Mau­ri­cio Ma­cri:

El Pre­si­den­te tiene re­la­to y ge­ne­ra in­tri­gas. La apues­ta pa­ra di­vi­dir al sin­di­ca­lis­mo y al pe­ro­nis­mo.pe­ro­nis­mo Fac­tor CFK CFK.

Noticias - - SUMARIO - Por EDI ZU­NINO *

el pe­li­gro­so plan del Pre­si­den­te pa­ra con­ver­tir­se en el nue­vo Pe­rón. Los ges­tos de au­to­ri­dad tras las PA­SO y su elen­co de pe­ro­nis­tas. La in­fluen­cia del fron­di­zis­mo y de Cla­rín.

Ba­je­mos un cam­bio. Va­mos has­ta el ar­chi­vo a re­bo­bi­nar un po­co. Es­cu­chen a Mau­ri­cio Ma­cri en oc­tu­bre del 2015, mien­tras inau­gu­ra­ba el mo­nu­men­to a Juan Do­min­go Pe­rón fren­te a la Adua­na por­te­ña: “Unos di­cen que son pe­ro­nis­tas, pe­ro se de­di­can a ma­ni­pu­lar las ci­fras de po­bre­za. El pe­ro­nis­mo no es pre­po­ten­cia ni so­ber­bia, es jus­ti­cia so­cial, lu­char por igual­dad de opor­tu­ni­da­des. Ese es el pe­ro­nis­mo que yo reivin­di­co. El pe­ro­nis­mo no es nar­co­trá­fi­co, es la bús­que­da de la jus­ti­cia so­cial y por eso quie­ro in­vi­tar a los pe­ro­nis­tas a lu­char por el país que so­ña­mos. Hay mu­cha gen­te su­frien­do, es­pe­ran­do so­lu­cio­nes que no lle­gan. Pe­rón y Evi­ta hi­cie­ron al­go his­tó­ri­co en la Ar­gen­ti­na: dar­les de­re­chos a los tra­ba­ja­do­res. Yo creo en el diá­lo­go con las or­ga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, por­que un go­bierno no es­tá pa­ra re­pri­mir tra­ba­ja­do­res. De­be­mos tra­ba­jar pa­ra lo­grar te­ner po­bre­za ce­ro, con eso de­fen­de­re­mos las ban­de­ras del jus­ti­cia­lis­mo, eso es jus­ti­cia so­cial”.

Us­te­des me di­rán: y bueno, en ple­na cam­pa­ña pre­si­den­cial los can­di­da­tos son ca­pa­ces de cual­quier co­sa por un mon­tón de vo­tos, lo cual, a es­ta al­tu­ra de la soi­rée, re­sul­ta in­dis­cu­ti­ble. Y me di­rán que la po­bre­za vol­vió a dis­pa­rar­se des­de que él es Pre­si­den­te y que bas­tan­te pre­po­ten­te es y que al­go de re­pre­sión a la­bu­ran­tes ya hu­bo y de­más...

Es­tá bien, es­tá bien... Cal­ma, cal­ma... No he ve­ni­do has­ta aquí a con­ven­cer­los de que Mau­ri­cio Ma­cri es un pe­ro­nis­ta he­cho y de­re­cho (aun­que con­ven­ga­mos que, go­ber­na­dos ba­jo esa iden­ti­dad po­lí­ti­ca durante 24 de los 34 años de de­mo­cra­cia, tam­po­co es que sa­li­mos del po­zo de la mano de ne­nes y ne­nas de mo­da­les re­fi­na­dos).

Yo só­lo ven­go a con­tar­les que el hi­jo de Don Franco quie­re ser Pe­rón; có­mo pien­sa lo­grar­lo; has­ta dón­de le da­rá el cue­ro (por­que, ojo: no es el pri­me­ro en in­ten­tar­lo), y qué se­rios pe­li­gros afron­ta el plan.

