Li­bros:

“La hi­ja del crip­tó­gra­fo”, de Pablo De San­tis. Pla­ne­ta, 390 págs. $ 390.

Noticias - - SUMARIO -

“La hi­ja del crip­tó­gra­fo”, de Pablo De San­tis.

Laúl­ti­ma no­ve­la de Pablo De San­tis es, sal­vo error u omi­sión, la más ex­ten­sa que ha es­cri­to: ca­si 400 pá­gi­nas. Ade­más, ba­jo la apa­rien­cia de con­cen­trar­se en un cam­po que le es ca­ro, el de la in­tri­ga y el mis­te­rio, pe­ne­tra en una zo­na his­tó­ri­ca, el en­fren­ta­mien­to en­tre gue­rri­lla y ejér­ci­to y la dic­ta­du­ra mi­li­tar de los años ’70, que al pro­ta­go­nis­ta, Mi­guel Do­rey, le co­bró, co­mo a tan­ta otra gente, in­clui­do el au­tor, su li­bra de car­ne per­so­nal.

Cuan­do lle­ga ese tra­mo, ya pro­me­dia­do el li­bro, hay una ori­gi­na­li­dad do­ble. Por una par­te no se es­qui­va la ma­te­ria de tan­to li­bro so­bre el pe­río­do (la re­pre­sión, la tor­tu­ra, los se­cues­tros), aun­que el tex­to los ma­ne­ja con ejem­plar dis­cre­ción. Por otra, De San­tis de­ja asen­ta­da, con la mis­ma dis­tan­cia an­te el me­lo­dra­ma, y el mis­mo ri­gor, su vi­sión es­cép­ti­ca y crí­ti­ca de la mi­li­tan­cia y di­ri­gen­cia de iz­quier­da.

La crea­ción mi­nu­cio­sa y só­li­da­men­te an­cla­da de la zo­na de enig­ma y la­be­rin­tos se sos­tie­ne en al­go que pa­ra él es ya una pro­fe­sión. Re­pi­te y has­ta ahon­da el mo­do en que sue­le cons­truir­la con un re­gis­tro de los da­tos mí­ni­mos del pa­sa­do (mar­cas, ju­gue­tes, tra­mos es­pe­cí­fi­cos de ciu­da­des, pue­blos o ba­rrios, tics de lenguaje ver­bal) a la vez me­mo­rio­so y evo­ca­ti­vo. Co­mo siem­pre, hay afo­ris­mos di­ver­sos y re­cor­da­bles: “Lo que se anun­cia lar­ga­men­te siem­pre nos to­ma por sor­pre­sa. Só­lo es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra lo ines­pe­ra­do”. “Vi­vir afue­ra era co­mo es­tar en un mun­do don­de las co­sas por más que tu­vie­ran vo­lu­men y pe­so, pa­re­cían a pun­to de des­apa­re­cer”.

Abun­dan los nom­bres un po­co ex­tra­ños, des­de el Mi­guel Do­rey que na­rra, pa­san­do por el ve­te­rano y ex­cén­tri­co Eze­quiel Co­li­na Ross (una fi­gu­ra mí­ti­ca frus­tra­da), has­ta Ale­xan­der Mal­dany, o Víc­tor Cra­mer (no Kra­mer), lí­der de la “in­va­sión” del Círcu­lo de Crip­tó­gra­fos de Buenos Aires, que lo sa­ca­rá de la de­di­ca­ción en­tre ama­teur y “fan” pa­ra su­mer­gir­lo en la ás­pe­ra his­to­ria.

El hi­lo ro­jo, sin em­bar­go, es una mu­jer: Eleo­no­ra, con ape­lli­do fin­gi­do y otro real (o tal vez no tan­to). Su fi­gu­ra apa­re­ce po­co, pe­ro al fin se im­po­ne co­mo el mis­te­rio cen­tral, que in­clu­ye la trai­ción. En el último cuar­to del tex­to se ade­lan­ta pa­ra im­po­ner­se. En esa zo­na fi­nal hay va­rias vuel­tas de tuer­ca, tal vez al­gu­na de más, pe­ro el lec­tor sos­pe­cha que en par­te se de­be a que a De San­tis le cuesta aban­do­nar ese mun­do más cer­cano al real que el de otros de sus li­bros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.