En la som­bra:

El con­sul­tor y ex fun­cio­na­rio me­ne­mis­ta ar­mó la fo­to de Mas­sa y sus alia­dos. Enojo PRO.

Noticias - - SUMARIO -

El con­sul­tor Gui­ller­mo Sei­ta es­tá de­trás de nue­vo pe­ro­nis­mo. Pe­ro tam­bién ase­so­ra a Vidal, La­rre­ta y Lo­ren­zet­ti.

Los­cua­tro que­rían mos­trar­se jun­tos, pe­ro al re­cién na­ci­do fren­te que in­te­gran no le con­ve­nía que nin­guno fue­ra an­fi­trión. En­ton­ces Gui­ller­mo Sei­ta ofre­ció una mo­der­na ofi­ci­na en el pi­so 21 de Ave­ni­da del Li­ber­ta­dor al 600, don­de fun­cio­na su en­cues­ta­do­ra Management & Fit. Ci­tó a Ser­gio Mas­sa, Juan Ma­nuel Ur­tu­bey, Juan Schia­ret­ti y Mi­guel Án­gel Pi­chet­to a las 17.30 del jue­ves 27 de sep­tiem­bre y arri­mó cin­co si­llas a la me­sa. La ca­be­ce­ra que­dó li­bre, a la es­pe­ra de “un lí­der na­ci­do del vo­to po­pu­lar”.

“Si les pre­gun­tan dón­de es­ta­ban, di­gan que era la ofi­ci­na de un ami­go en co­mún”, or­de­nó el con­sul­tor. Pe­ro la lo­ca­ción fi­nal­men­te se fil­tró y Sei­ta que­dó al des­cu­bier­to co­mo el gran ti­ti­ri­te­ro.

De los cua­tro, Schia­ret­ti es su clien­te más fiel. Se co­no­cie­ron en los '90 cuan­do am­bos eran fun­cio­na­rios de Car­los Me­nem y en­ta­bla­ron una amis­tad que aún con­ser­van. Des­de en­ton­ces, Sei­ta ma­ne­jó sus cam­pa­ñas y lle­gó a Jo­sé Ma­nuel de la So­ta, al que tam­bién ase­so­ró.

La muer­te del ex go­ber­na­dor, el 15

de sep­tiem­bre pa­sa­do, re­tra­só una se­ma­na la sa­li­da de los “pe­ro­nis­tas al­ter­na­ti­vos” a es­ce­na. Des­pués de las fo­tos, ca­da uno se­gui­rá por su la­do con la ta­rea de con­quis­tar go­ber­na­do­res del PJ, ve­ci­na­lis­tas, so­cia­lis­tas y has­ta di­ri­gen­tes de Cam­bie­mos. Por­que los cua­tro pien­san di­fe­ren­te, pe­ro to­dos -tam­bién Sei­ta­coin­ci­den en que con el pe­ro­nis­mo só­lo no al­can­za.

La idea de al­gu­nos es vol­ver a mos­trar­se jun­tos en no­viem­bre, “cuan­do pa­se el pre­su­pues­to”. Es­pe­ran que pa­ra en­ton­ces ha­ya que su­mar más si­llas a la me­sa.

CON TO­DOS. “Sei­ta ma­ne­ja las cuen­tas más gran­des del país”, di­cen en el mun­do de la con­sul­to­ría. En 2015 tra­ba­jó a la vez pa­ra Mauricio Ma­cri, Da­niel Scio­li y Mas­sa. “No es des­leal por­que to­dos lo sa­bían”, ex­pli­có a NO­TI­CIAS, en una de las po­cas en­tre­vis­tas que dio en los úl­ti­mos años.

Le gus­ta es­con­der­se. Na­ci­do en Bue­nos Ai­res, for­mó par­te de la or­ga­ni­za­ción pe­ro­nis­ta Guar­dia de Hie­rro y se mu­dó a Mar del Pla­ta en 1984. Con Do­min­go Ca­va­llo, lle­gó a ser je­fe de ga­bi­ne­te de la Can­ci­lle­ría y el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía. Ex­pri­mió los víncu­los con los pe­rio­dis­tas más im­por­tan­tes del país, creó Ma­nag­ment, su pri­me­ra agen­cia de clip­ping (re­cor­te de me­dios), y con­quis­tó a Me­nem, que lo nom­bró se­cre­ta­rio de Me­dios y je­fe de cam­pa­ña en 1999.

Vein­te años des­pués, Sei­ta si­gue en la bús­que­da de un pre­si­den­cia­ble. Ase­so­ra a los pe­ro­nis­tas, pe­ro tam­bién a Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta y Ma­ría Eu­ge­nia Vidal. Ma­cri y DI­VI­DI­DOS. El pe­ro­nis­mo al­ter­na­ti­vo de­jó afue­ra a Cris­ti­na Kirch­ner. So­lá pi­de abrir­le una puer­ta.

OCUL­TO. Sei­ta pre­fie­re pa­sar des­aper­ci­bi­do pe­ro en el am­bien­te to­dos lo con­sul­tan. “Co­no­cí a to­dos los pre­si­den­tes. Lo lo­gré di­cien­do la ver­dad”, con­tó a NO­TI­CIAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.