Pa­sen, vean y des­pués di­gan lo que quie­ran. PE­RO­NIS­MO EX­PLÍ­CI­TO. Fue­ron diez días de ges­tos fuer­tes, sor­pre­si­vos, po­lé­mi­cos. En­tre las PA­SO del do­min­go 13 y las ho­ras pos­te­rio­res a la mar­cha ce­ge­tis­ta del mar­tes 22, el Go­bierno ju­gó al lí­mi­te, in­clu­so de la “éti­ca re­pu­bli­ca­na” que pre­go­na, pa­ra mar­car la can­cha de la dispu­ta

en varias di­men­sio­nes. Ma­ne­jó los tiem­pos del es­cru­ti­nio pro­vi­so­rio es­ti­ran­do has­ta bien en­tra­do el lu­nes 14 la sen­sa­ción de que Cris­ti­na Kirch­ner ha­bía si­do de­rro­ta­da en el cru­cial te­rri­to­rio bo­nae­ren­se. Con una ines­pe­ra­da (pa­ra mu­chos in­dig­nan­te) pi­car­día, cul­tu­ral­men­te pro­pia del ri­val, re­for­zó la po­la­ri­za­ción y tra­zó una lí­nea de lar­ga­da hacia las par­la­men­ta­rias de oc­tu­bre como si se tra­ta­ra de un ba­llot­ta­ge. Vol­vió real lo ima­gi­na­rio. Re­la­to.

El jue­ves 17, creó durante un par de ho­ras una ma­yo­ría fic­ti­cia en el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra pa­ra sus­pen­der y man­dar a jui­cio po­lí­ti­co al ca­ma­ris­ta fe­de­ral Eduar­do Frei­ler. Mien­tras el se­na­dor Ma­rio Pais ju­ra­ba con de­mo­ras en la Cor­te Su­pre­ma pa- ra re­em­pla­zar al des­pla­za­do Ruperto Go­doy, los con­se­je­ros macristas apu­ra­ron la vo­ta­ción y lo­gra­ron el co­me­ti­do. Con mu­ñe­ca, vol­vie­ron es­ta­tu­ta­rio lo ile­gí­ti­mo. In­tri­ga.

Tras lar­gas idas y ve­ni­das en se­cre­to con los prin­ci­pa­les ca­ci­ques de la CGT, lo­gró es­me­ri­lar la con­vo­ca­to­ria a la mar­cha del 22, le res­tó vo­lu­men (hu­bo mu­cha gen­te, pe­ro vi­si­ble­men­te me­nos que en las an­te­rio­res) y, una vez ter­mi­na­da, res­pon­dió al even­tual lla­ma­do por par­te del mo­ya­nis­mo a un pa­ro ge­ne­ral en sep­tiem­bre des­pi­dien­do a dos al­tos fun­cio­na­rios del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo nom­bra­dos en acuer­do con la “pa­tria sin­di­cal”. Al echar a Luis Scer­vino de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ser­vi­cios de Sa­lud, el Go­bierno no só­lo rom­pió con el sin­di­ca­lis­ta Jo­sé Luis Lin­ge­ri (pa­drino po­lí­ti­co de aquel): so­bre to­do se sen­tó so­bre la “ca­ja” de las obras so­cia­les, unos 30.000 mi­llo­nes de pe­sos por año. Ejer­ció au­to­ri­dad ma­ni­fies­ta, tam­bién es­ti­mu­la­do por los bo­chor­no­sos pa­la­zos que se cru­za­ron los ca­mio­ne­ros en la Pla­za de Ma­yo. De­ci­sión.

Re­la­to + in­tri­ga + de­ci­sión = ¿a qué les sue­na? No es la pri­me­ra vez que Ma­cri se pro­po­ne dis­ci­pli­nar a la pe­sa­da fau­na de los gre­mios de esa ma­ne­ra. Ya lo ha­bía lo­gra­do como je­fe de Go­bierno por­te­ño in­ter­vi­nien­do durante un año la obra so­cial de los mu­ni­ci­pa­les de los históricos Ama­deo Gen­ta y Pa­tri­cio Da­tar­mi­ni. Lo hi­zo a ries­go de que­mar las na­ves: ex­pu­so en la ta­rea na­da me­nos que a su mi­nis­tro de

Eco­no­mía, el ex con­ta­dor de SOCMA Nés­tor Grin­det­ti, quien hoy li­dia en la sel­va del GBA como in­ten­den­te de La­nús. Los mu­ni­ci­pa­les es­tán man­si­tos des­de el 2009.

