La pe­sa­di­lla que ator­men­ta a Eu­ro­pa

Noticias - - TESIS -

Alos di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos y pen­sa­do­res me­diá­ti­cos eu­ro­peos ac­tua­les les cuesta to­mar en se­rio el is­lam. Fin­gen res­pe­tar a los mu­sul­ma­nes pe­ro no los creen ca­pa­ces de ser pro­ta­go­nis­tas del dra­ma mun­dial; su­po­nen que les co­rres­pon­de ser ac­to­res de re­par­to mien­tras que ellos mis­mos cum­plen los pa­pe­les prin­ci­pa­les. Ha­cien­do ca­so omi­so de más de mil años de his­to­ria, los más pro­gre­sis­tas atri­bu­yen los aten­ta­dos ya co­ti­dia­nos co­me­ti­dos por gue­rre­ros santos al gri­to de “Allahu Ak­bar” – nues­tro dios es el más po­de­ro­so– a la be­li­ge­ran­cia re­cien­te de Es­ta­dos Uni­dos, Fran­cia y Gran Bre­ta­ña. En su opi­nión, los mu­sul­ma­nes son víc­ti­mas inocen­tes de la per­ver­si­dad im­pe­ria­lis­ta y la su­ya es “una re­li­gión de paz” apro­pia­da pa­ra quie­nes no tie­nen po­der.

Fue por tal mo­ti­vo que mu­chos se afir­ma­ron sor­pren­di­dos por lo que su­ce­dió la se­ma­na pa­sa­da en Ca­ta­lu­ña, cuan­do el con­duc­tor de una fur­go­ne­ta al­qui­la­da ma­tó a quin­ce per­so­nas en Las Ram­blas bar­ce­lo­ne­sas y sus cóm­pli­ces tra­ta­ron de ha­cer lo mis­mo en la lo­ca­li­dad de Cam­brils. ¿Qué –se pre­gun­ta­ron– han he­cho úl­ti­ma­men­te los es­pa­ño­les pa­ra me­re­cer ata­ques equi­pa­ra­bles a los per­pe­tra­dos en ciu­da­des co­lo­nia­lis­tas como Lon­dres, Man­ches­ter, Bruselas, Pa­rís y Ni­za, ade­más de Tel Aviv y Je­ru­sa­lén?

Puesto que pa­ra la bue­na gen­te la his­to­ria co­men­zó ha­ce muy po­co, le pa­re­ce ab­sur­do de­jar­se preo­cu­par por el que aún ha­ya mu­sul­ma­nes que, ade­más de la­men­tar la pér­di­da de Al-An­da­lus más de me­dio mi­le­nio atrás, fan­ta­sean con re­con­quis­tar­lo ma­sa­cran­do in­fie­les y des­tru­yen­do sím­bo­los del cris­tia­nis­mo como la Sa­gra­da Fa­mi­lia ¿Es tan ab­sur­do? Tra­tar de des­qui­tar­se por de­rro­tas su­fri­das por sus co­rre­li­gio­na­rios ha­ce mu­chos si­glos dis­ta de ser­lo pa­ra is­la­mis­tas cu­ya me­mo­ria his­tó­ri­ca sue­le ser un tan­to más am­plia que la de quie­nes lle­van la voz can­tan­te en los círcu­los aca­dé­mi­cos y po­lí­ti­cos oc­ci­den­ta­les.

La re­sis­ten­cia de di­chas eli­tes a re­co­no­cer que los yiha­dis­tas son enemi­gos pe­li­gro­sí­si­mos pue­de en­ten­der­se. For­man par­te del es­ta­blish­ment go­ber­nan­te que abrió las puer­tas pa­ra que en­tra­ran mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes que, ase­gu­ra­ban, no tar­da­rían en aban­do­nar sus be­li­co­sas creen­cias an­ces­tra­les pa­ra me­ta­mor­fo­sear­se en eu­ro­peos “nor­ma­les”.

