La tra­ma de la co­rrup­ción ro­ma­na:

Ha­ce más de dos mi­le­nios, Plau­to de­nun­cia­ba la co­rrup­ción ge­ne­ra­li­za­da en la que es­ta­ba in­mer­sa la Re­pú­bli­ca ro­ma­na de la épo­ca clá­si­ca. Sus pa­la­bras re­sue­nan con ecos ple­na­men­te ac­tua­les, y des­nu­dan la de­ge­ne­ra­ción de la cor­po­ra­ción po­lí­ti­ca des­de sus in

Noticias - - SUMARIO - Por PE­DRO ÁNGEL FER­NÁN­DEZ VEGA*

ha­ce más de dos mi­le­nios, Plau­to de­nun­cia­ba la co­rrup­ción ge­ne­ra­li­za­da en la que es­ta­ba in­mer­sa la Re­pú­bli­ca ro­ma­na de épo­ca clá­si­ca. Sus pa­la­bras re­sue­nan con ecos ple­na­men­te ac­tua­les y des­nu­dan la de­ge­ne­ra­ción de la cor­po­ra­ción po­lí­ti­ca des­de sus ini­cios. Por Pe­dro Fer­nán­dez Vega.

El con­tex­to que pre­lu­dió el es­cán­da­lo de las ba­ca­na­les no ha­cía adi­vi­nar lo que se ave­ci­na­ba pa­ra Roma. A la opre­si­va e in­se­gu­ra at­mós­fe­ra que iba a cer­ner­se so­bre la Ur­be, ha­bía pre­ce­di­do, el 5 de mar­zo de 1861 el me­mo­ra­ble triun­fo de Man­lio Vul­són: ha­bía de­rro­ta­do a los gá­la­tas en Asia Me­nor, y pa­sa­ría a la his­to­ria por la sim­par mag­ni­tud de un bo­tín de ra­pi­ña.

Es­te triun­fo so­bre­ve­nía des­pués del de Ful­vio so­bre los eto­lios, ce­le­bra­do ape­nas tres me­ses an­tes, el 23 de di­ciem­bre de 187. El año an­te­rior, el úl­ti­mo día de fe­bre­ro de 188, ha­bía en­tra­do tam­bién triun­fan­te en Roma Lu­cio Cor­ne­lio Es­ci­pión, quien ha­bía de­ci­di­do au­to­nom­brar­se Asiá­geno. Re­me­mo­ra­ba de es­te mo­do la ba­ta­lla de Mag­ne­sia, en la que ha­bía de­rro­ta­do a An­tío­co III. Se­guía la égi­da de su her­mano Pu­blio Cor­ne­lio Es­ci­pión, quien ini­cia­ra ca­tor­ce años an­tes la es­ca­la­da de triun­fos en la que se ha­bía su­mi­do Roma: en el año 201, a su re­torno vic­to­rio­so de Za­ma, po­nien­do fin a la Se­gun­da Gue­rra Pú­ni­ca tras de­rro­tar a Aní­bal, des­em­bar­có en Si­ci­lia e hi­zo el ca­mino has­ta Roma exul­tan­te, «tras re­co­rrer una Ita­lia fe­liz por la paz no me­nos que por la vic­to­ria, no so­lo con ciu­da­des des­bor­da­das pa­ra tri­bu­tar­le ho­no­res, sino tam­bién con una mul­ti­tud de rús­ti­cos, que bor­dea­ba los ca­mi­nos, y en­tró en la ciu­dad en me­dio del más im­po­nen­te de los triun­fos. Lle­vó al era­rio cien­to vein­ti­trés mil li­bras de pla­ta. Re­par­tió en­tre los sol­da­dos cua­tro­cien­tos ases». A par­tir de en­ton­ces me­re­ció el ape­la­ti­vo de

