Cum­bre en Ale­ma­nia:

En el Fo­ro de Lin­dau, ca­te­drá­ti­cos y eco­no­mis­tas ana­li­za­ron la po­si­ción de Ar­gen­ti­na en ex­clu­si­va pa­ra NO­TI­CIAS.

Noticias - - SUMARIO -

va­rios premios No­bel en Eco­no­mía se reunie­ron pa­ra ha­blar de có­mo se­rá el fu­tu­ro en el área. El pa­pel de la ro­bó­ti­ca.

Des­de 1951, en una is­la de ca­sas de tres pi­sos y te­chos de te­jas del sur de Ale­ma­nia, Lin­dau, so­bre el La­go Cos­tan­za, se reúnen to­dos los años los ga­na­do­res de los No­bel de de­ter­mi­na­das dis­ci­pli­nas. Es­te año to­có el turno de la eco­no­mía y así es que lle­ga­ron has­ta aquí 17 pre­mia­dos pa­ra com­par­tir cua­tro días de clases, char­las, pic- pic-nic nic y bai­le con 350 jó­ve- nes co­le­gas de 66 paí­ses, in­clui­do un ar­gen­tino lla­ma­do Pe­dro De­gio­van­ni. Los No­bel ex­pu­sie­ron so­bre de­sigual­dad, po­lí­ti­cas mo­ne­ta­ria y fis­cal tras la cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal de 2008, con­tra­tos y otros asun­tos, y un grupo ana­li­zó la Ar­gen­ti­na pa­ra NO­TI­CIAS.

El nor­te­ame­ri­cano Da­niel McFad­den, pro­fe­sor de Ber­ke­ley ga- lar­do­na­do en 2000, fue uno de los po­cos que se di­jo en­te­ra­do de la eco­no­mía Ar­gen­ti­na. La vi­si­tó ha­ce sie­te años. “La Ar­gen­ti­na tiene una lar­ga his­to­ria de po­pu­lis­mo, lo que no siem­pre ayu­da a la pros­pe­ri­dad de un país. Es di­fí­cil ser un em­pren­de­dor en la Ar­gen­ti­na por­que es un en­torno en el que no sa­bes lo que el Go­bierno ha­rá. Aho­ra, des­de una pers­pec­ti­va

in­ter­na­cio­nal, tie­nen un pre­si­den­te muy de cen­tro, que es­tá en­fo­ca­do en lo que se ne­ce­si­ta pa­ra ha­cer tra­ba­jar bien el mo­tor eco­nó­mi­co. Si con­si­gue apo­yo po­pu­lar, ten­drá una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra even­tual­men­te in­clu­so ayu­dar a la gen­te que aho­ra lo re­cha­za y es­tá preo­cu­pa­da de per­der be­ne­fi­cios. Pe­ro es di­fí­cil en la Ar­gen­ti­na man­te­ner el apo­yo po­lí­ti­co cuan­do vas en con­tra de la vie­ja ideo­lo­gía po­pu­lis­ta que es­tu­vo pre­sen­te en el país por mu­cho tiem­po. Es un país con tan­to po­ten­cial, muy que­ri­do, pe­ro eco­no­mis­tas y po­lí­ti­cos no en­cuen­tran a ve­ces el ca­mino”, ana­li­za McFad­den.

FU­TU­RO. El economista, que el año pa­sa­do fir­mó una car­ta jun­to a otros No­bel con­tra la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de Do­nald Trump, ad­vier­te que son “ma­los tiem­pos” pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca. “Bra­sil es­tá en gran­des y pro­fun­dos pro­ble­mas. Cuan­do vi­si­té la Ar­gen­ti­na, el Go­bierno es­ta­ba re­ci­bien­do tan­tos in­gre­sos de la ex­por­ta­ción de so­ja a Chi­na que po­día ex­pan­dir el gas­to, pe­ro yo le di­je a la gen­te que me in­vi­tó (Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires): ‘Es­tos mer­ca­dos de ma­te­rias pri­mas suben y ba­jan, no de­be­rían pre­su­pues­tar a lar­go pla­zo a par­tir de la asun­ción de que la so­ja va a con­ti­nuar va­lien­do mu­cho pa­ra siem­pre’. Y a par­tir de la cri­sis fi­nan­cie­ra mun­dial se fue­ron ca­yen­do los pre­cios y la Ar­gen­ti­na tu­vo pro­ble­mas en los úl­ti­mos tres años. Es­toy con­ten­to de que aho­ra es­tá re­cu­pe­rán­do­se, pe­ro es du­ro. Con­ti­núa sien­do un pro­ble­ma que en los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos la pros­pe­ri­dad es­tá de­ma­sia­do ba­sa­da en ma­te­rias pri­mas, que es­tán su­je­tas a la vo­la­ti­li­dad en los mer­ca­dos glo­ba­les. Bra­sil es un ca­so di­fe­ren­te: tiene una bue­na ba­se in­dus­trial. Pa­re­cie­ra que los bra­si­le­ños son sus pro­pios enemi­gos. Ve­ne­zue­la es un ca­so muy desafian­te: la caí­da del pre­cio del pe­tró­leo arrui­nó la opor­tu­ni­dad de te­ner un go­bierno sos­te­ni­ble de iz­quier­da y sus re­sul­ta­dos no fun­cio­nan. Hay mu­cha pre­sión en Es­ta­dos Uni­dos so­bre Ve­ne­zue­la y la Ar­gen­ti­na, creo que es una pre­sión fue­ra de lu­gar, pe­ro de­ben en­con­trar un ca­mino sos­te­ni­ble”.

El es­ta­dou­ni­de­se Ro­ger Myer­son, pro­fe­sor de Chica­go, vi­si­tó la Ar­gen­ti­na en 2009, dos años des­pués de re­ci­bir el pre­mio, por in­vi­ta­ción de la Uni­ver­si­dad Tor­cua­to Di Te­lla. Recuerda que fun­cio­na­rios del Ban­co Cen­tral ar­gen­tino, en­ton­ces pre­si­di­do por Mar­tín Re­dra­do, se jac­ta­ban de te­ner mu­cha ex­pe­rien­cia en ma­ne­jar cri­sis como la que en­fren­ta­ban sus pa­res de Es­ta­dos Uni­dos. Myer­son só­lo ha­bla de La­ti­noa­mé­ri­ca en ge­ne­ral: “Ha ha­bi­do un in­cre­men­to no­ta­ble de la de­mo­cra­cia en ge­ne­ral en los úl­ti­mos 40 o 50 años, pe­ro tam­bién ha ha­bi­do una mejora en la de­mo­cra­cia mu­ni­ci­pal. El desa­rro­llo

INFOGRAFÍAS: FRANANDO SAN MAR­TÍN. FO­TOS: CEDOC.

LÍ­DE­RES. El no­bel Pe­ter Dia­mond char­la dis­ten­di­do con un grupo de es­tu­dian­tes. Eco­no­mis­tas lau­rea­dos y jó­ve­nes par­ti­ci­pa­ron de la reunión en Lin­dau, Ale­ma­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.