Agus­tín “Soy Ra­da” Aris­ta­rán:

Tra­ba­ja co­mo ma­go des­de los do­ce y no pa­ró. Uni­per­so­nal en Net­flix, dis­co en Spo­tify y tea­tro. El pe­li­gro de las eti­que­tas y el éxi­to.

Noticias - - SUMARIO - VALERIA GAR­CÍA TESTA @val­gar­cia­tes­ta

tra­ba­ja co­mo ma­go des­de los do­ce y no pa­ró. Uni­per­so­nal en Net­flix, dis­co en Spo­tify y tea­tro. El pe­li­gro de las eti­que­tas y el éxi­to.

Se­ren­di­pia, dí­ce­se de un ha­llaz­go va­lio­so que se pro­du­ce de ma­ne­ra ac­ci­den­tal o ca­sual. Agus­tín Aris­ta­rán es un co­me­dian­te bahien­se cul­tor de esa palabra. Tan­to que así lla­mó al show de hu­mor que ha­ce en el Metropolitan Sura. Una de sus se­ren­di­pias per­so­na­les fue des­cu­brir que es men­ti­ra eso de que el tren pa­sa una so­la vez y que hay que sal­tar y col­gar­se del es­tri­bo aún con ries­go de vi­da. La lec­ción se le hi­zo car­ne cuan­do que­dó ti­ra­do en las vías. Lo ex­pli­ca así: en­tre sus 23 y 24 años, en me­dio de su re­cien­te pa­ter­ni­dad y del éxi­to la­bo­ral que le es­ta­ba dan­do pro­yec­ción en La­ti­noa­mé­ri­ca, los ata­ques de pá­ni­co lo de­ja­ron fue­ra de jue­go. Ni bien se dio cuen­ta, to­có la puer­ta de un psi­quia­tra. “Fue me­nos de un año, es­tu­ve me­di­ca­do en me­dio de una vo­rá­gi­ne in­fer­nal en la que no po­día pa­rar, por es­ta co­sa de que el tren pa­sa una vez en la vi­da y que te­nés que su­bir­te y dar­le y dar­le”. Pro­me­te que esos epi­so­dios que­da­ron atrás, pe­se a que aho­ra es­té en una exi­gen­cia pro­fe­sio­nal enor­me: vie­ne de dos años con tem­po­ra­da en Bue­nos Ai­res y gi­ras por el país y el ex­te­rior; fue par­te de “Re­lo­ca”, pe­lí­cu­la pro­ta­go­ni­za­da por Na­ta­lia Orei­ro; es el úni­co ar­gen­tino que tie­ne un uni­per­so­nal en Net­flix; mon­tó su nue­vo show; sa­có el dis­co “Da­da” en Spo­tify y tie­ne más de dos mi­llo­nes de se­gui­do­res que se di­vier­ten con sus vi­deos vi­ra­les. Ser la pro­pia em­pre­sa im­pli­ca asu­mir ro­les que aho­ra pue­de de­le­gar: “Es otra ener­gía la que pon­go, me es­toy de­di­can­do só­lo a la par­te ar­tís­ti­ca por­que ten­go otro mon­tón de gen­te ha­cien­do las co­sas que me pe­sa­ban”. Pa­sen y vean al ma­go, dis­cí­pu­lo de Re­né La­vand, que sa­có el co­ne­jo de la ga­le­ra y se trans­for­mó en un ar­tis­ta in­cla­si­fi­ca­ble.

NO­TI­CIAS: ¿Có­mo ten­go que lla­mar­lo: Agus­tín, Ra­da o Ra­da­gast?

Agus­tín Aris­ta­rán: Co­mo quie­ras, to­do el mun­do me di­ce Ra­da. En reali--

El que se co­me el pa­pel de 'soy you­tu­ber o ins­ta­gra­mer' y vi­ve así, se con­vier­te en un pe­lo­tu­do. Cuan­do no te fun­cio­na, por­que es­tás fin­gien­do to­do, te frus­trás.

dad, es­toy en el mo­men­to de sa­car­me el “gast”, fue un te­ma de te­ra­pia. Ten­go co­mo una cons­tan­te. Ca­da cier­to tiem­po, pe­go un vo­lan­ta­zo a to­do.

NO­TI­CIAS: Pe­ro no con el nom­bre. Aris­ta­rán: No, pe­ro pa­re­ce que las per­so­nas son lo que ha­cen y no me gus­ta eso. Las per­so­nas tie­nen una iden­ti­dad más allá de su eti­que­ta.