Afri­cano, y se con­ta­ba que un se­na­dor lle­va­ba puesto en la co­mi­ti­va el go­rro de li­ber­to, hon­ran­do al ge­ne­ral como ar­tí­fi­ce de la li­ber­tad de aquel te­rri­to­rio itá­li­co y ro­mano que, durante más de tres lus­tros, ha­bía so­por­ta­do las co­rre­rías de los ejér­ci­tos pú­ni­cos de Aní­bal. Se tra­ta­ba del mis­mo jo­ven ge­ne­ral que cin­co años an­tes re­tor­na­ra de His­pa­nia des­pués de ha­ber de­rro­ta­do y puesto en fu­ga los ejér­ci­tos car­ta­gi­ne­ses, de­po­si­tan­do en ma­nos de Roma el con­trol del área ibé­ri­ca del le­van­te y sur de la pe­nín­su­la. Con Es­ci­pión se ha­bía puesto en mar­cha la ma­qui­na­ria de gue­rra que ha­bría de con­ver­tir a Roma en ca­pi­tal de un im­pe­rio me­di­te­rrá­neo. La Ur­be, que ha­bía su­fri­do ca­res­tía y se­ve­ras es­tre­che­ces en su te­so­ro pa­ra ha­cer fren­te a los gas­tos de los con­tin­gen­tes de tro­pas y a las le­vas in­ce­san­tes que fue­ron ne­ce­sa­rias durante la con­tien­da con­tra Aní­bal, se aden­tra­ba en una eta­pa dis­tin­ta. Los bo­ti­nes de gue­rra ali­via­ron y sa­nea­ron las ar­cas del Es­ta­do y per­mi­tie­ron pla­ni­fi­car nue­vos ob­je­ti­vos, pe­ro in­tro­du­je­ron tam­bién so­bre los ge­ne­ra­les la som­bra de la sos­pe­cha de co­rrup­ción por pe­cu­la­do -apro­pia­ción de di­ne­ro pú­bli­co-. La ges­tión po­lí­ti­co-mi­li­tar de su­ce­si­vos cón­su­les se­ría so­me­ti­da a pro­ce­sos que cer­nie­ron la du­da so­bre la ho­no­ra­bi­li­dad de la es­ca­la­da de triun­fos y so­bre los ge­ne­ra­les.

PRE­SU­PUES­TO DE GUE­RRA. La Roma del Edic­to de las Ba­ca­na­les vi­ve la pri­me­ra ge­ne­ra­ción des­pués de una ex­pe­rien­cia trau­má­ti­ca, la de la Se­gun­da Gue­rra Pú­ni­ca, con Aní­bal a las puer­tas de la Ur­be, con su­ce­si­vos ejér­ci­tos de­rro­ta­dos y ani­qui­la­dos en Te­sino, Tre­bia, Tra­si­meno y Can­nas, que lle­va­ron a si­tua­cio­nes de­ses­pe­ra­das como la com­pra con di­ne­ro del Es­ta­do, en el año 216, de ocho mil es­cla­vos jó­ve­nes y vi­go­ro­sos pa­ra con­ver­tir­los en sol­da­dos , des­pués de ha­ber alis­ta­do a to­dos los jó­ve­nes ro­ma­nos des­de die­ci­sie­te años e in­clu­so me­no­res, a li­ber­tos con hi­jos, o a los seis mil reos de de­li­to ca­pi­tal y con­de­na­dos por deu­das que se ar­ma­ron con des­po­jos de gue­rra ga­los . Al año si­guien­te el tri­bu­to anual es­ta­ble­ci­do se do­bló.

Ade­más de las exac­cio­nes apre­mian­tes que de ma­ne­ra reite­ra­da se exi­gie­ron so­bre alia­dos itá­li­cos pa­ra que con­tri­bu­ye­ran a la cau­sa mi­li­tar con con­tin­gen­tes de tro­pas, se lle­gó a pla­ni­fi­car y exi­gir una fi­nan­cia­ción par­ti­cu­lar de la ma­ri­ne­ría en el año 214. Se es­ta­ble­cie­ron unas li­tur­gias especiales, usan­do el cen­so de ciu­da­da­nos, pa­ra exi­gir, en fun­ción del ni­vel de renta, la apor­ta­ción de ma­ri­ne­ros. En­tre cin­cuen­ta y cien mil ases «se apor­ta­ría un ma­ri­ne­ro con la pa­ga de seis me­ses; los com­pren­di­dos en­tre cien mil y tres­cien­tos mil, tres ma­ri­ne­ros y un año de pa­ga; los com­pren­di­dos en­tre tres­cien­tos mil y un mi­llón, cin­co ma­ri­ne­ros; los que so­bre­pa­sa­sen el mi­llón, sie­te ma­ri­ne­ros». La li­tur­gia afec­ta­ba así a de­ter­mi­na­dos gru­pos de con­tri­bu­yen­tes, dis­tri­bui­dos en clases cen­si­ta­rias, con el sos­te­ni­mien­to de gas­tos de ma­ri­ne­ría.

