80 Lon­ge­vos y sa­nos

La ex­pec­ta­ti­va de vi­da lí­mi­te es de 115 años. Há­bi­tos que alar­gan o acor­tan esta ven­ta­na.

Noticias - - STAFF - AN­DREA GENTIL agen­til@per­fil.com @an­drea_­gen­til JEN­NI­FER ANN THO­MAS

Es­tu­dios cien­tí­fi­cos con­fir­man que llegar a los 115 años en bue­na sa­lud fí­si­ca y men­tal es po­si­ble.

La ex­pec­ta­ti­va de vi­da es un fe­nó­meno es­ta­dís­ti­co. Así y to­do, us­ted pue­de ser atro­pe­lla­do por un óm­ni­bus ma­ña­na mis­mo. O en unas ho­ras”. Es lo que sue­le de­cir el es­ta­dou­ni­den­se Ray Kurz­weill, cien­tí­fi­co de la compu­tación, in­ven­tor y fu­tu­ris­ta, que es co­mo se les di­ce aho­ra a quie­nes se es­pe­cia­li­zan en pre­ver có­mo vi­vi­re­mos de aquí a al­gu­nos años, e in­clu­so si­glos. Uno de los ejes de los es­tu­dios de Kurz­weil, fi- nan­cia­do por em­pre­sas co­mo Goo­gle, es mos­trar de qué mo­do las in­no­va­cio­nes en ma­te­ria de ma­ni­pu­la­ción ge­né­ti­ca pue­den ayu­dar a ex­ten­der la vi­da hu­ma­na.

Para él, el pro­gre­so tec­no­ló­gi­co, den­tro de unas po­cas dé­ca­das, lle­va­rá a la si­guien­te si­tua­ción: mo­rir se­rá di­fí­cil, aunque inexo­ra­ble. ¿Pe­ro cuán di­fí­cil? Si la ex­pec­ta­ti­va de vi­da es un fe­nó­meno es­ta­dís­ti­co, ¿qué da­tos de­ben ser con­si­de­ra­dos para

Y

“Es im­por­tan­te re­cal­car que, a pe­sar de ser im­po­si­ble cam­biar nues­tra he­ren­cia ge­né­ti­ca, no so­mos es­cla­vos de ella”.

cal­cu­lar el tiem­po de vi­da pro­me­dio de los seres hu­ma­nos? En los últimos vein­te años, los avan­ces en las in­ves­ti­ga­cio­nes ge­né­ti­cas lle­va­ron a con­clu­sio­nes pre­ci­sas so­bre cuál se­ría la pre­dis­po­si­ción de ca­da in­di­vi­duo para vi­vir más, o me­nos.

El tra­ba­jo más re­cien­te al res­pec­to aca­ba de ser da­do a co­no­cer por la Uni­ver­si­dad de Edim­bur­go (Es­co­cia), y mues­tra un po­si­ble camino para ob­te­ner una res­pues­ta más ob­je­ti­va so­bre es­te te­ma. Ba­sa­do en in­for­ma­cio­nes ge­né­ti­cas de 600 mil per­so­nas, el es­tu­dio de­mues­tra, por ejem­plo, una al­te­ra­ción que po­ten­cia el efec­to ne­ga­ti­vo de ali­men­tos que con­tie­nen co­les­te­rol ma­lo, co­mo las fri­tu­ras.

Quien he­re­dó tal con­fi­gu­ra­ción pue­de ex­pe­ri­men­tar una re­duc­ción de ocho me­ses, en pro­me­dio, en su ex­pec­ta­ti­va de vi­da. Eso no im­pli­ca que esa pre­dis­po­si­ción en el ADN sea siem­pre la res­pon­sa­ble de dis­pa­rar o de im­pe­dir los ma­los há­bi­tos en la ali­men­ta­ción.

Otra va­ria­ción ge­né­ti­ca, li­ga­da a me­jo­ras en el sis­te­ma in­mu­ne, pro­du­ce lo opues­to: un au­men­to de seis me­ses en el tiem­po de per­ma­nen­cia de una per­so­na en el mun­do de los vi­vos.

