Gas­tón Por­tal:

De­di­ca­do a la fic­ción, elo­gia la ima­gen de su pa­dre pe­ro mar­ca di­fe­ren­cias. Las nue­vas for­mas de ver TV, con­di­cio­na­mien­tos y Ri­ver.

Noticias - - SUMARIO - MARIANO CA­SAS DI NARDO

de­di­ca­do a la fic­ción y con un pie en el ci­ne, elo­gia la ima­gen de su pa­dre pe­ro mar­ca di­fe­ren­cias. Ri­ver y el amor por su mu­jer e hi­jos.

En ple­na pan­de­mia me­diá­ti­ca, don­de las pla­ta­for­mas au­dio­vi­sua­les in­va­den la aten­ción de ca­da per­so­na, Gas­tón Por­tal se ale­ja por un ra­to de la te­le­vi­sión, pa­ra po­si­cio­nar­se fuer­te en Net­flix con su se­rie “La úl­ti­ma ho­ra”, don­de cuen­ta la his­to­ria de un si­ca­rio que ma­ta al mis­mo Re­né Fa­va­lo­ro. Ca­sa­do con Be­lén Lau­ren­ce, con quien tiene tres hi­jos (Olim­pia, Ga­la y León), el he­re­de­ro del con­tro­ver­ti­do Raúl Por­tal, se di­so­cia de su pri­mer ofi­cio de edi­tor pa­ra ha­blar en cru­do.

NO­TI­CIAS: A Te­le­fe no le in­tere­só su se­rie “Las 13 es­po­sas de Wil­son Fer­nán­dez” pe­ro lue­go Te­le­vi­sa le com­pró los de­re­chos. ¿Qué hu­bie­se su­ce­di­do si ATC re­cha­za­ba po­ner al ai­re “No­ti dor­mi”?

Gas­tón Por­tal: Mi vie­jo hi­zo co­sas que re­vo­lu­cio­na­ron la te­le­vi­sión. La te­le de hoy es im­pen­sa­da sin su apor­te y lo di­go sin que me tiem­ble el pul­so. Lo que pa­sa es que es un ti­po muy con­tro­ver­ti­do y por eso no tiene el apre­cio ni el re­co­no­ci­mien­to que se me­re­ce en el me­dio. NO­TI­CIAS: ¿Por qué no? Por­tal: Por­que cam­bió ab­so­lu­ta­men­te to­do. Aho­ra nin­gu­na sú­per idea la ven­dés si no fue rea­li­za­da an­tes en otro ca­nal, o si no fue com­pro­ba­da in­ter­na­cio­nal­men­te. En cam­bio, la te­le­vi­sión de fi­nes de los ‘80 bus­ca­ba la ori­gi­na­li­dad. Di­fe­ren­ciar­se del res­to. Ob­te­ner ra­ting pe­ro a ba­se de asom­brar a los es­pec­ta­do­res. Ha­bía mu­cha ex­pe­ri­men­ta­ción. No es ca­sua­li­dad que los programas que hoy son clá­si­cos, ha­yan na­ci­do con mi pa­dre como re­fe­ren­te.

NO­TI­CIAS: Su pa­dre acon­di­cio­nó el es­pa­cio pa­ra que Mar­ce­lo Ti­ne­lli triun­fa­ra.

Por­tal: El ho­ra­rio de la no­che no te­nía ra­ting. Y mi vie­jo con­si­guió que Ke­nia Sharp, que pa­ga­ba el es­pa­cio pa­ra pa­sar pe­lí­cu­las como hoy lo ha­cen los pas­to­res, le fi­nan­cie un pro­gra­ma en don­de con un mono

pa­sa­ba di­bu­ji­tos ani­ma­dos. Así na­ció “No­ti dor­mi”, en un rin­cón del ca­nal. Yo era el pro­duc­tor eje­cu­ti­vo del pro­gra­ma. NO­TI­CIAS: ¿Esa fue su es­cue­la?

