. Una tar­de, mien­tras ve te­le­vi­sión en la re­si­den­cia con aten­ción per­so­na­li­za­da en la que vi­ve, se en­te­ra de que Pa­ra­mount aca­ba de abrir un con­cur­so pa­ra que los se­gui­do­res de

Star Trek es­cri­ban el guion pa­ra una nue­va pe­lí­cu­la. En ese mo­men­to de­ci­de que, sin im­por­tar lo que ten­ga que ha­cer, en­tra­rá en el con­cur­so.

Pa­re­cie­ra que el uni­ver­so cons­pi­ra en su con­tra y le im­po­si­bi­li­ta en­tre­gar el guion a tiem­po. To­do se in­ter­po­ne en su ca­mino. En­ton­ces de­ci­de ir en con­tra de aque­llo que es, en gran me­di­da, su sos­tén emo­cio­nal: su ru­ti­na dia­ria. De­ci­de en­fren­tar sus mie­dos y aven­tu­rar­se pa­ra in­ten­tar lle­gar de San Fran­cis­co a Los Án­ge­les —acom­pa­ña­da so­la­men­te de su pe­rro, Pe­te— y en­tre­gar su guion en per­so­na.

Pre­gun­ta­mos a Gui­ller­mo Ga­ya, di­rec­tor de Ilu­mi­ne­mos de Azul, una or­ga­ni­za­ción de­di­ca­da a per­so­nas con es­pec­tro de au­tis­mo, qué tan pro­ba­ble se­ría que una per­so­na con es­te tras­torno sal­ga por com­ple­to de su ru­ti­na pa­ra rea­li­zar una ta­rea tan com­pli­ca­da co­mo lo es ir de San Fran­cis­co a Los Án­ge­les. “Las per­so­nas con au­tis­mo —nos ex­pli­có— son muy es­truc­tu­ra­das de pen­sa­mien­to y son pen­sa­do­res con­cre­tos. La ru­ti­na les fa­vo­re­ce mu­cho por­que les da tran­qui­li­dad. Ima­gi­na el re­to, ha­blan­do de Wendy, que es te­ner que sa­lir de to­da su ru­ti­na pa­ra po­der en­tre­gar el guion. Pe­ro es po­si­ble, hay un jo­ven de Pue­bla que tie­ne me­da­llas de pla­ta en la Olim­pia­da Na­cio­nal de Fí­si­ca; el re­to que re­pre­sen­ta pa­ra él ir a pre­sen­tar los exá­me­nes: to­da la es­truc­tu­ra cam­bia, los exá­me­nes son en otras es­cue­las, con gen­te que no co­no­ce y to­do eso re­pre­sen­ta re­tos y más re­tos. Y aun­que con mu­cho tra­ba­jo, lo pue­de ha­cer”.

Gran par­te de la pe­lí­cu­la es­tá de­di­ca­da a la re­la­ción en­tre dos her­ma­nas, y aun­que su di­rec­tor, Ben Le­win, no tie­ne una re­la­ción di­rec­ta con el au­tis­mo, sa­be bien lo que es ser un ni­ño con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les y lo que su her­mano tu­vo que so­por­tar cuan­do cre­cían en Po­lo­nia y, des­pués, en Aus­tra­lia.

Le­win cuen­ta a News­week en Es­pa­ñol que cre­ció con po­lio y vio, en la re­la­ción de es­tas her­ma­nas, una muy si­mi­lar a la que él tu­vo con su pro­pio her­mano:

“Creo que es im­por­tan­te en­ten­der la si­tua­ción de un her­mano en una fa­mi­lia en don­de al­guien ne­ce­si­ta cui­da­dos es­pe­cia­les. Es una re­la­ción de­li­ca­da y las di­ná­mi­cas fa­mi­lia­res son di­fí­ci­les. Creo que quie­nes es­tén pa­san­do por al­gu­na si­tua­ción si­mi­lar se iden­ti­fi­ca­rá mu­cho con la her­ma­na de Wendy”.

Le­win ha si­do di­rec­tor de unas 20 pe­lí­cu­las, en­tre las que des­ta­can la pe­lí­cu­la de mis­te­rio Georgia, que ganó ocho pre­mios del Ins­ti­tu­to de Ci­ne de Aus­tra­lia; The Du

ne­ra Boys, la his­to­ria real de 2,000 ju­díos in­gle­ses que fue­ron con­fun­di­dos con es­pías na­zis en 1940, y The Ses­sions, ga­na­do­ra de múl­ti­ples pre­mios en la ca­te­go­ría de pe­lí­cu­las pa­ra adul­tos.