La in­ves­ti­ga­ción tam­bién ra­ti­fi­ca el gra­do de pe­li­gro­si­dad de há­bi­tos co­mo el ta­ba­quis­mo: el ci­ga­rri­llo es res­pon­sa­ble del 25 por cien­to de las muer­tes por do­len­cias car­día­cas, del 30 por cien­to de los fa­lle­ci­mien­tos por cáncer de bo­ca y del 90 por cien­to de los de­ce­sos de­bi­do a cáncer de pul­món. De acuer­do con el es­tu­dio es­co­cés, e in­de­pen­dien­te­men­te de los tras­tor­nos que se ori­gi­nan y desa­rro­llan co­mo con­se­cuen­cia de la ni­co­ti­na, cual­quier per­so­na que fu­ma un ata­do de cigarrillos por día ten­drá sie­te años me­nos de vi­da.

“Es fun­da­men­tal re­cal­car que a pe­sar de ser im­po­si­ble cam­biar nues­tra he­ren­cia ge­né­ti­ca, no so­mos es­cla­vos de ella. Po­de­mos re­sis­tir los im­pul­sos di­se­ña­dos en nues­tro ADN”, en­fa­ti­za el ge­ne­tis­ta es­co­cés Pe­ter Jos­hi, a car­go del gru­po que hi­zo el tra­ba­jo.

Para con­tex­tua­li­zar, Jos­hi su­gie­re: “Ima­gi­ne un hom­bre con ten­den­cia a con­su­mir más azú­car y prac­ti­car muy po­co ejer­ci­cio, lo que re­sul­ta en

que ten­ga me­nos me­ses de vi­da, se­gún lo que in­di­can sus ge­nes. Si no ce­die­se a la ten­ta­ción, si de­ja­se de co­mer dul­ces y em­pe­za­ra a fre­cuen­tar un gim­na­sio con re­gu­la­ri­dad, ese hom­bre es­ta­ría en con­di­cio­nes de ven­cer el su­pues­to dé­fi­cit im­pues­to por sus ge­nes. Y ade­más no po­de­mos de­jar de con­si­de­rar en es­te cálcu­lo el rol que jue­ga el fac­tor suer­te”. Acla­ra: “Siem­pre hay ex­cep­cio­nes, co­mo aque­llos in­di­vi­duos que tie­nen un es­ti­lo de vi­da na­da sa­lu­da­ble y aún así lle­gan a una edad avan­za­da, y vi­ce­ver­sa”.

Para los que no se fían de la for­tu­na, la in­ves­ti­ga­ción ofre­ce al­gu­nos da­tos su­ges­ti­vos. Los es­co­ce­ses des­cu­brie­ron una se­rie de va­rian­tes que lle­van a há­bi­tos sa­lu­da­bles, ca­pa­ces de pro­lon­gar la exis­ten­cia. La pre­dis­po­si­ción a se­guir una die­ta con me­nor can­ti­dad de azú­car y co­les­te­rol ma­lo apor­ta al me­nos ocho me­ses más de vi­da.

Con­ti­nuar es­tu­dian­do des­pués de haber pa­sa­do la es­cue­la se­cun­da­ria (aunque sue­ne exó­ti­co, la in­cli­na­ción a es­tu­diar es un há­bi­to que se he­re­da en un 20 por cien­to de los pa­dres), re­pre­sen­ta­ría un año ex­tra.

“Al fin de cuen­tas, lo que más co­la­bo­ra con la lon­ge­vi­dad es una bue­na edu­ca­ción, por­que ella ayu­da a te­ner una ma­yor con­cien­cia de sí y por en­de una ma­yor mo­ti­va­ción para vi­vir me­jor”, ase­gu­ra Jos­hi.

TE­CHO DE CRIS­TAL. El 4 de agos­to de 1997 Jean­ne Cal­ment mu­rió en un asi­lo en Fran­cia. Te­nía 122 años y es­ta­ble­ció un ré­cord para la lon­ge­vi­dad hu­ma­na, que a par­tir de en­ton­ces ge­ne­ró una du­da per­sis­ten­te: si es po­si­ble que otras per­so­nas su­peren esa fron­te­ra. “Pa­re­ce muy pro­ba­ble que ha­ya­mos al­can­za­do nues­tro lí­mi­te -ase­gu­ra Jan Vijg, ex­per­to en en­ve­je­ci­mien­to de la Es­cue­la de Me­di­ci­na Al­bert Eins­tein (Nue­va York, Es­ta­dos Uni­dos)-. Los seres hu­ma­nos ja­más po­dre­mos so­bre­pa­sar los 115 años de vi­da”.