Por­tal: Yo le ser­vía el ca­fé a Adol­fo Cas­te­lo. Fui pro­duc­tor eje­cu­ti­vo en “Se­ma­na­rio in­só­li­to”, don­de veía tra­ba­jar de cer­ca a Vir­gi­nia Han­glin y a Raúl Be­ce­rra, en­tre otros. Y a mi vie­jo cla­ro, que es la per­so­na más crea­ti­va que co­noz­co. Siem­pre es­tu­vo lo­co y lo di­go como vir­tud. Me crié vien­do el mun­do con él. Íba­mos a ba­res y ju­gá­ba­mos a in­ven­tar la vi­da de las per­so­nas que veía­mos. Mi vie­jo siem­pre fue un ni­ño y como yo era un ni­ño, éra­mos ami­gos.

NO­TI­CIAS: ¿Cree que de­fen­der a Ju­lio Cé­sar Gras­si en los me­dios lo per­ju­di­có?

Por­tal: Lo que sien­to de­cir so­bre eso es que con mi pa­dre te­ne­mos mil di­fe­ren­cias de to­do ti­po. Ideo­ló­gi­cas, po­lí­ti­cas y de for­mas. Pe­ro mi vie­jo me crió per­mi­tién­do­me di­sen­tir y eso es in­va­lo­ra­ble. Nun­ca ju­gó el jue­go del me­dio. Esa co­sa de de­cir lo co­rrec­to pa­ra caer bien, nun­ca le fue y lo va­lo­ro.

NO­TI­CIAS: Con su pro­duc­to­ra re­fun­dó la te­le­vi­sión con programas como “PNP”, “RSM” e “In­tra­ta­bles” y aho­ra di­ce que es­tá muer­ta.

Por­tal: La te­le­vi­sión ar­gen­ti­na ya mu­rió pe­ro na­die quie­re oler el ca­dá­ver. Es im­pen­sa­do que un chi­co hoy es­pe­re una ho­ra de­ter­mi­na­da pa­ra ver al­go. Ellos ven lo que quie­ren cuan­do quie­ren. Y eso se­rá así de aho­ra en más, aun­que mu­chos lo nie­guen. Pe­ro es­tá cla­ro que lo que no van a mo­rir son los con­te­ni­dos, de he­cho fal­tan, por­que ca­da vez hay más pla­ta­for­mas di­gi­ta­les, como YouTu­be, Net­flix, On De­mand, ce­lu­la­res, to­do.

NO­TI­CIAS: ¿Có­mo se le com­pi­te a las la­tas ex­tran­je­ras que ma­ne­jan un pre­su­pues­to muy su­pe­rior al ar­gen­tino?

Por­tal: Aho­ra no son com­pe­ten­cia por­que ya no se ma­ne­jan los mis­mos ho­ra­rios ni los mis­mos me­dios. An­tes sí, por­que ha­bía cua­tro ca­na­les y tu pro­gra­ma po­día ir a la mis­ma ho­ra que la te­le­no­ve­la me­xi­ca­na de la tar­de y era uno u otro. Hoy al­guien ve al­go en la te­le­vi­sión y su pa­re­ja o hi­jos, pue­den es­tar con su ta­blet vien­do otra co­sa.

NO­TI­CIAS: ¿Cuál fue su error con “Las 13 es­po­sas de Wil­son Fer­nán­dez” pa­ra que Te­le­fe se la re­cha­za­ra?

Por­tal: Yo es­toy con­ven­ci­do de que “Las 13 es­po­sas de Wil­son Fer­nán­dez” en Te­le­fe, en un ho­ra­rio noc­turno, la rom­pe. Pe­ro te pi­den fi­gu­ras y algunos pi­la­res na­rra­ti­vos que yo no con­ce­siono, en­ton­ces se pa­só por la Te­le­vi­sión Pú­bli­ca.

