Tea­tro:

Noticias - - SUMARIO -

“El último es­pec­ta­dor” de y di­ri­gi­do por An­drés Bi­net­ti. Con Ma­nuel Vi­cen­te. Del Pue­blo.

“El último es­pec­ta­dor” de y di­ri­gi­do por An­drés Bi­net­ti. Con Ma­nuel Vi­cen­te. Del Pue­blo, Roque Sáenz Pe­ña 943.

La

“me­mo­ria del co­ra­zón eli­mi­na los ma­los recuerdos y mag­ni­fi­ca los bue­nos, gra­cias a ese ar­ti­fi­cio, lo­gra­mos so­bre­lle­var el pa­sa­do”, es­cri­bió Ga­briel Gar­cía Márquez. Es­te con­cep­to so­bre la in­fluen­cia de la ima­gi­na­ción en to­do aque­llo que per­pe­tua­mos de nues­tros tiem­pos idos, pa­re­ce ser la ba­se del lo­gra­do monólogo es­cri­to y di­ri­gi­do por el jo­ven dra­ma­tur­go y pues­tis­ta An­drés Bi­net­ti, ma­gis­tral­men­te in­ter­pre­ta­do por el pro­di­gio­so ac­tor Ma­nuel Vi­cen­te.

Lan­gui­de­cen los años cua­ren­ta cuan­do su pro­ta­go­nis­ta, el año­so di­rec­tor de una com­pa­ñía tea­tral tras­hu­man­te que re­co­rría ca­da rin­cón del país, aco­da­do en la ba­rra de bar en un al­ma­cén de las ori­llas, don­de se re­fu­gia de una fe­roz tor­men­ta, re­pa­sa las des­ven­tu­ras que pa­de­ció en su ca­rre­ra y la in­ten­sa so­le­dad que vi­ve al des­per­di­gar­se su gru­po, en bus­ca de un fu­tu­ro más prós­pe­ro. Con mu­cha ter­nu­ra, pi­car­día y has­ta cier­ta gra­cia, año­ra a ca­da uno de los ac­to­res que par­tie­ron pa­ra no vol­ver, tras al­gu­na ilu­sión más pro­me­te­do­ra, siem­pre con nos­tal­gia por una épo­ca pre­té­ri­ta que fue mu­cho me­jor que la pre­sen­te. En las evo­ca­cio­nes de es­te sobreviviente, las ri­cas anécdotas sur­gen de ma­ne­ra inago­ta­ble. Sa­be que pa­ra jus­ti­fi­car la per­ma­nen­cia y po­der se­guir pro­te­gi­do del agua­ce­ro de­be en­tre­te­ner a los pa­rro­quia­nos mien­tras la gi­ne­bra en­to­na, ca­da vez más, su gar­gan­ta y des­ta- pa las re­mem­bran­zas.

El re­co­rri­do im­po­ne, co­mo no pue­de ser de otra ma­ne­ra al tra­tar­se de la me­mo­ria de un in­tér­pre­te de las ta­blas, frag­men­tos de tex­tos clá­si­cos que in­clu­yen au­to­res co­mo Ib­sen, Ché­jov, Dis­cé­po­lo, Flo­ren­cio Sán­chez y Mo­liè­re en los in­fi­ni­tos ma­ti­ces vo­ca­les y ex­pre­si­vos de Vi­cen­te, al­guien con quien no al­can­zan los ad­je­ti­vos a la ho­ra de de­fi­nir su in­ten­so y des­lum­bran­te tra­ba­jo, un ver­da­de­ro ca­po­la­vo­ro.

La elo­cuen­te es­ce­no­gra­fía y el exac­to ves­tua­rio de Ale­jan­dro Ma­teo, con re­cur­sos mí­ni­mos pe­ro con­tun­den­tes, acen­túan el cli­ma me­lan­có­li­co de la pro­pues­ta y con­tri­bu­yen a mos­trar el cos­ta­do más sen­si­ble de los ar­tis­tas, aquél que en ge­ne­ral se ocul­ta en­tre bam­ba­li­nas o ca­ma­ri­nes. Sin du­da, es­tá en­tre las mejores de la nu­tri­da car­te­le­ra del tea­tro in­de­pen­dien­te.

DE LU­JO. Ma­nuel Vi­cen­te in­ter­pre­ta la vi­sión del di­rec­tor a la per­fec­ción en es­ta apues­ta del tea­tro in­de­pen­dien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.