Du­ran­te una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca, Le­win re­ve­la: “Nor­mal­men­te, cuan­do de­ci­do ha­cer una pe­lí­cu­la, es por­que sien­to una co­ne­xión per­so­nal con la tra­ma. Pe­ro, ade­más de esa re­la­ción, me cap­tu­ró que es la his­to­ria de una mu­jer con au­tis­mo. Nor­mal­men­te es­te pa­de­ci­mien­to se re­pre­sen­ta en hom­bres y co­noz­co fa­mi­lias en las que hay ni­ñas y mu­je­res con au­tis­mo y sé que la ex­pe­rien­cia es dis­tin­ta. Yo que­ría mos­trar que las mu­je­res con au­tis­mo tie­nen una ne­ce­si­dad ma­yor por una co­ne­xión emo­cio­nal. Yo ten­go ami­gos que vi­ven es­to y eso me hi­zo sen­tir aún más cer­cano al te­ma”.

Gui­ller­mo Ga­ya nos ex­pli­ca, ade­más, que exis­ten di­fe­ren­cias en­tre ni­ñas y ni­ños que vi­ven con au­tis­mo. “Lo más di­fí­cil en el au­tis­mo es que no po­de­mos ge­ne­ra­li­zar con res­pec­to a cuál gé­ne­ro tie­ne ma­yor ne­ce­si­dad, por­que es­ta­mos ha­blan­do de di­fe­ren­tes re­tos que pue­de pre­sen­tar cual­quier per­so­na den­tro del es­pec­tro. Sin im­por­tar si son ni­ños o ni­ñas, to­dos de­pen­den de cier­tos apo­yos, y la can­ti­dad de apo­yos que re­quie­ren pa­ra una vi­da in­de­pen­dien­te va­ría”.

“Lo que sí te pue­do de­cir es que en Mé­xi­co uno de ca­da 115 ni­ños es­tá sien­do diag­nos­ti­ca­do con au­tis­mo y en Es­ta­dos

Uni­dos es uno de ca­da 59 ni­ños. Sa­be­mos que afec­ta a una ni­ña por ca­da cua­tro ni­ños. Creo que por eso cuan­do hay mues­tras de au­tis­mo en la te­le­vi­sión lo ve­mos co­mún­men­te re­pre­sen­ta­do con hom­bres o ni­ños”, agre­ga Ga­ya, quien di­ce en­con­trar­se emo­cio­na­do por la pe­lí­cu­la “pues no son mu­chos los es­fuer­zos de es­te ti­po que se ha­cen pa­ra po­ner en la agen­da un te­ma tan im­por­tan­te co­mo lo es el au­tis­mo”.

Uno de los ele­men­tos más in­tere­san­tes del fil­me es que na­die, ni Wendy, ni su her­ma­na, ni su cui­da­do­ra, men­cio­na las pa­la­bras “au­tis­ta” o “au­tis­mo”. La au­dien­cia lo in­fie­re por­que se dis­cu­ten las ne­ce­si­da­des y las cir­cuns­tan­cias es­pe­cí­fi­cas en las que vi­ve Wendy, pe­ro no se ha­bla abier­ta­men­te de ello.

Ben Le­win di­ce al res­pec­to: “El guio­nis­ta (Mi­chael Go­lam­co) de­ci­dió que no se men­cio­na­ra el au­tis­mo y yo res­pe­té esa de­ci­sión por­que no que­ría­mos de­fi­nir al per­so­na­je por su pa­de­ci­mien­to. Hay mu­chas per­so­nas que tie­nen di­fi­cul­ta­des con­fron­tan­do el mun­do real, no ne­ce­sa­ria­men­te con au­tis­mo, al­gu­nos tie­nen an­sie­da­des de dis­tin­tos ma­ti­ces y la pe­lí­cu­la es so­bre un per­so­na­je cu­ya me­ta era li­diar con sus mie­dos. Creo que esa eti­que­ta es mu­cho más im­por­tan­te que un diag­nós­ti­co par­ti­cu­lar. Plea­se Stand

By es so­bre una mu­jer que le tie­ne mie­do al mun­do y tie­ne que sa­lir y en­fren­tar ese mie­do. Yo es­toy or­gu­llo­so de que no usa­mos la pa­la­bra por­que así po­de­mos lle­gar a más per­so­nas que se pue­den iden­ti­fi­car con el per­so­na­je”.

EL AR­TE DE LA DI­REC­CIÓN

Wendy es in­ter­pre­ta­da por Da­ko­ta Fan­ning. To­ni Co­let­te desem­pe­ña el pa­pel de su com­pa­si­va (y a ve­ces inú­til) cui­da­do­ra; Ali­ce Eve ha­ce de su her­ma­na, quien vi­ve en la dis­yun­ti­va del amor que sien­te por su her­ma­na y su in­ha­bi­li­dad pa­ra cuidar de ella en la for­ma en que ne­ce­si­ta, y Pat­ton Os­walt es un ca­ris­má­ti­co po­li­cía cu­ya flui­dez en klin­gon (la lengua de Star Trek) sal­va a Wendy.