Pa­ra des­con­cier­to de los biem­pen­san­tes, la asi­mi­la­ción pre­vis­ta fue só­lo par­cial. Aun­que la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de in­mi­gran­tes mu­sul­ma­nes se es­for­zó por in­te­grar­se, en­tre sus hi­jos y nie­tos mu­chos en­con­tra­rían más atrac­ti­vas las certezas tru­cu­len­tas del is­lam tra­di­cio­nal que las du­das pro­pias de so­cie­da­des de con­su­mo, de cos­tum­bres he­do­nis­tas, que, a su jui­cio, no les ofre­cen na­da tras­cen­den­te.

En Eu­ro­pa y, en me­nor me­di­da, Es­ta­dos Uni­dos, quie­nes te­men más a “la is­la­mo­fo­bia” que al is­lam es­tán a la de­fen­si­va. Po­lí­ti­cos que es­ti­mu­la­ron la in­mi­gra­ción en gran es­ca­la por su­po­ner que les per­mi­ti­ría res­tau­rar el equi­li­brio de­mo­grá­fi­co per­di­do ya sa­ben que co­me­tie­ron un error que podría te­ner con­se­cuen­cias ca­tas­tró­fi­cas, pe­ro son rea­cios a ad­mi­tir­lo. An­te ca­da nue­vo atentado bru­tal de los yiha­dis­tas pro­cu­ran tran­qui­li­zar al pú­bli­co ex­pli­cán­do­le que los te­rro­ris­tas no son mu­sul­ma­nes au­tén­ti­cos, pe­ro a es­ta al­tu­ra po­cos creen que los pre­sun­tos “mo­de­ra­dos” los ayu­den a lu­char con­tra el yiha­dis­mo. Con to­do, si bien es­tá con­so­li­dán­do­se el con­sen­so de que, como en una opor­tu­ni­dad di­jo An­ge­la Mer­kel, el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo ha fra­ca­sa­do por com­ple­to, y, pa­ra más se­ñas, pa­re­ce evi­den­te que, por ser el is­lam un cul­to que en­tra­ña un pro­yec­to po­lí­ti­co to­ta­li­ta­rio, es tan in­com­pa­ti­ble con la de­mo­cra­cia plu­ra­lis­ta como el na­zis­mo y el co­mu­nis­mo, po­cos es­tán dis­pues­tos a pen­sar en có­mo so­lu­cio­nar los pro­ble­mas re­sul­tan­tes.

Al re­sis­tir­se a ac­tuar con más vi­gor con­tra yiha­dis­tas y pre­di­ca­do­res del odio ya co­no­ci­dos por las au­to­ri­da­des, mu­chos go­bier­nos eu­ro­peos es­tán fa­ci­li­tan­do el sur­gi­mien­to de mo­vi­mien­tos ra­di­ca­les que los com­pro­me­ti­dos con el sta­tu quo ca­li­fi­can de po­pu­lis­tas, cuan­do no de ul­tra­de­re­chis­tas. Ta­les agru­pa­cio­nes pi­den que sus paí­ses res­pec­ti­vos emu­len a los del Grupo Vi­se­grad –Po­lo­nia, la Re­pú­bli­ca Che­ca, Es­lo­va­quia y Hun­gría– que, pa­ra in­dig­na­ción de los lí­de­res de los de­más in­te­gran­tes de la Unión Eu­ro­pea, se nie­gan a per­mi­tir el in­gre­so de con­tin­gen­tes de re­fu­gia­dos pro­ce­den­tes del con­vul­sio­na­do mun­do mu­sul­mán. Di­cen no que­rer ter­mi­nar como Fran­cia, Gran Bre­ta­ña, Sue­cia, Ale­ma­nia e Ita­lia que, has­ta ha­ce ape­nas un lus­tro, les ha­bían ser­vi­do de mo­de­los

Lo que es­ta­mos vien­do es una gue­rra asi­mé­tri­ca en­tre el is­la­mis­mo y los re­suel­tos a opo­nér­se­le, una en la que a pri­me­ra vis­ta los na­ti­vis­tas eu­ro­peos, por lla­mar­los así, cuen­tan con ven­ta­jas abru­ma­do­ras. Sus paí­ses son ri­cos y es­tán tec­no­ló­gi­ca­men­te avan­za­dos, mien­tras que con es­ca­sas ex­cep­cio­nes los is­lá­mi­cos son es­ta­dos fa­lli­dos su­mi­dos en la mi­se­ria ma­te­rial y des­ga­rra­dos por con­flic­tos sal­va­jes.