Ha­blan­do de eti­que­tas, y en una épo­ca en la que a los ni­ños se les po­nen mu­chas, él vi­vió una in­fan­cia in­có­mo­da don­de lo se­ña­la­ban co­mo hi­per­ac­ti­vo y dis­per­so. “Creo que el he­cho de que mis vie­jos me ha­yan mi­ra­do tan­to, hi­zo que no me den una pas­ti­lla pa­ra que no mo­les­te ni me eti­que­ta­ron. En­ten­die­ron que no era un dis­per­so pa­to­ló­gi­co, sino que te­nía in­quie­tu­des di­fe­ren­tes”. No la pa­sa­ba mal en el co­le­gio, pe­ro le cos­ta­ba con­cen­trar­se. Se ga­na­ba “al pú­bli­co” con hu­mor y apro­ba­ba las ma­te­rias por el “cha­mu­yo”, no por­que es­tu­dia­ra. Es­tu­diar le cos­ta­ba y lo an­gus­tia­ba.

NO­TI­CIAS: ¿Ter­mi­nó la se­cun­da­ria?

Aris­ta­rán: Sí, más tar­de. Me que­da­ron dos ma­te­rias, exac­ta­men­te las mis­mas que le ha­bían que­da­do a mi vie­jo. Él me pro­pu­so ter­mi­nar juntos el co­le­gio. Así que cur­sa­mos ma­te­má­ti­ca de cuar­to año y geo­gra­fía de ter­ce­ro. Mi vie­jo ter­mi­nó a los cin­cuen­ta y pi­co y yo a los vein­ti­pi­co.

En su es­pec­tácu­lo, ha­bla mu­cho de su pa­pá. “Se­ren­di­pia” arran­ca con la car­ta que a los seis años le es­cri­bió a Pa­pá Noel pi­dién­do­le un ca­mion­ci­to Du­ra­vit. Co­mo eso sa­lía del pre­su­pues­to, re­ci­bió otro re­ga­lo: un jue­go de ma­gia que se con­vir­tió en la ca­ja de Pan­do­ra. Ese, a quien le cos­ta­ba ho­rro­res po­ner aten­ción y ha­cer fo­co en cálcu­los, trián­gu­los, til­des, paí­ses, ca­pi­ta­les y ba­ta­llas o re­vo­lu­cio­nes; re­sul­tó un apa­sio­na­do por una ac­ti­vi­dad que se ba­sa en que quie­nes mi­ran, pon­ga la aten­ción en un pun­to, mien­tras el tru­co pa­sa por otro la­do. ¡Voa­lá! A los do­ce años hi­zo su pri­mer show y nun­ca más pa­ró.

De no­che, lo acom­pa­ña­ba su pa­dre; de día, iba con un ami­go de su mis­ma edad.

NO­TI­CIAS: ¡Te­nía una res­pon­sa­bi­li­dad muy gran­de!

Aris­ta­rán: Gro­sa, hoy lo pien­so y es la edad que tie­ne Bian­ca, mi hi­ja.

NO­TI­CIAS: Di­ce que pe­ga vo­lan­ta­zos en su ca­rre­ra cuan­do se abu­rre, ¿có­mo es eso?

Aris­ta­rán: Sí, sien­to an­gus­tia, no pue­do se­guir. Si me abu­rro, au­to­má­ti­ca­men­te se va a abu­rrir el pú­bli­co por­que me van a ver a mí abu­rri­do arri­ba del es­ce­na­rio, que es un lu­gar sa­gra­do. Cuan­do hi­ce el Gran Rex (en abril) fue­ron 3.500 per­so­nas, ¿y les voy a con­tar al­go que me abu­rre? No, ellos tie­nen que vi­vir el mis­mo vér­ti­go que sien­to yo, o al me­nos in­ten­to trans­mi­tir­lo. Y lo que su­ce­de ahí arri­ba es un vér­ti­go in­des­crip­ti­ble, no hay mon­ta­ña ru­sa más al­ta que te ha­ga vi­vir lo que te pa­sa en el es­ce­na­rio. NO­TI­CIAS: ¿Qué es el éxi­to? Aris­ta­rán: Pa­ra mí el éxi­to es dis­fru­tar. Cuan­do es­ta­ba ha­cien­do

ma­la­ba­res en un se­má­fo­ro, cuan­do iba a fies­tas in­fan­ti­les o el pro­ce­so de ar­mar un nue­vo es­pec­tácu­lo. No me con­vier­te en una per­so­na exi­to­sa el es­tar en Net­flix o en la ave­ni­da Co­rrien­tes, se lo pe­leo a cual­quie­ra. El éxi­to de ver­dad es ha­ber he­cho siem­pre lo que qui­se, es es­tar tran­qui­lo de que lo que es­toy ha­cien­do es lo que quie­ro ha­cer y no lo que ten­go que ha­cer por­que fun­cio­na… NO­TI­CIAS: El se­má­fo­ro ade­más de dar­le mís­ti­ca, le da li­ber­tad. Net­flix o la ave­ni­da Co­rrien­tes le dan más pro­yec­ción y di­ne­ro, pe­ro se­gu­ra­men­te le aco­tan la li­ber­tad.

