Bra­sil fren­te a la op­ción mi­li­ta­ris­ta

Noticias - - STAFF - PE­RIO­DIS­TA y ana­lis­ta po­lí­ti­co, ex di­rec­tor de “The Bue­nos Ai­res He­rald”. Por JA­MES NEIL­SON*

Bol­so­na­ro, el can­di­da­to de la ex­tre­ma de­re­cha, preo­cu­pa al ve­cin­da­rio sud­ame­ri­cano. El aná­li­sis de Ja­mes Neil­son.

Pa­ra los con­ven­ci­dos de que Amé­ri­ca la­ti­na ha­bía de­ja­do atrás pa­ra siem­pre la era de las dic­ta­du­ras militares, lo que aca­ba de su­ce­der en Bra­sil fue un bal­de de agua gé­li­da. El que un per­so­na­je co­mo Jair Bol­so­na­ro que, le­jos de ocul­tar su de­seo de ha­cer una re­edi­ción –una mu­cho más fe­roz, por si hu­bie­ra du­das–, de los re­gí­me­nes cas­tren­ses que en­tre 1964 y 1985 go­ber­na­ban a su país, ha­ya con­se­gui­do más del 46 por cien­to de los vo­tos en la pri­me­ra vuel­ta elec­to­ral, ha­ce te­mer que en la re­gión la de­mo­cra­cia, im­per­fec­ta pe­ro así y to­do au­tén­ti­ca que se di­fun­dió en las dé­ca­das úl­ti­mas, po­dría te­ner los días con­ta­dos.

Aun­que en Chile to­da­vía abun­dan los que re­cuer­dan con ca­ri­ño a Au­gus­to Pi­no­chet y en to­das par­tes hay iz­quier­dis­tas que si­guen en­dio­san­do a co­man­dan­tes uni­for­ma­dos co­mo los her­ma­nos Cas­tro y Hugo Chá­vez, uno su­po­nía que una ma­yo­ría sus­tan­cial de los la­ti­noa­me­ri­ca­nos se re­sis­ti­ría a caer nue­va­men­te en la ten­ta­ción de en­tre­gar el po­der a los aman­tes de la dis­ci­pli­na cuar­te­la­ria. Des­de el do­min­go pa­sa­do, tan­to op­ti­mis­mo pa­re­ce de­ci­di­da­men­te in­ge­nuo.

En com­pa­ra­ción con Bol­so­na­ro, Do­nald Trump es un mo­de­ra­do sen­si­ble­ro, si bien un tan­to bo­cón, y los de­re­chis­tas eu­ro­peos que es­tán sem­bran­do pá­ni­co en las fi­las pro­gre­sis­tas del Vie­jo Con­ti­nen­te son ni­ños de pe­cho. El hom­bre que ya tie­ne un pie en el Pla­nal­to di­ce creer que pa­ra “so­lu­cio­nar” los pro­ble­mas del Bra­sil ha­bría que “ma­tar a 30 mil” per­so­nas, co­men­zan­do con el su­ma­men­te res­pe­ta­ble ex pre­si­den­te Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so, acla­ran­do así que no pen­sa­ba só­lo en li­qui­dar a tal can­ti­dad de los de­lin­cuen­tes co­mu­nes que es­tán pro­li­fe­ran­do en su país. Pa­ra más se­ñas, Bol­so­na­ro no ha va­ci­la­do en pro­nun­ciar­se a fa­vor de la tor­tu­ra.

¿Es lo que quie­ren los más de 49 mi­llo­nes de bra­si­le­ños que lo vo­ta­ron? Pue­de que no, que ha­ya al­gu­nos que se­rían rea­cios a de­jar­lo vio­lar los de­re­chos hu­ma­nos de sus com­pa­trio­tas de ma­ne­ra tan sal­va­je, pe­ro a juz­gar por los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les, es tan fuer­te la sed de ven­gan­za de por lo me­nos la mi­tad de la po­bla­ción de nues­tro ve­cino gi­gan­tes­co que no le im­por­ta en ab­so­lu­to el des­tino de quie­nes se en­cuen­tran al otro la­do del abis­mo so­cio­po­lí­ti­co que se ha abier­to, una grie­ta que es mu­cho más pro­fun­da que aque­lla que aquí mo­ti­va tan­ta an­gus­tia.

