Con­ver­tir a la Vi­lla 31 en una atrac­ción por­te­ña:

La ca­ra nac&pop del ma­cris­mo. Quie­ren trans­for­mar­la en un nue­vo po­lo gas­tro­nó­mi­co. Mu­da­rán allí al Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción por­te­ño.

Noticias - - SUMARIO - GI­SE­LLE LECLERCQ @gi­se­lle­le­clercq

el Go­bierno de la Ciu­dad de Bue­nos Aires en­ca­ró un me­ga­pro­yec­to ur­bano y so­cial pa­ra trans­for­mar al ba­rrio más po­bre y sim­bó­li­co de Re­ti­ro. La pre­sen­cia del Es­ta­do como cla­ve pa­ra avan­zar en la in­te­gra­ción so­cial y las in­ten­cio­nes de crear un exó­ti­co po­lo gas­tro­nó­mi­co.

Los por­te­ños nos mo­ve­mos de Bel­grano a Ca­ba­lli­to, pa­sa­mos por Flo­res o va­mos a Co­le­gia­les ca­si sin dar­nos cuen­ta. Pe­ro acá, a la Vi­lla 31, no vie­ne nun­ca na­die. Esa es la ló­gi­ca que que­re­mos cam­biar”. Con esa fra­se, el se­cre­ta­rio de In­te­gra­ción Ur­ba­na y So­cial de la Ciu­dad de Bue­nos Aires, Die­go Fer­nán­dez, re­su­me el ob­je­ti­vo fi­nal que tiene el me­ga­pro­yec­to que en­ca­ró el Pro en es­te ba­rrio de Re­ti­ro y con el que la ges­tión de Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta pre­ten­de mar­car la di­fe­ren­cia. La in­ver­sión fi­nal del plan ron­da­rá los 6.500 mi­llo­nes de dó­la­res, pe­ro ese di­ne­ro no só­lo se des­ti­na­rá a co­lo­car cloa­cas, co­nec­tar ser­vi­cios o cons­truir edi­fi­cios sino que tam­bién se uti­li­za­rá pa­ra trans­for­mar la iden­ti­dad de la zo­na. En un galpón aban­do­na­do, don­de su­po fun­cio­nar la em­pre­sa de trans­por­tes Plus­mar, se le­van­ta­rá un mer­ca­do de pro­duc- tos ali­men­ti­cios si­mi­lar al Bo­rough Mar­ket de Lon­dres o a La Bo­que­ría de Barcelona. “Es­te lu­gar pue­de ser un po­lo gas­tro­nó­mi­co. Un lu­gar tu­rís­ti­co”, in­sis­te a NO­TI­CIAS el fun- cio­na­rio en­tu­sias­ma­do.

Se­gún el úl­ti­mo re­le­va­mien­to que hi­zo el go­bierno na­cio­nal en­tre agos­to de 2016 y ma­yo del 2017, en la Ciu­dad de Bue­nos Aires hay 55 vi­llas o

asen­ta­mien­tos. La Vi­lla 31, que tiene alrededor de 40 mil ha­bi­tan­tes, no es la más gran­de ni la que tiene peo­res con­di­cio­nes ha­bi­ta­cio­na­les. Sin em­bar­go, es la más em­ble­má­ti­ca. Es la Vi­lla del pa­dre Car­los Mu­gi­ca, la que se ve cuan­do se lle­ga a la Ca­pi­tal y la que pre­ten­dió erra­di­car to­da la cla­se po­lí­ti­ca de las úl­ti­mas dé­ca­das.

Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos me- ses el Pro con­vir­tió a la Vi­lla 31 en su ca­ba­lli­to de ba­ta­lla. Y que se ce­le­bra in­clu­so fue­ra del ofi­cia­lis­mo: “La pro­pues­ta de in­te­gra­ción so­cial en Vi­lla 31 es re­vo­lu­cio­na­ria. Son las ideas del Pa­dre Pe­pe y los cu­ras vi­lle­ros. Cuan­do Ma­cri asu­mió di­jo que ha­bía que erra­di­car­la pe­ro con los años en­ten­dió que ese no era el ca­mino. Aun­que siem­pre es­tu­ve vin­cu­la­do al pe­ro­nis­mo, ten­go que acep­tar que es­te go­bierno es­cu­chó y es­tá ha­cien­do al­go muy po­si­ti­vo”, afir­ma Víc­tor Ra­mos, el fun­da­dor del INA­DI y uno de los po­cos di­ri­gen­tes so­cia­les que tra­ba­ja en la zo­na des­de ha­ce una dé­ca­da”, La con­tra­ca­ra de es­te me­ga­pro­yec­to es la Vi­lla 21: “Es­tá to­tal­men­te aban­do­na­da. Es la mis­ma ciu­dad, la mis­ma ges­tión, pe­ro esa gen­te sí que no le im­por­ta a na­die por­que en Ba­rra­cas no se ve”, agre­ga. EL DES­EM­BAR­CO ES­TA­TAL. Los pro-

yec­tos pa­ra ha­cer­la des­apa­re­cer no só­lo fra­ca­sa­ron siem­pre sino que, con el pa­so del tiem­po, el ba­rrio fue cre­cien­do de for­ma des­con­tro­la­da. Só­lo en­tre el 2009 y el 2013, la po­bla­ción de la Vi­lla 31 au­men­tó de 27 mil a 40 mil ha­bi­tan­tes. En es­ta zo­na, al la­do del ex­clu­si­vo ba­rrio de La Re­co­le­ta, no hu­bo nun­ca ser­vi­cios bá­si­cos, ni cloa­cas ni as­fal­to ni pre­sen­cia de ofi­ci­nas del Es­ta­do. Las úni­cas dos es­cue­las que fun­cio­na­ron en es­tos años es­tán ubi­ca­das ca­si sa­lien­do del ba­rrio pe­ro nun­ca fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra al­ber­gar a to­dos los chi­cos que vi­ven allí.

La Vi­lla 31 cre­ció y ter­mi­nó por con­ver­tir­se en una es­pe­cie de ciu­dad den­tro de la Ca­pi­tal Fe­de­ral, con sus pro­pias ló­gi­cas de fun­cio­na­mien­to y con in­di­ca­do­res más que preo­cu­pan­tes. En es­ta zo­na, el 68% de los jó­ve­nes no ter­mi­nan el co­le­gio y el des­em­pleo es el do­ble que la me­dia en el res­to de la ciu­dad. Por eso, cuan­do lle­gó el Pro con su me­ga­pro­yec­to de ur­ba­ni­za­ción, po­cos ve­ci­nos cre­ye­ron que se iban a con­cre­tar las obras y to­da­vía hoy mu­chos mi­ran con des­con­fian­za lo que se es­tá ha­cien­do.

“La prin­ci­pal di­fi­cul­tad es ven­cer el escepticismo de la gen­te”, afir­ma a NO­TI­CIAS Ro­drí­guez La­rre­ta, que in­sis­te con que la cla­ve de la in­te­gra­ción ra­di­ca en ha­ber lle­va­do el Es­ta­do a la Vi­lla. En los úl­ti­mos me­ses se inau­gu­ra­ron aden­tro del ba­rrio ofi­ci­nas de AFIP, de AGIP, cen­tros de sa­lud y una oficina con 17 bo­cas de aten­ción so­bre asun­tos de la Ciu­dad, de Na­ción y de la Jus­ti­cia. In­clu­so el pro­pio Je­fe de Go­bierno ins­ta­ló una oficina en el Cen­tro de Desa­rro­llo Em­pre­sa­rial y La­bo­ral -CEDEL- a la que asis­te una o dos ve­ces por se­ma­na.