En ese mis­mo año se con­vir­tió en nor­ma al­go que pa­re­ce que se ha­bría ido pro­du­cien­do de ma­ne­ra un tan­to ins­tin­ti­va por par­te de viu­das y huér­fa­nos de gue­rra: de­po­si­ta­ron sus bie­nes en ma­nos del Es­ta­do, ba­jo con­trol y re­gis­tro de los cues­to­res, de ma­ne­ra que el po­der pú­bli­co ac­tua­ba como ga­ran­te de los pe­cu­lios pri­va­dos de los dam­ni­fi­ca­dos por la gue­rra. De ese mo­do ga­na­ba dis­po­ni­bi­li­dad pe­cu­nia­ria pa­ra ha­cer fren­te a las ne­ce­si­da­des de gue­rra y a sus pro­ble­mas de li­qui­dez. En es­ta fa­se tem­pra­na de la gue­rra, se ha­bía crea­do ya una pro­fun­da frac­tu­ra so­cial y de­mo­grá­fi­ca en el seno de la ciu­da­da­nía, que no ha­ría sino agu­di­zar­se en los años ve­ni­de­ros: las cohor­tes de va­ro­nes en edad de com­ba­tir, diez­ma­das ya, se­gui­rían vién­do­se me­nos­ca­ba­das.

To­do ello ocu­rría en un con­tex­to de cri­sis eco­nó­mi­ca gra­ve, que ha­bría es­ta­lla­do des­de el ini­cio de la mis­ma gue­rra por fal­ta de li­qui­dez mo­ne­ta­ria: aun­que la cuan­ti­fi­ca­ción de la de­va­lua­ción de la mo­ne­da es com­pli­ca­da, se pos­tu­la que el va­lor del as de bron­ce des­cen­dió pri­me­ro a un cuar­to de li­bra y aca­ba­rá fi­ja­do en un sex­to de li­bra, aun­que qui­zá lle­gó a es­tar en un do­cea­vo de li­bra . Las ma­ni­pu­la­cio­nes mo­ne­ta­rias durante la gue­rra no se en­cuen­tran de­fi­ni­ti­va­men­te es­cla­re­ci­das, pe­ro sí se pue­de afir­mar que se in­tro­du­jo en­ton­ces tam­bién el de­na­rio de pla­ta por va­lor de diez ases sex­tan­ta­rios -de un sex­to de li­bra-, si­guien­do un pa­trón cohe­ren­te con los he­le­nís­ti­cos de la épo­ca. En po­cos años, durante la gue­rra, el pe­so del de­na­rio des­cen­dió de 4,56 a 3,98 gr, y en 209 se cam­bió, no por diez sino por die­ci­séis ases. La sol­da­da se pa­ga­ba a la tro­pa en ases de bron­ce ca­da vez más de­va­lua­dos, pe­ro el me­ca­nis­mo per­mi­tía aho­rrar.

Mien­tras, se in­ten­tó in­cre­men­tar la pre­sión fis­cal. En el año 210 se exi­gió la pro­vi­sión de re­me­ros, con su sol­da­da y pro­vi­sio­nes pa­ra trein­ta días, y na­rra Li­vio que la si­tua­ción es­tu­vo a pun­to de pro­vo­car una re­be­lión. El fo­ro se lle­nó de des­con­ten­tos que in­cre­pa­ban a los cón­su­les abier­ta­men­te, a gri­tos. La ple­be se re­sis­tía a asu­mir los costes de la ar­ma­da que se ha­cía ne­ce­sa­ria pa­ra ocu­par Si­ci­lia, y pa­ra los ope­ra­ti­vos re­la­ti­vos a otro con­flic­to si­mul­tá­neo al que en­fren­ta­ba a Roma con los car­ta­gi­ne­ses, la Pri­me­ra Gue­rra Ma­ce­dó­ni­ca con­tra Fi­li­po. Los cón­su­les hi­cie­ron una pro­pues­ta que el Se­na­do acep­tó: los se­na­do­res de­bían dar ejem­plo y en­tre­gar to­da su for­tu­na, que­dán­do­se so­lo con una li­bra de pla­ta, un ani­llo por miem­bro de la fa­mi­lia, la bu­lla o amu­le­to que el hi­jo me­nor por­ta­ra del cue­llo, y una on­za de oro por ca­da mu­jer de la fa­mi­lia. El res­to ha­bría de en­tre­gar­se a los triun­vi­ros que ac­tua­ban como apo­de­ra­dos. El ob­je­ti­vo pre­vis­to se cum­plió: si los se­na­do­res pa­ga­ban, los ca­ba­lle­ros y la ple­be pa­ga­rían, y, se­gún Ti­to Li­vio, los re­gis­tros ofi­cia­les fue­ron mo­ti­vo de com­pe­ti­ción por ocu­par pues­tos des­ta­ca­dos en­tre las apor­ta­cio­nes. Se ha­bía su­pe­ra­do así la do­ble cri­sis, la de te­so­re­ría y la so­cial, que ha­bía des­en­ca­de­na­do las ma­ni­fes­ta­cio­nes de la po­bla­ción. Sin du­da la co­yun­tu­ra de gue­rra ha­bría ayu­da­do a com­pren­der que el te­so­ro ne­ce­si­ta­ba de ac­tua­cio­nes pe­ren­to­rias en un con­tex­to bé­li­co que ha­bía si­do prác­ti­ca­men­te de­ses­pe­ra­do el año an­te­rior.