Así pues, aun cuan­do, pa­ra asom­bro de los mu­chos que dan por des­con­ta­do que Bol­so­na­ro ya ha ga­na­do, Fer­nan­do Had­dad, el re­em­pla­zan­te del en­car­ce­la­do ex pre­si­den­te Luiz Iná­cio “Lu­la” da Sil­va lo­gra­ra en­sam­blar una coa­li­ción am­plí­si­ma que le per­mi­tie­ra de­rro­tar­lo en el ba­lo­ta­je fe­cha­do pa­ra el 28 de oc­tu­bre, se­gui­ría ha­bien­do dos Bra­si­les que tan­to se odian que no ha­brá for­ma de im­pe­dir que ha­ya es­ta­lli­dos de vio­len­cia po­lí­ti­ca. Los ex­tre­mos se ali­men­tan mu­tua­men­te al brin­dar ca­da uno al enemi­go pre­tex­tos pa­ra adop­tar pos­tu­ras más ra­di­ca­les. Co­mo

Trump, Bol­so­na­ro pron­to se dio cuen­ta de que es­can­da­li­zar a los de­fen­so­res de la lla­ma­da “co­rrec­ción po­lí­ti­ca”, en es­pe­cial a los guar­dia­nes me­diá­ti­cos de la agen­da pro­gre­sis­ta, le trae­ría un sin­fín de be­ne­fi­cios elec­to­ra­les al per­mi­tir­le lla­mar la aten­ción a la brecha que lo se­pa­ra de las eli­tes cul­tu­ra­les y aca­dé­mi­cas. No só­lo en Es­ta­dos Uni­dos y Bra­sil, sino tam­bién en Eu­ro­pa, mu­chí­si­mas per­so­nas se sien­ten trai­cio­na­das por la cla­se go­ber­nan­te y aque­llos que, sin pro­po­nér­se­lo y por lo co­mún sin en­te­rar­se de ello, le sir­ven de vo­ce­ros in­for­ma­les al reivin­di­car los va­lo­res pro­gre­sis­tas que, a me­nu­do con hi­po­cre­sía fla­gran­te, sus in­te­gran­tes ju­ran com­par­tir.

Al en­som­bre­cer­se las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas fren­te a la ma­yo­ría, per­so­na­jes que se afir­man re­suel­tos a de­mo­ler el sis­te­ma vi­gen­te no tar­dan en con­se­guir el apo­yo de quie­nes es­tán bus­can­do una al­ter­na­ti­va a un sta­tu quo que les pa­re­ce in­so­por­ta­ble y que, por ra­zo­nes an­to­ja­di­zas, re­la­cio­nan las de­fi­cien­cias eco­nó­mi­cas de la so­cie­dad en que vi­ven con el ac­ti­vis­mo re­cien­te de quie­nes sue­ñan con una re­vo­lu­ción se­xual que con­sig­na­ría a la his­to­ria ac­ti­tu­des que creen irre­me­dia­ble­men­te an­ti­cua­das. A su pa­re­cer, son sín­to­mas del mis­mo mal. Por cier­to, Bol­so­na­ro no se vio per­ju­di­ca­do por su vo­lun­tad de ha­blar pes­tes de los ho­mo­se­xua­les o del feminismo; an­tes bien, lo ayu­dó mu­cho al ase­gu­rar­le el apo­yo de mi­llo­nes de evan­gé­li­cos, ca­tó­li­cos con­ser­va­do­res y una mul­ti­tud de jó­ve­nes que, co­mo ha ocu­rri­do una y otra vez a tra­vés de los mi­le­nios, re­pu­dian las con­vic­cio­nes de sus ma­yo­res.

