Nis­man:

Un li­bro re­ve­la los men­sa­jes fi­na­les en el ce­lu­lar del fis­cal an­tes de su muer­te. La con­fe­sión a su ex. El des­ga­rra­dor adiós de su hi­ja.

Noticias - - SUMARIO - RODIS RECALT rre­calt@per­fil.com @ro­dis­re­calt

las dis­cu­sio­nes por What­sapp en­tre Arro­yo Sal­ga­do y el fis­cal. El ex­pe­dien­te que de­mos­tró que aco­sa­ba a una mu­jer con pa­la­bras obs­ce­nas.

Aca­si cua­tros años de la muer­te del fis­cal Al­ber­to Nis­man, el ex­pe­dien­te, que ya su­peró los 100 cuer­pos, si­gue arro­jan­do no­ve­da­des... y contradicciones.

Es­ta se­ma­na lle­gó al juz­ga­do la re­so­lu­ción de un in­for­me pe­ri­cial so­bre el te­lé­fono Mo­to­ro­la que usa­ba el fis­cal Nis­man y al que ac­ce­dió NO­TI­CIAS. El do­cu­men­to lle­va por nom­bre “In­for­me de la ex­trac­ción” y re­ve­la que del ce­lu­lar de Nis­man se re­cu­pe­ra­ron 130 men­sa­jes de What­sApp, de los cua­les 94 eran con­ver- sa­cio­nes que ha­bían si­do bo­rra­das. Ade­más ha­bía 111 lla­ma­das, de las cua­les 33 tam­bién ha­bían si­do eli­mi­na­das. Es­tas re­ve­la­cio­nes sur­gen del li­bro “¿Quién ma­tó a Nis­man?”, del pe­rio­dis­ta Pablo Dug­gan.

Se­gún las con­ver­sa­cio­nes re­cu­pe­ra­das, hu­bo una dis­cu­sión en­tre Nis­man y su ex es­po­sa -y ma­dre de sus hi­jas- San­dra Arro­yo Sal­ga­do (agen­da­da co­mo "Gus") que has­ta aho­ra ja­más ha­bía si­do con­ta­da. In­clu­so fue omi­ti­da por la pro­pia Arro­yo Sal­ga­do en su de­cla­ra­ción tes­ti­mo­nial 26 de enero del 2015. El re­la­to que hi­zo Arro­yo Sal­ga­do aquel día fue que co­mo se ha­bía enoja­do con Nis­man por­que ha­bía de­ja­do a su hi­ja sin ro­pa y sin pla­ta aban­do­na­da en Eu­ro­pa, ella le man­dó el si­guien­te men­sa­je. “Aun­que es­tá cla­ro que mis prio­ri­da­des es­tán en otro lu­gar, y co­mo es­tá a la vis­ta que pa­ra vos lo más im­por­tan­te es la pu­ja de po­der y sa­lir en dia­rios, re­vis­tas y TV, te fe­li­ci­to por ha­ber con­se­gui­do lo que que­rías”.

A es­te men­sa­je, Nis­man res­pon­de: “No en­ten­dés na­da. No po­día no ha­cer­lo. Ya te lo ex­pli­ca­ré per­so­nal­men­te”.

En la de­cla­ra­ción tes­ti­mo­nial Arro­yo Sal­ga­do agre­ga: “Yo le man­dé un par de What­sApp bas­tan­te dis­gus­ta­da por to­do lo que es­ta­ba su­ce­dien­do con mis hi­jas”, pe­ro no de­ta­lla qué

es­cri­bió ni qué res­pon­dió Nis­man. En es­tos men­sa­jes hay re­ve­la­cio­nes de la vi­da del fis­cal que has­ta aho­ra no se ha­bían leí­do en el ex­pe­dien­te. Arro­yo Sal­ga­do ex­po­ne una mo­les­tia con la fa­mi­lia de Nis­man, con la vi­da que lle­va­ba el fis­cal al sa­lir de no­che con jó­ve­nes vein­tea­ñe­ras y en la res­pues­ta de él se pue­de leer cuál era su es­ta­do de áni­mo los días pre­vios a su muer­te.

San­dra Arro­yo Sal­ga­do: Pe­se a to­do es­to, es­toy ha­cien­do has­ta lo que no pue­do y po­nien­do to­da mi ener­gía po­si­ti­va pa­ra que Ia­ra ten­ga su via­je de 15 co­mo ella lo so­ñó. Y no te preo­cu­pes ni vos ni tu fa­mi­lia que ella lo es­tá pa­san­do bár­ba­ro y fe­liz con un jean, un par de za­pa­ti­llas, una re­me­ra, dos bom­ba­chas y un cor­pi­ño… ¡Ah! Me ol­vi­da­ba, y sin un cen­ta­vo de eu­ros o dó­la­res”.

Al­ber­to Nis­man: Es­toy he­cho mier­da y vos en­ci­ma se­guís. Le ofre­cí a Ma­tías que via­je a lle­var­le la va­li­ja y pla­ta. Yo le sa­ca­ba el pa­sa­je y ni si­quie­ra me con­tes­tó.

Ma­tías se­ría un tal Ma­tias Bal­do que Nis­man in­ten­tó con­tac­tar vía men­sa­jes el 14 de enero ener del 2015.

