CELEBRAR LA­TI­NOA­MÉ­RI­CA

En su 17 aniver­sa­rio, Mal­ba pre­sen­ta un nue­vo re­co­rri­do por el ar­te del si­glo XX, a par­tir de obras em­ble­má­ti­cas de su pa­tri­mo­nio.

Noticias - - CULTURA - CRÍ­TI­CA de Ar­te de NO­TI­CIAS.

Eduar­do F. Cos­tan­ti­ni ca­mi­na por las sa­las del mu­seo que inau­gu­ró ha­ce 17 años y cuen­ta his­to­rias. Se­ña­la “La mu­jer del swea­ter ro­jo” (1935) de An­to­nio Ber­ni y re­cuer­da que la com­pró a un co­lec­cio­nis­ta que que­ría pa­gar­le los es­tu­dios a un so­brino. “Fue amor a pri­me­ra vis­ta”, di­ce de la mag­né­ti­ca pin­tu­ra con tin­tes de rea­lis­mo má­gi­co “Au­to­rre­tra­to con chan­go y lo­ro” (1942), de la me­xi­ca­na Fri­da Kah­lo. Son­ríe al evo­car a los co­lec­cio­nis­tas bra­si­le­ños, con los que com­pi­tió en una subas­ta neo­yor­qui­na por la fa­bu­lo­sa “Aba­po­rú” de Tar­si­la do Ama­ral. Ellos or­ga­ni­za­ron un fes­te­jo se­gu­ros de que la icó­ni­ca pie­za ins­pi­ra­do­ra del mo­vi­mien­to an­tro­po­fá­gi­co se­ría pa­ra ellos. “Aun­que la pin­tu­ra que­dó pa­ra Mal­ba, los bra­si­le­ños nos in­vi­ta­ron a la ce­le­bra­ción. En­se­gui­da pres­ta­mos la pie­za a ins­ti­tu­cio­nes pa­ra su ex­hi­bi­ción pú­bli­ca en Bra­sil”.

“¿Por qué te­ne­mos tan­tas obras com­pra­das a pre­cios to­pe? Por­que siem­pre voy en bus­ca de la me­jor obra”, di­ce Cos­tan­ti­ni, re­me­mo­ran­do aque­lla inol­vi­da­ble primavera de 2001

cuan­do -ape­nas 10 días des­pués del si­nies­tro ata­que que des­tru­yó a las to­rres ge­me­las de Nue­va York- abrió las puer­tas del Mu­seo de Ar­te La­ti­noa­me­ri­cano de Bue­nos Ai­res. Por ca­so, “Com­po­si­tion sy­mé­tri­que uni­ver­se­lle en blanc et noir” (Com­po­si­ción si­mé­tri­ca uni­ver­sal en blan­co y ne­gro) es una de las gran­des obras del uni­ver­sa­lis­mo cons­truc­ti­vo del uru­gua­yo Joa­quín To­rres-Gar­cía.

¿Qué sien­te su pre­si­den­te y fun­da­dor? “Yo sé que no po­dría vi­vir sin el Mal­ba -di­ce a NO­TI­CIAS-. Es una par­te mía, pe­ro tam­bién es un desafío y una res­pon­sa­bi­li­dad ha­cer las co­sas de ma­ne­ra que el mu­seo pue­da con­ti­nuar cuan­do yo no es­té”. Sin fal­sos pu­do­res sos­tie­ne que “es­ta es la co­lec­ción ex­hi­bi­da de ar­te la­ti­noa­me­ri­cano más im­por­tan­te del mun­do”. Tie­ne ra­zón. ¿En qué otro lu­gar del pla­ne­ta pue­den ver­se jun­tas tan­tas no­ta­bles obras que re­fle­jan la di­ver­si­dad cul­tu­ral, be­lle­za ar­tís­ti­ca y dis­pa­ri­dad so­cial de los ma­yo­res ar­tis­tas de es­te ma­ra­vi­llo­so y con- tra­dic­to­rio con­ti­nen­te?

LAS OBRAS. Es un pri­vi­le­gio po­der pa­sear la mi­ra­da por mu­chos de los gran­des hi­tos del ar­te de la re­gión, des­ple­ga­dos en la atrac­ti­va ex­po­si­ción “Ar­te La­ti­noa­me­ri­cano 1900-1970 Co­lec­ción Mal­ba”, co­mo la mo­nu­men­tal “Ma­ni­fes­ta­ción” (1934) de Ber­ni, pe­río­do en que ini­ció su pin­tu­ra so­cial.