La de­sig­na­ción de Jor­ge Triac­ca (h) –su pa­dre fue je­fe de los tra­ba­ja­do­res del plás­ti­co has­ta la muer­te– sig­ni­fi­có una se­ñal de bue­na vo­lun­tad. Po­ner ca­ra de pe­rro aho­ra y dis­po­ner­se a la pe­lea es el re­ver­so de la mis­ma mo­ne­da. A di­fe­ren­cia de Fernando de la Rúa, con quien se pre­ten­dió com­pa­rar­lo, Ma­cri no de­cla­ma au­to­ri­dad gol­pean­do el pu­ño en la me­sa de un pro­gra­ma de TV: pa­re­ce de­ci­di­do a ejer­cer­la, cues­te lo que cues­te en tér­mi­nos de ima­gen.

Los gre­mia­lis­tas le te­men. El re­sul­ta­do de las PA­SO y el con­sen­so “ama­ri­llo” cre­cien­te en la so­cie­dad pe­se a los se­rios pro­ble­mas eco­nó­mi­co-so­cia­les con­fi­gu­ran una par­te del mie­do de una di­ri­gen­cia ve­tus­ta y des­pres­ti­gia­da, pe­ro no el prin­ci­pal. Apar­ta­dos del po­der que re­pre­sen­ta el di­ne­ro de las obras so­cia­les, sa­ben que en cual­quier mo­men­to pue­den em­pe­zar los “car­pe­ta­zos” so­bre sus in­jus­ti­fi­ca­bles for­tu­nas, ama­sa­das con los apor­tes de los tra­ba­ja­do­res. La Casa Ro­sa­da quie­re exi­gir­les de­cla­ra­cio­nes juradas de bie­nes a los di­ri­gen­tes

¿For­za­rá un pac­to? ¿Irá a la gue­rra? Ni una co­sa ni la otra en sí ani­man al Pre­si­den­te. Su ob­se­sión es con­so­li­dar­se como ca­pi­tán del bar­co.

De­cía Pe­rón: “Los mu­cha­chos son bue­nos, pe­ro si se los con­tro­la son me­jo­res”. Con­trol es po­der. DE LA K A LA M. Kirch­ne­ris­mo y ma­cris­mo fue­ron las dos mar­cas re­gis­tra­das con que sa­li­mos del “que se va­yan to­dos”. Mi­no­ri­ta­rios am­bos en un prin­ci­pio y ayu­da­dos por la ame­na­za de he­ca­tom­be ins­ti­tu­cio­nal ab­so­lu­ta, tan­to los K como los M re­sul­ta­ron cons­truc­cio­nes trans­ver­sa­les. Ape­la­ron a re­agru­par dis­tin­tas iden­ti­da­des po­lí­ti­cas, unos des­de la “li­tur­gia” pe­ro­nis­ta y los otros, des­de la “cul­tu­ra” no pe­ro­nis­ta. La grie­ta es el en­gen­dro que les per­mi­te ta­par cuán­tas ma­nos se die­ron des­de la com­pe­ten­cia y cuán­to se pa­re­cen des­de la di­fe­ren­cia. Cre­cie­ron des­de el ma­ne­jo del Es­ta­do y la obra pú­bli­ca, tan­tas ve­ces con­fun­dien­do los lí­mi­tes. Se eli­gie­ron y se sin­tie­ron có­mo­dos cin­chan­do des­de una su­pues­ta “iz­quier­da” bas­tan­te con­ser­va­do­ra y una pre­sun­ta “de­re­cha” bas­tan­te mo­der­na, blan­di­ta ma non trop­po. Pri­me­ro con Nés­tor, pe­ro más que na­da con Cris­ti­na, la iden­ti­dad pin­güi­na re­sul­tó ser la me­nos pe­ro­nis­ta del pe­ro­nis­mo des­de el “pa­se a la in­mor­ta­li­dad” del Ge­ne­ral. ¿Pre­ten­de­rá Ma­cri en­ca­be­zar la cons­truc­ción más pe­ro­nis­ta del no pe­ro­nis­mo? Fue­ra de mi­cró­fono, sus acó­li­tos ase­gu­ran que mu­cho de eso hay. El kirch­ne­ris­mo ter­mi­nó em­ba­rran­do su poé­ti­co “pro­yec­to po­lí­ti­co” en las su­cias am­bi­cio­nes de una ma­qui­na­ria elec­to­ral aplas­tan­te. ¿La efec­ti­va ma­qui­na­ria mar­ke­ti­ne­rae­lec­to­ral del ma­cris­mo ter­mi­na­rá