Arro­yo Sal­ga­do: No te preo­cu­pes, ni yo ni mis hi­jas so­mos tan ba­su­ra co­mo pa­ra ha­cer na­da, no so­mos opor­tu­nis­tas y ade­más yo les es­toy en­se­ñan­do a ser fe­liz con po­co o con mu­cho, sí, sí, con mu­cho, pe­ro con mu­cho amor, aten­ción, de­di­ca­ción, es­tu­dio y tra­ba­jo. Pa­ra que sean mu­je­res de bien y que se val­gan por ellas mis­mas, y no es­pe­ren o es­pe­cu­len con na­da de na­die. Pa­ra que a los 20 años no ten­gan que re­ga­lar­se a un pa­pá de 50 pa­ra te­ner un via­je, un au­to, ro­pa, ce­lu­lar o car­te­ras.

Mi­nu­tos más tar­de, Arro­yo Sal­ga­do, en otro men­sa­je le di­ce: “Te lo di­go por­que co­mo vos y yo sa­be­mos na­da es gra­tis en la vi­da. To­do se pa­ga, to­do pa­sa y to­do lle­ga. Suer­te y éxi­tos, sin­ce­ra­men­te. Y pa­ra mo­les­tar, agre­dir, ex­po­ner­las o des­tra­tar ol­vi­da­te de mis hi­jas. Gra­cias”.

Nis­man: Yo te man­dé co­pia del pa­sa­je. Vol­vía en 4 días y se­guía to­do igual. Vos no lo acep­tas­te. Y no quie­ro ha­blar más por acá. Dis­fru­tá el via­je y cuan­do vuel­vas si que­rés te ex­pli­co.

¿Por qué Arro­yo Sal­ga­do de­ci­dió ocul­tar es­ta in­for­ma­ción a los in­ves­ti­ga­do­res? To­da­vía na­die se lo pre­gun­tó, pe­ro la in­for­ma­ción que se omi­tió con­tar es una for­ma de di­rec­cio­nar la in­ves­ti­ga­ción. Des­de las que­re­llas se sos­tu­vo que

Nis­man fue ase­si­na­do pro­duc­to de su de­nun­cia con­tra la ex pre­si­den­ta Cris­ti­na Kirch­ner.

MÁS MEN­SA­JES. En­tre los de­más What­sApp ja­más re­ve­la­dos del ce­lu­lar de Nis­man es­tán los que le en­via­ron su hi­ja Ia­ra, su pa­re­ja de ese en­ton­ces, la mo­de­lo Melisa Engst­feld, y Die­go La­go­mar­sino.

El do­min­go 18 de enero a las 19.22, a sa­bien­das de que Nis­man no res­pon­día, Ia­ra co­men­zó a en­viar­le men­sa­jes: “Pa­pá, ¿es­tás bien?”, le es­cri­bió. Lue­go, a las 23.37 agre­gó: “Te amo. Vas a es­tar muy bien”. Una ho­ra más tar­de, ya de ma­dru­ga­da y cuan­do la no­ti­cia de su muer­te ha­bía tras­cen­di­do, es­cri­bió cua­tro es­tre­me­ce­do­res men­sa­jes al hi­lo: “Nun­ca es­tu­ve enoja­da. No es­toy enoja­da. Tus hi­jas te ama­mos. Y vas a es­tar me­jor que acá, en paz”.

Más tar­de, a las 2.41 de la ma­dru­ga­da, con Nis­man ya muer­to, Melisa Engst­feld, su pa­re­ja de ese mo­men­to y con quien se ha­bía co­mu­ni­ca­do du­ran­te las va­ca­cio­nes, le en­vió tam­bién un men­sa­je preo­cu­pa­da por las no­ti­cias so­bre su muer­te: “Al­ber, ¿es­tás? Leí una no­ti­cia que es­tás muer­to. Por fa­vor res­pon­de­me”. Melisa fue iden­ti­fi­ca­da co­mo no­via de Nis­man por Gladys Gallardo, la em­plea­da do­més­ti­ca del fis­cal, quien ha­bía afir­ma­do que Nis­man se re­fe­ría así cuan­do ha­bla­ba de ella.

Un men­sa­je en­con­tra­do fue el del co­la­bo­ra­dor in­for­má­ti­co de Nis­man, Die­go La­go­mar­sino, quien al día si­guien­te de pro­veer­le el ar­ma con que mu­rrió el fis­cal le pre­gun­tó: “¿Más tran­qui­lo?”. Cuan­do ese men­sa­je lle­gó al ce­lu­lar, Nis­man ya es­ta­ba muer­to.

FOTOS:

EL FIS­CAL. A más de tres años de su muer­te, el ex­pe­dien­te si­gue dan­do sor­pre­sas.

MA­DRE E HI­JA. San­dra Arro­yo Sal­ga­do y Ia­ra en la mar­cha por Nis­man del 2015. La jue­za acu­sa al go­bierno K.

MEN­SA­JES. Los Lo chats por What­sApp con Arro­yo Sal­ga­do (a (agen­da­da co­mo "G "Gus"), su hi­ja y La La­go­mar­sino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.