El gran dra­ma de Sha­kes­pea­re:

La se­ma­na pró­xi­ma, la Co­lec­ción de Clá­si­cos de NO­TI­CIAS lle­ga a los kios­cos con Ham­let.

Noticias - - SUMARIO -

la se­ma­na pró­xi­ma, la Co­lec­ción de Clá­si­cos de NO­TI­CIAS lle­ga a los kios­cos con Ham­let.

Es­to

pue­de re­sul­tar ex­tra­ño pa­ra nues­tra men­ta­li­dad mo­der­na, pe­ro el he­cho es que, aun­que era un ma­go de las pa­la­bras, un ver­da­de­ro su­per­do­ta­do, Wi­lliam Sha­kes­pea­re (1564-1616) no es­cri­bió ni una so­la de las lí­neas de sus 35 co­me­dias, tra­ge­dias ni pie­zas so­bre his­to­ria in­gle­sa pa­ra que lo lean. Es­cri­bió pa­ra que lo re­ci­ten en voz al­ta, y so­bre to­do pa­ra que lo re­pre­sen­ten. “La tragedia de Ham­let, prín­ci­pe de Di­na­mar­ca” lle­va más de cua­tro si­glos so­bre los es­ce­na­rios del mun­do en­te­ro, y des­de que se in­ven­ta­ron las pan­ta­llas pa­re­ce que la for­mi­da­ble fas­ci­na­ción que ejer­ce en­con­tró un so­por­te fér­til pa­ra to­da suer­te de re­in­ter­pre­ta­cio­nes, gui­ños, pa­ro­dias y has­ta spin offs.

Ya en los tiem­pos del ci­ne mu­do hu­bo va­rios Ham­lets, como el que hi­zo Sa­rah Bern­hardt ves­ti­da de hom­bre (1900). Los más mains­tream fue­ron el de Lau­ren­ce Oli­vier (1948, ga­na­dor del Ós­car), el de Mel Gib­son, di­ri­gi­do por Franco Zef­fi­re­lli (1990), y el de Ri­chard Bur­ton (1964), que en reali­dad es la fil­ma­ción de una pues- ta en Broad­way. Ese mis­mo año, en la te­le­vi­sión ar­gen­ti­na el Ham­let de Al­fre­do Al­cón emi­ti­do por Ca­nal 13 ba­tió ré­cords de au­dien­cia, con unos 50 pun­tos de ra­ting.

Hu­bo Ham­lets sú­per eli­tis­tas, em­pe­zan­do por el del di­rec­tor ru­so Gri­go­ri Ko­zin­tsev (“Gam­let”, 1964), pa­ra mu­chos la más sol­ven­te adap­ta­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca del uni­ver­so sha­kes­pea­riano, y si­guien­do por el muy am­bi­cio­so del bri­tá­ni­co Ken­neth Bra­nagh (1996), que si bien si­túa la tra­ma en el si­glo XIX res­pe­ta el tex­to ori­gi­nal com­ple­to, con lo cual su film du­ra 4 ho­ras.

Na­da que ver con los Ham­lets bor­der, como el del di­rec­tor fin­lan­dés Aki Kau­ris­ma­ki, que es el ac­cio­nis­ta ma­yo­ri­ta­rio de un po­de­ro­so grupo em­pre­sa­rial que de­ci­de fa­bri­car pa­ti­tos de go­ma en la Helsinki ac­tual (1987); el del nor­te­ame­ri­cano Mi­chael Al­me­rey­da, pro­ta­go­ni­za­do por Ethan Haw­ke, es el ul­tra mo­derno he­re­de­ro de la mul­ti­na­cio­nal tec­no­ló­gi­ca Den­mark Cor­po­ra­tion (2000); y el aún más ex­tre­mo de la se­rie “Sons of Anarchy” es­tá me­ti­do en una ban­da

de mo­to­ci­clis­tas ca­li­for­nia­nos que tra­fi­can ar­mas (durante sie­te tem­po­ra­das, de 2008 a 2014). Hu­bo has­ta un Ham­let de Matt Groe­ning, en un ca­pí­tu­lo de­li­ran­te de “Los Sim­pson”. Y si­guien­do con las ani­ma­cio­nes, “El rey león”, la pe­lí­cu­la de Dis­ney, y el vi­deo­jue­go “Fi­nal Fan­tasy XV” ba­san sus ar­gu­men­tos en es­ta his­to­ria.

Que, como es evi­den­te, tiene la ca­pa­ci­dad de ser for­ma­tea­da pa­ra tan­tos seg­men­tos de pú­bli­co que ins­pi­ró in­clu­so al ita­liano Lu­ca Da­miano pa­ra fil­mar “Am­le­to, per amo­re di Op­he­lia” (1996), una ver­sión en vi­deo, su­ma­men­te li­bre y por­no­grá­fi­ca.

AL­GO HUE­LE A PO­DRI­DO EN TO­DAS PAR­TES. “Te ju­ro que a to­dos los que te hi­cie­ron es­to… ¡los voy a ha­cer mier­da!”. Fue­ron las pa­la­bras de Má­xi­mo Kirch­ner fren­te al ataúd de su pa­dre en el ve­la­to­rio se­cre­to en el Sur, se­gún Ce­fe­rino Rea­to, au­tor de “Sal­vo que me mue­ra an­tes”. Pue­de que no to­dos sea­mos prín­ci­pes da­ne­ses ni he­re­de­ros de un cri­men fa­mi­liar que re­cla­ma jus­ti­cia, pe­ro los con­flic­tos uni­ver­sa­les im­plí­ci­tos en las his­to­rias clá­si­cas son los que las ha­cen, pre­ci­sa­men­te, clá­si­cas.

El com­ple­jo y su­cu­len­to Ham­let de Sha­kes­pea­re des­plie­ga al­gu­nas de las peo­res emo­cio­nes hu­ma­nas en es­ta­do pu­ro: mie­do, du­da, sed de ven­gan­za, ho­rror, amor en­fer­mi­zo, trai­ción, de­ses­pe­ra­ción, pa­rá­li­sis, lo­cu­ra. Alrededor de esos tó­pi­cos es­tá cons­trui­da es­ta obra que des­de su es­treno, cer­ca de 1602, fue es­tu­dia­da, in­da­ga­da y di­sec­cio­na­da des­de la óp­ti­ca de to­do ti­po de dis­ci­pli­nas. En el aná­li­sis de Freud, por ejem­plo, lo úni­co que pue­de ex­pli­car el tor­men­to in­terno del pro­ta­go­nis­ta –como no po­día ser de otra for­ma– es un re­pri­mi­do de­seo se­xual por la ma­dre. En la lec­tu­ra de La­can, las pe­cu­lia­res es­truc­tu­ras de su ma­ne­ra de ha­blar son las que de­ve­lan có­mo se di­ri­ge pau­la­ti­na­men­te hacia la psi­co­sis.

Aque­llos a quie­nes só­lo les im­por­ta la poé­ti­ca, en efec­to, dis­tin­guen en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.