des­en­te­rran­do un pro­yec­to po­lí­ti­co que tras­cien­da un man­da­to y re­nue­ve el ma­pa par­ti­da­rio? Eso pa­re­ce pro­me­ter el ma­nual de Jaime Du­rán Bar­ba.

Ve­re­mos qué pa­sa. Por lo pron­to, quie­nes iden­ti­fi­can sin fi­su­ras al ma­cris­mo con el “neo­li­be­ra­lis­mo de los 90” de­be­rían per­mi­tir­se du­dar (ni ha­ble­mos de la in­fan­ti­li­dad pian­ta­vo­tos de com­pa­rar ma­cris­mo con dic­ta­du­ra).

La or­to­do­xia eco­nó­mi­ca cuestiona al ac­tual Go­bierno por su “gra­dua­lis­mo po­pu­lis­ta de ojos cla­ros”.

Mu­chos ol­vi­da­ron ya que, a fi­nes del cri­mi­nal Pro­ce­so de Re­or­ga­ni­za­ción Na­cio­nal, SOCMA con­tra­tó con car­gos ge­ren­cia­les a los pe­ro­nis­tas Car­los Gros­so (hoy ase­sor en las som­bras de Mau­ri­cio M), Jo­sé Bor­dón y Jo­sé Ma­nuel De la So­ta. Uno fue el pri­mer in­ten­den­te por­te­ño de Car­los Menem y los otros dos, an­ti­me­ne­mis­tas a la lar­ga, ocu­pa­ron las go­ber­na­cio­nes de Men­do­za y Cór­do­ba.

La fi­gu­ra po­lí­ti­ca más ad­mi­ra­da por los Ma­cri, pa­dre e hi­jo, es el desa­rro­llis­ta Ar­tu­ro Fron­di­zi. Don Franco lle­gó a sen­tar a su hi­jo fren­te a él, cuan­do que­ría con­ver­tir­lo en lí­der de la em­pre­sa fa­mi­liar. Fron­di­zi, un ra­di­cal ale­ja­do de la vie­ja UCR, al­can­zó la Pre­si­den­cia de la Na­ción en 1958 con el 47% de los vo­tos, “mi­la­gro” que con­si­guió gra­cias a un pac­to con Pe­rón, que es­ta­ba en el exi­lio. Con­sis­tía en de­vol­ver­les la per­so­ne­ría a los sin­di­ca­tos y, al ca­bo de un tiem­po, res­tau­rar los de­re­chos del cau­di­llo pros­crip­to. El emi­sa­rio a Ma­drid pa­ra se­llar aquel acuer­do fue Ro­ge­lio Fri­ge­rio, economista muy lec­tor de Car­los Marx y abue­lo del ac­tual mi­nis­tro del In­te­rior. Los mi­li­ta­res de­rro­ca­ron a Fron­di­zi en 1962 pa­ra abor­tar el plan. Vol­te­re­tas de la his­to­ria. El vie­jo Fri­ge­rio ter­mi­nó sus días como al­tí­si­mo di­rec­ti­vo de Cla­rín, don­de apa­dri­nó a Héc­tor Mag­net­to pa­ra que mo­der­ni­za­ra el grupo. El nie­to ho­mó­ni­mo de Fri­ge­rio, tam­bién economista, lle­gó al PRO des­de su mi­li­tan­cia en el pe­ro­nis­mo, fue el res­pon­sa­ble po­lí­ti­co del af­fai­re PA­SO y quien más ope­ró en es­tos días so­bre la CGT pa­ra des­ac­ti­var la pro­tes­ta del jue­ves 22, o qui­tar­le fuer­za.

