La caí­da de Lo­ren­zet­ti:

La cru­da tras­tien­da de có­mo lo sa­ca­ron de la pre­si­den­cia del má­xi­mo tri­bu­nal. "Trai­ción" a Ma­que­da. El lobby del PRO con su su­ce­sor.

Noticias - - SUMARIO - CAR­LOS CLAÁ RODIS RECALT @car­los­claa rre­calt@per­fil.com @ro­dis­re­calt

có­mo se pre­pa­ró el gol­pe de Es­ta­do al pre­si­den­te de la Cor­te. Los enemi­gos qy la or­ga­ni­za­ción fa­lli­da de su con­sa­gra­ción mun­dial.

Ape­nas

un pu­ña­do de di­ri­gen­tes sa­bía que el mar­tes 11 su­ce­de­ría un ro­tun­do cam­bio en la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia. A po­cas cua­dras del Pa­la­cio, en la Ca­sa Ro­sa­da, los go­ber­na­do­res dis­cu­tían con el mi­nis­tro del In­te­rior Ro­ge­lio Fri­ge­rio el pre­su­pues­to y los flas­hes es­ta­ban apun­ta­dos en esa di­rec­ción.

En el edi­fi­cio de la ca­lle Tal­cahuano se de­ba­tía uno de los te­mas más tras­cen­den­ta­les de los úl­ti­mos años, la vo­ta­ción de los mi­nis­tros que le qui­ta­ría el po­der a Ri­car­do Lo­ren­zet­ti al ba­jar­lo de la pre­si­den­cia de la Cor­te. Na­die, ni si­quie­ra a po­cos me­tros de la Sa­la de Acuer­dos del Tri­bu­nal, po­día ima­gi­nar que al­re­de­dor de una me­sa re­don­da se ter­mi­na­ba de co­ci­nar el fu­tu­ro de uno de los hom­bres más po­de­ro­sos del país.

La reunión co­men­zó a las 10 y el te­ma se pu­so rá­pi­da­men­te so­bre la me­sa. Des­de ha­cía una se­ma­na el ca­bil­deo en­tre los mi­nis­tros era in­ce­san­te: Lo­ren­zet­ti se te­nía fe. Creía que con­ser­va­ba la leal­tad de Juan Car­los Ma­que­da y de Ele­na High­ton de No­las­co. De he­cho ha­bía in­ten­ta­do con­ven­cer a Car­los Ro­sen­krantz de que lo apo­ya­ra pa­ra res­tar­le más po­der a Ho­ra­cio Ro­sat­ti, a quien con­si­de­ra­ba su prin­ci­pal ri­val. No ima­gi­na­ba que es­ta­ba in­ten­tan­do con­ven­cer a su ver­du­go.

La reac­ción de sus co­le­gas lo sor­pren­dió. To­dos le die­ron la es­pal­da ese mar­tes 11 por la ma­ña­na. Y Lo­ren­zet­ti co­men­zó a ima­gi­nar­se sin par­te del po­der que ha­bía sa­bi­do acu­mu­lar du­ran­te tan­tos años. Se sa­bía aco­rra­la­do, pe­ro no se en­tre­ga­ba.

Co­mo una reac­ción ins­tin­ti­va in­ten­tó fre­nar la reunión. Pi­dió un

cuar­to in­ter­me­dio pa­ra dis­cu­tir­lo en otro mo­men­to, pe­ro no ob­tu­vo res­pues­tas afir­ma­ti­vas. Ha­bía si­do él quien ha­bía apu­ra­do la elec­ción, cre­yen­do que se­ría un me­ro trá­mi­te. No le sa­lió bien.

Ma­que­da, siem­pre leal, fue quien lo hi­zo en­trar en ra­zón y quien le ofre­ció una sa­li­da dig­na.

-Vo­to por vos, así no que­dás so­lo -le pro­pu­so.

Pe­ro an­tes de ce­rrar el acuer­do se ex­cul­pó y sa­lió un mo­men­to de la sa­la de reunio­nes. Cuan­do vol­vió no pu­do creer que Lo­ren­zet­ti ha­bía re­ver­ti­do su de­ci­sión y lo ha­bía de­ja­do so­lo. Ce­rra­ron cua­tro a uno en fa­vor de Ro­sen­krantz. Ma­que­da, trai­cio­na­do, fue el úni­co que vo­tó en di­si­den­cia.

A las 14, los cin­co fir­ma­ron la acor­da­da 29 del 2018. La más im­por­tan­te del año. Allí de­ci­die­ron “de­sig­nar pre­si­den­te y vi­ce­pre­si­den­ta de la Cor­te Su­pre­ma, con man­da­to a par­tir del día 1 de oc­tu­bre del co­rrien­te año por el pla­zo tres años, al doc­tor Car-

los Ro­sen­krantz y a la doc­to­ra Ele­na High­ton de No­las­co, res­pec­ti­va­men­te”, se­gún el do­cu­men­to ru­bri­ca­do.

