Res­tau­ran­tes: Ali­cia. En­tra­das fres­cas y mo­der­nas, am­plio aba­ni­co para los prin­ci­pa­les y de pos­tre el im­per­di­ble volcán de dul­ce de le­che y ba­na­na gri­lla­da.

Noticias - - SUMARIO -

Ali­cia. Asun­ción 4102, Vi­lla De­vo­to.4501-7226 / 4502-6369. Co­ci­na mo­der­na/me­di­te­rrá­nea. De lu­nes a jue­ves de 8 a 24. Vier­nes a do­min­go de 8 a 2. Tar­je­tas. Pre­cio pro­me­dio a la car­ta $ 500.

Bue­nos Aires es una ciu­dad in­men­sa, con in­con­ta­bles res­tau­ran­tes y ba­res. Pro­pues­tas para to­dos los gustos en los lu­ga­res de mo­da y en los po­los gas­tro­nó­mi­cos co­no­ci­dos. Pe­ro tam­bién al­gu­nas per­li­tas por las que va­le la pe­na to­mar nue­vas ru­tas y sa­lir de los cir­cui­tos de siem­pre. El res­tau­ran­te Ali­cia es uno de esos ca­sos. In­men­sa es­qui­na, en pleno Vi­lla De­vo­to, uno de los ba­rrios más lin­dos y tra­di­cio­na­les.

Ali­cia im­pac­ta a pri­me­ra vis­ta, con una ar­qui­tec­tu­ra que co­se­chó pre­mios in­ter­na­cio­na­les. Es­tá lle­na de de­ta­lles que re­cuer­dan a un bar neo­yor­quino, a pa­sos de la es­ta­ción y la pla­za de De­vo­to. Mu­cha luz na­tu­ral, si­llas có­mo­das y me­sas de ma­de­ra, te­chos al­tí­si­mos y gran­des es­pa­cios.

En la co­ci­na, el chef Cris­tian Ale­gre, ba­jo la di­rec­ción de Ab­da­la Ghi­says, pre­sen­ta una car­ta de sa­bo­res tra­di­cio­na­les con la crea­ti­vi­dad pues­ta en las coc­cio­nes y las guar­ni­cio­nes. Las en­tra­das son fres­cas y mo­der­nas, co­mo la bu­rra­ta con rú­cu­la, ja­món cru­do y chut­ney de man­go; los lan­gos­ti­nos pan­co con gua­ca­mo­le y pe­que­ñas are­pas; o la en­sa­la­da de qui­noa con ka­le, to­fu y ga­jos de na­ran­ja.

Para los prin­ci­pa­les, el aba­ni­co es am­plio. Des­de ribs con bar­ba­coa, ojo de bi­fe y en­tra­ña (uno de los pre­fe­ri­dos de los ha­bi­tua­les), ri­sot­to de hon­gos o de mar, ra­vio­lo­nes de cor­de­ro bra­sea­do o sal­món chi­leno.

Entre los pos­tres, el im­per­di­ble es el volcán de dul­ce de le­che con he­la­do de co­co y ba­na­na gri­lla­da. To­da la pas­te­le­ría es ar­te­sa­nal. Hay va­rie­dad de tor­tas, tan­to para la me­rien­da co­mo para los desa­yu­nos, por­que Ali­cia abre to­dos los días des­de las 8 de la ma­ña­na.

La car­ta de vi­nos es co­rrec­ta, con eti­que­tas tra­di­cio­na­les y de bo­de­gas bou­ti­que, de esas que va­le la pe­na pro­bar para in­no­var y co­no­cer.

Du­ran­te la noche, el am­bien­te se trans­for­ma: las ve­las, la luz te­nue y los es­pa­cios al ai­re li­bre com­ple­men­tan la ex­pe­rien­cia. Re­cuer­de re­ser­var por­que sue­le es­tar muy con­cu­rri­do. Sin du­da, Ali­cia es uno de esos lu­ga­res para vol­ver, aunque ha­ya que ale­jar­se un po­co de las ru­tas co­no­ci­das.

LO ME­JOR DE DE­VO­TO. En­tra­das fres­cas y mo­der­nas, am­plio aba­ni­co para los prin­ci­pa­les y de pos­tre el im­per­di­ble volcán de dul­ce de le­che y ba­na­na gri­lla­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.