¿Ayu­nar o no ayu­nar? Esa es la de­ba­ti­da cues­tión

Por Jes­si­ca Wap­ner

Newsweek en Español - - CON­TE­NI­DO - POR JES­SI­CA WAP­NER @jes­si­ca­wap­ner

EL AU­MEN­TO de pe­so pue­de de­ber­se no so­lo a lo que co­me­mos, sino a nues­tra cos­tum­bre de co­mer to­do el día. Ese ar­gu­men­to mar­ca la ten­den­cia a fa­vor del ayuno in­ter­mi­ten­te pa­ra per­der pe­so, cu­ya po­pu­la­ri­dad ha au­men­ta­do en los úl­ti­mos años.

De igual mo­do, ca­da vez más pro­fe­sio­na­les de la sa­lud pres­cri­ben el ayuno a per­so­nas con diabetes ti­po 2 —un pa­de­ci­mien­to que afec­ta a más de 29 mi­llo­nes de per­so­nas so­lo en Es­ta­dos Uni­dos. Sin em­bar­go, un es­tu­dio re­cien­te pre­vie­ne que pa­sar mu­cho tiem­po sin co­mer po­dría cau­sar el da­ño que, su­pues­ta­men­te, se pre­ten­de evi­tar.

Los ma­los há­bi­tos ali­men­ta­rios pre­ci­pi­tan la diabetes ti­po 2, la cual ha­ce que el cuer­po se vuel­va re­sis­ten­te a la in­su­li­na, una hor­mo­na que pro­du­ce el pán­creas. Sin in­su­li­na, el azú­car de los ali­men­tos no pue­de en­trar en las cé­lu­las, y el ex­ce­so de azú­car per­ma­ne­ce en la san­gre. Al prin­ci­pio, el pán­creas com­pen­sa pro­du­cien­do más in­su­li­na, pe­ro a la lar­ga, esa de­man­da ter­mi­na por fa­ti­gar­lo. Es en­ton­ces cuan­do los dia­bé­ti­cos se vuel­ven de­pen­dien­tes de las in­yec­cio­nes de in­su­li­na pa­ra con­tro­lar su azú­car san­guí­nea.

Al res­pec­to, el Dr. Ja­son Fung es un con­ven­ci­do de que el ayuno rom­pe ese ci­clo: a fin de cuen­tas, de­jar de co­mer re­du­ce el azú­car de la san­gre. Pa­ra él es­to es al­go que ha­ce­mos na­tu­ral­men­te cuan­do dor­mi­mos. “Se su­po­ne que es par­te de la vi­da co­ti­dia­na”, apun­ta Fung, ne­fró­lo­go de To­ron­to que co­fun­dó In­ten­si­ve Die­tary Ma­na­ge­ment Pro­gram, y au­tor de los li­bros The Obe­sity Co­de y The

Com­ple­te Gui­de to Fas­ting. El ayuno tam­bién ha­ce que el cuer­po cai­ga en ce­to­sis, un es­ta­do en que el or­ga­nis­mo que­ma gra­sa en vez de azú­car, lo que ayu­da a per­der pe­so y tam­bién con­tri­bu­ye a con­tro­lar la diabetes.

El ayuno in­ter­mi­ten­te es al­go que ha­ce­mos de ma­ne­ra na­tu­ral cuan­do dor­mi­mos, ar­gu­men­ta un mé­di­co. “Se su­po­ne que es par­te de la vi­da co­ti­dia­na”.

Nu­me­ro­sos es­tu­dios res­pal­dan tal pos­tu­ra. Una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da el 5 de ju­nio, en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca Cell Me­ta­bo­lism, ha­lló que co­mer so­lo en­tre las 8:00 y las 14:00 ho­ras —en vez del ho­ra­rio ha­bi­tual de las 8:00 a las 20:00— ayu­dó a que las per­so­nas con sig­nos ini­cia­les de diabetes res­pon­die­ran me­jor a la in­su­li­na na­tu­ral de sus cuer­pos. Asi­mis­mo, ese ho­ra­rio sir­vió pa­ra re­du­cir la pre­sión ar­te­rial y el ape­ti­to, dos factores que sue­len agra­var la diabetes. Sin em­bar­go, al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res acon­se­jan pro­ce­der con cau­te­la —in­clui­da An­na Bo­nas­sa, de la Uni­ver­si­dad de São Pau­lo, Bra­sil. Bo­nas­sa y sus co­le­gas son quie­nes pre­sen­ta­ron un nue­vo es­tu­dio en el cual unas ra­tas so­me­ti­das a ayuno in­ter­mi­ten­te mos­tra­ron un in­cre­men­to del tejido gra­so, así co­mo da­ño en las cé­lu­las pan­creá­ti­cas aso­cia­das con la pro­duc­ción de in­su­li­na. En opi­nión de Bo­nas­sa, esos efec­tos “po­drían con­du­cir a la diabetes y a gra­ves pro­ble­mas de sa­lud”. Fung re­fu­ta di­cho re­sul­ta­do. Y es que, co­mo su­ce­de con to­das las in­ves­ti­ga­cio­nes clí­ni­cas he­chas con animales, es­te es­tu­dio no apli­ca­ría, ne­ce­sa­ria­men­te, a hom­bres y mu­je­res. Ade­más, va­le ob­ser­var que, a lo lar­go de nues­tra his­to­ria, los hu­ma­nos he­mos pa­sa­do por pe­rio­dos pro­lon­ga­dos sin co­mer. “Si el ayuno nos pro­vo­ca diabetes, en­ton­ces los ca­ver­ní­co­las de­bie­ron pa­de­cer­la mu­chí­si­mo”, sen­ten­cia Fung.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.