Ame­na­za en Catamarca: el es­po­so de la go­ber­na­do­ra Cor­pac­ci y so­brino de Ali­cia Kirch­ner ha­bría in­ti­mi­da­do a un ex di­rec­ti­vo de una em­pre­sa mi­ne­ra del Estado. La de­nun­cia y el co­rreo.

El so­brino de Ali­cia K ha­bría ame­na­za­do a un ex di­rec­ti­vo de una em­pre­sa es­ta­tal.

Noticias - - SUMARIO - CAR­LOS CLAÁ @car­los­claa

Ape­nas du­ró on­ce me­ses Fer­nan­do Mu­se­lla co­mo vi­ce­pre­si­den­te de CAMYEN SE (Catamarca Mi­ne­ra y Ener­gé­ti­ca, So­cie­dad del Estado). “Vi tan­tas irre­gu­la­ri­da­des que le di­je a la go­ber­na­do­ra Lu­cía Cor­pac­ci que pre­sen­ta­ba mi re­nun­cia in­de­cli­na­ble”, le cuen­ta a NO­TI­CIAS. Pe­ro nun­ca ima­gi­nó el cal­va­rio que se le ven­dría en­ci­ma des­de mar­zo del 2016, cuan­do hi­zo efec­ti­vo su re­ti­ro.

Co­men­zó a in­ter­cam­biar mails con Án­gel de Je­sús Mer­ca­do, el ma­ri­do de la go­ber­na­do­ra y so­brino del fa­lle­ci­do Ar­man­do “Bom­bón” Mer­ca­do, es­po­so de Ali­cia Kirch­ner. Si bien no era di­rec­ti­vo de la em­pre­sa, en Catamarca lo sin­di­can co­mo quien to­ma to­das las de­ci­sio­nes en ma­te­ria de mi­ne­ría. Tiene, in­clu­so, ofi­ci­nas en la se­de del CAMYEN.

Para Mu­se­lla, la tor­men­ta se desata­ría tras un mail en el que le ex­pli­có a Mer­ca­do el mo­ti­vo de su re­nun­cia. La res­pues­ta, que se pue­de ver en esta no­ta, fue con­tun­den­te: “¿Qué ha­ría yo en tu lu­gar? Que­dar­me ca­lla­di­to la bo­ca y no po­ner en ries­go tu vi­da, la de tus hi­jos y la de to­da tu fa­mi­lia. Ade­más re­cor­dá mi lle­ga­da a la Cor­te, fis­ca­les, a los dia­rios. Vos per­dés”.

El mail sa­lió del co­rreo per­so­nal de Mer­ca­do: eso es ad­mi­ti­do por el presunto ame­na­za­dor. Sin em­bar­go, el ma­ri­do de la go­ber­na­do­ra nie­ga ha­ber­lo re­dac­ta­do: “Me hac­kea­ron. De he­cho, de­nun­cié an­te la Uni­dad de Ci­ber­de­lin­cuen­cia del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fis­cal que eso no lo es­cri­bí yo. Aho­ra de­ja­ré que ellos ac­túen”, se defiende an­te la con­sul­ta de NO­TI­CIAS.

Tras re­ci­bir ese mensaje, Mu­se­lla de­ci­dió ini­ciar ac­cio­nes pe­na­les con­tra Mer­ca­do y pe­dir cus­to­dia po­li­cial. Pe­ro el miér­co­les 8 de no­viem­bre to­do cam­bia­ría: le lle­gó un ofi­cio en el que des­es­ti­ma­ban la de­nun­cia, sin dar­le los ar­gu­men­tos. Y, por lo tan­to, le re­ti­ra­ban la cus­to­dia.

De­ses­pe­ra­do, se co­mu­ni­có con el en­torno de la dipu­tada Eli­sa Ca­rrió para con­tar­le su si­tua­ción y las di­ver­sas irre­gu­la­ri­da­des de las em­pre­sas mi­ne­ras de Catamarca. Lo­gró con­tac­tar­se, ade­más, con el mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad de Pa­tri­cia Bull­rich para pe­dir­les que ga­ran­ti­cen la in­te­gri­dad de su fa­mi­lia. Se­gún le con­tó a NO­TI­CIAS, Mu­se­lla lla­mó a más de una do­ce­na de abo­ga­dos para que lo re­pre­sen­ta­ran: to­dos di­je­ron que no. Me­ter­se con el po­der no es para cual­quie­ra.

Án­gel Mer­ca­do fue mi­nis­tro de Pro­duc­ción y ac­tual­men­te es uno de los di­rec­to­res de Ya­ci­mien­tos Mi­ne­ros de Agua de Dio­ni­sio. Es­tos di­rec­to­res es­tán de­nun­cia­dos por la­va­do de ac­ti­vos an­te la Ofi­ci­na An­ti­co­rrup­ción. La acu­sa­ción la reali­zó, ni más ni me­nos, que el ac­tual pre­si­den­te de la com­pa­ñía.

La Ofi­ci­na An­ti­co­rrup­ción es, para los lo­ca­les, una for­ma de evi­tar la jus­ti­cia or­di­na­ria, se­ña­la­da co­mo sub­si­dia­ria del po­der po­lí­ti­co. “Na­die quie­re de­nun­ciar ni in­ves­ti­gar al Go­bierno”, se­ña­la Mu­se­lla. Y po­ne la mi­ra en el fis­cal de su pro­pio ca­so, Víc­tor Figueroa: “Es su­ges­ti­vo que con los ele­men­tos que hay no ha­ya lla­ma­do a in­da­ga­to­ria a Mer­ca­do y cie­rre la cau­sa”. El mail es elo­cuen­te: quien se po­ne en con­tra del po­der en Catamarca, pier­de.

IN­TI­MI­DA­CIÓN. El mail sa­lió de la cuen­ta de Mer­ca­do, es­po­so de Cor­pac­ci. Él ase­gu­ra haber si­do hac­kea­do.

DE­NUN­CIAN­TE. Mu­se­lla fue a la Jus­ti­cia, pe­ro des­es­ti­ma­ron el re­cla­mo sin in­ves­ti­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.