Sin em­bar­go, los is­la­mis­tas cuen­tan con una ven­ta­ja que ame­na­za con ser de­ci­si­va: la caí­da ver­ti­gi­no­sa de la ta­sa de na­ta­li­dad en bue­na par­te de Eu­ro­pa. Di­jo una vez el dic­ta­dor li­bio Muam­mar al-Gad­da­fi: “Hay sig­nos de que Alá ga­ran­ti­za­rá la vic­to­ria is­lá­mi­ca sin es­pa­das, sin pis­to­las, sin con­quis­ta. No ne­ce­si­ta­mos te­rro­ris­tas, ni sui­ci­das. Los más de 50 mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes que hay en Eu­ro­pa lo con­ver­ti­rán en un con­ti­nen­te mu­sul­mán en po­cas dé­ca­das”. Na­da de lo ocu­rri­do en los años úl­ti­mos ha ser­vi­do pa­ra des­vir­tuar el va­ti­ci­nio del ex­tin­to au­tor del fa­rra­go­so “Li­bro ver­de”. Tal y como es­tán las co­sas, aun cuan­do to­dos los te­rro­ris­tas sean aba­ti­dos en los me­ses pró­xi­mos, los is­la­mis­tas con­se­gui­rán su ob­je­ti­vo bien an­tes de que los es­tu­dian­tes eu­ro­peos ac­tua­les ha­yan em­pe­za­do a ju­bi­lar­se.

Mien­tras tan­to, los lí­de­res de los paí­ses que aguar­dan con ner­vio­sis­mo una nue­va ofen­si­va yihadista desata­da por los cen­te­na­res, tal vez mi­les, de com­ba­tien­tes que es­tán re­gre­san­do de los cam­pos de ba­ta­lla en Si­ria e Irak, es­tán de­va­nán­do­se los se­sos en un es­fuer­zo por en­ten­der las ra­zo­nes por las que tan­tos jó­ve­nes mu­sul­ma­nes, como

la ban­da de Ri­poll en Ca­ta­lu­ña, que se cria­ron en Eu­ro­pa op­tan por “ra­di­ca­li­zar­se”.

No se tra­ta de un mis­te­rio in­son- da­ble. El gé­ne­ro hu­mano ra­ra­men­te se ha des- ta­ca­do por sus sen­ti­mien­tos pa­cí­fi­cos. An­tes bien, a tra­vés de los si­glos mi­llo­nes de per­so­nas cul­tas e in­te­li­gen­tes se han in­mo­la­do, con or­gu­llo exul­tan­te, por cau­sas que pa­ra ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res, se­rían in­com­pren­si­bles. Pa­ra man­te­ner re­pri­mi­dos los ins­tin­tos agre­si­vos, los eu­ró­cra­tas y sus sim­pa­ti­zan­tes se las arre­gla­ron pa­ra des­pres­ti­giar el na­cio­na­lis­mo, el fas­cis­mo y, de ma­ne­ra me­nos ta­jan­te, el co­mu­nis­mo, pe­ro quie­nes se atre­ven a ma­ni­fes­tar su des­apro­ba­ción del is­la­mis­mo mi­li­tan­te en tér­mi­nos igual­men­te vehe­men­tes co­rren el ries­go de ver­se de­nun­cia­dos como neo-na­zis ra­cis­tas.

Algunos op­ti­mis­tas apuestan a que, pa­ra adap­tar­se al mun­do mo­derno, las co­rrien­tes prin­ci­pa­les del is­lam ex­pe­ri­men­ten re­for­mas si­mi­la­res a las que, lue­go de mu­chas gue­rras fe­ro­ces, hi­cie­ron del cris­tia­nis­mo un cul­to re­la­ti­va­men­te be­né­vo­lo, pe­ro la po­si­bi­li­dad de que así ocu­rra en los años ve­ni­de­ros es es­ca­sa. Lo es por­que los fie­les tie­nen for­zo­sa­men­te que coin­ci­dir en que el Co­rán, a di­fe­ren­cia de la Bi­blia, fue dic­ta­do por Alá mis­mo y por lo tan­to no pue­de ser mo­di­fi­ca­do, lo que es una lás­ti­ma ya que con­tie­ne más de un cen­te­nar de ver­sícu­los so­bre la ne­ce­si­dad de ma­tar, mu­ti­lar o es­cla­vi­zar a los no cre­yen­tes.