Se es­ta­ble­cie­ron li­tur­gias, usan­do el cen­so, pa­ra exi­gir en fun­ción del ni­vel de renta.

Aní­bal y su ejér­ci­to es­tu­vie­ron an­te Roma mis­ma pa­ra in­ten­tar una ma­nio­bra de dis­trac­ción en el ase­dio ro­mano a Ca­pua, pe­ro se ha­bían re­ti­ra­do. Un cier­to cli­ma de ali­vio lle­gó a la ciu­dad y la re­nuen­cia al pa­go so­lo pa­re­ce ha­ber­se ven­ci­do con el ejem­plo de los se­na­do­res. El epi­so­dio tras­lu­ce en es­te as­pec­to cier­to ca­riz de po­si­cio­na­mien­to so­cial, de des­con­fian­za hacia la to­ma de de­ci­sio­nes por par­te de la oli­gar­quía do­mi­nan­te, has­ta que el or­den se­na­to­rial se pu­so al fren­te de la ini­cia­ti­va.

DEU­DAS Y TIE­RRAS. Pro­ba­ble­men­te el mo­men­to más crí­ti­co lle­gó to­da­vía un año des­pués, cuan­do fue pre­ci­so dis­po­ner del oro re­cau­da­do como im­pues­to por las ma­nu­mi­sio­nes, una vi­gé­si­ma par­te del va­lor del es­cla­vo li­be­ra­do que se pa­ga­ba al Es­ta­do y «que se guar­da­ba en un lu­gar más re­ser­va­do del te­so­ro pa­ra los ca­sos ex­tre­mos». No que­da­ba na­da.

Avan­zan­do hacia el fi­nal de la gue­rra, la si­tua­ción co­men­za­ba a me­jo­rar, aun­que to­da­vía en 205 hu­bo que ven­der tie­rras del ager pu­bli­cus con­fis­ca­das en Ca­pua pa­ra ha­cer fren­te a gas­tos de gue­rra. Por un la­do, en el año 203, lle­gó abun­dan­te tri­go de His­pa­nia, co­mer­cia­li­za­do a pre­cios ba­ra­tos, a cua­tro ases el mo­dio, y en el año 201 ocu­rrió lo mis­mo con tri­go lle­ga­do de Áfri­ca. En am­bos ca­sos, Es­ci­pión apa­re­cía como el be­ne­fac­tor, mer­ced a sus vic­to­rias. Fi­na­li­za­da la gue­rra, en el año 200 se tiene cons­tan­cia de una caí­da de pre­cios has­ta pa­gar­se a dos ases el mo­dio por el tri­go afri­cano. La eco­no­mía co­men­za­ba a re­cu­pe­rar­se, pe­ro ha­bía que ren­dir cuen­tas.