NO­TI­CIAS: ¿Us­ted tam­bién cree que hay ac­to­res que di­vi­den la pan­ta­lla?

Por­tal: No creo que nin­gún ac­tor di­vi­da na­da. Ni Pa­blo Echarri ni na­die. Pe­ro yo bus­co a los ac­to­res que sien­to que van a ir con el per­so­na­je crea­do. Ten­go una pro­duc­to­ra eje­cu­ti­va que an­te ca­da pro­yec­to se ve to­das las obras del tea­tro off, por­que siem­pre hay ac­to­res ver­sá­ti­les que uno des­co­no­ce. A Alberto Aja­ka lo vi ha­cien­do un “Ham­let” mo­derno y en­lo­que­cí. Lo que­ría en mi se­rie. NO­TI­CIAS: ¿Qué lo sa­ca del tra­ba­jo?

Por­tal: El fút­bol me sa­ca de to­do. Ir a la can­cha de Ri­ver me ha­ce fe­liz. Jue­go con ami­gos to­dos los miér­co­les. Soy un vo­lan­te de buen pie pe­ro la­bo­rio­so. De pe­gar y ras­par, pe­ro al fi­nal la pa­so re­don­da. Un Pon­zio podría ser.

NO­TI­CIAS: Cuan­do Ri­ver des­cen­dió, ima­gino que la fe­li­ci­dad la en­con­tra­ba tra­ba­jan­do.

Por­tal: No, al con­tra­rio. No lo to­mé a mal. Pa­ra mí fue una ex­pe­rien­cia in­tere­san­te. Hay que des­dra­ma­ti­zar el fút­bol. Dis­fru­té de ir a can­chas que des­co­no­cía, de via­jar por el in­te­rior del país.

NO­TI­CIAS: Tiene dos pe­lí­cu­las en pro­duc­ción.

Por­tal: El ci­ne no me ge­ne­ra mie­do. Si bien ten­go un re­co­rri­do en con­te­ni­dos te­le­vi­si­vos y lle­vo ya cin­co series, las mis­mas fue­ron tra­ba­ja­das como pe­lí­cu­las de tre­ce y ca­tor­ce ho­ras. Lo que me da el ci­ne es que al ser una ho­ra y me­dia de pe­lí­cu­la, me da más tiem­po pa­ra de­te­ner­me en ca­da es­ce­na.

NO­TI­CIAS: ¿Le tiene mie­do a la crí­ti­ca?

Por­tal: No, al con­tra­rio. Yo sa­lí de la FUC (Fun­da­ción Uni­ver­si­dad del Ci­ne) con la ca­ma­da de Da­mián Szi­frón, Ana Katz y Jaz­mín Stuart. Y creo, sin du­dar­lo, que si la te­le­vi­sión abier­ta le die­ra lu­gar a los gran­des ci­neas­tas que sur­gie­ron en los úl­ti­mos tiem­pos, se­ría una de las me­jo­res fic­cio­nes del mun­do. Szi­frón tu­vo su mo­men­to y así sur­gió “Los Si­mu­la­do­res”, pe­ro por pro­ble­mas de di­ne­ro, hoy ce­rra­ron to­das las puer­tas. Es una pi­car­día que Pa­blo Tra­pe­ro o Lu­cre­cia Mar­tel no es­tén ha­cien­do fic­ción.

NO­TI­CIAS: Us­ted lo tiene que sa­ber, fue ge­ren­te de pro­gra­ma­ción de Amé­ri­ca.

Por­tal: Exac­to y en­ten­dí lo di­fí­cil que es ma­ne­jar ese lu­gar. El car­go ne­ce­si­ta so­lu­cio­nes eco­nó­mi­cas, no ries­gos. Pe­ro por eso sé que otros ca­na­les tie­nen más li­ber­ta­des y pre­su­pues­tos, y aún así, cie­rran puer­tas.