Ro­drí­guez La­rre­ta y Fer­nán­dez, las dos ca­ras más vi­si­bles del pro­yec­to,

de­ci­die­ron que la úni­ca for­ma de ge­ne­rar con­fian­za es re­co­rrer la Vi­lla. Por eso, el go­bierno ins­ta­ló en el ba­rrio la oficina de la Se­cre­ta­ría de In­te­gra­ción So­cial y Ur­ba­na, don­de tra­ba­jan los fun­cio­na­rios y un “ejér­ci­to” de tra­ba­ja­do­res so­cia­les y asis­ten­tes que tie­nen la or­den de “ca­mi­nar la ca­lle”. “Hay que ter­mi­nar con es­to de que es­tán los de aden­tro y los de afue­ra. Por eso es­ta­mos acá y nos mo­ve­mos acá”, in­sis­te el fun­cio­na­rio (ver re­cua­dro).

Los fun­cio­na­rios ca­mi­nan por las ca­lles sin cus­to­dia y son­ríen a cual­quie­ra que se les acer­que: al que los fe­li­ci­ta, al que se quie­re sacar una sel­fie y al que los cri­ti­ca. “Tra­ba­já pa­ra los des­em­plea­dos”, le gri­tó a Ro­drí­guez La­rre­ta un hom­bre que iba en bi­ci­cle­ta cuan­do lo cru­zó en una re­co­rri­da que ha­cía el Je­fe de Go­bierno, que son­rió y si­guió ca­mi­nan­do. “Ni aún los que se que­jan son agre­si­vos con­mi­go. Yo an­do tran­qui­lo acá”, ase­gu­ra.

Sin em­bar­go, el edi­fi­cio más em­ble­má­ti­co de es­te des­em­bar­co es­ta­tal en la Vi­lla 31 es­tá pre­vis­to pa­ra el 2019, con la mu­dan­za del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción por­te­ño al co­ra­zón del asen­ta­mien­to. El edi­fi­cio se­rá el más im­por­tan­te de un po­lo edu­ca­ti­vo que tam­bién con­ten­drá una es­cue­la pri­ma­ria, un jar­dín de in­fan­tes y una es­cue­la de ofi­cios.

CON IDEN­TI­DAD PRO­PIA. Ca­mi­nar hoy por la Vi­lla 31 es cru­zar­se con ma­qui­na­rias y cons­truc­cio­nes de for­ma per­ma­nen­te. En los úl­ti­mos me­ses se ter­mi­nó la mejora de las pri­me­ras 53 vi­vien­das y co­mer­cios (a las que se les re­no­vó el fren­te, el in­te­rior y se les co­lo­có re­jas y es­ca­le­ras con se­gu­ri­dad) y se ter­mi­na­ron los tra­ba­jos en las man­za­nas 104 y 12. “En ca­da cua­dra que se ter­mi­na el as­fal­to, sa­len los pa­pás a com­prar bi­ci­cle­tas. Es au­to­má­ti­co. Nun­ca los chi­cos ha­bían po­di­do te­ner una por­que acá caían dos go­tas y las ca­lles se vol­vían in­tran­si­ta­bles”, ase­gu­ra Ro­drí­guez La­rre­ta.

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, lo ideal se­ría que en las ciu­da­des ha­ya un ha­bi­tan­te ca­da 10 me­tros cua­dra­dos. En la Ciu­dad de Bue­nos Aires se es­ti­ma que hay un ha­bi­tan­te por ca­da 6 me­tros cua­dra­dos y, en la Vi­lla, hay uno ca­da 0,03 me­tros cua­dra­dos. “Es­to no es só­lo es­tar apre­ta­do. Es ca­li­dad de vi­da y es sa­lud. Por eso los es­pa­cios ver­des, por ejem­plo, son fun­da­men­ta­les”, agre­gan los ex­per­tos.