Las in­tri­gas pa­la­cie­gas son dig­nas de una no­ve­la de Dan Brown. Los su­pre­mos no ha­blan más que a tra­vés de sus fa­llos y es­car­bar en su mun­do es más com­pli­ca­do que en los otros po­de­res. NO­TI­CIAS con­sul­tó a más de una de­ce­na de fuen­tes pa­ra re­crear la his­to­ria de la caí­da de un gi­gan­te en las som­bras. Lo­ren­zet­ti per­dió su po­si­ción de pri­vi­le­gio y aho­ra se­rá uno más de los mi­nis­tros des­de el 1 de oc­tu­bre. Aun­que la no­ve­la es­tá en pleno de­sa­rro­llo y pro­me­te nue­vos ca­pí­tu­los.

ENEMI­GOS. El fes­te­jo de Elisa Carrió no se hi­zo es­pe­rar. La dipu­tada, prin­ci­pal de­nun­cian­te de Lo­ren­zet­ti, fue mo­de­ra­da en pú­bli­co, pe­ro or­ga­ni­zó un al­muer­zo en su de­par­ta­men­to pa­ra ce­le­brar (ver recuadro). “Li­li­ta” for­ma­ba par­te del se­lec­to gru­po de di­ri­gen­tes al­re­de­dor del Pre­si­den­te que sa­bían con an­te­la­ción que las ho­ras del to­do­po­de­ro­so ti­tu­lar de la Cor­te es­ta­ban con­ta­das, jun­to a “Pe­pín” Ro­drí­guez Si­món y el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ger­mán Ga­ra­vano. Pe­ro ma­ne­ja­ron la in­for­ma­ción con ex­tre­ma cau­te­la: no que­rían que na­die lo arrui­na­ra con fil­tra­cio­nes.

Sin em­bar­go, no es en el Go­bierno don­de el ju­ris­ta oriun­do de Ra­fae­la tie­ne sus prin­ci­pa­les ad­ver­sa­rios. Sa­be que, en una opor­tu­ni­dad, de­jó mal­he­ri­do a un ti­bu­rón blan­co. Y aho­ra que cho­rrea san­gre lo pue­de ve­nir a bus­car.

Lo­ren­zet­ti se ga­nó la ene­mis­tad de Héctor Mag­net­to por una mez­cla de in­ge­nui­dad y trai­ción cuan­do vo­tó a fa­vor de la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la Ley de Me­dios. No fue el úni­co mi­nis­tro de la Cor­te que fir­mó en esa di­rec­ción, pe­ro al CEO de Cla­rín le do­lió es­pe­cial­men­te lo de Lo­ren­zet­ti por­que, des­de las som­bras, el juez se ha­bía trans­for­ma­do en un hom­bre de con­sul­ta y con­fian­za. Por eso, an­te el fa­llo ad­ver­so, se sin­tió en­ga­ña­do. Por el con­tra­rio, Car­los Ro­sen­krantz tie­ne bue­na sin­to­nía con el prin­ci­pal gru­po de me­dios del país (ver recuadro).

El Go­bierno ce­le­bró que Lo­ren­zet­ti de­je la pre­si­den­cia de la Cor­te. Era un hom­bre con in­ten­cio­nes po­lí­ti­cas y eso lo con­ver­tía en un ad­ver­sa­rio de­ma­sia­do pe­li­gro­so. Sa­bían de las múl­ti­ples reunio­nes que el ra­fae­lino or­ga­ni­za­ba con dis­tin­tos gru­pos de po­der. Es­ta­ban aten­tos.

In­clu­so se lo ano­ta­ron co­mo un gol pro­pio. Hu­bo, de he­cho, una fi­la de fal­sos in­flu­yen­tes que se ad­ju­di­có una cuo­ta de lo que con­si­de­ra­ron una ha­za­ña. Opor­tu­nis­tas.

Un le­gis­la­dor que in­te­gra el círcu­lo ju­di­cial del Pre­si­den­te ase­gu­ra que fue en ma­yo cuan­do em­pe­za­ron a man­ci­llar el po­der de Lo­ren­zet­ti. A tra­vés de en­via­dos y de Ga­ra­vano hi­cie­ron un tra­ba­jo fino pa­ra con­ven­cer a Ro­sen­kratz de que era su mo­men­to. Él creía que de­bía es­pe­rar dos años más pa­ra sen­tir­se pre­pa­ra­do.

A Ho­ra­cio Ros­sat­ti le des­con­fia­ban por el mis­mo mo­ti­vo que a Lo­ren­zet­ti. “Es po­lí­ti­co. No se sa­be adón­de va a ir y cual­quier bon­di lo de­ja bien”, ar­gu­men­ta aho­ra, triun­fa­lis­ta, el mis­mo le­gis­la­dor de Cam­bie­mos.