Desa­rro­llis­mo, ca­pi­ta­lis­mo a la som­bra del Es­ta­do y po­pu­lis­mo de éli­tes anidan en los ge­nes del ma­cris­mo eco­nó­mi­co y, aho­ra, po­lí­ti­co. El su­je­to so­cial al que apun­ta su dis-

cur­so es más am­plio que “el pue­blo”. Es “la gen­te”. ¡Uy! Como Cla­rín.

En las ter­tu­lias del lla­ma­do “círcu­lo ro­jo”, va­rios em­pre­sa­rios ce­le­bra­ron es­ta se­ma­na “la nes­to­ri­za­ción de Mau­ri­cio”, tran­qui­li­za­dos por la sen­sa­ción de au­to­ri­dad ge­ne­ra­da por sus úl­ti­mas ma­nio­bras. A Ma­cri no le ha­ce gra­cia la com­pa­ra­ción: su­pe­ra­do el fan­tas­ma de­la­rruis­ta, quie­re ser más que Nés­tor Kirch­ner.

Y eso que, de al­gu­na ma­ne­ra, Nés­tor pu­do ha­ber si­do él. Se equi­vo­ca Du­rán Bar­ba cuan­do ase­gu­ra que “ha­ce 10 años, a na­die se le hu­bie­ra ocu­rri­do que Ma­cri lle­ga­ría a Pre­si­den­te”. En el 2003, se le ocu­rrió a Eduar­do Duhal­de, en­ton­ces ocu­pan­te de emer­gen­cia del Si­llón de Ri­va­da­via y pe­ro­nis­ta de ra­za. Cuan­do de­fi­nió lla­mar a elec­cio­nes y no pre­sen­tar­se, les ofre­ció su apo­yo al cor­do­bés De la So­ta, al bo­nae­ren­se Fe­li­pe So­lá y al cua­ren­tón MM. Re­cién an­te la negativa de los tres acu­dió a Kirch­ner, como úl­ti­ma ins­tan­cia. El úni­co arre­pen­ti­do aca­bó sien­do Duhal­de.

El staff pe­ro­nis­ta de Cam­bie­mos ocu­pa lu­ga­res cla­ve, mu­cho más que los “so­cios” ra­di­ca­les. Eu­ge­nio Mon­zó pre­si­de la Cá­ma­ra de Dipu­tados. Fri­ge­rio tiene lí­nea di­rec­ta con los go­ber­na­do­res. Die­go San­ti­lli re­co­rre y cus­to­dia los te­rri­to­rios hu­mil­des de la CABA jun­to a Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta, de for­ma­ción desa­rro­llis­ta­pe­ro­nis­ta (ver no­ta so­bre la Vi­lla 31 en pá­gi­na 84). Al ca­bo de más de una dé­ca­da, los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les en la Ca­pi­tal Fe­de­ral só­lo con­fir­man que, allí, la “alian­za so­cial clá­si­ca del pe­ro­nis­mo” –am­plios sec­to­res po­bres + in­flu­yen­tes gru­pos aco­mo­da­dos– apo­ya a Ma­cri.

“Si los K na­cio­na­li­za­ron su es­que­ma san­ta­cru­ce­ño co­rrup­to, ¿por qué no va­mos a na­cio­na­li­zar el por­te­ño, que es­tá más a la vis­ta y es mo­derno?”, se en­tu­sias­ma un al­to fun­cio­na­rio de la ciu­dad.