En el año 204 se ha­bía co­men­za­do a ha­blar de la res­ti­tu­ción del di­ne­ro que se ha­bía des­ti­na­do a ar­mar ma­ri­ne­ría seis años an­tes. El com­por­ta­mien­to ejem­plar de la po­bla­ción, que Ti­to Li­vio des­cri­bía so­bre lo ocu­rri­do seis años an­tes, no te­nía que ver con do­na­cio­nes, sino con un em­prés­ti­to al que el Es­ta­do re­cu­rrió «por la po­bre­za del era­rio y cuan­do la ple­be no po­día pa­gar el tri­bu­to». Se de­ci­dió en­ton­ces de­vol­ver­lo en cin­co años y sal­dar la deu­da en tres pa­gos o pen­sio­nes con ca­den­cia bie­nal. Ese mis­mo año el cen­sor Sa­li­na­tor creó un im­po­pu­lar im­pues­to so­bre la sal, que le gran­jeó su ape­la­ti­vo, man­te­nien­do el pre­cio en Roma, pe­ro su­bién­do­lo en fe­rias y mer­ca­dos.

En el año 200, cuan­do co­rres­pon­día sa­tis­fa­cer el ter­cer y úl­ti­mo pa­go, hu­bo pro­ble­mas de li­qui­dez de nue­vo: se es­ta­ba pre­pa­ran­do una nue­va gue­rra, es­ta vez con­tra Fi­li­po de Ma­ce­do­nia, y los fon­dos no al­can­za­ban pa­ra ar­mar flo­ta y ejér­ci­to y pa­ra sal­dar la deu­da. Se re­cu­rrió a una so­lu­ción al­ter­na­ti­va, que fue la con­ce­sión de tie­rras.

Se ce­de­rían las más co­di­cia­das, las más in­me­dia­tas, las que es­ta­ban en un ra­dio de cin­cuen­ta mi­llas en los al­re­de­do­res de Roma, por una renta tes­ti­mo­nial de un as por yu­ga­da, pa­ra que no se per­die­ra el sen­ti­do de bie­nes de do­mi­nio pú­bli­co, y más ade­lan­te, cuan­do el Es­ta­do pu­die­ra pa­gar, se sal­da­ría la deu­da o de­fi­ni­ti­va­men­te pa­sa­rían los te­rre­nos a ma­nos pri­va­das. La pro­pues­ta pro­vino de los ciu­da­da­nos mis­mos, «puesto que, se­gún de­cía gran par­te de ellos, ha­bía por to­das par­tes tie­rras en ven­ta y ellos ne­ce­si­ta­ban com­prar» .

El efec­to de la gue­rra en la com­po­si­ción del cuer­po de ciu­da­da­nos com­ba­tien­tes ha­bía si­do devastador. Los pro­pie­ta­rios de po­si­ción más aco­mo­da­da ha­bían po­di­do de­jar or­ga­ni­za­da su ha­cien­da de mo­do que, aun­que per­die­ran la vi­da ellos o sus hi­jos, que­da­ra ase­gu­ra­da su con­ti­nui­dad, pe­ro los me­dia­nos y pe­que­ños pro­pie­ta­rios fue­ron los gran­des per­ju­di­ca­dos, por­que la mo­vi­li­za­ción de­jó los cam­pos in­cul­tos y a las fa­mi­lias en si­tua­ción de­ses­pe­ra­da. Esas tie­rras aho­ra ha­bían sa­li­do al mer­ca­do. Pe­ro ade­más, el ager pu­bli­cus del Es­ta­do se en­con­tra­ba con in­gen­tes ex­ten­sio­nes de te­rreno en el te­rri­to­rio itá­li­co, fru­to de las con­fis­ca­cio­nes y de la po­lí­ti­ca de re­pre­sa­lias ejer­ci­da por Roma con­tra las ciu­da­des alia­das que se ha­bían pa­sa­do al ban­do de Aní­bal en las fa­ses más de­ses­pe­ra­das de la con­tien­da.

Si de al­go ha­bía ex­ce­den­tes en Roma, era de tie­rras, y es­to iba a mo­ti­var cam­bios en la com­po­si­ción so­cial de la Ur­be. Por un la­do, aque­llos que ha­bían pres­ta­do al Es­ta­do se veían aho­ra re­com­pen­sa­dos con te­rre­nos, y se ini­cia­ba un pro­ce­so de con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad

que de­ri­va­ba en la ges­ta­ción de la­ti­fun­dios y que, en to­do ca­so, ha­bía be­ne­fi­cia­do a los más ri­cos y sol­ven­tes en un mo­men­to crí­ti­co de la gue­rra. Si­mul­tá­nea­men­te, el de­sa­rrai­go de im­por­tan­tes ca­pas de cam­pe­si­nos itá­li­cos, como fru­to de las co­rre­rías de los ejér­ci­tos car­ta­gi­ne­ses, de las es­tra­te­gias de cam­pos que­ma­dos em­plea­das en dis­tin­tos mo­men­tos por Roma y de las in­cau­ta­cio­nes como re­pre­sa­lias de gue­rra, ha­ría con­fluir en la Ur­be im­por­tan­tes con­tin­gen­tes de in­mi­gran­tes que iban a mu­tar pro­fun­da­men­te la ba­se so­cial de la ple­be ro­ma­na, diez­ma­da durante la gue­rra.