So­bre tra­ba­jar con Da­ko­ta Fan­ning, Ben no po­dría es­tar más fe­liz: “La he ad­mi­ra­do por tan­to tiem­po... en ver­dad, la vi por pri­me­ra vez cuan­do ella te­nía seis años en I am Sam y su ac­tua­ción me im­pre­sio­nó. Des­de ese mo­men­to he se­gui­do su ca­rre­ra y creo que es una de las mu­je­res más ta­len­to­sas en es­ta in­dus­tria. Su ta­len­to es úni­co y nun­ca so­bra de­cir que tra­ba­ja­ría con ella otra vez y que lo ha­ría fe­liz.

“Pe­ro di­ri­gir una pe­lí­cu­la no es so­bre los actores. Más bien tie­ne que ver con sa­ber usar el tiem­po y el di­ne­ro de una ma­ne­ra in­te­li­gen­te pa­ra po­der con­tar una his­to­ria y nun­ca te­ne­mos su­fi­cien­te tiem­po o di­ne­ro”, ríe.

“Pe­ro en es­ta oca­sión los actores fue­ron per­so­nas en las que po­día con­fiar al cien por cien­to, no so­lo Da­ko­ta, to­do el equi­po era de en­sue­ño y eso es lo que ha­ce la pe- lí­cu­la, son actores con los que los es­pec­ta­do­res se in­vo­lu­cran”, con­ti­núa Le­win, y sa­be de lo que ha­bla, pues en to­da su ca­rre­ra ha di­ri­gi­do unas 20 pe­lí­cu­las.

MR. SPOK: PRI­MER HÉ­ROE CON AU­TIS­MO

En torno al pro­fun­do co­no­ci­mien­to que Wendy tie­ne de Star Trek, Le­win ad­mi­te que él sa­bía muy po­co so­bre el te­ma. “No sa­bía na­da de Star Trek y eso que tu­ve una muy bue­na edu­ca­ción. Pe­ro Mi­chael es un ex­per­to en el te­ma y muy pron­to se vol­vió ob­vio pa­ra mí que Mr. Spok es el pri­mer hé­roe con au­tis­mo de la te­le­vi­sión. Cuan­do com­pren­dí esa pro­fun­da re­la­ción en­tre Star Trek y el au­tis­mo fue una gran lec­ción pa­ra mí”, cuen­ta Le­win, quien a raíz de rea­li­zar es­ta pe­lí­cu­la se de­cla­ró un de­vo­to de Star Trek.

Ade­más, ha­bla de la can­ti­dad de se­gui­do­res de Star Trek que co­la­bo­ra­ron en la pe­lí­cu­la. So­bre to­do en una de las es­ce­nas más emo­ti­vas: Wendy se es­con­de de la po­li­cía en un ca­lle­jón por­que sa­be que quie­ren lle­var­la de re­gre­so a ca­sa y ella aún no ha cum­pli­do su mi­sión. Ahí, el po­li­cía, re­pre­sen­ta­do por Pat­ton Os­walt, ve en su mo­chi­la el dis­tin­ti­vo de Star Trek y co­mien­za a ha­blar­le en klin­gon (el idio­ma de la se­rie), por lo que ella sien­te con­fian­za y tie­nen una pe­que­ña con­ver­sa­ción en es­ta lengua. Pa­ra “esa es­ce­na te­nía­mos a un ex­per­to en klin­gon en el es­tu­dio. Él gra­bó una cin­ta so­bre la pro­nun­cia­ción de ca­da sí­la­ba y ben­di­ta sea la gra­má­ti­ca de la es­ce­na. Creo que te­ne­mos la pe­lí­cu­la con más diá­lo­gos en klin­gon que se ha he­cho”.

In­clu­so “es­tá­ba­mos de­ba­tien­do en­tre sub­ti­tu­lar o no esa es­ce­na. Al­gu­nos creían que el ver lo que es­ta­ba su­ce­dien­do era su­fi­cien­te. Pe­ro ganó el sen­ti­do co­mún y la sub­ti­tu­la­mos”, agre­ga, or­gu­llo­so.

Plea­se Stand By va mu­cho más allá de una con­di­ción o un tras­torno neu­ro­ló­gi­co com­ple­jo. Re­fle­ja la con­vic­ción de una jo­ven ado­les­cen­te por al­can­zar sus sue­ños a cos­ta de lo que sea. Es di­ver­ti­da, in­tere­san­te y, a ra­tos, an­gus­tian­te, pe­ro so­bre to­do, con­cien­cia a los es­pec­ta­do­res so­bre lo que vi­ven quie­nes ro­dean a las per­so­nas que día a día se en­fren­tan a los re­tos del au­tis­mo.

“Nor­mal­men­te cuan­do de­ci­do ha­cer una pe­lí­cu­la es por­que sien­to una co­ne­xión per­so­nal con la tra­ma”.

UNO DE LOS ELE­MEN­TOS más in­tere­san­tes del fil­me es que na­die, ni Wendy, ni su her­ma­na, ni su cui­da­do­ra, men­cio­na las pa­la­bras “au­tis­ta” o “au­tis­mo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.