De más es­tá de­cir que la car­ta de triun­fo de Bol­so­na­ro no es el ma­chis­mo ra­bio­so que lo ca­rac­te­ri­za. Es el odio que sin ta­pu­jos ma­ni­fies­ta ha­cia el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res de Lu­la y, por ex­ten­sión, ha­cia la cla­se po­lí­ti­ca bra­si­le­ña en su con­jun­to. Se pre­sen­ta co­mo el verdugo de “la vie­ja po­lí­ti­ca”, que se­gún él y mu­chí­si­mos otros, es co­rrup­ta, hi­pó­cri­ta y, lo que es peor aún, inú­til, ya que só­lo ha ser­vi­do pa­ra en­ri­que­cer a una cas­ta de pa­rá­si­tos ve­na­les. En otras pa­la­bras, el ex mi­li­tar apro­ve­cha el mis­mo sen­ti­mien­to que aquí hi­zo sur­gir el mo­vi­mien­to “que se va­yan to­dos”, pe­ro mien­tras que aquel fe­nó­meno re­sul­tó ser tan pa­sa­je­ro que no cam­bió na­da, en Bra­sil po­dría ins­ta­lar un go­bierno que sea mu­cho más des­truc­ti­vo y ven­ga­ti­vo que el en­ca­be­za­do por Trump.

El éxi­to, to­da­vía par­cial, de Bol­so­na­ro nos ayu­da a en­ten­der las ra­zo­nes por las cua­les du­ran­te dé­ca­das ca­si to­dos los paí­ses de Amé­ri­ca la­ti­na caían es­po­rá­di­ca­men­te en ma­nos de militares. Al ini­ciar sus res­pec­ti­vas ges­tio­nes, aque­llos re­gí­me­nes no ca­re­cían de apo­yo po­pu­lar. De ha­ber­se ani­ma­do Jor­ge Vi­de­la y los de­más co­man­dan­tes a celebrar un referéndum en mar­zo de 1976, pu­die­ron ha­ber­lo ga­na­do. Por for­tu­na, eran con­tra­rios por prin­ci­pio a elec­cio­nes de cual­quier es­pe­cie, lo que fa­ci­li­ta­ría enor­me­men­te la ta­rea de quie­nes que­rían ha­cer pen­sar que la dictadura ha­bía si­do una abe­rra­ción en un país de cul­tu­ra ne­ta­men­te de­mo­crá­ti­ca.

En Bra­sil, es evi­den­te, la fo­bia con­tra las dic­ta­du­ras

militares ca­re­ce del po­der per­sua­si­vo que tie­ne en la Ar­gen­ti­na, de suer­te que los víncu­los per­so­na­les y emo­ti­vos de Bol­so­na­ro con los re­gí­me­nes de ha­ce más de trein­ta años no le han cos­ta­do vo­tos. Su­ce­de que en la memoria co­lec­ti­va bra­si­le­ña, los años en que los ge­ne­ra­les Cas­te­lo Bran­co, Cos­ta e Sil­va, Ga­rras­ta­zu Mé­di­ci, Gei­sel y Fi­guei­re­do fi­gu­ra­ban co­mo pre­si­den­tes de fac­to, dis­ta­ban de ser tan fu­nes­tos co­mo los del Pro­ce­so aquí. Mu­chos que res­pal­dan a Bol­so­na­ro creen que en aquel en­ton­ces ha­bía más se­gu­ri­dad y me­nos co­rrup­ción que en los años si­guien­tes. ¿Y los abu­sos per­pe­tra­dos por los militares? Ha­brá si­do cues­tión de un de­ta­lle me­nor, anec­dó­ti­co.

Que es­ta sea la ac­ti­tud de ca­si la mi­tad del elec­to­ra­do bra­si­le­ño pue­de con­si­de­rar­se alar­man­te por tra­tar­se de un país de di­men­sio­nes con­ti­nen­ta­les, con más de 200 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, que es, por mu­cho, el ma­yor de Amé­ri­ca la­ti­na. De con­so­li­dar su triun­fo Bol­so­na­ro, en otras par­tes de la re­gión los au­to­ri­ta­rios fes­te­ja­rían lo que to­ma­rían por el re­sur­gi­mien­to de una al­ter­na­ti­va que otros creían to­tal­men­te des­pres­ti­gia­da. Por lo de­más, en el ca­so de que el go­bierno re­sul­tan­te co­men­za­ra a pi­so­tear los de­re­chos hu­ma­nos, cum­plien­do así las pro­me­sas de cam­pa­ña más tru­cu­len­tas del jefe, sus enemi­gos sen­ti­rían que se­ría le­gí­ti­mo que reac­cio­na­ran de la mis­ma ma­ne­ra. No ex­tra­ña­ría, pues, que Bra­sil se trans­for­ma­ra nue­va­men­te en un cam­po de ba­ta­lla en que ban­das de gue­rri­lle­ros ur­ba­nos, ade­más de en­jam­bres de de­lin­cuen­tes co­mu­nes, se en­tre­ga­ran a la lu­cha ar­ma­da con la ex­cu­sa, na­da ar­bi­tra­ria, de que un ré­gi­men bru­tal no les de­ja­ba otra op­ción.