La li­qui­da­ción fi­nal del prés­ta­mo que que­da­ba pen­dien­te se aco­me­tió en el año 196 y vol­vió a ha­ber pro­ble­mas de li­qui­dez, lo que mo­ti­vó una re­cla­ma­ción de pa­go de tri­bu­tos a au­gu­res y pon­tí­fi­ces por lo que no ha­bían in­gre­sa­do durante la gue­rra. Que­da­ban en evi­den­cia si­tua­cio­nes de pri­vi­le­gio pa­ra la cla­se po­lí­ti­ca di­ri­gen­te que in­te­gra­ba ade­más los co­le­gios sa­cer­do­ta­les, una trein­te­na de exen­cio­nes que ha­brían be­ne­fi­cia­do a al­gu­nas de las fa­mi­lias más ri­cas, a los lí­de­res po­lí­ti­cos y mi­li­ta­res, y que se ha­bían pro­du­ci­do en el fra­gor de la con­tien­da. Aun­que ape­la­ron a los tri­bu­nos de la ple­be, no lo­gra­ron eva­dir­se del fis­co.

El Es­ta­do ha­bía re­suel­to sus deu­das, pe­ro los ciu­da­da­nos atra­ve­sa­ban por pro­ble­mas de en­deu­da­mien­to. La le­gis­la­ción con­tra la usu­ra se­gu­ra­men­te ha­bía te­ni­do un efec­to per­ver­so, res­trin­gien­do los prés­ta­mos, y ha­bía si­do am­plia­men­te eva­di­da me­dian­te un sub­ter­fu­gio que con­sis­tía en po­ner los prés­ta­mos a nom­bre de los alia­dos, que no se veían afec­ta­dos por esas mis­mas le­yes. Pe­ro la li­qui­dez con­se­gui­da se ha­bía tra­du­ci­do en in­tere­ses exor­bi­ta­dos y las in­da­ga­cio­nes des­cu­brie­ron que la en­ver­ga­du­ra de la deu­da era tal que se tu­vie­ron

Un mo­do de vi­da sun­tuo­so des­ta­pa­ba, de ma­ne­ra abier­ta, las prue­bas de la co­rrup­ción.

que to­mar me­di­das especiales. Se es­ta­ble­ció, en el año 193, que los alia­dos que pres­ta­sen di­ne­ro ha­brían de de­cla­rar­lo y el tri­buno de la ple­be, con el be­ne­plá­ci­to del Se­na­do, so­me­tió a vo­ta­ción po­pu­lar «que la nor­ma­ti­va so­bre prés­ta­mos apli­ca­ble a los ciu­da­da­nos ro­ma­nos, fue­se ex­ten­si­ble a los alia­dos y la­ti­nos». Se apro­bó la me­di­da, la Lex Sem­pro­nia. En aque­llos años, Plau­to po­nía en bo­ca de uno de los per­so­na­jes del Cur­cu­lio es­ta in­vec­ti­va con­tra los ban­que­ros: «El pue­blo ha apro­ba­do in­fi­ni­dad de le­yes con­tra vo­so­tros, pe­ro ley que se aprue­ba, ley que vo­so­tros os sal­táis a la to­re­ra; siem­pre en­con­tráis al­gu­na es­ca­pa­to­ria. Pa­ra vo­so­tros la ley es como el agua ca­lien­te: en­se­gui­da se en­fría». Los efec­tos de la gue­rra con Aní­bal se de­ja­ron no­tar, por tan­to, durante un tiem­po con­si­de­ra­ble. Roma e Ita­lia ha­bían que­da­do pro­fun­da­men­te des­es­ta­bi­li­za­das tras po­ner­se a prue­ba los ci­mien­tos eco­nó­mi­cos y so­cia­les de la Re­pú­bli­ca, pe­ro en es­te con­tex­to de cri­sis mo­ne­ta­ria, ca­res­tías, deu­das y pos­te­rior re­ge­ne­ra­ción y re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­cas, co­bró cuer­po un con­cep­to de signo ra­di­cal­men­te opues­to: la lu­xu­ria.