La nue­va pues­ta ce­le­bra un nue­vo aniver­sa­rio de Mal­ba, una in­elu­di­ble mar­ca ar­qui­tec­tó­ni­ca de la ciu­dad; im­po­si­ble ima­gi­nar­la sin esa ai­rea­da es­truc­tu­ra, de lí­neas de­pu­ra­das de hor­mi­gón y vi­drio, ins­ta­la­da en Ave­ni­da Fi­gue­roa Al­cor­ta y San Mar­tín de Tours.

La es­plén­di­da pin­tu­ra cu­bis­ta “Re­tra­to de Ramón Gó­mez de la Ser­na” (1915) del me­xi­cano Die­go Ri­ve­ra, so­bre el es­cri­tor es­pa­ñol Gó­mez de la Ser­na, ini­cia el re­co­rri­do cro­no­ló­gi­co ar­ma­do por Vic­to­ria Gi­rau­do -Je­fa de Cu­ra­du­ría-, el co­lec­cio­nis­ta Ri­car­do Es­te­ves -ase­sor pa­ra la ad­qui­si­ción de las pie­zas fun­da­cio­na­les- y el pro­pio Cos­tan­ti­ni. Mu-

cho pa­ra ver en es­ta mues­tra que reúne 230 obras de 200 ar­tis­tas co­mo Xul So­lar, Al­fa­ro Si­quei­ros, Pet­to­ru­ti, Ba­rra­das, Fi­ga­ri, Lam, Bo­te­ro, Oi­ti­ci­ca, Clark, Pra­ti, So­to, Mat­ta, Le Parc, Bo­to, Fon­ta­na, De la Ve­ga. Com­pren­de sie­te nú­cleos te­má­ti­cos, des­de los ini­cios de la mo­der­ni­dad, a prin­ci­pios del si­glo XX, pa­san­do por pro­pues­tas su­rrea­lis­tas y del ar­te abs­trac­to y con­cre­to -co­mo Car­me­lo Ar­den Quin-, ar­te óp­ti­co y cinético, abs­trac­cio­nes li­bres, in­for­ma­lis­mo, ca­li­gra­fías, Nue­vas Fi­gu­ra­cio­nes, y más, has­ta los años ’70 con el sur­gi­mien­to del ar­te con­cep­tual.

La ex­cep­cio­nal obra de ca­ba­lle­te “Bai­le en Tehuan­te­pec” (1928) de Die­go Ri­ve­ra -ex­hi­bi­da en Mal­ba por co­mo­da­to Eduar­do F. Cos­tan­ti­ni- ex­pre­sa mis­te­rio y dua­li­dad: los cuer­pos exu­dan un lo­gra­do mo­vi­mien­to mien­tras los ros­tros re­fle­jan dis­tan­cia emo­cio­nal. En el re­co­rri­do que­dó cer­ca de la obra de sus dos ve­ces es­po­sa Fri­da Kah­lo. Nun­ca an­tes mos­tra­da en el país, “For­mes vo­lan­tes (Ha­ko­ne, Po­nen­te)” de Ali­cia Pe­nal­ba fue do­na­da a Mal­ba por el Ar­chi­vo Pe­na­ba en 2017. Po­see 26 re­lie­ves en fi­bra de vi­drio que in­si­núan una con­mo­ve­do­ra vi­bra­ción. Jun­to a ella es­tá “Ana­lo­gía IV” de Víc­tor Grip­po, quien pa­ra ar­ti­cu­lar su pen­sa­mien­to uti­li­zó en sus ins­ta­la­cio­nes ob­je­tos de la vi­da co­ti­dia­na.

En­tre las pie­zas pa­ra­dig­má­ti­cas se en­cuen­tra “Mul­he­res com fru­tas” (1932) de Emi­li­ano Di Ca­val­can­ti, obra mo­der­nis­ta que ce­le­bra el sa­bor y el co­lor de Bra­sil, país muy bien re­pre­sen­ta­do en la ex­hi­bi­ción in­clu­so por “O im­po­si­ble” (1945), una eró­ti­ca es­cul­tu­ra en ye­so de Ma­ría Mar­tins en la que dos fi­gu­ras -fe­me­ni­na y mas­cu­li­na- no pue­den acer­car­se de­bi­do a las es­pi­no­sas formas de su ca­be­zas.

Por VIC­TO­RIA VERLICHACK *

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.