NO­TI­CIAS: Y lle­gó a Net­flix con su se­rie “La úl­ti­ma ho­ra”.

Por­tal: La hi­ce pen­san­do en ser agra­de­ci­do con quien pon­ga el pre­su­pues­to, sin sa­ber por qué pla­ta­for­ma iba a mos­trar­se, e in­tere­sán­do­me en el con­te­ni­do. A mí, las fór­mu­las no me fun­cio­nan, por­que to­do lo que hi­ce exi­to­so, lo hi­ce pen­san­do des­de mí, crean­do ba­jo mi per­cep­ción y en lo que sien­to que irá bien. Cuan­do re­pe­tí axio­mas, fra­ca­sé.

NO­TI­CIAS: Da­niel Aráoz es el si­ca­rio Ro­dión, una es­pe­cie de ven­ga­dor anó­ni­mo.

Por­tal: Ro­dión es un su­per­hé­roe mo­derno. Un si­ca­rio ex­tra­ño. Por­que no es frío, quie­re con­tac­to con la víc­ti­ma y em­pa­ti­za en esa úl­ti­ma ho­ra an­tes de ma­tar­lo, no por sá­di­co sino por re­tor­ci­do. En mis series na­die es bueno o ma­lo, to­dos son las dos co­sas. Pe­ro no ma­ta só­lo a ma­los. Él ma­ta a Re­né Fa­va­lo­ro, que en la se­rie se lla­ma Doc­tor Do­pé­li­co, que si bien se sui­ci­dó, te­nía pro­ble­mas con el te­ma del Pa­mi y es­ta­ba muy pre­sio­na­do. Y ese ca­pí­tu­lo, es su úl­ti­ma ho­ra mien­tras es­cri­be las cartas, don­de ex­pli­ca que la cul­pa es ma­te­rial.

NO­TI­CIAS: ¿Ro­dión es por la no­ve­la de Dos­toievs­ki, “Cri­men y cas­ti­go”?

Por­tal: Sí. Y ex­pli­ca del li­bro tam­bién, que cuan­do un asesino ma­ta a al­guien, se lle­va al­go in­tan­gi­ble de esa per­so­na. Ro­dión es cul­po­so, por eso les ofre­ce a sus víc­ti­mas con­cre­tar sus de­seos o sue­ños, en esa úl­ti­ma ho­ra de vi­da. Tam­bién ma­ta al ar­qui­tec­to ar­gen­tino más fa­mo­so.

NO­TI­CIAS: ¿Cuan­do su mu­jer vio “La úl­ti­ma ho­ra”, no lo mi­ró de reojo?

Por­tal: Vio el ca­pí­tu­lo don­de to­dos los si­ca­rios co­men un asa­do. Cuan­do ter­mi­nó, se acer­có y me di­jo “ad­mi­ro que te to­mes la li­ber­tad de ha­cer es­to por­que es im­po­si­ble ima­gi­nar­lo; y que te ex­pon­gas a que te ha­la­guen pe­ro tam­bién a que te cri­ti­quen”.

Es im­pen­sa­do hoy que un chi­co es­pe­re una ho­ra de­ter­mi­na­da pa­ra ver al­go. Pe­ro es­tá cla­ro que no van a mo­rir los con­te­ni­dos, por­que ca­da vez hay más pla­ta­for­mas di­gi­ta­les.

FO­TOS: MAR­CE­LO ESCAYOLA,

PA­SIÓN. Jun­to al pe­que­ño León, "mi­llo­na­rio" como él. "No to­mé a mal el des­cen­so de Ri­ver. Hay que des­dra­ma­ti­zar el fút­bol".

FO­TOS: MAR­CE­LO ESCAYOLA.

CRÍ­TI­CAS. "Si la TV abier­ta le die­ra lu­gar a los ci­neas­tas, se­ría una de las me­jo­res del mun­do. Pe­ro por pro­ble­mas de di­ne­ro, hoy ce­rra­ron las puer­tas".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.