Sin em­bar­go, la al­ga­ra­bía no per­mi­tió que el Go­bierno vea que se en­fren-

ta a un nue­vo peligro: Ro­sen­kratz es un pu­ris­ta de la Jus­ti­cia, un aca­dé­mi­co sin mañas po­lí­ti­cas. Eso es un ar­ma de do­ble fi­lo: si tie­ne que avan­zar con­tra Cam­bie­mos, no ten­dría re­pa­ros en ha­cer­lo. Aho­ra no ha­brá ins­tan­cias de ne­go­cia­ción. “Si al­guien pien­sa que a Ro­sen­krantz se le pue­de ir a ha­blar en una cau­sa es por­que no lo co­no­ce”, de­cla­ró Ma­cri, quien tam­po­co lo co­no­ce de­ma­sia­do.

En el Go­bierno ha­bían no­ta­do, me­ses atrás, que Lo­ren­zet­ti ejer­cía el pre­si­den­cia­lis­mo del má­xi­mo tri­bu­nal co­mo si fue­se el Eje­cu­ti­vo. Emu­la­ba a Luis XIV, el des­pó­ti­co rey de Fran­cia: “La Cor­te soy yo”. Cuan­do lo vie­ron, em­pe­za­ron a or­ga­ni­zar reunio­nes en las que in­cluían a to­dos los in­te­gran­tes del ór­gano su­pre­mo. Que­rían em­pe­zar a res­tar­le al­go del po­der que el ra­fae­lino ha­bía acu­mu­la­do.

“Es tiem­po de dar un pa­so al cos­ta­do, los cargos no de­ben ser nues­tro ob­je­ti­vo”, di­jo tras la de­rro­ta Lo­ren­zet­ti. Y com­ple­tó: “Tal vez ten­ga más tiem­po pa­ra la vi­da aca­dé­mi­ca y la ac­ti­vi­dad in­ter­na­cio­nal”.

Des­de que su de­rro­ta es­tu­vo se­lla­da, co­men­za­ron un jue­go de hi­pó­te­sis lan­za­das al ai­re pa­ra sal­va­guar­dar su pres­ti­gio, co­mo que él ha­bía ele­gi­do a Ron­sen­krantz co­mo su su­ce­sor. Na­da más ale­ja­do.

El vo­to de Ele­na High­ton de No­las­co fue el de­to­nan­te de su de­rro­ta. Si la jue­za, que ya su­peró la edad ju­bi­la­to­ria de los 75 años, hu­bie­se que­da­do del la­do de Lo­ren­zet­ti jun­to a Ma­que­da, el ac­tual pre­si­den­te ha­bría con­ser­va­do el car­go.

“Se sin­tió có­mo­da con Ros­sat­ti y Ro­sen­krantz des­de que en­tra­ron a la Cor­te. Fa­lla­ron mu­chas ve­ces jun­tos. Creo que Lo­ren­zet­ti no lo su­po ver”, di­ce una fuen­te ju­di­cial.

En Co­mo­do­ro Py tam­bién se sin­tió co­mo un cim­bro­na­zo el cam­bio de ges­tión. Aho­ra es­tán a la ex­pec­ta­ti­va de lo que el ju­ris­ta pue­da de­li­near. Es­pe­ran cam­bios ro­tun­dos.

To­do en el mun­do de la Jus­ti­cia es­ta­ba mol­dea­do a la or­den de Lo­ren­zet­ti. Ese hom­bre que in­gre­só a la Cor­te en el 2004 co­mo un “out­si- der”, sin ha­ber he­cho ca­rre­ra ju­di­cial y que asu­mió la pre­si­den­cia en el 2007. En dos se­ma­nas en­tre­ga­rá la pre­si­den­cia y se­rá un mi­nis­tro más, aun­que tan­to en el Go­bierno co­mo en la Jus­ti­cia creen que in­ten­ta­rá rear­mar­se.

El 10 de oc­tu­bre es el J20, el en­cuen­tro mun­dial de ju­ris­tas que acom­pa­ña al his­tó­ri­co G20 de los pre­si­den­tes. Lo­ren­zet­ti fue quien se ocu­pó de or­ga­ni­zar­lo. La aper­tu­ra era su con­sa­gra­ción mun­dial, pe­ro el des­tino lo de­jó afue­ra. Las pa­la­bras ini­cia­les las da­rá quien se­rá el fla­man­te pre­si­den­te del má­xi­mo tri­bu­nal, Car­los Ro­sen­krantz. Sin sa­ber­lo, Lo­ren­zet­ti tra­ba­jó to­do el año pa­ra su su­ce­sor.

Ri­car­do Lo­ren­zet­ti no se­rá más el pre­si­den­te de la Cor­te des­de el 1 de oc­tu­bre, tras 11 años de ejer­cer ese car­go.

GA­NA­DO­RA. Carrió sa­bía des­de el lu­nes que Lo­ren­zet­ti de­ja­ría la pre­si­den­cia, pe­ro se lo guar­dó has­ta que la no­ti­cia es­ta­lló. No que­ría que una fil­tra­ción la arrui­na­se.

IN­FO­GRA­FÍAS:IN­FO FER­NAN­DO SAN MAR­TÍN. FOTOS: CEDOC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.