En la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, el mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad, Cris­tian Ri­ton­do, y el de Pro­duc­ción, Joa­quín de la To­rre (ex in­ten­den­te de San Miguel), bus­can apo­yos elec­to­ra­les en­tre los “ba­ro­nes del co­n­ur­bano”. Sin ser­lo, Ma­ría Eu­ge­nia Vidal es la fi­gu­ra “más pe­ro­nis­ta” del grupo go­ber­nan­te. Su dis­cur­so de bue­nos mo­dos pe­ro con des­te­llos de du­re­za es­tá en­he­bra­do a ba­se de cloa­cas, ve­re­das, trans­por­te y lu­cha con­tra los nar­cos, lo cual le va­le el res­pal­do de ca­da día más ma­dres po­bres de­ses­pe­ra­das por el fla­ge­lo de la dro­ga. Du­rán Bar­ba y su equi­po mo­ni­to-

rean a dia­rio en­cues­tas y ma­pas del GBA, de mu­ni­ci­pios, de ba­rrios, de cua­dras casa por casa pa­ra di­rec­cio­nar el men­sa­je de cam­pa­ña. Mal no les va. Quie­ren más que na­da en el mun­do una “se­gun­da vuel­ta” con­tra CFK y, por qué no, que la ex pre­si­den­ta lle­gue como can­di­da­ta al 2019, ma­gu­lla­da.

“Pa­ra mu­chos com­pa­ñe­ros, el prin­ci­pal pro­ble­ma es el ta­pón que sig­ni­fi­ca Cris­ti­na. Y bueno, si la sa­can Vidal y Ma­cri... bienvenidos sean”, des­li­za un in­ten­den­te del se­gun­do cor­dón. El de­seo se ex­pan­de por el des­per­di­ga­do pe­ro­nis­mo a ni­vel na­cio­nal.

Pro­me­dian­do su se­gun­do man­da­to, Cris­ti­na com­ba­tió a las cor­po­ra­cio­nes sin­di­cal y ju­di­cial. Que­dó a mitad de ca­mino. Ma­cri quie­re lle­vár­se­los pues­tos a los tres. LA VI­DA POR PE­RÓN. Di­ce el po­li­tó- lo­go Ig­na­cio La­ba­qui, pro­fe­sor de la UCA: “El ma­cris­mo apren­dió a usar al­go muy pe­ro­nis­ta: el po­der del Es­ta­do. Ha­ce una cam­pa­ña or­ga­ni­za­da, les sa­ca el ju­go a las ne­ce­si­da­des del elec­to­ra­do po­pu­lar con ele­men­tos ma­te­ria­les: au­men­to de planes so­cia­les, “re­pa­ra­ción his­tó­ri­ca” a los ju­bi­la­dos, Me­tro­bús, én­fa­sis en la obra pú­bli­ca, lu­cha con­tra las ma­fias, edu­ca­ción... La si­tua­ción no es mu­cho me­jor aho­ra, pe­ro ahí po­ne el én­fa­sis Cam­bie­mos. El pe­ro­nis­mo no es de iz­quier­da, tiene un gran com­po­nen­te con­ser­va­dor. Una par­te del vo­to pue­de ir hacia Cam­bie­mos, sin ne­ce­si­dad de su­mar re­fe­ren­tes pe­ro­nis­tas de pe­so”.

Su­ma Hernán Camarero, ti­tu­lar de la cá­te­dra de His­to­ria Ar­gen­ti­na en la UBA: “Cam­bie­mos no tiene mu­cho que ver con las vie­jas for­mu­la­cio­nes de de­re­cha. Es lo más exi­to­so de es­te sec­tor en dé­ca­das, qui­zás el na­ci­mien­to de al­go muy no­ve­do­so. Una ‘de­re­cha’ con vo­tos po­pu­la­res. En­tien­den bas­tan­te de ha­cer po­lí­ti­ca des­de el Es­ta­do, que es ‘ha­cer pe­ro­nis­mo’: iden­ti­fi­car al enemi­go, coop­tar­lo, co­rrom­per­lo o de­mo­ler­lo. Pa­ra el pe­ro­nis­mo, la po­lí­ti­ca es gue­rra y el PRO se pu­so a la al­tu­ra. Ma­cri se pe­ro­ni­za, cons­tru­ye po­der y di­vi­de con­trin­can­tes. Al­go no me­nor: el po­der le gus­ta, lle­va diez años go­ber­nan­do y va por más”.