LOS BO­TI­NES DE GUE­RRA. En el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo y en la his­to­ria de Roma, el si­tio de Si­ra­cu­sa y el bo­tín cap­tu­ra­do por Mar­co Clau­dio Mar­ce­lo en la ciu­dad en el año 212, como re­pre­sa­lia por ha­ber­se pa­sa­do al ban­do de Aní­bal, mar­ca­ron un re­fe­ren­te. Ti­to Li­vio di­ce que «se reunió tan­to bo­tín como si se hu­bie­ra con­quis­ta­do Car­ta­go», pe­ro Po­li­bio fi­lo­so­fa­ba acer­ca de re­nun­ciar a las pau­tas de con­duc­ta que han pro­por­cio­na­do la vic­to­ria, pues es­to su­po­nía su­cum­bir al gus­to de los ven­ci­dos, cuan­do hu­bie­ra si­do me­jor «ser­vir a la glo­ria con la dig­ni­dad y la mag­na­ni­mi­dad». En cual­quier ca­so, «los ro­ma­nos trans­por­ta­ron las obras de ar­te a casa. Ador­na­ron sus vi­vien­das con los des­po­jos de los par­ti­cu­la­res y los lu­ga­res pú­bli­cos con los de la ciu­dad».

En Roma, la ha­za­ña, de enor­me car­ga em­ble­má­ti­ca tras años de re­ve­ses con­tra Aní­bal, se fes­te­jó con una ac­ción de gra­cias y un sa­cri­fi­cio a los dio­ses. Sin em­bar­go, al re­torno de Mar­ce­lo se le de­ne­gó el triun­fo, en par­te por esas con­me­mo­ra­cio­nes pre­vias y, so­bre to­do, por­que es­ta­ba au­sen­te el ejér­ci­to vic­to­rio­so, pe­ro ade­más fue de­ci­si­vo el rol de sus ri­va­les po­lí­ti­cos. Te­nía los me­re­ci­mien­tos de la vic­to­ria y de ha­ber cau­sa­do más de cin­co mil ba­jas enemi­gas, como es­ta­ba es­ta­ble­ci­do, pe­ro se le con­ce­dió so­lo una ova­ción ha­cién­do­se pre­ce­der de «un enor­me aco­pio de ob­je­tos de pla­ta y bron­ce ar­tís­ti­ca­men­te la­bra­dos, va­ria­dos uten­si­lios y cos­to­sos ves­ti­dos y mu­chas re­nom­bra­das es­ta­tuas que ha­bían em­be­lle­ci­do a Si­ra­cu­sa en­tre las pri­me­ras ciu­da­des de Gre­cia». En­se­res y ar­te, un mo­do de vi­da sun­tuo­so de arrai­go grie­go, des­fi­la­ron por Roma y des­ta­pa­ban de ma­ne­ra abier­ta, a los ojos de una po­bla­ción atri­bu­la­da por la gue­rra, las prue­bas de un mo­do de vi­da co­ti­dia­na so­fis­ti­ca­do y re­fi­na­do, de con­for­ta­ble lu­jo.

Al año si­guien­te ca­yó Ca­pua, la ciu­dad que, si an­ta­ño ri­va­li­za­ra con Roma en cuan­to a ran­go de ca­pi­ta­li­dad en el te­rri­to­rio itá­li­co, se ha­bía con­ver­ti­do, con su de­fec­ción y su pa­so al ban­do car­ta­gi­nés, en un icono. El con­trol de Ca­pua por Aní­bal y por Roma su­ce­si­va­men­te, mar­ca­ría, en cier­to mo­do, el signo de la gue­rra an­te los pue­blos itá­li­cos.