Para ha­cer una afir­ma­ción tan ta­jan­te, Vijg y dos es­tu­dian­tes de pos­gra­do, Xiao Dong y Bran­don Mil­ho­lland, hi­cie­ron un es­tu­dio cu­yos re­sul­ta­dos fue­ron pu­bli­ca­dos en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca Na­tu­re en el 2016 y que des­per­tó un in­ten­so de­ba­te entre es­pe­cia­lis­tas. Sin em­bar­go, aca­ba de ser con­fir­ma­do por otra in­ves­ti­ga­ción, ho­lan­de­sa.

En la ac­tua­li­dad la es­pe­ran­za de vi­da en el Ja­pón, país don­de au­men­tó más que en nin­gún otro lu­gar del mun­do, es­tá es­ta­ble­ci­da en torno de los 83 años. Pe­ro Vijg y sus co­la­bo­ra­do­res hi­cie­ron una re­vi­sión vin­cu­la­da con la so­bre­vi­ven­cia y la mor­ta­li­dad.

Los cien­tí­fi­cos di­se­ña­ron un ma­pa re­fe­ri­do a cuán­tas per­so­nas de dis­tin­tas eda­des es­ta­ban vi­vas en un de­ter­mi­na­do año. Des­pués, com­pa­ra­ron esas can­ti­da­des año por año, para cal­cu­lar cuán rá­pi­do cre­cía la po­bla­ción en ca­da edad. Y ha­lla­ron que la de los an­cia­nos es la por­ción de la so­cie­dad que más ve­loz­men­te es­tá cre­cien­do.

En la Fran­cia de la dé­ca­da de 1920, por ejem­plo, el gru­po de mujeres que au­men­tó a ma­yor ve­lo­ci­dad fue la de 85 años. Mien­tras subía la ex­pec­ta­ti­va de vi­da, esta ci­fra má­xi­ma tam­bién cam­bió. Para la dé­ca­da de 1990, el gru­po de mujeres fran­ce­sas que se in­cre­men­ta­ba más rá­pi­do era el de las de 102 años. Si esa ten­den­cia hu­bie­ra con­ti­nua­do, el gru­po con un au­men­to más fu­gaz de­be­ría haber si­do, hoy por hoy, el de las per­so­nas de 110 años.

Sin em­bar­go los au­men­tos se des­ace­le­ra­ron y pa­re­cie­ron ha­ber­se de­te­ni­do. Cuan­do Vijg y sus es­tu­dian­tes re­vi­sa­ron la in­for­ma­ción de 40 paí­ses, en­con­tra­ron la mis­ma ten­den­cia.

EL FRENO. Es­te cam­bio en el cre­ci­mien­to en po­bla­cio­nes que en­ve­je­cen de ma­ne­ra cons­tan­te co­men­zó a des­ace­le­rar­se en la dé­ca­da de los ´80 y

los cien­tí­fi­cos cal­cu­lan que se de­tu­vo ha­ce una dé­ca­da. Es­to pu­do haber ocu­rri­do, se­gún Vijg, por­que los seres hu­ma­nos fi­nal­men­te al­can­za­ron su lí­mi­te má­xi­mo de lon­ge­vi­dad.

Para es­tu­diar esta po­si­bi­li­dad en par­ti­cu­lar, los in­ves­ti­ga­do­res ana­li­za­ron la Ba­se de Da­tos In­ter­na­cio­nal de Lon­ge­vi­dad, que con­tie­ne in­for­mes de­ta­lla­dos so­bre 534 per­so­nas que lle­ga­ron a vi­vir una edad ex­tre­ma­da­men­te avan­za­da. Con pre­ci­sión, los cien­tí­fi­cos mar­ca­ron el año en que mu­rió ca­da una de las per­so­nas que fi­gu­ra­ba en la ba­se de da­tos, y tra­za­ron la edad má­xi­ma que ca­da quien ha­bía al­can­za­do en ca­da año des­de los se­sen­ta.