Aris­ta­rán: No, no me aco­tan la li­ber­tad. ¿Por qué me aco­ta­rían la li­ber­tad? No de­jo de te­ner la in­de­pen­den­cia de de­ci­dir las co­sas. Y que­rer ser in­de­pen­dien­te no es una cues­tión de re­bel­día, es que cuan­do al­guien me di­ce que lo que quie­re la gen­te es tal co­sa… ¿Có­mo mier­da sa­bés lo que la gen­te quie­re?

NO­TI­CIAS: No es des­de ahí que ar­ma un show.

Aris­ta­rán: No y por eso las re­des so­cia­les fun­cio­nan tan bien ver­sus los me­dios tra­di­cio­na­les, por­que la gen­te tie­ne la po­si­bi­li­dad de ver lo que quie­re. Es­tá de­mos­tra­do que mu­cha gen­te quie­re ver di­fe­ren­tes co­sas, que mu­chos ni­ños ne­ce­si­tan otro ti­po de aten­ción, es to­do lo mis­mo, en el sen­ti­do de que to­dos son di­fe­ren­tes y to­dos quie­ren ver di­fe­ren­tes co­sas, cla­ro que hay con­ten­di­dos más mains­tream, pe­ro…

NO­TI­CIAS: En­trar a las re­des so­cia­les cam­bió su reali­dad pro­fe­sio­nal y, en me­nos de tres años, mul­ti­pli­có ex­po­nen­cial­men­te la can­ti­dad de se­gui­do­res. ¿Qué le pa­só cuan­do lo re­co­no­cían en la ca­lle?

Aris­ta­rán: No me aga­rró de im­pro­vi­so. Una vez es­cu­ché, creo que a Woddy Allen, de­cir al­go así co­mo: “Es­tu­ve más de diez años pre­pa­rán­do­me pa­ra ha­cer­me fa­mo­so de un

día pa­ra el otro”. Yo ve­nía con to­do un ca­mino re­co­rri­do de mu­cho tra­ba­jo acá y en La­ti­noa­mé­ri­ca, en­ton­ces cuan­do lle­gó el mo­men­to de que mu­cha gen­te tu­vo ga­nas de ver­me, ha­bía al­go pa­ra mos­trar­les. To­do es­to lo hi­ce pa­ra que me mi­ren y ven­gan a ver lo que real­men­te ha­go. Ese es mi ob­je­ti­vo con las re­des.

NO­TI­CIAS: ¿Qué es lo que tie­ne pa­ra de­cir? Aris­ta­rán: Que no hay una so­la for­ma de ha­cer las co­sas. El tren pa­sa to­do el tiem­po a ca­da ra­to y to­dos los tre­nes van a di­fe­ren­tes lu­ga­res, no es que van a un só­lo lu­gar y pa­san una so­la vez en la vi­da. Es un lu­gar muy có­mo­do el de­cir: “Se me pa­só el tren, la es­toy pa­san­do co­mo el cu­lo, pe­ro es la que me to­có”. No, no es la que te to­có, es la que ele­gis­te. NO­TI­CIAS: Hay mu­chos que pien­san que ser you­tu­ber o te­ner un mi­llón de se­gui­do­res es… Aris­ta­rán: (In­te­rrum­pe y se ríe). ¡Ser al­go! NO­TI­CIAS: ¿Qué le di­ce a esos?

Aris­ta­rán: El que se co­me el pa­pel de “soy you­tu­ber o ins­ta­gra­mer” y es­tá to­do el día vi­vien­do así, se con­vier­te en un pe­lo­tu­do y la gen­te lo no­ta. En­ton­ces cuan­do no te fun­cio­na, por­que es­tás fin­gien­do to­do lo que es­tás ha­cien­do y di­cien­do, te frus­trás y la vas a pa­sar co­mo el cu­lo.

NO­TI­CIAS: ¿Qué fun­cio­na en las re­des?

