Mú­si­ca:

Ravi Col­tra­ne de­bu­tó en nues­tro país al fren­te de un cuar­te­to en una sa­la Sin­fó­ni­ca del CCK col­ma­da.

Noticias - - SUMARIO -

Ravi Col­tra­ne de­bu­tó en nues­tro país al fren­te de un cuar­te­to en una sa­la Sin­fó­ni­ca del CCK col­ma­da.

Al­guien le pu­so ese ró­tu­lo de prín­ci­pe di­vino; y la car­ga pue­de ser es­ti­mu­lan­te o muy pe­sa­da a la vez. Aun­que, in­ten­tan­do ser po­li­teís­tas, po­dría­mos de­cir que es el por­ta­dor de los ge­nes de uno de los mu­chos dio­ses que nos va de­jan­do la mú­si­ca a lo lar­go del tiem­po. Ravi Col­tra­ne es el se­gun­do hi­jo de la pia­nis­ta Ali­ce y del eterno sa­xo­fo­nis­ta John Col­tra­ne, sin du­das uno de los pa­dres de esa cria­tu­ra que to­da­vía lla­ma­mos jazz mo­derno. Na­ció en Long Is­land ha­ce 52 años; y se crió y se for­mó muy bien en es­cue­las y uni­ver­si­da­des ca­li­for­nia­nas. Eli­gió el mis­mo ins­tru­men­to que su pa­dre (al que prác­ti­ca­men­te no co­no­ció) y su­mó el cla­ri­ne­te y el sa­xo so­prano, y una ta­rea como pro­duc­tor que ha lle­va­do ade­lan­te pa­ra dis­cos de otros co­le­gas. Así lle­gó al que fue su de­but en Bue­nos Aires: “Es la pri­me­ra vez que ven­go a la Ar­gen­ti­na, pe­ro aho­ra quie­ro vol­ver una vez por año”, di­jo con un en­tu­sias­mo de no so­nó de­ma­gó­gi­co. Y aun­que mu­chos bus­ca­ron la hue­lla del pro­ge­ni­tor en su mo­do de to­car y de im­pro­vi­sar o en su so­ni­do –y es cier­to que por mo­men­tos esa he­ren­cia pue­de ras­trear­se–, lo real es que ha­ce tiem­po que de­jó de ser “el hi­jo de” pa­ra con­ver­tir­se en un mú­si­co in­tere­san­te; y so­bre to­do, muy per­so­nal. Su úl­ti­mo dis­co es “Spi­rit Fic­tion” de 2012 y ade­más fue par­te de “In mo­ve­ment” con Jack DeJoh­net­te y Matt­hew Ga­rri­son de 2016. Pe­ro pre­fi­rió ofre­cer al pú­bli­co ar­gen­tino un re­per­to­rio que no es­tá en sus ál­bu­mes. Hi­zo una per­for­man­ce atre­vi­da en su len­gua­je. Pa­só por “hard­bop”, el “post-bop”, las ba­la­das, lo afro­ame­ri­cano en una suer­te de chacarera y el funk, y ro­zó los lí­mi­tes del free-jazz. No es de los que se enamo­ran de las me­lo­días; po­dría­mos de­cir que al con­tra­rio. Lo que im­por­ta en él, más que la elec­ción de los te­mas es su rea­li­za­ción. Y lo mos­tró es­ta vez a tra­vés de com­po­si­cio­nes pro­pias, de James Bla­ke, de Ralph Ales­si o de algunos de sus com­pa­ñe­ros de grupo. Ravi es el lí­der in­dis­cu­ti­ble de es­te pro­yec­to de cuar­te­to y un gran vir­tuo­so del sa­xo. Tiene un buen sos­tén en el con­tra­ba­jo del tam­bién com­po­si­tor Dez­ron Dou­glas. Pe­ro los pla­tos fuer­tes es­tán en su tre­men­do pia­nis­ta cu­bano David Vi­re­lles y en el muy per­so­nal ba­te­ris­ta de Fi­la­del­fia Jon­hat­han Bla­ke. El bis fue pa­ra “Count­down”, un te­ma de su pa­dre de 1960; y, con eso, la sa­la ex­plo­tó des­pués de un muy buen con­cier­to que no ha­bía si­do pre­ci­sa­men­te ap­to pa­ra oí­dos pe­re­zo­sos.

RAVI COL­TRA­NE. Ofre­ció un re­per­to­rio que no es­tá en sus ál­bu­mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.