Así des­cu­brie­ron que la edad má­xi­ma al­can­za­da en 1968 fue­ron los 111 años. Para los no­ven­ta, la ci­fra ha­bía au­men­ta­do has­ta llegar apro­xi­ma­da­men­te a 115 años. Y allí se de­tu­vo el cre­ci­mien­to. A pe­sar de ex­cep­cio­nes co­mo Cal­ment, na­die has­ta aho­ra vi­vió más allá de los 115 años. El es­tan­ca­mien­to se da no so­lo entre quie­nes más vi­vie­ron: “Cuan­do ob­ser­vas a la se­gun­da per­so­na más an­cia­na, y a la ter­ce­ra y a la cuar­ta y a la quin­ta... la ten­den­cia siem­pre es la mis­ma”, ex­pli­ca Jan Vijg.

Así fue co­mo la fran­ce­sa Cal­ment fue ca­li­fi­ca­da co­mo un ca­so atí­pi­co. Se­gún Vijg, la pro­ba­bi­li­dad de que al­gún ser hu­mano viva más que ella es inexis­ten­te. “Ne­ce­si­ta­rías 10.000 mun­dos co­mo el nues­tro para te­ner la po­si­bi­li­dad de en­con­trar un ser hu­mano que cum­plie­ra 125 años”, ase­gu­ra. Mil­ho­lland es igual de ta­jan­te: “Es­pe­ra­mos que la per­so­na más an­cia­na ten­drá al­re­de­dor de 115 años en el fu­tu­ro pre­vi­si­ble”.

EL CO­LAP­SO, EL DES­TINO. La ex­pec­ta­ti­va de vi­da de los seres hu­ma­nos fue au­men­tan­do a gran­des sal­tos a lo lar­go del si­glo XX, sin em­bar­go, hay cien­tí­fi­cos que creen que es­to no es un mo­vi­mien­to in­de­fi­ni­do. Por­que, di­cen, las me­jo­ras que per­mi­ten llegar ca­da vez más cer­ca del má­xi­mo po­si­ble no han lo­gra­do de­te­ner el pro­ce­so bio­ló­gi­co que sub­ya­ce al en­ve­je­ci­mien­to. Hay un da­ño que van ex­pe­ri­men­tan­do el ADN y otras mo­lé­cu­las del or­ga­nis­mo, y que se va acu­mu­lan­do. Si un cuer­po es fuer­te y sa­lu­da­ble po­drá ir re­pa­ran­do ese da­ño pe­ro lle­ga un mo­men­to en que es demasiado y la per­so­na co­lap­sa. Ahí es don­de en­tra la má­xi­ma as­pi­ra­ción: “Hay una bue­na pro­ba­bi­li­dad de me­jo­rar la du­ra­ción de la sa­lud –di­ce Vijg-. Eso es lo más im­por­tan­te”.

Des­de Ho­lan­da, ex­per­tos en es­ta­dís­ti­ca de las uni­ver­si­da­des de Til­burg y Ró­ter­dam le aca­ban de dar la ra­zón a es­te in­ves­ti­ga­dor. “Ana­li­za­mos los da­tos de las úl­ti­mas tres dé­ca­das so­bre una mues­tra de unos 75.000 ho­lan­de­ses cu­ya edad de muer­te ha­bía que­da­do feha­cien­te­men­te re­gis­tra­da”, ex­pli­ca John Ein­mahl, uno de los tres cien­tí­fi­cos que di­ri­gió el es­tu­dio. “En la ac­tua­li­dad vi­vi­mos más tiem­po, pe­ro los seres hu­ma­nos más año­sos de hoy día no han en­ve­je­ci­do más en los últimos 30 años", ase­gu­ra.

"La es­pe­ran­za de vi­da au­men­tó y eso se ve en la can­ti­dad de per­so­nas que lle­ga­ron a cum­plir 95 años en Ho­lan­da, que ca­si se ha tri­pli­ca­do. "Sin em­bar­go, el te­cho en sí mis­mo no ha cam­bia­do", ad­vier­te, y lo man­tie­ne en el mis­mo lí­mi­te que Vijg: 114 años para los hom­bres y 115 años para las mujeres.

CAM­PEO­NES VI­TA­LES. El país en el que más se in­cre­men­tó la ex­pec­ta­ti­va de vi­da en to­do el mun­do ha si­do el Ja­pón, don­de el pro­me­dio se ubi­ca en torno de los 83 años.

PO­BLA­CIÓN CRE­CIEN­TE. Las per­so­nas de más de 60 años son el seg­men­to que más au­men­tó en las úl­ti­mas dé­ca­das, de allí la can­ti­dad de es­tu­dios so­bre lon­ge­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.