Aris­ta­rán: Ser ge­nuino. Ha­go lo que a mí me da­ría gracia ver. Más o me­nos pro­fe­sio­nal, con for­ma­ción atrás, pe­ro soy un cha­bón nor­mal to­do el tiem­po.

NO­TI­CIAS: ¿Qué vie­ne des­pués de es­to? Aris­ta­rán: No ten­go idea y eso es lo que más me gus­ta. Es­te es­pec­tácu­lo tie­ne una gran pro­duc­ción, una es­ce­no­gra­fía es­pec­ta­cu­lar, mú­si­cos en vi­vo, un guion ex­qui­si­to, un equi­po muy gran­de. Pa­sa de to­do, des­de mu­cha ri­sa a emo­ción. Si bien siem­pre fui un pro­fe­sio­nal, aho­ra ten­go un di­rec­tor in­creí­ble (Pa­blo Fá­bre­gas) y un equi­po gi­gan­te. Ya no me da­ba más la ca­be­za por­que has­ta acá, ade­más de to­do era fac­tu­rar, bus­car pre­su­pues­tos, ir por un pa­go. Hay

mu­chos mo­de­los de ne­go­cio den­tro de Ra­da­gast, te­nía que pro­fe­sio­na­li­zar el cir­co.

NO­TI­CIAS: Di­ce que le gus­ta el ab­sur­do, don­de to­do es po­si­ble. Ar­gen­ti­na es un país del ab­sur­do, ¿no?

Aris­ta­rán: Es ab­sur­do, te­ne­mos a uno de los me­jo­res paí­ses del mun­do con to­dos los re­cur­sos, con to­dos los ta­len­tos y sis­te­má­ti­ca­men­te, la ca­gan jo­di­do, la ca­gamos, me­jor di­cho. Pe­ro le ten­go ex­tre­ma­da fe a la ge­ne­ra­ción de mi hi­ja, son chi­cos con otro ni­vel de sen­si­bi­li­dad, de amor, de no pre- jui­cios en un mon­tón de co­sas. Mi hi­ja me ha­bla de abor­to y de feminismo, yo a sus do­ce años no te­nía ese ni­vel de sen­si­bi­li­dad.

NO­TI­CIAS: ¿Có­mo es reír­se con Bian­ca e in­cluir­la en sus vi­deos?

Aris­ta­rán: No­so­tros ju­ga­mos mu­cho, los lí­mi­tes y las re­glas que pue­de ha­ber en mi ca­sa las trans­mi­to de una ma­ne­ra ami­ga­ble. Cuan­do la ten­go que ca­gar a pe­dos, lo ha­go co­mo cual­quier pa­pá.

NO­TI­CIAS: ¿Có­mo lle­va su preado­les­cen­cia?

Aris­ta­rán: Los dos es­ta­mos apren­dien­do, aho­ra se em­pie­za a eno­jar, a que le doy ver­güen­za, lo que tie­ne que pa­sar. Cui­do mu­cho los lu­ga­res de pro­ta­go­nis­mo de ella. Al co­le­gio la voy a bus­car co­mo Agus­tín, pa­so muy des­aper­ci­bi­do, me que­do lo más le­jos po­si­ble. El otro día me di­jo llo­ran­do que quie­re ser ac­triz: “Pa­pá, me pa­re­ce que ya no voy a po­der por­que los ac­to­res arran­can des­de muy chi­cos”. “¿Qué, Bian­ca? ¡Te­nés do­ce años! Es ma­ra­vi­llo­so que ha­ya al­go tan fuer­te que te di­ce tu cuer­po, tu ca­be­za, tu al­ma. Por ahí des­pués lo cam­biás, pe­ro no pa­sa na­da”.

Me que­da­ron dos ma­te­rias, las mis­mas que le ha­bían que­da­do a mi vie­jo. Él me pro­pu­so ter­mi­nar juntos el co­le­gio. Mi vie­jo ter­mi­nó a los cin­cuen­ta y pi­co y yo a los vein­ti­pi­co.

FO­TOS:

FO­TOS: MAR­CE­LO ESCAYOLA.

IN­CLA­SI­FI­CA­BLE. En su es­pec­tácu­lo en el Metropolitan ha­ce hu­mor, ma­gia, can­ta y to­ca con su ban­da Soy Ra­da and The Co­li­bri­quis.

FO­TOS: MAR­CE­LO ESCAYOLA. AGRADECIMENTO: NOVOTEL BUE­NOS AI­RES.

PRECOZ. A los seis le re­ga­la­ron un jue­go de ma­gia, a los ocho te­nía una ban­da de jazz y a los do­ce em­pe­zó a ani­mar even­tos con ma­gia y hu­mor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.