Como ca­pi­tal de la Cam­pa­nia, en­car­na­ba la lu­xu­ria, el gus­to por el lu­jo, y su de­ri­va­da, la mo­li­cie. Ca­pua se­ría pa­ra Aní­bal, a de­cir de Ti­to Li­vio, lo que pa­ra Roma fue el desas­tre de Can­nas. Pe­ro la caí­da de Ca­pua no li­bró un bo­tín muy cuantioso en ma­nos del in­fle­xi­ble Quin­to Ful­vio Fla­co: dos mil se­sen­ta li­bras de oro y trein­ta y un mil dos­cien­tas de pla­ta. Mu­cho más opu­len­to fue el que pro­por­cio­na­ría dos años des­pués, en 209, la con­quis­ta de Ta­ren­to: «Trein­ta mil es­cla­vos, gran can­ti­dad de pla­ta la­bra­da y en mo­ne­da, ochen­ta y tres mil li­bras de oro, y es­cul­tu­ras y cua­dros que bien po­drían equi­pa­rar­se con los de Si­ra­cu­sa». Fue Quin­to Fa­bio Má­xi­mo el ar­tí­fi­ce de es­ta con­quis­ta, pe­ro res­pe­tó y de­jó allí las es­ta­tuas de gran ta­ma­ño y pa­re­ce que pro­cu­ró al res­pec­to la­brar­se me­jor ima­gen, de­jan­do «pa­ra los ta­ren­ti­nos sus dio­ses en­co­le­ri­za­dos».

En­tre­tan­to, en el año 210, so­lo me­ses des­pués de las re­qui­si­to­rias a las clases cen­sa­les en Roma pa­ra ar­mar ma­ri­ne­ros, Es­ci­pión el Afri­cano to­ma­ba Car­ta­ge­na y lo­gra­ba en His­pa­nia un bo­tín más mo­des­to que el de Ca­pua de un año an­tes: ade­más de un «in­men­so ar­se­nal bé­li­co (…), las pá­te­ras de oro fue­ron dos­cien­tas setenta y seis, ca­si to­das de una li­bra de pe­so, die­ci­ocho mil tres­cien­tas li­bras de pla­ta en bru­to y acu­ña­da, y un gran nú­me­ro de va­sos de pla­ta; to­do es­te ma­te­rial pe­sa­do y con­ta­do pa­só a con­trol del cues­tor Ca­yo Fla­mi­nio». Con la úl­ti­ma aco­ta­ción Ti­to Li­vio in­sis­te en de­jar cla­ro el con­trol es­ta­tal del bo­tín, que se ve­ría com­ple­ta­do con la apor­ta­ción años más tar­de, a su re­gre­so de His­pa­nia a Roma, a fi­na­les del año 206, de «ca­tor­ce mil tres­cien­tas cua­ren­ta y dos li­bras de pla­ta sin acu­ñar y una gran can­ti­dad de mo­ne­das de pla­ta».

A pe­sar de ello, hu­bo de ex­pe­ri­men­tar los sin­sa­bo­res del triun­fo que le fue ne­ga­do: se tra­ta­ba de un pri­va­tus cum im­pe­rio, no un ma­gis­tra­do, y no ha­bía to­ma­do los aus­pi­cios, por lo que no po­día ob­te­ner la glo­ria que le hu­bie­ra con­ver­ti­do en el pri­mer ciu­da­dano en ce­le­brar un triun­fo sin me­diar car­go pú­bli­co. Con to­do, aun­que sus apor­ta­cio­nes a las de­pau­pe­ra­das ar­cas del Es­ta­do fue­ron pro­vi­den­cia­les pa­ra sos­te­ner la gue­rra, le fue ne­ga­do el ca­pi­tal pa­ra su nue­va em­pre­sa: el año de su con­su­la­do, el 205, lo em­pe­ñó en ha­cer fren­te a la oposición de Fa­bio Má­xi­mo y sus se­gui­do­res, de­ci­di­dos a im­pe­dir el asal­to de Es­ci­pión a Car­ta­go. Es­te pre­ten­día cam­biar así la es­tra­te­gia de la gue­rra que des­de la dic­ta­du­ra de Fa­bio en el año 217, tras el desas­tre de Tra­si­meno y an­tes aún de Can­nas, ten­día al des­gas­te de Aní­bal eva­dien­do la con­fron­ta­ción de­fi­ni­ti­va. Se le ad­mi­tió que mar­cha­ra a Si­ci­lia y allí pre­pa­ró el ejér­ci­to con el que pa­só a Áfri­ca y con el que re­tor­na­ría triun­fan­te tras la de­rro­ta fi­nal de los ejér­ci­tos car­ta­gi­ne­ses en Za­ma.

Los bo­ti­nes de gue­rra sa­nea­ron las ar­cas y per­mi­tie­ron pla­ni­fi­car nue­vos ob­je­ti­vos.

FO­TO: CEDOC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.