En las zo­nas re­la­ti­va­men­te desa­rro­lla­das de Bra­sil, Bol­so­na­ro arra­só: en San Pa­blo, San­ta Ca­ta­ri­na y Rio de Ja­nei­ro, su­peró có­mo­da­men­te el 50 por cien­to. En cam­bio, per­dió an­te Had­dad en los es­ta­dos po­bres del Nor­des­te, la cu­na de Lu­la, que de­pen­den más de la lar­gue­za fe­de­ral y, pa­ra in­dus­tria­li­zar­se, ne­ce­si­tan mu­chas con­ce­sio­nes fis­ca­les. ¿Es­ta­ría dis­pues­to un even­tual go­bierno del enemi­go nú­me­ro uno de Lu­la y to­do cuan­to re­pre­sen­ta a gas­tar más di­ne­ro en un es­fuer­zo tal vez qui­jo­tes­co por “mo­der­ni­zar” el equi­va­len­te bra­si­le­ño del Mez­zo­giorno ita­liano, ya que el atra­so que su­fre pue­de acha­car­se a sus ras­gos cul­tu­ra­les? Es po­co pro­ba­ble.

Se pre­vé que Bol­so­na­ro –el que pa­ra ali­vio de los mer­ca­dos con­fie­sa no en­ten­der na­da de eco­no­mía–, nom­bre co­mo mi­nis­tro de Ha­cien­da a Pa­blo Gue­des, un “Chica­go boy” que que­rrá re­du­cir drás­ti­ca­men­te el ta­ma­ño del Es­ta­do y po­ner en mar­cha un pro­gra­ma de pri­va­ti­za­cio­nes afín al em­pren­di­do aquí por Carlos Me­nem, y que da­rá prio­ri­dad a los sec­to­res eco­nó­mi­cos más avan­za­dos, sin preo­cu­par­se por los re­za­ga­dos.

Así lo en­ten­die­ron quie­nes ope­ran en la bol­sa de San Pa­blo, la ma­yor de Amé­ri­ca la­ti­na; el re­sul­ta­do de la pri­me­ra ron­da elec­to­ral los hi­zo sal­tar de ale­gría en an­ti­ci­pa­ción de un sa­lu­da­ble cho­que ca­pi­ta­lis­ta. Con to­do, mu­chos que se sien­ten te­rri­ble­men­te frus­tra­dos por la si­tua­ción so­cio­eco­nó­mi­ca de su país y vo­ta­ron a Bol­so­na­ro por­que creen que le se­rá da­do me­jo­rar­la eli­mi­nan­do de gol­pe la ma­le­za bu­ro­crá­ti­ca que ha cre­ci­do por do­quier y cas­ti­gan­do a los mal­he­cho­res más no­to­rios ten­drían que es­pe­rar lo que po­dría ser un lar­go ra­to an­tes de que les lle­guen los be­ne­fi­cios pre­vis­tos por los em­pre­sa­rios. ¿Aguar­da­rán con pa­cien­cia los cam­bios po­si­ti­vos que tan­to año­ran, o se sen­ti­rán tan de­cep­cio­na­dos que den­tro de po­co Bol­so­na­ro to­me el lu­gar ocu­pa­do por Lu­la co­mo el má­xi­mo sím­bo­lo del mal?

BOL­SO­NA­RO. El can­di­da­to de la ex­tre­ma de­re­cha preo­cu­pa al ve­cin­da­rio sud­ame­ri­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.