Ve­neno na­tu­ral

Sus­tan­cias “má­gi­cas” que pro­me­ten ayu­dar a ba­jar de pe­so y son un ries­go pa­ra la sa­lud.

Noticias - - INFORMACIÓN GENERAL - AN­DREA GEN­TIL agen­til@per­fil.com @an­drea_­gen­til

Na­da

me­jor que “lo na­tu­ral”, re­za el sal­mo lai­co que do­mi­na las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XXI. Y así, con una creen­cia que es ca­si fe re­li­gio­sa, mu­chas per­so­nas con­fían en que ali­men­tán­do­se de fru­tas, se­mi­llas, hor­ta­li­zas y pol­vos he­chos de “sus­tan­cias no in­dus­tria­li­za­das” al­can­za­rán el ideal es­té­ti­co del mo­men­to: es­tar lo más del­ga­dos po­si­ble.

Pe­ro si la na­tu­ra­le­za no es siem­pre inofen­si­va, mu­cho me­nos lo son cier­tos pro­duc­tos que los se­res hu­ma­nos fa­bri­can a par­tir de ella. El ejem­plo más re­cien­te es el de una mu­jer men­do­ci­na (Ju­lia Cór­do­ba, de 36 años) que mu­rió el mar­tes, lue­go de ago­ni­zar durante 50 días. Ju­lia ha­bía in­ge­ri­do una se­mi­lla cu­yo con­su­mo es­tá prohi­bi­do en la Ar­gen­ti­na, pe­ro que es pro­mo­cio­na­da en si­tios de internet y her­bo­ris­te­rías como un ar­ma ca­si má­gi­ca pa­ra en­fla­que­cer.

Quie­nes co­mer­cia­li­zan la “nuez de la In­dia” ase­gu­ran que ayu­da a ba­jar de pe­so muy rá­pi­da­men­te, dis­mi­nuir el co­les­te­rol, la ce­lu­li­tis y las an­sias de fu­mar, y que mejora la piel y la mus­cu­la­tu­ra. La reali­dad: tiene efec­to la­xan­te y diu­ré­ti­co, trae mo­les­tias es­to­ma­ca­les, do­lo­res mus­cu­la­res, des­nu­tri­ción, des­hi­dra­ta­ción y, a ve­ces, la muer­te. De acuer­do con los médicos que tra­ta­ron a Ju­lia, la mu­jer lle­gó a ese es­ta­do de gra­ve­dad como con­se­cuen­cia de una dia­rrea im­pia­do­sa que ter­mi­nó en un fuer­te des­cen­so del po­ta­sio y en una des­com­pen­sa­ción car­día­ca fa­tal.

MA­GIS­TRA­LES. En oc­tu­bre del 2016, la Sa­la I de la Cá­ma­ra Fe­de­ral de Ca­sa­ción Pe­nal anu­ló el so­bre­sei­mien­to a un mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en es­té­ti­ca impu­tado por ho­mi­ci­dio im­pru­den­te por ma­la pra­xis. El mé­di­co le ha­bía re­ce­ta­do a un pa­cien­te obe­so una re­ce­ta ma­gis­tral sin ha­cer­le es­tu­dios pre­vios. Des­pués de to­mar la pre­pa­ra­ción durante una se­ma­na, el hom­bre mu­rió en ho­ras, mien­tras dor­mía, de­bi­do a una fa­lla car­día­ca. Las pas­ti­llas que ha­bía in­ge­ri­do con­te­nían ca­feí­na y le­vo­ti­ro­xi­na; am­bas, aún en do­sis te­ra­péu­ti­cas, pue­den des­en­ca­de­nar fa­llas a ni­vel car­dio­vas­cu­lar y ede­ma agu­do de pul­món.

Ha­ce dos años, una muy bo­ni­ta chi­ca bri­tá­ni­ca, Eloi­se Ai­mee Parry, se que­mó por den­tro, li­te­ral­men­te, cuan­do con­su­mió ocho píl­do­ras pa­ra adel­ga­zar que com­pró por internet. Las pas­ti­llas te­nían una sus­tan­cia muy tó­xi­ca lla­ma­da di­ni­tro­fe­nol o DNP, pro­duc­to quí­mi­co in­dus­trial con­tra el cual no hay an­tí­do­to.

MAR­KE­TING EN­GA­ÑO­SO. Un mons­truo em­pre­sa­rial como Her­ba­li­fe tiene fan­tas­mas, mu­chos. Aun­que quie­nes con­su­men sus pro­duc­tos pien­san que es­tán he­cho de sus­tan­cias ino­cuas (por eso de ser “na­tu­ra­les”), lo cier­to es que los pre­pa­ra­dos pa­ra ba­jar de pe­so con­lle­van va­rios pe­li­gros. De acuer­do con es­tu­dios cien­tí­fi­cos, Her­ba­li­fe con­tie­ne mu­cha ca­feí­na: per­so­nas que to­man es­tos com­pues­tos han des­crip­to que se sien­ten can­sa­das, an­sio­sas, ner­vio­sas, te­me­ro­sas. Ade­más in­clu­yen can­ti­da­des de plo­mo su­pe­rio­res a las per­mi­ti­das por las le­yes. Un ter­cer in­gre­dien­te cues­tio­na­ble es la efe­dra, que pue­de cau­sar psi­co­sis, tem­blo­res, cálcu­los re­na­les, pre­sión ar­te­rial al­ta, su­do­ra­ción, ta­qui­car­dia, da­ño al co­ra­zón y otros ór­ga­nos. Se la ha re­la­cio­na­do con ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res, con­vul­sio­nes y muer­te.

NUEZ DE LA IN­DIA. Es­tá prohi­bi­da en el país pe­ro se co­mer­cia­li­za por internet. Cau­só muer­tes en dis­tin­tos paí­ses del mun­do, con­su­mi­da pa­ra adel­ga­zar ve­loz­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.