Las con­di­cio­nes de sa­lu­bri­dad fue­ron las que lle­va­ron a las au­to­ri­da­des a de­ter­mi­nar que las fa­mi­lias que vi­ven hoy de­ba­jo de la au­to­pis­ta de­be­rán re­ubi­car­se, al­go que al prin­ci­pio fue re­cha­za­do por los ve­ci­nos de la Vi­lla 31. “En las pri­me­ras reunio­nes, el 80% es­ta­ba en con­tra del realo­ja­mien­to pe­ro hoy el 77% lo mi­ra con bue­nos ojos. Con per­se­ve­ran­cia, diá­lo­go y a me­di­da que avan- zan las obras, los des­creí­dos em­pie­zan a ver que es­to es se­rio”, sos­tie­ne Fer­nán­dez. Las nue­vas vi­vien­das se cons­trui­rán a so­lo po­cos me­tros de la au­to­pis­ta, que se con­ver­ti­rá en un par­que en al­tu­ra.

Por es­tos días ya se ini­cia­ron los tra­ba­jos de par­ce­la­mien­to, qui­zás uno de los más com­ple­jos. En los pa­pe­les, la Vi­lla es un só­lo gran te­rreno que aho­ra ha­brá que di­vi­dir pa­ra que, en el fu­tu­ro, ca­da ha­bi­tan­te pue­da ac­ce­der a la es­cri­tu­ra de su pro­pie­dad a tra­vés de cré­di­tos blan­dos.

CON VI­DA PRO­PIA. La Vi­lla 31 na­ció y se desa­rro­lló por fue­ra del Es­ta­do. Se con­vir­tió en una es­pe­cie de ciu­dad den­tro de la ciu­dad. De he­cho, el 25% de sus ha­bi­tan­tes tiene un tra­ba­jo den­tro de la mis­ma Vi­lla y, en su ca­lle co­mer­cial, se con­ta­bi­li­zan más transac­cio­nes por me­tro cua­dra­do que en Flo­ri­da o en Ca­bil­do.

La vio­len­cia y el nar­co­trá­fi­co fue­ron, durante dé­ca­das, los que mar­ca­ron el pul­so de es­te ba­rrio, tan­to que pa­ra los ve­ci­nos de es­te lu­gar la in­se­gu­ri­dad es la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción y se lo ha­cen sa­ber a Ro­drí­guez La­rre­ta, a los fun­cio­na­rios y a ca­da pe­rio­dis­ta que pi­sa el ba­rrio por pri­me­ra vez. “Acá es­ta­mos con­ten­tos con ver­les la ca­ra. An­tes no ve­nía na­die. Es­pe­re­mos que no que sea so­la­men­te eso por­que aun­que aho­ra vie­nen, los pro­ble­mas si­guen es­tan­do”, ase­gu­ra una ve­ci­na que tiene un pe­que­ño co­mer­cio.

En el Go­bierno por­te­ño in­flan el pe­cho y sa­ben que nun­ca na­die an­tes to­mó como ban­de­ra la ur­ba­ni­za­ción de la vi­lla más em­ble­má­ti­ca del país. Ellos se apro­pia­ron de la idea, con­si­guie­ron el di­ne­ro y has­ta se es­fuer­zan por de­jar de usar la pa­la­bra “vi­lla” y re­fe­rir­se a es­ta zo­na de re­ti­ro como “Ba­rrio 31”.

INAU­GU­RA­CIO­NES. El me­ga­pro­yec­to de ur­ba­ni­za­ción ya avan­zó con obras de pa­vi­men­ta­ción, cloa­cas y me­jo­ra­mien­to de vi­vien­das.

EN PRO­CE­SO. Ro­drí­guez La­rre­ta asis­te dos ve­ces por se­ma­na a la oficina que ins­ta­ló allí (izq.) pa­ra ca­mi­nar por el ba­rrio, que to­da­vía no ter­mi­nó de pa­vi­men­tar­se.

EL PLAN. El go­bierno des­ple­gó su pro­yec­to de pun­ta a pun­ta en to­da la Vi­lla (izq.). El mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción de la ciu­dad tiene pre­vis­to su tras­la­do allí en 2019 (der.) e in­te­gra­rá un po­lo edu­ca­ti­vo, que in­clui­rá pri­ma­ria, jar­dín y es­cue­la de ofi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.