Des­li­za un se­na­dor del PJ: “El PRO tiene hoy la mi­ra­da in­te­li­gen­te, prag­má­ti­ca, am­plia, que tal vez el pe­ro­nis­mo per­dió, me­nos ideo­lo­gi­za­da pe­ro más real. Por ejem­plo: trabajó la ley de Emer­gen­cia So­cial con los mo­vi­mien­tos so­cia­les, fue a las vi­llas, quie­ren ha­cer pe­ro­nis­mo sin que se note”.

Re­ma­ta el his­tó­ri­co Ju­lio Bár­ba­ro: “El pe­ro­nis­mo es­tá an­te una en­cru­ci­ja­da. Pue­de ter­mi­nar como el ra­di­ca­lis­mo, sien­do ac­tor se­cun­da­rio de una alian­za más am­plia. Una par­te del pe­ro­nis­mo se fue a la de­re­cha y Ma­cri podría en­car­nar­lo”.

El pe­ro­nis­mo se ama­só en­tre vie­jos yri­go­ye­nis­tas y la­bo­ris­tas con pe­so sin­di­cal. Pe­rón los de­glu­tió al fu­sio­nar­los ba­jo su man­do. Mu­chos no pe­ro­nis­tas –o an­ti– qui­sie­ron ser Pe­rón. Fron­di­zi, con el Ge­ne­ral bien le­jos. Raúl Al­fon­sín des­de la fun­da­ción de un “ter­cer mo­vi­mien­to his­tó­ri­co” con una pa­ta sin­di­cal en el Encuentro de los Tra­ba­ja­do­res Ar­gen­ti­nos y pe­ro­nis­tas “re­no­va­do­res” al la­do. De la Rúa, en alian­za bo­ba con un gru­pe­te de pe­ro­nis­tas pro­gres. Has­ta el ge­no­ci­da Emi­lio Mas­se­ra se ha­bía pro­pues­to ser Pe­rón. To­dos fra­ca­sa­ron con rui­do en el in­ten­to de go­ber­nar a lar­go pla­zo “a pe­sar” del pe­ro­nis­mo. Ma­cri en­tien­de que la cues­tión es li­de­rar­lo, frag­men­tán­do­lo.

Los pe­li­gros ra­di­can en su es­ti­lo y en el triun­fo aún in­di­vi­sa­ble de su mo­de­lo eco­nó­mi­co. Es un je­fe am­bi­cio­so, pe­ro ce­rra­do, des­pec­ti­vo y exi­tis­ta. Sa­be que dis­cu­tir una re­for­ma la­bo­ral en me­dio de una eco­no­mía ad­ver­sa fue le­tal en el 2001. Y que un es­ca­so 35% de los vo­tos es po­ca co­sa. Más en­sue­ño que reali­dad, por el mo­men­to. Un ter­cio del país es­tá en la lo­na.

MOMUMENTO. El en­ton­ces can­di­da­to a Pre­si­den­te inau­gu­ró un ho­me­na­je al Ge­ne­ral en oc­tu­bre del 2015. Que­ría su­mar vo­tos.

LA SAN­TA. Vidal es cla­ve en el ar­ma­do PRO de la pro­vin­cia más pe­ro­nis­ta. El sec­tor pe­ro­nis­ta del Go­bierno ya pre­pa­ra las re­me­ras con­tra CFK.

2013 2015 2017 FPV Pro­gre­sis­tas Massa FPV Massa Cam­bie­mos Cam­bie­mos Uni­dad Ciu­da­da­na Jun­tos por 1País Fren­te Jus­ti­cia­lis­ta

IDAS Y VUEL­TAS. La mar­cha del 22 (der.), con el sin­di­ca­lis­mo di­vi­di­do, no fue tan nu­me­ro­sa como las an­te­rio­res. El Go­bierno, a lo Pe­rón, ju­gó a dis­ci­pli­nar a la CGT.

TA­PAS. NO­TI­CIAS ade­lan­tó la pe­ro­ni­za­ción de Ma­cri. La úl­ti­ma enojó a Gre­go­rio Dal­bón, abo­ga­do de CFK.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.