Pa­ra más se­ñas, no hay na­da pa­re­ci­do a la re­co­men­da­ción bí­bli­ca de “dar al Cé­sar lo que es del Cé­sar, y a Dios lo que es de Dios”: en­tre otras co­sas, el Co­rán es un pro­yec­to po­lí­ti­co más ri­gu­ro­so que los im­pro­vi­sa­dos por cual­quier mar­xis­ta dog­má­ti­co. Asi­mis­mo, se equi­vo­can aque­llos po­lí­ti­cos bien in­ten­cio­na­dos que nos di­cen que

los yiha­dis­tas han “se­cues­tra­do” una re­li­gión be­nig­na, dis­tor­sio­nán­do­la has­ta tal pun­to que su ver­sión le es aje­na. Aun­que ba­jo pre­sión las má­xi­mas au­to­ri­da­des de ins­ti­tu­cio­nes como la Uni­ver­si­dad Is­lá­mi­ca de Al-Az­har en Cai­ro han con­de­na­do al­gu­nas ma­tan­zas per­pe­tra­das por yiha­dis­tas, no pue­den de­cla­rar­los após­ta­tas, o sea, cul­pa­bles de lo que, pa­ra los mu­sul­ma­nes, sigue sien­do un cri­men ca­pi­tal, por­que in­ter­pre­tan li­te­ral­men­te, es de­cir, fiel­men­te, los man­da­tos co­rá­ni­cos ava­la­dos por un dios po­de­ro­so.

Des­gra­cia­da­men­te pa­ra los per­sua­di­dos de que de­be­ría ser re­la­ti­va­men­te fá­cil re­for­mar el is­lam, el cul­to que fun­dó Maho­ma fun­cio­na como un al­go­rit­mo ge­nial. Es in­trín­se­ca­men­te ex­pan­sio­nis­ta; es­tá pro­gra­ma­do pa­ra in­cor­po­rar, por las bue­nas o por las ma­las, a ca­da vez más per­so­nas, pre­mian­do a los con­ver­ti­dos al ase­gu­rar­les que son los me­jo­res y cas­ti­gan­do a quie­nes se resisten ofre­cién­do­les, si tie­nen suer­te, una exis­ten­cia precaria como lo que hoy en día se lla­ma­rían ciu­da­da­nos de se­gun­da cla­se.

En el si­glo XIX, cuan­do la su­pre­ma­cía eu­ro­pea pa­re­cía in­cues­tio­na­ble, se ate­nua­ron ta­les ac­ti­tu­des, pe­ro al so­me­ter­se tan­to los eu­ro­peos más in­flu­yen­tes como su pro­ge­nie trans­atlán­ti­ca a un ba­ño de au­to­crí­ti­ca, se for­ta­le­ce­rían nue­va­men­te en las cre­cien­tes co­mu­ni­da­des mu­sul­ma­nas del bien lla­ma­do Vie­jo Con­ti­nen­te, de ahí la na­da re­con­for­tan­te si­tua­ción ac­tual. A me­nos que los miem­bros me­nos be­li­co­sos de ta­les co­mu­ni­da­des co­la­bo­ren ple­na­men­te con quie­nes es­tán pro­cu­ran­do com­ba­tir el yiha­dis­mo, po­drían re­sul­tar pro­fé­ti­cas las alu­sio­nes pre­mo­ni­to­rias a la in­mi­nen­cia de una con­fu­sa gue­rra ci­vil que, lue­go de ha­ber pro­li­fe­ra­do en los me­dios so­cia­les, es­tán co­men­zan­do a apa­re­cer en pe­rió­di­cos na­da ex­tre­mis­tas de Eu­ro­pa. * PE­RIO­DIS­TA y ana­lis­ta po­lí­ti­co, ex di­rec­tor de “The Bue­nos Aires He­rald”.

BARCELONA. El nue­vo atentado de ISIS sa­cu­dió a Es­pa­ña y sus so­cios en el con­ti­nen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.